Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 93, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Odio o amor, angel o demonio

Odio o amor.
¿Que soy para unos ojos que vacilan decidir un derrotero?
Odio.
El universo me observa a lo lejos.
Es muy diminuto el momento que me toca por vivir que la duda me trasforma.
Me envuelvo en la zozobra del odio al no saber lo que ganaré en la esencia de toda una vida.

Amor y odio.
¿Que soy para quien quiere trazar una ruta de esperanza?
¿Seré el cariño que trata de reconciliarse con un suspiro por un mejor mañana?

Amor.
Es el amor quien me hará mover las piernas hacia una voz que clama justicia.
Es el amor quien me abrirá los brazos a un sentimiento que te extraña.
Es el amor quien me dará esa sensación de ternura y salvación a lo que me resta de mis días.
Nace con amor porque el amor te hará libre del silencio que a todo teme.
No renuncies a intentar sonreír una vez más cada mañana.

Odio.
Un sentir oscuro que invade a el corazón.
No dejes que el eco de las palabras huecas llene los sentidos del rencor.
El rencor y la desesperanza solo te harán sentir el abandono.
Un abandono que siempre será tu responsabilidad.
En donde el egoísmo será quien se apodere de tu círculo virtuoso.
Hasta que la mente divague y quede ciega y el corazón se rompa por un pensamiento que traiciona a un hogar sincero.

Odio o amor, angel o demonio.
¿Que soy para unos ojos que vacilan decidir un derrotero?

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
12/07/2014.
14
sin comentarios 502 lecturas versolibre karma: 63

Dedicado al Amor de mis Sueños

Como cada noche al ir a dormir, apago las luces y en la oscuridad cierro mis ojos.

Suelo soñarme en una playa lejana de arenas blancas y suaves al caminar, donde el ruido de las olas alegran el sentir y la brisa marina acaricia mi rostro.

Sin embargo esta noche, lo sublime da paso a lo inesperado. A lo lejos, hay un cuerpo femenino recostado en la arena. Corro hacia ella - debe ser una sirena que el mar sacó de sus entrañas para el mundo - Al estar a su lado, una visión me desboca la sangre. Es una hermosa mujer, demasiado hermosa. Está herida pues pese a ser su tez tan gélida como divina, en su espalda, dos grandes desgarros sangrantes corrompen la castidad de sus líneas.

La tomo entre mis brazos y la llevo a un lugar más seguro. Observo y luego seco su rostro de diosa que débilmente respira como un cisne dormido. Sus ojos húmedos han llorado profusamente esa noche. Su piel es blanca y suave como brisa de oriente y sus cabellos negros como la noche, emanan sutiles destellos de polvo de estrellas. Luego de unas horas abre sus ojos; son dos perlas oscuras que me miran y se reflejan en una suave sonrisa que emerge desde sus labios. Su voz, como agua volteada dentro de un cáliz de plata, cálida me pregunta quién soy.

Idiotizado, deslumbrado, intento balbucear un nombre. No lo consigo... - Soy el que te encontró. Vuelve a sonreírme - No te preocupes, yo tampoco recuerdo mi nombre- Cuando trato de devolverle la sonrisa (como si fuera eso posible) noto que el dolor de su espalada la estremece desesperadamente. ¿Quién te hizo daño? No me responde y luego de unos minutos susurra - no tengo donde ir.

La llevé a casa para tratarle las heridas. Mientras curo sus llagas, me cuenta algo de su historia. Es un ángel.

Dice que era feliz, que levitaba de nube en nube y les hacía bromas a las golondrinas. En otoño, amaba columpiarse en los arcoíris y en la primavera, rozaba los campos de flores para llenarse de sus perfumes y pequeños girasoles que adornaran sus cabellos

En su infinita e inocente felicidad, no fue capaz de percibir que en lo profundo del bosque, un ser oscuro le envidiaba desde las entrañas, por lo que una noche mientras dormía, el ser oscuro invocando a las sombra, conjuró una tormenta como nunca antes había se había visto. Asustada intentó emprender el vuelo buscando refugio, pero fue ahí cuando dos sendos rayos rugieron en el firmamento quemando sus alas. Cayó indefensa al mar y no era capaz de recordar cuanto tiempo estuvo su cuerpo a la deriva.

