Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 23, tiempo total: 0.004 segundos rss2

La carta

No quiero que se me mal interprete, pero la adolescencia es una mierda. Y no, esta no es una de esas lecciones o charlas en las que intento motivar a alguna especie de público inexistente que haga caso omiso de mis inmaduras razones. No, mi objetivo no es guiar, ni si quiera inspirar, o ayudar. Ni tan solo se que va a salir de esta especie de experimento a base de sentimientos revueltos y pensamientos sin ilustrar. Solo se, y aseguro, que la adolescencia es una mierda.

Te ves obligado a permanecer en un estatus social elevado, para no caer en alguna especie de vacío imaginario que no esta ahí aunque te de vértigo mirarle a los ojos. Casi cuando llegas a tu meta, te das cuenta de que todo es una mentira, una gran farsa, y creces un poco más. Cuanto creces? Si crees que has madurado. Cada paso hacia delante de tu madurez representará los golpes que vas a recibir. Creer que tienes la razón. Creer que has madurado por ser consciente de que creías que la tenías. Abrazar al miedo de tenerla y no equivocarte.

Muy pequeña para jugar entre las esquinas de este ajedrez, y demasiado grande para no perder la partida. Creerte el rey del mundo, la reina del planeta, y darte cuenta de que todo lo que haces no ha sido motivo de orgullo, si no más bien de simple infancia. Soy madura ya? Que grito en alto lo estúpida que soy al creer? Soy estúpida ya? Que el viento sabe que todo construido ha sido de mis manos y eso me hace más mujer? Soy ya libre, de ver el mundo real y quererme esconder para siempre así como he odiado tanto y anhelo con ansia?

No tengo solución ninguna, mis respuestas a todo son invalidadas y mis preguntas a nada se convierten en ellas.
Escúchame, deja que te de un consejo. Tan útil como el de el idiota que se esconde en tu cerebro. Cada persona es única, así como su forma de pensar. No dejes llevarte por los demás o su idea de avanzar probablemente rota hace meses con las ruinas de un papel en blanco.
No creas que nadie tiene la razón absoluta, ni tu, al crear tu propia idea sobre mis palabras, ni yo al crear la mia en la marcha.

Vive, vive y conoce, crea, disfruta. Discute, marea, asusta, huye de ti. Arrepiéntete y sonríe, perdona y se perdonado.

Y así, nunca sabrás si has madurado.

Y al abrir los ojos, te darás cuenta, de que la adolescencia es una mierda y ya la habrás pasado.

Deséame suerte, es mi turno.
5
1comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 45

El sitio en que por fin me recreo

Echo de menos el pasado
pero ni de coña lo querría ahora
que no me hago tanto daño.
La infancia fue un trago amargo,
la adolescencia mejor ni recordarlo.
Ahora entrado en la veintena
con un mono de cafeína
soñé con regalarte mi vida entera
y lo único que me tragué entero fueron mentiras.
Destino el cielo desde el agujero
que parece una caja de cerillas.
Sólo si arde la iglesia ilumina,
ya me perdí en fes traidoras.
Muchos cafés de madrugada
hicieron más vivas la muerte de esas horas.
Sé que será efímero pero te quiero,
ya muchas eternidades se acabaron antes.
Cómo Antonio en el sitio de mi recreo
hay una lucha de gigantes.
10
2comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 101

Madre

MADRE, tus piernas enmudecen sus quejidos,
saben de memoria el peso del trabajo laborable
que tú has situado en la cocina,
sin que nadie parezca enorgullecerse de tu persona por ello.

Madre, las yemas de tus dedos
parecen no tener vacaciones
y el sueño está exiliado de la patria de tus ojos,
pero sigues aquí, en pie, entre trastos por fregar,
como un vendaval de perseverancia
por seguir adelante con todo.

Madre, se van burlando del tinte
las perezosas canas de tu pelo,
pero todavía hay un arco iris diminuto
en las facciones de tus risas de niña
y eres sabia en esto de la estrategia y el juego de la vida
al que tanto apuestas por nuestro bien.

Madre, descansa por un tiempo, descansa,
reposa por unos días, date una pausa
porque se me resquebraja el corazón al verte doblegada.

