Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 9, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Infieles astrales

Dejamos dejamos la tv encendida, las cortinas entre abiertas y el todo en los pómulos de la incertidumbre, un beso volcánico en los glúteos de la noche, mientras la razón danzaba en los genitales de la locura. Entre miradas que se diluían en una desnudez precipitada el corazón desde una micro SD de 8 GBS optó por dormirse, y salimos de ese cuarto oscuro donde colgamos la piel en el frío del espacio, para olvidarlo todo incluso nuestra existencia, y cruzamos el cableado, la radio, los posters, las personas que confusas caminaban entre la espesura, nos besamos, nos miramos, la luna no estaba, éramos dos almas, dos avenidas paralelas, un par de velas derretidas, o algo más que un par de lenguas rotas y asfixiadas, nocturnas, insípidas e incoloras como el agua o el viento, tan perdidamente encontrados en cada taza de té que Laura prepara, en las todas de Juan o en los calcetines de Fernando, estuvimos en todos lados en las migajas de Gretel, en los brazos de una Alicia que muere en la país de las maravillas, en la caja de Pandora de Sabina o en los tobillos de Jackson, tal vez nadando como peces tras las abejas irritadas de Bécquer, de tú, de yo, de nadie, explorando el universo en los laberintos de la humanidad nos convertimos en los dioses de nuestras fantasías y de este secreto que nadie imaginaría. Mañana amanecerá y regresaremos a nuestras vidas, yo bajo las mismas sabanas de Laura, ella junto a las almohadas de Fernando, locos porque caiga la noche para desdoblarnos otra vez
leer más   
4
1comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 51

"Cuando la Luna se deja amar por un Poeta" Autores:@CorazónDeFlor y @rayperez)

La Luna llena se reclina desnuda
en un manto celeste bordado
con orquídeas recién nacidas
de la espuma marina y del nácar
sus hilos son de gusano plateado
cosidos por las manos
de una rosa Griega, extasiada en ámbar
dando a los eternos enamorados
de esta Tierra esférica
flor y canto.

La Luna tan pálida abre sus piernas
de estrellas cual estela humedece
perlas púrpuras y rosadas
se exhibe impúdica ante un poeta
que la invoca desde lejos
un tanto solitario
entre las penumbras de una isla Espartana
donde recita tan glorioso y trasnochado
las letanías de su amada patria
¡Venezuela la jamás olvidada!
Pues esta noche más que su musa
es su amante etérea
Y se entrega lúbrica al compositor de sones
para brotar líricas de encaje astrales...

De este prístino suelo y de mi puerto cerúleo
un mar de seda con encajes verde y azul brota
por el anclaje marino, es mi luna,
mi crisol mis picos nevados
opalinas circunferencias
es mi Venezuela recostada
a la cervantina luna
Que en su nostalgia se cimienta
a su amante nocturna y despierta abismada
por el perfume de rosas
que despide tu acanalando
y frondoso cabello.

Mi amante luna, mi constelación fecunda en luceros
en tus arcadas me quiero posar
cual pájaro de acero volar
entre las ramas
y rocas de tú espejo adosar
un nido de velos.
Y en ese lecho hacerte mía
como la estrella fugaz que trasciende
en la época decembrina
tú, ostia divina,
permite que mi corazón,
antífona, flor mosqueta primaveral
te arrulle entre mis brazos.



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos

Ramón Pérez
Venezuela

2018
leer más   
15
6comentarios 190 lecturas colaboracion karma: 121

En la cima de tu olímpico suelo

¿Mujer que haces en la lejanía?
Saboreando tu dulce melancolía
exquisito ámbar labrado
en los galeones de efigies lunares,
dúctil y suave ambrosía.

Un azulino cortejo de aretes y hadas
cuelgan de tus negras, y profusas pestañas.
Tu fulgurante figura Esparta
en la cima de tu olímpico suelo.
Imágenes divinas se pulen en los cavernosos veneros
del astral mundo donde espero mi velero.

Oh, cascada de lunas, oh, manantiales de brumas
de tu hálito sutil brotan los más tiernos azahares.

Hojas fragantes inspiración divina
salen de tu pluma cual diadema encumbran.
Tu menuda figura, silueta de sombras
en esta noche de trémulo solas.

Mar infausto que separa... Mar que impulsa las olas
los pensamientos fraguados
en la roca ígnea permanecen dormidos
en los espejos termales 
y se acortan las distancias.

Voy buscando tu mundo de sirena antigua
persiguiendo tu imagen de musa encarnada
guardada en mi libreta de apuntes.
Me abruma el silencio...Y me abraza la soledad.

Cabimas, 02/09/2018
leer más   
15
7comentarios 118 lecturas versolibre karma: 96

"Sueño astral"

Por mi ventana entraste esta mañana
como una bruma celeste
en medio de una implacable tormenta
lloviendo en el oeste.

