Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.003 segundos rss2

A Baudelaire

No hay un sólo verso del poeta
que no ame
si me asomo a la oscuridad del abismo
sin que me atrape.


Heclist Blanco
7
2comentarios 139 lecturas versolibre karma: 69

Clásicos

Si algo existe que pueda perforar mi alma
y haga latir mi meticulosidad hasta enterrarme
en las vísceras de la tierra
es ilustrarme con la literatura crucificado con Bach de fondo,
porque no conozco, ni existe deleite
más colosal que su húmeda
fuente de sueños empotrándome
en la sabrosa sapidez de los clásicos,
percibir a través de sus muslos con versado contoneo
a Wilde rozándome la piel
con su prosa rasurada;
al jardinero del mal Baudelaire caldeando mi garganta bramante,
al tiempo que murmura entre convulsiones
"son más bellos los sueños de los locos que los del hombre sabio";
a Sade con sus ríos impúdicos y púbicos que desembocan en mi boca,
"en el amor, todas las cumbres son borrascosas";
a Dostoyevski, epiléptico barbudo que siempre
acude al escondido jardín de mis labios;
a Hesse, empequeñeciendo mi ética,
despeinándome y aturdiéndome;
a Flaubert, Huysmans, Kafka, Maupassant,
un cuarteto a mis pestañas adherido,
¿y Poe?, ay ,¡por los clavos de cristo!
consumir todos los clásicos ambiciono.

Canet
leer más   
14
8comentarios 415 lecturas versolibre karma: 52

Las letanías de Charles

A Baudelaire y sus "Letanías de Satán"

Tú, el más maldito y docto rapsoda,
Discípulo de la muerte negra.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Pontífice de Satán, bohemio impenitente,
Monarca de la mazmorra bermeja.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, factotum del infierno, que erraste
En los muslos de las parisinas rameras.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, que al jocundo le abres el apetito
De lamer el filo de una larga hojilla.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, torvo cuervo del "nunca más"
Que llamaste "hermano" al esclavo del tedio.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Oración

Alabado seas, Charles, que al taciturno abrevas en tu regazo, ¡Oh padre calamitoso! Enturbia el corazón de este gusano lastimero que se arrastra por la vida. Permíteme beber de tu cráneo las miasmas malditas que, ¡Oh, bendito opiáceo! Te atormentaron como una noche procelosa.
leer más   
12
13comentarios 181 lecturas versolibre karma: 87

Baudelaire

"La más hermosa de las jugadas del Diablo es persuadirte de que no existe"”, dice Charles Baudelaire.

¿Quién no ha quedado fascinado en alguna ocasión por las reproducciones del jefe de los condenados poetas?
La existencia sería mucho más aburrida sin la sensualidad y sin la lujuria de sus poemas, escritos sobre la delicada piel de sus amores.
Que no nos falten jamás el aroma, los inciensos, el morapio, las invocaciones de Lucifer, el arrepentimiento, las musas infieles, los gatos de pálidas pupilas, la absenta, los reptiles, la oscuridad, las amarguras de la luna.
Charles Baudelaire reclama la lascivia indispensable, la honorabilidad de un cuerpo que se sabe castigado sin garantías judiciales, sin licencias, sin indultos, sin deidades.
Nada es inmortal, pero sus flores se conservan.

Canet
leer más   
8
1comentarios 91 lecturas relato karma: 51

Bohemio de Bohemios

BOHEMIO DE BOHEMIOS

A fountain’s pulsing sobs—like this my blood
Measures its flowing, so it sometimes seems.
Charles Baudelaire