Una semana trascurrió y aun estaba conmigo y cuando sus heridas lentamente sanaban, me imploró que no la soltara, que me quedara con ella. Yo se lo prometí. Le juré que no la soltaría, y le pedí que se aferrara a mi mano para ayudarle a sanar, de esa forma una vez crecidas sus alas, le enseñaría a volar de nuevo.

El tiempo trascurrió y enamorarme de ella fue inevitable. Mi familia me llamaba loco, enamorado de un ángel. Mi hermana vociferaba: - Cuando tenga sus alas, se alejará volando y te quedaras tal y como estabas al encontrarla. Solo. Perdido. No escuchaba a nadie pues mientras mi corazón estuviera con ella, no tenía miedo.

Una noche de tormenta, las pesadillas la embargaron. Me imploró la abrasara y en el preciso instante entre el relámpago y el trueno, mis labios buscaron los de ella. Fue un beso dulce y apasionado en el que las arenas del reloj dejaron de fluir hasta que el tiempo se detuvo. Ya no había lluvia, no habían truenos; solo un silencio mágico que hechizó una noche en que la oscuridad nos envolvió y fuimos uno...

El sol se coló por las cortinas y alumbro mi cara esa mañana. Lentamente y extasiado, cual crio que despierta una mañana de navidad, abrí los ojos para contemplarla a mi lado.

Ya no estaba.

Mi ángel había desaparecido. Era un sueño. ¿Todo fue un sueño? Una tristeza desgarradora me inundo el alma, ya no quería despertar... Desde esa noche, todas las noches voy a caminar por la orilla del mar antes de dormir, con la absurda esperanza de encontrar algunas de sus plumas en la arena y tener la certeza de que mi tiempo a su lado fue una realidad.

Fue el sueño más sublime, más divino que por recuperarlo habría dado la vida. Seguiré buscándola cada noche antes de dormir para intentar encontrar en sueños tal vez una vez más, a esa mujer. A mi ángel sin alas, al amor de mis sueños.

P.E.S.S.
leer más   
5
8comentarios 272 lecturas relato karma: 50

Un ángel llora

¿Con esas alas tan grandes
-pregunta el Señor-
tenéis tiempo de llorar?
Ya con los grilletes sueltos,
los hombres que yacen muertos,
no hay nada aquí que buscar
¿por qué entonces no te vas?

Muchas veces en la vida
-responde infeliz la niña-
sacrificios hay que dar:
hay que cortarse las alas,
llorar a los que no están,
consolar a los que quedan
solos y sin nada más.


Heclist Blanco
12
1comentarios 151 lecturas versoclasico karma: 84

Ángel negro

Noche de desventuras,
cabalgando entre la espesura,
crines negras y piel oscura,
del jinete y su montura.

A través del claro de luna,
a la vista de la luz más pura,
se avecina con premura,
quien lo llevó a la locura.

Doncella de sombras y negrura,
hechicera de besos,
sembradora de dudas,
de ojos aviesos.

Oculta dentro de su figura,
tras la máscara de albura,
se oculta un corazón perverso
que lleva a quien oye sus versos,
a cortar las ataduras,
a dejar sus armaduras,
a saltar de las alturas,
a acabar por siempre presos,
olvidada su cordura,
al besar al ángel negro.
leer más   
6
sin comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 61

De ángel a demonio

Lo mate con indiferencia
lo mate con mi soberbia
con mi poca paciencia
con mi astucia y mi ausencia

Me canse de ser la buena
la cobarde, la dama modelo
la que siempre es ultrajada
de la que ríen a carcajadas.

Me cambiaste
me hice un demonio traicionero
un ángel del infierno
una maldita perversa.

Me canse de ser cobarde
de observar cómo me usaste
de dejar siempre poserme
sin que dijeras quererme.

Ahora soy tu demonio
la mujer que no dominas
la miserable como me llamas
la que es probable que se vaya.

Ahora que me ves cambiada
ahora bajas la mirada
porque me convertiste
en mujer que no se calla.

Renací y me convertí
porque no te mereces
el angel de amor qué hay en mi
cambie y ahora en esto me convertí.

Las
Letras de mi alma
9
4comentarios 308 lecturas versolibre karma: 79

Dragón y Ángel

Dragón y Ángel.

Quiero ser Dragón, y tragar me toda la maldad.
Ser ángel para recibir esa flor sin olor
y darle a los derechos, eso, ser.

