Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 12, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Cada Día

Un nuevo día por empezar
con la luz de una nueva esperanza
con felices sueños que nos lanzan
nuevos caminos que transitar.

Cada día con la luz del alba
con la fe muy arraigada en el alma.
Seguros que Dios es nuestro guía
y guarda, su amor doquier envía.

MMM
Malu Mora
leer más   
10
sin comentarios 148 lecturas versoclasico karma: 84

Se apaga el amor

Se apaga la llama, lentamente,
como de árbol seco cae la hoja,
como torpe llega otro noviembre,
y a la arena a morir llega una ola.

Lenta, como el sol cuando amanece,
que cambia la noche por aurora,
y es la luna, ahora, la que duerme
en el cielo inmenso que es su alcoba.

Como por el cristal transparente
la lluvia desliza finas gotas,
o como aquellos copos de nieve
que en manto blanco ahora reposan.

Despacio, como el rito solemne
de las campanas que 'a muerto' tocan,
en ese tañer triste y doliente
del acero que tiembla y que llora.

Así huye el amor todas las veces,
cuando ya no hay besos en su boca,
o se va borrando de la mente
su imagen antaño cegadora.

Y siempre es así como sucede,
se esfuma el sonido de las notas,
al ritmo de los suspiros breves
o al de las miradas melancólicas.

Se acabaron las ganas de verte,
por fin enterradas en la fosa
del recuerdo dañino que muere
y queda olvidado entre las sombras.

La herida mortal es solo leve,
y queda el dolor conmigo a solas
porque no lo llevan como a Bécquer,
entre la espuma envuelto, las olas.
15
sin comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 98

Amor platónico

Pasas delante de mí, me oculto
y no te conozco,
pero deseo estar a tu lado,
¿no resulta irónico?

Me miras, sonríes y saludas,
se enciende mi rostro
del tímido color vergonzoso,
de un pálido rojo.

Y sigues, sin parar, tu camino,
jovial y con gozo,
y yo quedo dolido y lloroso,
hundido en el lodo.

Contrastes del amor imposible,
quizás misterioso,
de ese joven soñador romántico,
por siempre platónico.

No ser correspondido difiere
con querer a fondo,
y un corazón que late fogoso,
con corazón roto.

Como el viento que arranca las notas
en un dulce soplo,
y torna en un quejoso lamento
con su silbo ronco.

Como esas lágrimas transparentes
que vierten los ojos,
y semejan al tibio rocío
llorar tembloroso.

Como lánguidas hojas que caen
en un nuevo otoño,
al manto dorado
que parece de oro.

El contumaz y retumbante eco
que me deja sordo,
pensamientos que angustian la mente
gritándome a coro.

Así fue mi amor idealizado,
sutil, sigiloso,
dañino, cruel, oculto en la sombra,
pero...tan hermoso.
8
sin comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 74

Invitaciones

Bésame los sueños y los labios
Déjame vivir tu inmensidad
Muéstrame el futuro en tus presagios
Viste de infinito nuestro andar
Cúbreme con lirios los espacios
Hazle un agujero a mi pesar.

Traza con tu fuego mi camino
Píntale caricias a mi sed
Arma mis derrumbes con tus mimos
Tiñe de rubí mi atardecer.

Pídeme la llave a mis locuras
Baña en primavera el porvenir
Quítame el abrigo y tantas dudas
Saca mis sentidos del carril
Cuéntale misterios a mis lunas
Marca mi compás en tu latir.

Forja laberintos en mis poros
Duérmete en mi hierba humedecida
Cóseme despacio el aire roto
Une mis retazos a tu vida.




Dee Dee Acosta
Abr.25/2018
leer más   
21
24comentarios 253 lecturas versolibre karma: 114

El paraíso

Vapor tenue fluye en su contorno,
calima que asfixia en el bochorno,
quedo perplejo
por su reflejo
que yo deseo, por el derroche
de aquella noche.

Imponente emerge en la neblina
tan fogosa ardiente mesalina,
y esculpida en fina porcelana,
a su piel, el sol a la mañana,
le pone el broche.

A esa gran diva turbado acudo,
por contemplar su cuerpo desnudo,
al paraíso
con su permiso,
a aquel emblema de la hermosura,
a su figura.

Pórtico de excesos y pasión,
de la tempestad del corazón,
del torbellino que hay en su pecho,
de tantas noches sobre su lecho
sin más censura.
14
4comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 97

Mis musas, mí música...

Fueron canciones, fueron sonidos,
ritmos bailados bajo la lluvia,
el vals que danzan tristes los cisnes
en la laguna.