Un bohemio de bohemios

considerado por muchos

el Dante de una época decadente

el padre del simbolismo francés

el poeta maldito

el hombre, la leyenda

el creador de las flores del mal

Charles Baudelaire

bohemio de bohemios

la vida para ti fue una locura total

nada te importaba

tu vivías la vida loca

como un bohemio sin freno

que escribió los versos más oscuros

amargos, tristes y dolorosos

pocos saben que dejaste una novela

algunos esbozos de obras teatrales

admirador de Poe

seguidor de la locura

bebedor inaudito

maestro de los versos

traductor y bohemio

poeta maldito

sabes poeta

un día soñé

que comías junto a un cadaver

como si nada estuviera pasando

a un lado tuyo estaba sentado el gran Roberto Bolaño

y al otro extremo de la mesa el gran Edgar Allan Poe

los tres conversaban y tomaban como locos

botella tras otra

cigarro tras cigarro

conversando tres maestros

sentados en la misma mesa

todos allá en el infierno

bebiendo la sangre de todos

en medio de la oscuridad absoluta

mientras florecen las flores del mal

tres locos conversando

tres escritores y poetas

a quienes este servidor

admira con gallardía

bohemio de bohemios

a ti te dejo estos versos

Hagamos todos juntos

un viaje al infierno

donde la música ligera

donde el humo vuele por todos lados

donde el licor vaya de esquina en esquina

como si nada

como si todos

estuvieran celebrando

al estilo de bohemios

de poetas y locos.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Junio 2016.
leer más   
16
9comentarios 114 lecturas versolibre karma: 93

La niña mimada del Alma...

Ella se acerca
camina con donaire
un guiño en sus ojos
es suficiente para llamar la atención...
Es la chica de cabellos de oro
la ondina radiante
que los domingos
pasea por el parque de los almendros
y eucaliptos...
Desde hace largo tiempo ( Long Time)
mi mirada la persigue.
Ahora con el sol a cuesta
enfilo mi garganta impostada
y aterciopelada con algunos graves
y le musito...
Estrella marina...
¡Sus ojos de zafiro semejan el manto marino¡
¡ Y las constelaciones del cielo brillan en sus ojos de esmeralda !
¿Quiere compartir conmigo esta maravillosa puesta de sol ?
Sentados y juntitos en el muelle lacustre
que bordea esta ensenada caribe...
-Si quiere y aprovechando que lleva en su mano un libro de poesía...
-Ah, Las Flores del Mal de Baudeliere
-Muy bien...
-Déjeme contarle que es mi favorita
-ya sabe...
(la poesía es la niña mimada del Alma)...
.
leer más   
11
5comentarios 98 lecturas versolibre karma: 100

Dalia azul

Desierto del mar,
del viento,
de la tierra,
del fuego que me quiere ver arder,
huyo de las dunas de mi pensamiento
de las tormentas de arena que obstruyen mis ojos,
y no me permiten ver el terreno llano,
no dejan a mi mirada yacer bajo esta luna del desierto.

No sé qué porvenir se halla a mi espera,
el refugio en el desierto de Lut,
o en el gélido lago siberiano Baikal,
solo huyo de lo más frío,
y de lo más cálido,
de lo oscuro de mi ser,
y de la soledad de la luna,
de la tristeza albergada en mi interior desde que la Pangea desapareció,
desde que descubrimos que el 84’5% del universo es masa oscura,
de calcular todo, y tener una exactitud exquisita en todo,
desde que necesitamos materializar todo aquello del alma
que para el mundo no es transparente,
desde que nos creímos con derecho de robarle a la sensibilidad su intimidad,
y convertirlo en producto.

Huyo de poder llegar a convertirme en todo lo que detesto,
y huyo para que el mundo jamás logre robarme la sensibilidad,
porque la intimidad, en una sociedad transparente, es una idea ingenua.

Porque yo sigo esperando el tulipán negro y la dalia azul de Baudelaire,
y aspiro a ser su Bella Felida,
anclada entre tiempos paralelos,
porque a la vez
deseo ser la mujer sin miedo,
descrita por Galeano,
y vivir sin miedo,
y sin miedo que el mundo me achique el alma,
como bien describía él.
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 17