Ángel que vuele a la cima, y ofrecerte desde allí, el arco iris.
Dragón que, abre la boca para devorar el dolor, luchando con mi fuego erradicando, esos malos pensamientos.

Ángel de rabia, que quiere irse volando, levitando amor.
Dragón oscuro sin sombra ni luz, buscando la falsedad, de un coletazo y de pronto ver claridad.

Ángel luminoso, de nubes,agua, y sol,
caminando sobre esa hipocresía de hielo y fuego, mí dragón herido.
Despierta monstruoso ser, despeja la guarida vuela con tus alas, allí donde la intolerancia vive en libertad,
purifica con tu calor y fuego
mí dragón justiciero.

Ángel rabioso sin servicios, protesta delante de ese altar que se te negó, lucha con tu espada vengadora y libera para siempre la corrupción.

Dragón del tiempo pasado y de hoy, no descanses ni de noche y día, nuestro futuro lo quieren para sí, vigila desde tu atalaya con tu fuego purificador, salves al ser, sin dios.

Ángel rechazado que caminas si rumbos, templar tu espada, da le brillo, busca los enemigos del amor y la felicidad, están equivocados perdidos sin rumbo.

Dragón y Ángel. Yo.
No me llevéis, con falsos profetas y dioses.
leer más   
5
2comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 60

Ángeles (@AljndroPoetry & @Transmisor_d_Sinestesias)

¿Qué ha sido
esa voz de madrugada?
¿La sensación
de estar y no estar?
¿Ese olor a rosas?
¿Esa melodía?
¿Qué erizó la piel?
¿Ese mensaje?
¿Sueño? ¿Realidad?
Incertidumbre y confianza
mezcla que asalta bajo la retina...

Ese dejo a jazmín
en jardín de gardenias,
blandir de cuerdas melódicas
cual sinfonía de Beethoven,
silbido del viento, murmullo
entre hojas adormiladas
de adustos árboles,
caricia etérea
al abrigo de alas protectoras.

No alcanzo a abrir párpados
el alma confiada está
sueño que no es sueño
realidad donde estoy
y no estoy
cuerpo que reposa
sobre lecho inmaterial
sobre alas celestes
sobre cantos al Supremo
entre legiones...

Blandir enarbolado de espadas
de fuego,
cuerpos incorpóreos
con energías descomunales;
librando batallas arcanas
en otra
dimensión existencial,
en una
dimensión espiritual.

Vientos de alas
rompen la noche
a golpe de hierro
Miguel acosa potestades
¿de qué me defiendes?
no veo, solo oigo
voces descompuestas y rugidos
esa luz de su sable
callando la agitación...
y el silencio canta
a esa paz rodeándome...

Y a veces,
cuando el aire se hace denso,
hay un vaho en el viento,
como un efluvio a azufre,
y algo oprime el pecho;
quizás Luzbel ha dejado su estela,
quizás alguno de sus arcángeles...
Quizás Sariel o Uriel
ya le han salido al encuentro,
en una dimensión que solo presiento.

Queda el alma tocada
alcatraces de paz doquier
el pecho reventando
de un aire celeste
el corazón arde
llueven los ojos
ante un amor superior
que se percibe
que se absorbe
que ilumina
que transforma...

Y me refugio, yo
y se refugia, mi alma
y se refugia, mi espíritu
y se refugia, mi esencia toda
y se acurruca, mi cuerpo;
y me llena y me envuelve...
la paz.

****************************
Ángeles
Mesa Compartida
Alejandro Poetry© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
18comentarios 197 lecturas colaboracion karma: 121

Impetu I

La Barceloneta y sus luces.
El mar y las olas, tu mano en mi cadera.
El cielo achicando las gotas,
yo sonriente,
por qué soy de las que aman mojarse.
Tus labios y mis corneas,
entornándose, imaginándose.
Una cerveza, dos, tres, cuatro, cinco.
Caminar sin parar, sin destino, sin objetivo, como nosotros.
Hablar, sin fin,
sin un punto en concreto al que llegar.
Pararse a observar, respirar y quejarnos un poco del mundo, y acto seguido creer que lo podemos arreglar.
Ser superfluos, inconstantes e inconscientes.
Más que nada, porque siempre llega un punto en el que el beso es la claridad de la situación.
Estoy segura que si los ángeles existen,
nosotros somos su comedia.
La de dos personas que se acaban de conocer, y no hacen mas que sandeces.
Es bonito, llega el primer beso.
Sabe a estrellas.
Huele a algodón de azúcar.
Sientes lo que siente una persona cuando besa a bocajarro, extasís,
pero sin la droga.
Dicen que al besar utilizamos 34 músculos,
pero es que en realidad, el más importante es el que no se cuenta.

