Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Y…

Y mirando por instantes
por momentos, por días
y noches, el cielo y su inmensidad

el muchacho, más de ella
se embriagaba.
De ella se impregnaba.

Impregnaba su alma
de su perfume inocuo,
eternamente dulce.

Que le mantenía respirando
el inspiro de los demás,
de los que fueron más, aquí no serán.

Que uno fue y es en él
desde el todo del ser.
Él ama y amará.
11
6comentarios 119 lecturas versolibre karma: 110
#1   Saludos cordiales con mis felicitaciones por su bella obra de alta calidad sentimental, un estilo agradable en justa proporción del tema y la forma de tratarlo. Un gusto es leerlo. Reciba usted mi amistad respetuosa.
votos: 1    karma: 37
#2   #1 Muchas gracias. Me alegro que le guste. Saludos.
votos: 0    karma: 17
#3   Romántico y bonito poema compañero¡ Saludos.
votos: 1    karma: 36
#4   #3 Muchas gracias guapa, un beso.
votos: 1    karma: 36
#5   Sutil encanto el de tus letras....
votos: 1    karma: 26
#6   #5 Gracias.
votos: 0    karma: 16
comentarios cerrados