Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La serpiente

La serpiente se amarra al tronco,
Grita y se ahoga en su veneno,
Solía hacer bailar a los mares,
En Vaivén, de un lado hacia el otro.
Flotando, con la gravedad a su lado.

Mientras su lengua se inflama,
Sonríe, dejando ver sus colmillos.
Podría morder su propia cabeza
Si ella así lo quisiera, pero sonríe.

Diría que se enamoró del árbol,
Amaba aquellos rayos de luz,
Parecían perseguir las rendijas
Que se formaban entre las hojas.

Pero las hojas secaron y cayeron
Antes de que caiga el invierno.
- Se fueron sin decir nada. Pensaba,
Mientras las hojas se alejaban
Parecíendo formar parte del viento.

La calidez del sol se había ido,
Su madriguera, repleta de agua.
Sus mares secos, y el trueno pareció
Morir a causa de su veneno.

La serpiente, sin comida ni hogar,
Seguía amarrada a aquel tronco.
Las voces, y el frío de la noche,
La hacían perderse en las tinieblas
Y temblar hasta sentir un gran dolor.

La realidad, se había enamorado
De la sonrisa de aquel reptil,
La serpiente caía en su encanto
Cruel, permanente y adictivo.

La toxicidad del veneno
Hacía que pierda sus escamas,
Pero el amor, era más poderoso.
El árbol, ya no aguantaba su pena.

Solo una vieja piel se mantuvo,
La realidad se inundó de lágrimas,
El tronco quebradizo se volvió loco,
Y Las hojas resecas que alguna vez
Se habían marchado, dejándola sola...

Volvieron a ver lo que habían sembrado. Gritando:
-¡Que mundo cruel!
4
4comentarios 87 lecturas versolibre karma: 41
#1   Muy bueno, Alan. Una excelente idea, plasmada de manera perfecta. ¡Enhorabuena!
votos: 1    karma: 14
#2   #1 ¡Muchas gracias! ¡Valoro mucho tu comentario!
votos: 1    karma: 17
#3   Me gusta mucho tu verso, amigo. Sigue, aquí nos seguimos acompañando
votos: 1    karma: 10
#4   #3 ¡Que bueno verte por aquí nuevamente! ¡Un abrazo!
votos: 0    karma: 7