Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una chica con suerte

Me sentaba a mirar b tarde en el café,
Solía pasar desapercibida,
Me gustaba observar cada persona que entraba por la minúscula puerta,
Pero en cuanto ella entraba
Veía destellos de luz por todas partes,
Su energía me hacía sentir el ser humano más feliz de este planeta,
Su cabello suelto rizado se movía al compás de su caminar,
sus hermosos ojos llenos de alegría, demostraban firmeza y seguridad,
Lo que más me gustaba era su hermosa sonrisa, tenía un pequeños agujeros cerca de sus labios y un minúsculo lunar casi invisible, una dentadura envidiable,
No importaba que atuendo se colocora,
ella siempre brillaba,
Era una hermosa mariposa que adornaba el jardín,
Una dama de admiración.
Los caballeros quedaban hipnotizados al observarla,
Más ella nunca se daba cuenta,
ella era feliz sola,
No necesitaba de una compañía para sentirse mejor,
Amaba la soledad, disfrutaba de sus instantes...
Sólo tomaba su café,
Se sentaba cerca de la ventana,
Imagino que imaginaba quizá,
Porque la veía reírse sola,
Luego tomaba su bolso, sacaba las llaves y manejaba su vehículo blanco,
No tenía un sólo vestuario, la veía con vestidos, pantalones formales o de lona, con sandalias, con tacones, con botas, con tennis,
Con diferentes tipos de atuendos,
No era una mujer que marcara una sola tendencia, ni marca, de echo la ropa siempre le quedanba bien.
Que dulce mujer ella,
Admirable por dentro y por fuera,
De noble corazón, de gran sentimentalismo, de carácter, con capacidades extensas, lo que no sabía hacer ella encontraba la manera de aprender,
Nunca se quedaba estancada, nunca dejaba de aprender, todas las personas eran sus maestros;
Una mujer con criterio amplio, con muchas virtudes y fortalezas,
Más nunca decía quien era o explicaba de sí misma, mucho menos todo lo que hacía, pero usualmente sus conocidos buscaban los medios para saber de ella,
Pero mientras mas la conocían,
Más se alejaban,
Algunos por envidia,
Otros por miedo, por todo lo que sabía y las altas capacidades,
Ella realmente estaba condenada a estar sola, a vivir con la dulce y amada soledad.
Aunque a ella no le preocupaba ni en lo más mínimo, se sentía feliz y se notaba...
4
4comentarios 160 lecturas relato karma: 35
#1   bueno si es feliz sola...ya esta.
votos: 0    karma: 17
#3   #1 Lo es y mucho :roll:
votos: 0    karma: 6
#2   me a encantado
votos: 0    karma: 6
#4   #2 Gracias, me agrada saberlo :-* gracias por su amabilidad
votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados