Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 213, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Nosotros

¿Porqué no nos perdemos?
¿Podíamos hacerlo?
En una noche sin fin,
en un verano sin invierno,
en mitad del desierto.
Bajo las estrellas del cielo,
en cualquier universo,
por toda la eternidad,
si dejar de querernos.
leer más   
11
3comentarios 209 lecturas versolibre karma: 29

Vidas Paralelas

De segmentos paralelos
nuestros caminos están hechos.
No nos cruzaremos en el cielo,
porque yo amada mía, iré al infierno.
En la misma morada, moraremos,
pero tu como agua y yo como fuego,
yo como lamento y tu como silencio,
tu como la vida, yo como lo muerto.

Y al final en esa agonía eterna,
tu vivirás en un instante infinito,
alegría, felicidad, amor y paz.
Yo viviré, tristeza, dolor y soledad.

Por eso de mis ojos caen lágrimas
mi boca tiene sed, sordos mis oídos,
mi corazón se apaga y sangra,
sangra hasta mi alma.
¿Que me has hecho cielo mio?
Contigo, todito, todo, lo he perdio.
leer más   
9
sin comentarios 152 lecturas versolibre karma: 43

Triste (y breve) poema de amor

Somos el cielo amor
Y más que eso
Y menos que eso

¡Somos el sol, cielo!
¡Somos la luna, sol!

Brillando en nuestro oscuro resplandor
Condenados a vagar separados
Condenados a compartir los dos
Este triste poema de amor
11
1comentarios 231 lecturas versolibre karma: 59

Yo quiero

Quisiera ver como reposa un amanecer
sobre tus párpados cerrados,
como se abruma el día cuando lo miras.
Quisiera ver como llega el ocaso cansado
de correr por horas a sumergirse en tus pupilas
para descansar sus colores.
Quisiera ver como despierta después la noche
para abrigarte mientras va repasando los sueños
que en tu almohada va a dejar.
Quisiera ver tus pestañas al filo de las mías a todas horas
y así, de cerca, observar la vida
abanicando mi eternidad en tus ojos.
Quisiera revocar el cielo con tu mirada,
construir el mundo más perfecto para el universo;
el mío por lo menos.
leer más   
9
2comentarios 131 lecturas versolibre karma: 57

Salvación

Del fuego del infierno,
salvarme podría tu inocente mirada.
Podrías llevarme al cielo,
con tus besos, en tus blancas alas.
No lo hagas mujer, no lo hagas
prefiero vivir como,
hombre libre en el inferno,
que, como tu esclavo en el cielo.
leer más   
13
1comentarios 116 lecturas versolibre karma: 48

Espero no enterarme de que estoy escribiendo de vos

Sos mi literatura favorita,
el cuento que me cuento antes de dormirme.
Sos también mi cielo inentendible,
que me gusta así, sin explicaciones.
Sos también mi creación,
que lleva nada de imaginación, y todo de vos.
Sos también la que no puedo,
la manzana que me prohibí siquiera pensar.

Espero no enterarme de que estoy escribiendo de vos.
12
2comentarios 496 lecturas versolibre karma: 57

Cielo

Cielo azul, que me autorizas el vuelo, ¡te quiero!
en la paz que me trae el dulce aire que respiro
En la calidez de mi alma, a la tarde fresca y grata
relajada y serena, la siento, disfruto, deseo.-

Telón infinito tras la telaraña traslúcida de hojas verdes
chivatos, paraísos, altos eucaliptos perfumados,
me hundo en el celeste con mi alma andariega
en el sosiego tibio que me traspasa y mece.-

Entro profundo en mi, el silencio eterno de mi alma
en la quieta beldad más allá de las palabras
en las aguas abismales, el hondo misterio silencioso
aspiro la luz, la llevo hasta los confines del cuerpo.-

Floto ya convertida entera en brillo y hermosura,
cada vez más y más alto hacia el cielo que me inunda
y luego lenta, lentamente, vuelvo humilde y cansada,
al trino de los pájaros y al verde vivaz de las hojas.-
leer más   
15
3comentarios 216 lecturas versoclasico karma: 48

A mil cielos de distancia

Te he vuelto a mirar con estos ojos
tan llenos de presente,
y la primavera ha llorado un río entero.

Se extiende tu cuerpo de agua
acariciando mis pies
sin calarme el sueño.

Se posan las primeras gotas de rocío
sobre esta paz que me invade
al recordar como latías.

Y me traes con la vida que te falta
un buque cargado
de ayeres no correspondidos.

Y me anclas en tu noche eterna
para no sentir el pasado imperfecto,
para bailar al rededor de tu hoguera,
como dos chamanes invocando a la lluvia.

Has andado,
quebrantando el umbral del tiempo,
hasta esta orilla donde los pájaros
reclaman tu presencia.

Tu voz ha viajado con las alondras
hasta mi oído.
Me ha traído la música de los siglos
vuelta montañas,
la luz de los cielos ardiendo en estrellas.

Te has quedado aquí,
entre el tomillo,
entre las huellas de un camino
que anduvimos de memoria.

Y me despeinas las alas
con tus dedos de viento.

Y me recuerdas que el vuelo
está esperándome lejos,
muy lejos ya...

Tal vez a mil cielos de distancia.

iTzarbe.

A ti que te volviste eternamente bosque.
leer más   
12
8comentarios 223 lecturas versolibre karma: 55

Catástrofe

Te lo advertí como se advierten las grandes catástrofes, así con un tono de gravedad golpeando la garganta y algo de esperanza iluminando las ojeras.

Te dije: Tengo el corazón lleno de rotos. Tengo un alma despoblada y un tejado sin lunas.

Tú reías y decías que la muerte no era para tanto. Que la vida es un tango, un tambor incesante en la línea de fuego.

Me mirabas como se miran las batallas perdidas,
con el amor de quien recuerda lo vivido,
con la distancia de quien acumula en un bolsillo las heridas aún abiertas,

con el silencio de quien sabe
que jamás perdió la guerra,
porque jamás vio en los ojos
que le miraban al enemigo.

Ahora que la evidencia nos venció
y el pasado imperfecto nos apuñala.

Ahora que no hay un nosotros
Que pueda salvarnos del hundimiento.

Ahora le echo un pulso al cielo
con mis alas de alambre
y el vuelo gana la partida
y el cielo no puede encontrarme
y el infierno descansa
sobre tu espalda y la mía.
leer más   
11
7comentarios 280 lecturas versolibre karma: 49

Corazón imantado por ti

Por ti de noche
surco el cielo
con el alma desgreñada.

Ensillada en desbordante pasión,
fondeo la oscuridad
desmedida y lacerada del amor.

Acaricio tu cuerpo
en indecoroso olor.

Mi grito fantasmal
rompe el techo abovedado.

Y ahora me ves ahí:
en tierra baldía.
Y no dices nada:
¡Caleidoscópica mirada!

Mi tiara irisada
deviene plomiza y desabrida.

Mi espejo cuarteado
por dolor reflectado:
en corazón imantado por ti.


Marisa Béjar.
leer más   
7
2comentarios 129 lecturas versolibre karma: 51

Bailando entre ascensores

Le bailaba el deseo hacia ti. Se estremecía con cada revoloteo, con cada desplegar de plumas, con cada alarde.

Agitabas las alas y ella se humedecía los labios en miel. Se contorneaba pero daba un paso atrás y vacilaba airosa si entregarse al juego o evitarse el vaivén.

Un rompeolas formaba su pecho pero su mirada abría un estrecho canal al caudal de avidez.

Se dejaba mimar con los ojos, acariciar con tus palabras y abrazar con cada sonrisa.

Sucumbió al aleteo y se confió a ti.

Se dejó abrir y se expandió henchida como un capullo despliega los pétalos hasta exhibir una hermosa flor.