Mis manos dicen que si,
y mi corazón me pregunta que qué coño estoy haciendo.

Bien,
otro día seguiremos con la segunda parte.
leer más   
3
1comentarios 68 lecturas relato karma: 55

La Niña (El ángel triste del jardín. De Dreamerpoetry)

La Niña de ojos grandes y cabellos castaños
ha vuelto al parque de la ciudad,,, después
de algunas lunas, su encanto vestido de
inocencia e ingenuidad, no habían cambiado.
El ángel al verla, el deseo por su pie despegar,
se apoderó de él,,, pero ella al ver su intento, dijo:
"No Angelito mío, no lo hagas, yo me acercaré"
El ángel más mudo se quedó y sus piernas con
forma de algodón de azúcar casi se derriten...
Ella se metió a la fuente, sus pies mojó, pero poco
le importó. Se acercó a su oído y le susurró:
"Perdóname Angelito mío, no pienses que te
olvidé; los ruiseñores me cantaron una melodía
sobre tu dolor,,, más triste me sentí yo, al no poder
venir tanto tiempo a verte. Mi madre cayó enferma
y siendo yo su única hija, la cuidé hasta su último
suspiro, y hoy más que nunca sola estoy. Me refugio
en los poemas que le escribí al amor, inspirándome
en ti y en el dibujo que hice de ti... Y hoy, este día que
el sol se asomó a mi corazón, de un salto me levanté
de mi cama, cogiendo mis poemas y el dibujo, y hacia
ti quise correr, antes de mi cabello peinar..."

El ángel por fin sobre su mejilla una lágrima real
rodó,,, aún estando de una pieza, la niña con voz
suave de arrullo, nuevamente le habló: "Mágico
ángel que del cielo has descendido, tu belleza y
ternura sin igual, es de nuevo mi inspiración y aquí
de nuevo me tendrás hasta que las pompas cristalinas
dejen de borbotear y la melodía deje de escucharse
en el sonido de esta fuente manuelina"

La niña un beso le dio y al instante un encantó
sucedió,,, ella en bronce se convirtió y así su amor
mágico subsiste hasta el día de hoy...

Letizia Salceda,,,
leer más   
11
7comentarios 227 lecturas versolibre karma: 96

A veces encontramos personas que tienen Ángel

A veces encontramos personas que tienen Ángel, que nos cambian la perspectiva de las cosas, personas para quienes lo más sencillo puede constituir un sueño.

Cierta noche de regreso al hotel donde trabajaba en el área de finanzas, pues debía firmar unos papeles de reembolso a un cliente, yo estaba molesta por el contratiempo de tener que volver al trabajo en la noche, al salir y pasar por el parqueo, el custodio me saluda amablemente por mi nombre, me aproximo para devolver el saludo y veo sobre la silla un libro, es uno de mis favoritos ¨Cien años de soledad¨

…le digo –me encanta ese libro, el señor muy amable me contesta –si ya la he visto sentada en el parque del hotel, leyendo a García Márquez.

Es un señor de aspecto pulcro, muy educado…realmente no me había fijado antes en él y si no es por el libro quizás nunca lo habría notado, solo hubiera saludado y seguido mi camino.

Pero el sí parece conocerme, me quedo un rato conversando con él.

Me cuenta que es ingeniero en construcción civil, ya retirado, que estuvo en la guerra de Angola y que vivió muchos horrores allí, y recuerda uno macabro, en donde les hicieron una emboscada en un puente, allí murieron varios amigos.

Cuenta que, al derrumbarse el puente, él cayó debajo de muchos cadáveres, estaba herido, pero consiente, pasó tres días ahí en ese infierno de sangre y muerte, no había agua, estaba seco el lecho del rio a causa de la escasez de lluvias, a los tres días lo rescataron.

Le comenté que las guerras se roban las almas de las personas.

