Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 498, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Tierras del norte

Y llegado Septiembre,
te fuiste a mis montes,
creíste que no lo sabía,
pero subiste a mis tierras del norte.

Vuelve. Vuelve.
Deja de ser viento entre mis redes.
Deja de ser tinta en mis escritos.
Deja de ser en mis poemas ciegos.
Déjame verte, escribirte, cogerte.

Déjame alterar tus espacios
con los ríos turbios que emanan de mi boca,
efluvios de mi voz que quieren hacerse con tu ropa,
penetrar y arraigarse en tus entrañas.
Arroyos que brotan montañas
y buscan la desembocadura de tus carnes.
Brazos de mar contenidos por tus vallas,
que buscan liberarse y encenderse de tus artes.

Y llegado Septiembre,
encontró el otoño a mis bosques,
creíste que no me acordaba,
pero subiste a mis tierras del norte.

Vuelve. Vuelve.
Sé viento entre mis nieblas.
Sé tinta entre mis venas.
Sé boca en mis poemas.
Sé mi vista, mi palabra, mis manos.

¿Cómo decir follar con recato?
¿Cómo fornicar sin perder la compostura?
¿Cómo no embestir si yo soy río y tú estuario?
¿Cómo emerger de tu recuerdo si eres tierra anudada a la luna?
7
sin comentarios 251 lecturas versolibre karma: 24

de mi obsesión

Pocas cosas me obsesionan

una tierna mirada
un viejo amigo
una fría y lluviosa conversación
una espera y hasta un poema recuperado del tiempo;
pero tú, tú:

Tú vuelas y desordenas todo completamente, levantas la tierra y las heridas de mi piel, levantas mi corazón.

¡Tú desordenas el tiempo, lo acomodas¡

Acaricias el viento y la hojas que trae consigo, sucintas una necesidad especial que es más allá del respirar,
...más allá del contacto físico,
...más allá de nuestras miradas lentas,
...más allá del estado natural de las cosas,
es justo ahí, en el límite de todo, donde te percibo y es precisamente donde vuelvo a empezar mi conteo de los días interminables y angustiosos por volver a recordarte.
leer más   
7
4comentarios 154 lecturas versolibre karma: 10

tres puntos...

He creado un mar de contraseñas inútiles para bloquear mis latidos, aunque tú encuentras la forma de abrirlas con cada suspiro. No hay más esperanzas vencidas, solo ilusiones de concreto y aullidos encadenados que exigen un sacrificio al Dios que conocemos, al Dios que creemos conocer, y al Dios que hemos inventado, al Dios que todo lo ve y al Dios que todo lo oculta, al Dios ciego por casualidad, y al Dios inventado cada noche… como una excusa de toda la miseria humana, ese Dios cómplice y santo a la vez, que perdona sus pecados y aumenta los nuestros, que consume nuestra fe y nos regala miedo, que nos protege y nos entrega a las fauces de la calle a desperdiciarnos, a encontrar en otro nuestra salvación, y a recuperar lo perdido entre la basura que nosotros mismo hemos creado.
leer más   
4
2comentarios 194 lecturas prosapoetica karma: 39

¿Y qué quedó grabado en tu memoria?

Y de pronto, en el horizonte
tu mirada fugaz.

El sol, afuera
despedía ese tono amarillo,
las palabras quietas y tus manos
tocándome.

Tu cabello envuelto en hojas.
Tu mirada en círculos sobre mí.
Mis manos de fuego en tus pupilas.
y tus pensamientos con los míos.

!Las despedidas no son para los dos¡

a veces, un beso es suficiente
a veces, una mirada lo es todo
a veces, tus manos, el infinito
y a veces, pero solo a veces,
tu cuerpo y el mío.

Se agotó las sonrisas.
Se durmieron las palabras,
se acostumbraron a mirarse
sus pupilas eran lentas y grises.
A cada paso goteaban tintas de soledad.

Un roce, una mirada, un gesto
un color; tu color, tu cabello.

Mi cuerpo; el tuyo
la inspiración; la agitación...

El sol, tu pelo, mi piel
tus ojos; los míos; tus manos…

La historia, los besos, un abrazo
tu respiración; mi desnudez
tu encanto; mi poesía.
Mi corazón latiendo; el tuyo, despertando
leer más   
7
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 46

La soledad del verbo amar

Lágrima que de sus pupilas brota
por recuerdos que se quiere olvidar,
olvidos que no logran recordar
unos ojos que sangran gota a gota.

Se apaga la tarde, sabe a derrota,
alma sombría obligada a vagar,
erial errante…¡y rodar y rodar!
y un viejo violín desgarra una nota.

En melancólicos aromas flota
la nostalgia en que acaba el suspirar,
y se parte el alma harto de llorar
huyendo sin rumbo en pos de su Gólgota.

Un amargo viento helado le azota
y le lleva en volandas sin parar
al desierto en que quiso desertar
y donde es mero grano, simple mota.

¡Oh triste necio, estúpido…, un idiota!
¿Qué es tu vivir sino cruel delirar?
Triste consuelo te queda al soñar,
solo feliz al dormir cual marmota.