Date una pausa, aunque sé que estarás
desmesuradamente interesada en la prisa,
porque es más tarde de lo que parece
y tus hijos mayores hace tiempo que no fumamos a escondidas...
Date una pausa, porque a los adolescentes
pronto empezará el mundo a teñirles las pupilas
de colores nuevos y peligrosos.

Madre, sé que sigue habiendo todavía
pañuelos y consejos esperándome en tu hombro,
aunque el tiempo haya asesinado las nanas
y ya no nos firmemos las mejillas, con nuestro afecto,
tan a menudo como entonces,
pero sé que continúas escondiendo un te quiero en cada plato.

Madre, tus piernas se alivian de su carga de quejidos
cuando las horas en que las camas se deshacen
cobijan y sopesan tu cansancio.
Por eso yo, con este modesto poema,
he querido hablar por tus dolencias,
porque hay mucho que aprender de ellas, Madre.


(Abel Santos, de ESENCIA,
Ediciones Az90, Barcelona, 1998)
leer más   
13
8comentarios 199 lecturas versolibre karma: 101

En dulce de otro tiempo

Con la cabeza recostada
sobre el regazo de un día añejo,
recorro con la mente
las callejuelas sin asfaltar,
empedradas con pedazos de historias.
Los angostos callejones
donde se quedaron grabados en la pared
caricias y besos furtivos.

La regadera que baja cantando
sonatas para piedra y pamplina.
Los caracoles asoman sus cuernos
mientras recorren las hojas frescas.
Y ese septiembre
que siempre nos regalaba moras
recogidas a la caída de la tarde.
Cada 1 de noviembre,
nos invitaba a pasar la tarde
asando “calbotes” y contando historias de miedo.

“Con los ojos llenitos de ayer”,
me quedo dormida al arrullo
de mi propia melodía
de días bañados en dulce de otro tiempo
.



Hortensia Márquez




Imagen montaje: una foto de mi adolescencia: mis amigas y yo, y unos "calbotes" calentitos
27
19comentarios 338 lecturas versolibre karma: 138

"Una rosa al nacer" Por: Enid Rodríguez Isáis

Y comienzo a quererte
Aún sin conocerte
El sentimiento invade todo mi ser
Es crudo y armonioso cuando se siente
Igual como se abre una rosa al nacer.













Enid Rodríguez Isáis
San Antonio, Texas
Estados Unidos
Junio 2004

Micropoema que escribí a los catorce años.
leer más   
17
11comentarios 233 lecturas versolibre karma: 108

La edad dorada y los amigos inolvidables

He vivido la época dorada de los sueños extraños.
Fue entonces cuando lo deseado parecía imposible
y cualquier logro obtenido, una locura.

¡La calle! La gran maestra de las horas perdidas.
Implacable con el novato y generosa con el experimentado.
Cuántas lecciones tan duras, honestas y memorables.
Aquellos amigos inolvidables,
aquellos mis compañeros de las aventuras impensables.

….
¿A quién se le ocurriría espiar a las ranas en los días de lluvia?
….

La época de la fantasía inagotable, y la del amor platónico
¿Acaso uno sabía cómo acercarse a la chica preferida?
Nadie descubrió nunca el secreto del primer paso de baile,
tampoco entonces nadie entendió como soportar
vivir dentro de aquellos extraños cuerpos.

….
Y pensábamos que podíamos ser ya maestros de nuestros padres!
….

Las enormes dudas del momento y los insoportables días, algunos.
Menos mal que siempre el amigo bondadoso intentaba echar una mano.
No se me olvidan fácilmente esos días tan largos y extraños
y nosotros también tan extraños casi siempre.


Y que fue de aquel miedo al futuro? Aquella gran duda que inquietaba tanto.

Como todo en la vida... la edad dorada acabó casi sin darme cuenta
Apareció una vorágine vertiginosa de sucesos,
algunos aciertos y muchos desencuentros,
y de pronto ya un día, asomó alguna tranquilidad.
Lo siguiente, ya lo sabemos fue otro momento vital,
en el que al menos aparentemente me llevo mejor con mi vida.