Me dice que solo pudo conservar la de él leyendo mucho, entre combates y escaramuzas. Y que a falta de libros nuevos releía los que tenía a mano, y siempre encontraba algo nuevo, dice recordando.

Y ahora está realizando su sueño, el sueño de leer todo el rato, ya que el empleo de custodio se lo permite, siente que ahora está realmente viviendo, que realmente eso lo hace feliz…

…ni cuenta me di de lo rápido que pasó el tiempo conversando con Ángel, mi amigo custodio, al irme se me había olvidado el enojo y había conseguido un amigo, hasta hoy conversamos de libros, poesías, de contratiempos, de la vida misma.
16
19comentarios 336 lecturas relato karma: 100

La condena de un Ángel

(...)—Ven —le dijo Jesús Trindade, después de vestir su hábito de monje en el que había abierto dos cortes en la tela para sacar sus alas.
—¿Hacia dónde me llevas? —preguntó Madalena.
—No hables, solo sígueme— le respondió con voz suave, pero firme.
Era el atardecer de un resplandeciente julio, y el verano volvía a dorar Lisboa con todo su esplendor luminoso, lo que significa que los días son más largos.
Jesús Trindade esperó que todos se recluyeran para llevarse a Madalena Rouxinol al patio del claustro.
—El cielo aún está azul, la luna ya se asoma y unas pocas estrellas salpican el firmamento —le susurró él al oído.
—¿Qué vas a hacer? —preguntó Madalena.
—Vas a volar conmigo —respondió simplemente.
Jesús Trindade la condujo hasta el centro del claustro, luego la tomó por la cintura y emprendió el vuelo.
Las alas se abrieron con la majestuosidad de un verdadero ángel que se acaba de escapar del cielo. Era la primera vez y Jesús Trindade se sentía nervioso, pero disimuló y aparentó seguridad con la esperanza de que Madalena pensara que otras veces ya había volado en secreto. Ella se dejó llevar por los brazos delgados, pero fuertes de Jesús, mientras sentía que los cuerpos de ambos se elevaban en el cielo veraniego de aquella Lisboa bruñida de un fin de tarde y principio de noche (...)

"La condena de un Ángel" de Rainer Sousa
5
sin comentarios 85 lecturas relato karma: 56

El ángel del bar

Tras la barra del bar, juro que no te vi y que fuiste tú quien me buscó. ¿Cómo no ibas a encontrarme si cada palabra que me decías sonaba perfecta, si encajaban en mi cabeza como lo hacen las piezas de un puzle?

Tú me buscaste con la mirada y me encontraste con frases que sonaban a las de un ángel que había caído a mis pies.

Ahora…, soy yo la que trata de hallarte, y es que siento que busco la llave de una cerradura rota, pues por más que trato de entrar a tu corazón no llego a hacerlo, siento que tu alma es como una habitación fría y vacía de amor y por más que miro en tu interior es como si una bola de demolición hubiera hecho un magnífico trabajo. Por más que trato de buscar tu llave presiento que no importa, pues la cerradura ya no funciona…

…y, cuando te vas, te olvido, juro que te olvido, pero mis dedos tienen memoria propia. Son ellos los que recuerdan el tacto de tu pelo; son ellos los que recuerdan tu boca, tu lengua…, tu piel; son ellos los que recuerdan tu aroma; los que recuerdan tu risa mientras yo gemía; son ellos los que recuerdan porque ellos son los que sujetaban tu cabeza mientras jugabas entre mis piernas, porque ellos son los que acariciaban tu cuerpo leyendo los poros de tu piel.

No, yo no te recuerdo, lo juro, son ellos los que me hacen gemir sin tu risa en mi oído, y por ellos siempre trato de que regreses a toda costa, de que regrese el ángel.

Tengo que saberlo, tengo que saber si puedo arreglar el estropicio de tu interior, si puedo amueblarte el corazón, si puedo reparar tu cerradura… Sólo eso, sólo saber si es posible, pues si lo es estoy segura de que la llave seré yo y de que te haré feliz, como lo eres cuando recorro tu cuerpo con besos y encuentro al ángel que calló tras la barra de aquel bar.
11
6comentarios 140 lecturas prosapoetica karma: 87

Mi Ángel

De inspirarte
tan hondo,
Se cubrió mi alma
de abrazos eternos
Desplegando sus alas
Hasta tu cielo
leer más   
17
17comentarios 221 lecturas versolibre karma: 99

"Si alguna vez"

Si en algún momento me ves
llorar no seques mis lagrimas
solo, acaricia mi alma y
abrázame fuerte.

