Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Querida Soledad

Noche eterna,
Gritan las sábanas
Enredadas en nuestros pies.

La doncella me abraza,
Besa mi cuello,
Apuñalándome en la espalda.

Giro mi cabeza,
Nos miramos a los ojos...
Quizás sea lo que más me duele.

Solo hay una almohada bella mía.
Apoyaré mi cabeza sobre
La helada pared de cemento

Eso Calmara está migraña
Por lo menos por ahora,
O eso creo.

Sumbandome el silencio
Goza mientras baila por mi oído,
Una abeja, picando en mi tímpano.

Querida mía, ocupas toda la cama
Aún así pareciera que este colchón
Se agranda más y más.

Por las tardes; te marchas
Aunque siento tu presencia
Ahogándome con tu ignorar.

Pequeña siesta anestesiara
Por el momento...

El ocaso de mi tiempo.
¡Oh! ya no quiero verte mi querida Soledad.

etiquetas: soledad, tristeza
4
3comentarios 103 lecturas versolibre karma: 50
#1   ¡Muy bueno!
votos: 1    karma: 19
#2   #1 ¡Muchas gracias! Saludos.
votos: 0    karma: 7
#3   Excelente, hermoso y delicado.
votos: 0    karma: 8
comentarios cerrados