¿Y donde está aquel muchacho que vivió esa edad dorada?

 @Ramiro
leer más   
12
11comentarios 159 lecturas versolibre karma: 92

" La Prima Vera "

.

Llegaba cálida y fresca
fresca y soleada, soleada y enamorada
llegaba con sus corazones a tu mundo la Primavera…

Esa, que con sus rayos besaba y abría las flores
la Primavera de enamorados caminando de la mano
de las manos deseosas, de las manos temblorosas y emocionadas
del primer romance, del romance eterno que nació una adolescencia
y al llegar la primavera les toma la mano para renacerla
renacer del verde, de flores, del canto de las aves
de que asomen de las camperas esos bebes
en espera que los fríos se ocuparon bajo mantas
de encargar,
esas panzas llenas de amor
que redondas y ansiosas se quieren lucir…

Y llegaba
llegó felíz la Prima Vera trayendo noticias
de otros paises que visitó, para contar cada tarde
una historia entre tortas, téAmos y cafés al amanecer
entre abrazos, reencuentros que no se olvidaron en “volvernos a ver”
entre entretelones de actos de teatros de amores sin palco
llegó la Prima con sus pétalos prestados por tres meses
para devolución, y sigue a la Vera su viaje
al próximo Parador…

soundcloud.com/lola-bracco/llegaba-calida-y-fresca-la (Lola)

.
17
6comentarios 231 lecturas relato karma: 98

La fogata del amor

Mirarte pero no existir
Tus ojos no me captan
Tu sonrisa no es por mí.

La fogata del amor quise decir
Porque el fuego lo enciende
Pero el frío lo apaga.

Ojalá me veas y entiendas
Estoy loca por vos date cuenta.
leer más   
13
6comentarios 115 lecturas versolibre karma: 109

Edad del pavo muerto

Eyaculo un trocito de soledad que se pierde en la negra oscuridad,
oscuridad que llena mi alma y se mantiene a mi lado
en esta época extraña y turbulenta
en la que nadie más quiere estarlo,
nadie aparte del vapuleado rollo de papel higiénico
que se ha convertido en mi compañero más buscado,
ahora que la expresión “matarse a pajas”
no podría cobrar mayor significado.

Me muero...

Me muero porque los adultos, en vez de reforzar y apoyar lo que ya soy,
están más preocupados por lo que debería ser,
en no quedar mal en sus labores de seres omnipitudos y omniclitorianos
y en obligarnos a hacer las cosas que ellos no pudieron hacer,
en vez de dejar que escojamos nuestro camino
con los errores y las ostias que conlleva lo que es el crecer,
y dejar que caigamos al maldito abismo de mierda
al que decidamos caer.

¿Acaso nadie en este jodido mundo se ha preguntado
qué coño es lo que a mí me importa?

Lo que me importa es lo que siento,
y lo que siento es la vida,
lejos de vuestro veneno cancerígeno
que es peor que el puto sida,
que os consume, os chupa la sangre,
os deja abierta la herida,
para que fluya de ahí el placer, la risa y la alegría,
y se pierda para siempre como si fuera sucia corrida,
consciente de que no volverá jamás,
dejando tu vida mucho más jodida,
con la única opción posible
de abrazar la mugrosa vía prohibida.

¿Y qué diógenes puede querer,
un engendro demente y marginado como yo?

Pues lo que quiero es vivir, joder, vivir
con toda la mierda que eso significa,
amar hasta sangrar, reír hasta morir,
llorar y gritar, que siempre purifica,
despellejar ancianos, drogarme sin piedad, vomitar mi alma en sucios pedacitos,
correrme en la pila de agua bendita,
o tirarme desde algún maldito puente
después de una noche maravillosamente etílica.

¿De verdad creéis que alguien a mi edad puede saber quién es,
si no lo sabéis ni vosotros?

Vosotros, que no sois otra maldita cosa
que patética escoria hipócritamente adulta,
criticáis y juzgáis a la juventud por hacer lo que queremos
por vivir y pensar como de verdad nos gusta,
solo porque os habéis creído el cuento de que todos somos una masa absurda
y no dementes entes independientes que aman la libertad que tanto os asusta,
y aunque sé que es tu mano la que me golpea en la puta cara,
también sé que es la envidia la que motiva tu causa injusta.