Sombra amarga, reverente y devota,
que llenas de ausencias tu caminar
por la vil soledad del verbo amar.
¿Qué te queda? Solo una vida rota…
13
6comentarios 180 lecturas versoclasico karma: 54

No hay días grises

No hay días grises
en el fondo de tus ojos,
ni tormentas que tus manos
no sepan calmar.
No existe el abismo
si camino a tu lado,
ni el tiempo erosiona
la dicha de amar.
leer más   
15
6comentarios 787 lecturas versolibre karma: 63

Bendito es el momento en el cual recobre la memoria y aprendí a amar

No recuerdo la última vez que en mi interior tomé el control de las riendas de los recuerdos.

Mis memorias hicieron añicos a los momentos que vagaron perdidos en la inercia de una alucinación casi lúcida.

No recuerdo cuando fue la última ocasión que la incoherencia absurda se apoderó de mi total subconsciente.
Dejando a mis palabras en un gran motín de dolor.

No recuerdo el último momento en el cual la dispersión de mis ideas flotaron perdidas en un universo lleno de reproches.

No recuerdo el último momento en el que cual ya no pude respirar libremente y sentí la fuerte fijación enferma de aquel que lo controla todo.

No recuerdo el instante en el que me convertí en un pequeño títere inerte ante el vaivén de los caprichos de otros.

No recuerdo mi lugar en un mundo en donde la conciencia se fuga intranquila con el arrebato del valor de los sentidos.

Bendito es el momento en el cual recobre la memoria y aprendí a amar.

Poesía
Miguel Adame Vazquez
07/03/2017.
11
sin comentarios 313 lecturas versolibre karma: 52

Abecedario incompleto

Amar amando, amarte.
Besar suspiros, besarte.

Cantar canciones, cantarte.
Desear deseos, desearte.

Esperar esperas, esperarte.
Figurar un ojalá, figurarte.

Ganar perdiendo, ganarte.
Hablar callando, hablarte.

Imaginar ilusiones, imaginarte.
Lamer instantes, lamerte.

Morder recuerdos, morderte.
Navegar por tus manos, navegarte.

Observar silencios, observarte.
Pensar pensamientos, pensarte.

Querer queriendo, quererte.
Revivir casualidades, revivirte.

Sentir sentimientos, sentirte.
Tener una inmensa nada, tenerte.

Versar destiempos, versarte.
Zurcir nostalgias, zurcirte a mi.

Lo sé, faltan letras pero,
me faltas tú.
leer más   
21
8comentarios 295 lecturas versolibre karma: 62

Desnudez

Un lecho, tu desnudez, testigos, rayos de sol.

Voyerista, la naturaleza, ojos de ventana; verde, sonora, afable, tibia, jazmín.

Tus muslos imponentes, piel nívea, duraznos en dulce.

Te miro, contengo el aire, no me muevo, no respiro, no parpadeo, si lo hago te pierdo.

Los dedos de mis ojos te recorren. Los labios de mis ojos te besan. La nariz de mis ojos huele tu almizcle.

La piel de mis ojos transpira. La boca de mis ojos se hace agua.

Mis ojos, llenan todos tus espacios, habitan en ti, son tus amantes, te hacen sudar.

Tu desnudez, quizás no sea mía para siempre; pero todas las personalidades de mis ojos quedaron tatuadas en ella.

Tu desnudez, mis ojos, amar.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
14
13comentarios 228 lecturas prosapoetica karma: 68

¿Qué es volar?

¿Qué es volar para mi?
Sino crear,
Crear palabras
No alas de papel o de acero
Que en eso nada espero.

Sí, ¿qué es volar?
Son las palabras
Y en el cielo infinito, amar
Amar hasta morir
Morir no es cerrar los ojos
Es crear y recrear con letras
La vida,
La muerte y la herida.
Es construir imperios
Y suportar mil improperios

¿Qué es volar para mi?
És nacer, morir y resucitar
Tantas veces en alta mar
Es navegar en lo desconocido
Por mares de palabras sin sentido

Y ¿qué es el sentido?
Sino la fuerza que él da.
Entonces volar se convierte en un suspiro,
Y mi espíritu vuela,
No en el aire
Pero en la palabra que resuena...


Damián Botafogo
12
5comentarios 305 lecturas versolibre karma: 83

los jueves

No llueve aquí, los jueves.

Muy por el contrario
llueve en mí.

Son tontas las palabras que me mojan
Y son fuertes los lazos que no nos unen.

Grita y muere tan lento
en mis pupilas
en mis cordones
...debajo de ellos.
leer más   
9
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 65

Indicios

Mi sed se calmó por esa noche, te bebí
aunque momentáneo o inútil
Bebí.

Amanecerá, la semana que viene
días nuevos, letras nuevas
una sed nueva.
Siempre mi sed, siempre mi mano, siempre yo
siempre tú.

Me volverá esa sed como una cascada que florece a galope
dormirás, te observaré
tocaré tu cuerpo
dormirás.

De nuevo el momento vendrá.
en algún lugar, yo igual dormiré.
Y volveré a beber de ti
siempre de ti. Insaciable
leer más   
9
sin comentarios 193 lecturas versolibre karma: 56

¿Y tú que harías?

