Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aquel día

Con la mirada perdida,
heridas muy profundas en todo el cuerpo,
con dolor caminas y te acercas a suplicar alimento,
con un ladrido que ya no se te escucha, porque te faltan las fuerzas;
sin embargo la gente con sus ocupaciones te ignora,
otros enojados te gritan ¡vete!.

No olvidaré aquel día, que con temor te me acercaste,
y te brindé lo que muchos te negaron,
un lugar donde vivir.

Fué muy duro las primeras semanas,
costó sanar todas tus heridas,
cada curación un fuerte dolor,
temías que te hagan daño en todo momento.

El tiempo pasa y me alegra verte tan feliz,
me asombra tanto cambio,
travesureando por todo tu hogar,
meneando tu larga colita,
acostado con ganas que te acaricien la barriguita,
con ladridos fuertes y lleno de energía,
te dí un nombre y ahora eres parte de la familia.

Nadie hace conciencia de los animalitos de las calles,
no compres, mejor adopta,
regalales un lugar donde vivir,
los perritos sienten y son la mejor compañía,
los mas fieles y dulces,
sin duda alguna, no olvidaré aquel día que con temor te me acercaste.
11
6comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 80