Solo hay alguien que debe decirte quién debes ser,
y esa, amiga mía, es la Locura.
leer más   
4
sin comentarios 205 lecturas versolibre karma: 1

Yo

La amé más que el primer trago de rón a los doce años.
3
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 33

Memorias de la adolescencia o ésta batalla al tiempo

Nunca fui a un colegio antes, jamás
Pude vislumbrar qué era estudiar
En casa con mi familia, en paz.
Pero el tiempo es frío y no va a cambiar.
Salí de una cúpula para a otra entrar,
Ya no eran mis padres,hermanos, primos,
Acababa de entrar a la jungla donde vivimos.
Pero cual aventurero saque un machete
Corte el miedo a veces, y me enrede otras.
Cierto día vi en lo que llamarían retrete
a una gacela. ¡Qué hermosa que eras!.
Estaba oscuro y aunque ella lo aclaró
El tiempo existe y me desafió.
Llego el día de partir a otra jungla
Y ante ello tuve que decidir
Quedarme con aquella gacela o huir a la tundra,
Fui necio y el clima me hizo partir,
Durante una temporada paró la aventura
Mas un día recordé la gacela y su ternura
Fui con presteza al árbol donde la vi
Pero ya no estaba…La gacela se transformó
Por magia mítica en cerezo se tornó
Aunque no lo supe hasta que su corteza sentí
Era fría y no iba a cambiar.
El tiempo siguió su curso y tuve que marchar
Mas para frenar el tiempo
Cerca del árbol estaba la memoria que dejó el viento
La limpié y guardé. Y en algún cajón la tengo,
Esperando no perderle ésta batalla al Tiempo.

By me hace 6 años...

Si os gustó mi poema o, mejor, si no os gustó. Agradezco críticas y análisis y opiniones libres. Es siempre hermoso ver que gente se reúna para hablar de poesía y de literatura.

Un saludo,
Tuticapo1337
leer más   
5
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 68

Pido que no

Si pudiera retroceder en el tiempo
en un pueblito, una isla
el loto de nuestra unión
en tus trece primaveras
a florecer rompería

Si pudiera retroceder en el tiempo
en cada dificultad tuya
tras de ti
mi aliento y yo

Si pudiera retroceder en el tiempo
habría sido vecina
sólo la soledad deseada
y sólo la inevitable

Si pudiera retroceder en el tiempo
a base de ser en ellos
conocería más que si míos
todos tus recovecos

Si pudiera retroceder en el tiempo
nos habríamos hecho grandes
alimentándonos uno del otro
de la mente, el alma, el cuerpo

Si pudiera retroceder en el tiempo
ya no habría vergüenza
ya no habrían incógnitas
las palabras sobrarían

Si pudiera retroceder en el tiempo
el futuro sería claro
como fuere si a tu lado
y aún estrellas en mis ojos


Pero no puedo


Mas aún no es tarde me digo
para empezar nuestra unión
para tus sueños velar
para hacerte compañía
para tocarte, crecer
para no tener que hablar
y el futuro conocer


En realidad ya es muy tarde


Y en realidad duele tanto
esa cara, esa mirada
esa sonrisa, esa voz
ese gesto, esa palabra
ese cuerpo y corazón
esa niñita, este amor


Y en realidad ¿ya es muy tarde?
sé que sí, pido que no
2
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 15

Adolescencia

Lo que nos convierte en muchachos,
nos aniquila después.
A veces miramos como sombra,
como deambulamos siéndolas,
pintando sus semillas sobre un corral;
las semillas crecen o decaen,
para ser su estancia.
A veces soy como la flora,
me excita pensar en la fotosíntesis.
No sé expresar lo que disfruto,
callo donde el ruido ya está hecho.
Soy el frío de la adolescencia,
el vino que se sirve solo,
como el jugo que se condensa,
y sale como lágrimas límpidas;
al derramarse pienso en lo insólito.
Es lo que me perturba,
lo que me hace vulnerable,
es lo que me convierte en un adolescente.
leer más   
4
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 28

Cronología vital

Me costó salir de mi adolescencia,
Todos esos momentos se aferraban a mi sentir,
Los amigos de época,
Todo lo que tuvo que partir.