Una vida para amar,
otra para odiar,
la tercera para leer,
la cuarta para viajar.

La quinta para escribir,
la sexta y la séptima,
para amar otra vez.

Lo que haría con las
siete vidas de un gato.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
13
11comentarios 310 lecturas versolibre karma: 72

Ayer me acordé

Ayer me acordé de ti. Eras olas de pelo suelto ondeadas por un viento travieso.

Me acordé de ti. Eras ojos grandes y redondos, con el brillo de dos universos naciendo.

Me acordé de ti. De tus labios carnosos y tus blancos dientes; y de tus besos inocentes; y de la felicidad iluminando tu vientre.

Me acordé que eras sol y eras cometas, y que antes de ti no era tan bonita la luna llena.

Me acordé de ti y fui feliz al recordar lo feliz que fui a tu lado.

Me acordé de esa felicidad y descubrí que la felicidad viene en distintos sabores. Y la brisa de mi memoria trajo a mi paladar tu particular sabor, y otra vez, me sentí enamorado.

Me acordé de ti y me supiste a primer beso, primera caricia, a tardes de verano, a caminar de la mano, a primera ilusión y a un vaho de 'la vida es bella'.

Me acordé de una sensación, de una emoción, de una certeza; la de haberte encontrado, la de quererte por siempre a mi lado.

Ayer me acordé de ti, y me acordé de mí, contigo.
Y decidí fracturar mi consciencia, la parte cuerda se quedó a escribir este poema, a vivir el presente y hacia adelante. La parte desencajada regresó en el tiempo, congeló nuestros momentos, se quedó a vivir allí, en un ciclo repetitivo e infinito; el de los días que a tu lado viví.



@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
12
4comentarios 202 lecturas prosapoetica karma: 62

Que me quede tu invierno

Cosas que desaparecerán:

Las mañanas de este mayo interminable
Las tardes de noviembre que aún no acaba de nacer
Las noches finísimas forradas de surcos en el espacio
Las madrugadas dulcísimas de conversaciones interminables

Cosas que se me hacen difíciles:

No sabré (de nuevo) el sabor de tu boca y cintura dormida
No despertaré en tu cama, ni alborotaré tus lunares
No encontraré alguna indecisión en tu mirada
No amanecerá tu sexo debajo de esas cobijas.

Tengo toda una vida llena de noches de invierno
Tengo toda una vida llena de tus miradas.
leer más   
5
6comentarios 211 lecturas versolibre karma: 52

Nunca imaginé

Nunca imaginé como hacerte más feliz.

¿Recuerdas qué por las noches solía treparme a la escalera a rellenar la luna con queso? Así una luna llena nos iluminaba hasta el último beso.

Me esforzaba por mantener regadas las primaveras. Los girasoles siempre amarillos. Los azahares relucientes de blanquitos. El sol de verano siempre calientito.

Dibujé aquel río naciente desde la alta montaña, caudaloso, hermoso, frondoso. Contraté aquella orquesta de mirlos y gorriones. Acunabamos tus noches entre el arrullo de uno de sus arroyos, los acordes de los cuerdos pajarillos y las locuras de este tu amante empedernido.

Besaba tus sienes para que nunca olvidaras mis besos. Tus ojos los besaba con versos. Tu boca la besaba con el ímpetu de mil mares desbordados.

Entre tus piernas se rompian nuestras olas y naufragaban todos mis navíos, hasta ahogarnos en la blanca espuma de la mar en calma.

Despertabamos en la orilla de la Vía Láctea, saludabamos a Casiopea antes del amanecer. Con dos estrellas te hacía tu desayuno de huevos estrellados, con tostadas y café recién hecho.

Eramos galaxias que colisionan violentas y mueren derramando la arena de todos sus relojes, y se mezclan al calor de crudos infiernos, fisionando hasta sus soles más hambrientos y emergiendo como una galaxia Fénix; esplendorosa, más infinita, más hermosa. Eramos galaxia, y arena sin tiempo; eramos todos los segundos, y eramos la nada.

En nuestras noches sin fin creamos mundos y los poblamos con todas las especies de amor e ilusión que nacían de nuestros corazones creativos.

Juntos navegamos odiseas espaciales y océanos profundos de poesía y literatura sin fin.

Y fuimos todo lo infelices que dos felices almas gemelas -tan distintas, tan distantes, tan semejantes- pueden ser. Exprimimos hasta la última gota de zumo de nuestra rabia profunda. Se nos acabaron los improperios y hasta los imperios y misterios. Me odiaste con todo el amor que fuiste capaz. Me deseaste todas las muertes posibles. Y yo a ti te hice lo mismo elevado al cuadrado.

Y te amé y me amaste hasta con la última gota de sudor de la frente y la última gota de sangre de tu sanguíneo torrente.

Pero, nunca imaginé como hacerte más feliz...




@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
13
12comentarios 289 lecturas prosapoetica karma: 67

Primera declaración

En los días
como estos;
mi mano
era la tuya.
leer más   
8
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 63
« anterior1234525