Fue la milonga que quiebra el tango,
entre arrabales fue su figura,
el sensual trasluz de un gris boceto,
noche y pintura.

Fue un dulce adagio, lento y tranquilo,
hojas de otoño en la partitura,
el atardecer de la nostalgia,
fue la ternura.

Fue ese suspiro de un blues maldito,
en clave triste, notas difusas,
melancolía, la melodía
de la amargura.

Fue el movimiento de unas caderas,
el sabor dulce que me tortura,
la sexual salsa de piel de azúcar,
fue sabrosura.

Fue la bachata que huele a peligro,
luces y sombras de una aventura,
propuesta indecente en boca ardiente,
fue travesura.

Fue como cuerdas de una guitarra,
el clavelito en una bandurria,
el sutil tacto de unos acordes,
fue piel desnuda…

Fue un flamenquito de madrugada,
bella gitana bajo la luna,
el sentimiento, fruta prohibida,
fue la censura.

Fue eco del soul surgido del alma,
una princesa de lluvia púrpura,
coro de besos, ritmos sinfónicos,
fue tan profunda…

Esos sonidos, la risa, el llanto,
de esas que fueron y son mis musas,
sones alegres, dramas sonoros,
fueron mí música.
19
4comentarios 145 lecturas versoclasico karma: 117

La esencia

Cuando observo las olas del mar
bailar con sirenas,
encima de un jardín de corales
plagado de perlas,
me imagino brillando en la noche
millones de estrellas,
y al vaivén de las notas de un vals,
como un resplandor,
palpitar inquietas.

Cuando veo que asoman las flores
en la primavera,
o en el cielo los siete colores
tras una tormenta,
me imagino las nubes temblando
y al sol que las besa,
ocultarse en la tarde de mayo,
y en el horizonte,
dormirse con ellas.

Cuando atisbo llegar el invierno
con la densa niebla,
y al viento que brama sibilante
apagar las velas,
sospecho que entre la tenaz bruma
y la brisa fresca,
la nostalgia en caricias se esconde,
y del amor hace,
la memoria eterna.

Si no observo, ni atisbo, ni veo,
si solo poemas
son el recuerdo de mis miradas,
será que mis ojos,
retienen la esencia.
22
3comentarios 172 lecturas versoclasico karma: 91

Vanidad

Por nacer con piel cual mariposa,
no te envanezcas por esa cosa.
Porque tu rostro mide perfecto,
no creas que no tienes defecto.
Aunque tu línea sea esbelta
y en finas prendas estes envuelta
tú de pecado no estas absuelta.
ya que los tontos que te envanecen
seguro lo cobraran con creces.

Somos alma palpitante en cuerpo,
somos brisa fresca hecha intelecto,
somos caviar, un manjar del cielo,
tal los Narcisos son del infierno.
Es la vanidad la que enceguece
pues la claridad nunca envanece .
Si la vanidad cubre tu genio
deambularas por los milenios
sin poder hallar mas que destierro.

A.B.A. 2018 ©
Amalia Betriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
14
13comentarios 223 lecturas versoclasico karma: 113

El final de la fiesta

La última orquesta baja el telón,
las luces se apagan,
apenas ecos desafinados
de cuatro borrachas
que, alborozadas, gritan los éxitos
de cada charanga,
y cuando se rompen,
afónicas callan.

En el camino, tan desandado,
que me lleva a casa,
es mi compaña, la soledad,
y la luz del alba,
y una pareja de bellos jóvenes
muy enamorada,
que antes se besaban
y ahora..., separan.

Vasos rotos, alcohol tirado,
allí hubo jarana,
y solo quedan cuerpos cansados,
tristeza en la cara,
el gris recuerdo tornasolado,
de días de farra,
y la mayor pena...,
las fiestas se acaban.
30
12comentarios 226 lecturas versoclasico karma: 111

Tatuaje

Cobija mi mente tu sonrisa,
tu semblante en mis ojos grabado,
cincelada en mi retina
tu mirada se ha quedado.

Los besos con el fuego y con lacre,
con tus tiernos labios has sellado,
son caricias de tu boca
y cariño derramado.

Permanece incrustada en el alma
la huella de un amor eternizado,
y, en mi rostro, el hondo surco,
del sollozo emocionado.

Adorno, hijo mío, con tu nombre,
y el emblema infinito pintado,
mi piel con sangre y con tinta,
con todo mi amor tatuado.
16
6comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 114

Fugaz recuerdo

La luna se esconde entre tus piernas
el sol se desliza por tu pelo
y las estrellas guardan silencio
mientras sueño con surcar tu cielo.
leer más   
22
3comentarios 131 lecturas versoclasico karma: 97