Si en ocasiones me ves perdida
no me enseñes la ruta, solo
toma mi mano y camina
junto a mí.

Si en un instante pierdo la
noción del tiempo, no te
fijes en mi pasado, solo
ayúdame a vivir el presente.

Si en momentos mi locura
no logras comprender, no
desertes, solo vuélvete melodía
y hazme una danza de sensatez

Si en un intervalo mi cuerpo
se vuelve invierno, no
me dejes sola, solo hazte
dulce primavera para mi

Si en un momento mi camino
Se vuelve cuesta arriba, no
me ayudes a subir, solo
vuélvete un ángel para mí

Si en un instante mi corazón
Se vuelve desierto junto a ti
No desesperes y calma tu
Sed junto a mi

Si alguna vez ya no me ves
sonreír, no juzgues mi tristeza
más bien pregúntate a ti porque
esa sonrisa dejó de existir en mi

Si un día yo despierto y tu
ya no estás aquí, no me dejes
una carta, solo alza tu mirada
al cielo y acuérdate de mi.

Si alguna vez tú decides
marcharte, no me digas adiós
solo guarda la llave, por
si algún día decides volver.


Propiedad intelectual Chile 2018
leer más   
21
27comentarios 752 lecturas versoclasico karma: 125

Reflejos

Cuando todo se refleja
en una luz temprana
me paro a mirar.
¿Y mi reflejo? ¿Dónde está?
Lo echo a faltar.

Me pongo a pensar
he vivido, he respirado,
pero mi reflejo no está
se ha difuminado.

¿Acaso, será verdad?
¿Que ame, sonreí, llore, ayudé,
sin esperar nada a cambio
fui humilde, amable y grato?

¿O acaso he sido lo contrario?
Egoísta, orgulloso, violento y malo.
¿He sido de la piel del diablo?
¿Y por eso mi reflejo está gastado,
difuso, y desenfocado?

¿Acaso mi vida se está agotando?
He de enfrentar la verdad, solo,
en mi ocaso, mi silencio, mi llanto.

¿Reflejo guillotinado? No,
ni fui Ángel depravado
ni Demonio santificado.
leer más   
25
12comentarios 167 lecturas versolibre karma: 118

Deja

Déjame soñarte
en este remolino que son mis sueños
ángel de amor que acaricias
con tus manos mis cabellos
déjame sentir con mis dedos
como dibujo el arco de tus cejas
mientras me pierdo en el profundo
cielo de tus ojos

Déjame creer
que nunca te has ido
que jamás de mi lado te irás
que jamás tu amor he perdido
mientras la miel de tus labios
y la caricia de tus besos
rozan mi sedienta piel

Déjame sentir tu alma
nítida blanca penetrando la mía
deja extasiarme en tu luz
deja alimentarme de la bondad de tu ser

Deja que tu amor corra por mis venas
torrente de pasión, soplo de vida
pon tu mirada en mis pupilas
mira en la claridad de mis ojos
mi pecho lleno de amor

Funde tu cuerpo con el mío
llena mi mundo de ilusiones
que el amor es fuente infinita
para seguir amando después de amarte

Déjame ser esa ilusa amante
que cree en el amor eterno
que va viviendo entre sueños
embriagándose de tu amor.

Eres ese espacio eres mi tiempo
eres el amor que habita en mi
eres el ángel de mis sueños
donde recargo mis sentimientos
para cada mañana volver a vivir.

MMM
Malu Mora

imagen tomada de internet
leer más   
23
27comentarios 311 lecturas versolibre karma: 138

Te dejo ir

Te dejo ir ,
al iluminar el alba
para que al anochecer
cuando polaris brilla
e ilumina el firmamento
te guíe hasta la orilla
impulsando tus alas el viento,
hasta la playa de los sueños,
al tuyo,al mío,al nuestro.

MMM
Malu Mora

imagen tomada de inernet
leer más   
26
25comentarios 240 lecturas versolibre karma: 125

~ Senryu ~

dame la vida

emanando latidos

ángel de luz
leer más   
31
32comentarios 660 lecturas japonesa karma: 146
« anterior12345