Suavemente tus manos rozaron mi piel
y tu beso en mi frente
causó mi anticipado despertar al marcharte
desapareciendo en el oeste.

Ya no supe si eras real o un sueño,
un hombre o un hueste
dejando un aroma en mi alcoba de
incienso en el oeste.

Me pregunto todas las noches lluviosas
poder en ese sueño astral verte
y encontrar juntos nuestros cuerpos
de regreso en el oeste.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Marzo 2019
leer más   
18
22comentarios 193 lecturas versolibre karma: 107

... Ad Astral

Me muevo en silencio
por mucho que duela.
Avanzo siguiendo
mi rústica senda.

Pasando el infierno,
montañas enteras
que arañan el cielo
que traga a la tierra,
por valles hambrientos
con almas en pena,
lagunas de fuego,
manadas de fieras,
inviernos de hielo
que abarcan las eras
cubriéndo los restos
de aquel que no llega,
callando lamentos
de himno y bandera
de un coro de muertos
que el suelo rellenan.
Pisando sus huesos
(decenas, centenas)
yo sigo rugiendo
mi grito de guerra.

Si mi alma se cansa,
yo avanzo dormido
clavando mi lanza
sobre el enemigo.
Mi espada: esperanza;
mi escudo: el amigo
que cubre mi espalda
de impuro designio;
y si eso no basta,
mi puño vestido
de bronce y de plata,
del trueno estampido,
sacando mis garras
defiendo el camino.
Mi nombre no estaba
en los hombres vencidos

Estrella del norte
que guías mis pasos,
que dices mi nombre
calmando mi llanto;
no olvides al hombre
que está en en ocaso.
Guiadme hacia donde
encontrar tu regazo

No creo en destinos
escritos en piedra,
designios divinos,
ni azares que juegan.
Yo tejo los hilos.
Yo sigo la estela
que yo he decidido.
Mi propia vereda.

Yo vivo en el mundo
siguiendo sus huellas.
Camino con rumbo
hacia las estrellas.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Poema continuación de "Per Áspera..."
Ambos títulos completan la frase en latín "Per áspera, ad astral" (Por caminos rústicos, rumbo a las estrellas

Autor: José Gamarra
24/03/2019

Crédito de la imagen: Dark Souls
leer más   
11
10comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 103

Entre nubes de algodones...

Quedamos atrapados
entre nubes de algodones
tomados de las manos
dos completos desconocidos.
Nos movemos
sin ser advertidos
de un lugar a otro
parecemos dioses
jugando a las escondidas
desnudos en carne y huesos
y como asignatura pendiente
sumergidos
en un éxtasis subliminal
ahogados en la periferia
por el mirador resplandeciente
de un trasnochado frenesí.

Cegadora confusión
entre personas
que jamás se han visto
nos encontramos, tú y yo
que te observo desprevenida
y me escuchaste estallar
en el inconsciente
donde quise ser parte de un encuentro
de apretón de manos.
Me observas desde ese periférico
oracular intangible,
en otra dimensión
seis paredes, seis esquinas
y una nave llamada Orión.

Desaparecen las ideas desalineadas
y el concepto de pecado no existe
calibrando mi demencia emocional
te llamé con el pensamiento
y estabas mas cerca de lo que pensaba
contentas nuestras Almas
se unieron tan distantes...
Juntos logramos
escapar del tiempo astral.
leer más   
24
12comentarios 155 lecturas prosapoetica karma: 172

Semillero arrebolado

A mi anónimo cosmonauta
cuando me hace gritar sus nombres,
yo le lluevo las estrellas del mar
que abraza nuestra isla.

Mi amante planetario nieva en mis deseos
orbitándolos en galaxia de alas afiladas
donde sólo existe lo que entregamos.

Mi extraño y astral ermitaño
devora con férrea voluntad
cada suspiro arrancado,
estallando entre los tremulentes sostenes
de este lar nutrido de alientos y condenas
en el que el paraíso se viste
de voz y letras desnudas.

Mi sidéreo caballero
hace de mí
un semillero arrebolado
de poesía impaciente
de sol naciente
y alunado.
4
5comentarios 61 lecturas versolibre karma: 74

Viajes astrales

Y cuando me esfumo
no dejo lugar a que piensen.
Si estando soy crudo,
yéndome soy delicatessen.

Como rabia enjaulada
entre barrotes de desidia...
No sólo es su vista la que está cansada
ni su único defecto es la presbicia.

Partiendo de la base de que partir
no es muy diferente de quedarse,
desde el parto parten por mí
y no me permiten ponerle fin al punto y aparte.

Cambia esta dimensión por la utopía,
engrandece tus hombros para soportarte.
Pero no existirá nunca noche sin día
ni unidad sin partes.

Dicen que no merece la pena ir
y que habría que calmarse,
pero ya se cayeron las caretas aquí,
las contraindicaciones de quedarse son quedarse y quedarse.
1
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 6