Eran tardes blandas cómo malvaviscos,
podía hacer notar que no era un ser completo,
nadie lo era,
estábamos conociendo este sendero.

Eran juntas en un lugar cualquiera,
Agustinas con García Reyes,
o la Juan Antonio Ríos,
ahí fluyeron las anestesias.

Yo siempre estuve enamorado,
pasé de mujer en mujer,
nunca se me dio el ser un patán,
yo era tímido y reservado.

El colegio era de aulas de hormonas,
aprendí a cómo corromper un baño,
eran risas con compañeros - amigos,
nunca faltaron las bromas.

Estaba descarrilado,
faltaba a clases para estar con amigos o compañeros,
recorría mis lugares predilectos,
con los vicios enrolados.

Antes de eso recorría con las manos sucias,
haciendo travesuras y con las manos de color,
era el sabor de la adrenalina,
pintando lo que se pusiera en frente.

Unos años atrás yo recién conocía todo eso,
fui a un liceo en el cual cambié conductas,
tuve mis miradas con aquel rubor,
con las niñas, sin una real conquista.

Frecuentaba Renca,
el balón era un crucial compañero,
era un niño amando a su padre,
a todo lo mencionado antes era ajeno.
leer más   
2
1comentarios 64 lecturas versolibre karma: 27

Atacama

A todos aquellos adolescentes:
Vivan su adolescencia, sobrevívanla con ímpetu.
Junten anécdotas porque el día de mañana esas anécdotas serán risa,
perfumarán su mundo,
este nauseabundo mundo,
feroz mundo.
Cuando seas adulto vas a escuchar esa canción que pasan en el gimnasio mientras te mirás como un gil en el espejo,
y se te va a retorcer el alma.
Gritá todos los goles.
Reíte mucho con esos amigos que dejarán su huella y mañana se los llevará el vendaval,
o te lleva a vos.
Comé la comida de mamá, repetí el plato.
Que las mentiras del dinero no te marchiten.
Atentamente, tu socio del desierto.
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 37

4:20 Y pienso

Son las 4:20 y solo pienso
Ultimamente no sé como me encuentro
A veces estoy felíz y sonrio
Otras triste y sombrio
Pero no importa mi estado
Me siento vacío

Constantemente pienso que soy una persona autodestructiva
Quizás todos se fueron por mi culpa
O quizás nadie se fue y eso no es más sino un pensamiento
Ya que son las 4:20 y no encuentro otro entretenimiento

Sueño despierto y despierto soñando
Sueño con no despertar y despierto al escucharte llorando

No dejas de buscar un por qué al ver un cuerpo inerte
Mientras yo te observó queriendo ser perdonado
Mientras pienso en que lo que buscaba
Finalmente había sido logrado

Eran las 4:20 cuando cerraba los ojos
Las cortadas en exceso marcaron el final de mis malos sentimientos por no verlos orgullosos

Al borde del final pienso
Quizás esto sea algo pasajero
Quizás vuelva a abrir los ojos y te observe emocionado
Felíz de que siga determinado
Felíz de que aún esté motivado
Felíz de que esto no haya terminado

Pero me doy cuenta de que no
Y es muy tarde para un perdón
Porque ya no hay felicidad
Porque ya no hay dolor
Porque ya no hay rencor
Porque ya no hay tristeza

Y sigo pensando, con delicadeza
Perdón, madre, no te hablé con franqueza
Actúe con cobardía
Y esto atrae a mi último día

Son las 4:20 mientras recapacito y pienso
Cuan estúpido sería eso
Porque no hay que renunciar
Ni sentarse a llorar

Seguir adelante como se debe
Sin pensar en lo que el pasado te muestre
Estar atado a la vida
Para poder vivirla

Y así poder disfrutar cada momento
Antes de que el viento lo logre arrastrar lejos

Son las 4:20 y pienso
En cuan felíz estoy de sentirme ileso.
leer más   
3
sin comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 16
« anterior12