Jugabais en aquel tiempo a un ascensor que subía al cielo. Mientras os encaramabais al despertar de cada piso, encendiendo el calor, avivando un apetito cada vez más voraz. Entonces tentabais el paraíso, descubriendo secretos, compartiendo pecados, saciando una sed recíproca.

Pero a cada ascenso, a cada planta, a cada parada frente a un escalón, sumabais otra carga, otro secreto, otro pecado, otro peso como gravamen a un amor intenso y cooperado.

Y a cada mercancía de más, más cerca del cielo y aún más del suelo, sin saberlo, sin prevenirlo. Ilusos, confiados, ajenos a la sobrecarga, los motores se calentaban y a cada planta el freno de bajada de aquel contenedor de acero se desgastaba.

Y por fin despertasteis a la verdad del sueño prohibido. Cuando llegaseis a la cima, aquella caja tan saciada no se mantendría en alto.

De nada servía vaciar ya las cargas, disminuir el peso. El tiempo se agotaba y el desplome se auguraba a cada chasquido.
El amor se colmó y el ascensor se detuvo.

Las cadenas se soltaron y comenzó a escucharse como cada eslabón se deslizaba precipitado por una polea corroída y marchita. Duró solo unos segundos el titubeo hasta que el peso cedió y todo se desplomó.

Una caída libre os lanzó hacia el vacío perdiendo apetitos a cada piso, pecados a cada escalón. La flor se encogía y se derramaba el néctar a cada caer de un pétalo.

A uno le daría tiempo a agarrarse y subirse a otro ascensor. Ella caería precipitadamente hacia el abismo.
9
2comentarios 120 lecturas prosapoetica karma: 60

a(mar)te

Sus ojos azules asoman a lo lejos la profundidad del mar,
y aquellos parpadeos como olas me hacen tambalear.
las manos como lanchas navegan entre mis hombros
entretanto tu boca unos tiburones que devoran todo,
compararte con el mar es sublime y bastante misterioso.
amor mío, pero que te digo si esos ojos azules son tormentosos
me ahogan, me sueltan y me lanzan a la orilla de tus arenas.
leer más   
12
2comentarios 123 lecturas versolibre karma: 65

Anacoretas de nuestro reino

El tacto de tus dedos
me alzó del lecho
entre puntillas divinas,
mientras la luz
emergía en mi vida.

Anacoretas de nuestro reino:
aquél que desbarata el infierno.

Invitada en el cielo,
embelesada ante un ser tan bello.

Es la palabra deseo,
el armonioso vuelo,
los besos eternos,
los plácidos sueños que siempre recuerdo…

Hera refrenda
nuestra ofrenda
de amor verdadero.

Marisa Béjar.
leer más   
8
8comentarios 204 lecturas versolibre karma: 63

Tu cielo y tus mil infiernos

En tus besos,
siempre un sabor
a cielo.

En tus muslos,
siempre la gloria
de mil infiernos.


@SolitarioAmnte
vi-2017
leer más   
11
8comentarios 153 lecturas versolibre karma: 69

Dignatario de amor

Dignatario de amor apoderado,
aguardas fiel a mi lado.
Sigiloso, trasnochado,
en sueños acaudalado.
Susurrante hidalgo:
¡Suspiros redoblados!
¿Ubicuidad? Pero si no estás…

Deambulé perdida en el bosque:
las sílfides mentaron tu nombre.
Cegadora ilusión; no respondes.
El cielo llameante relampagueaba.
Afanosa busqué el camino,
tú guiaste mi escondrijo.
Allí dormí, con hojas me cubrí.
Al despertar oí:
El viento bullicioso mostrará su rostro.

Marisa Béjar.
leer más   
6
sin comentarios 275 lecturas versolibre karma: 61

En tus pies

Besos de la mar
cielo y desierto juntos
abril en tus pies.
leer más   
12
1comentarios 192 lecturas versoclasico karma: 82

Pedacito de Cielo (Poesia Rosa)

Olvidarme de ti ?
nunca mi amor, mi lucero
estás en mi, pedacito de cielo.

Yo vuelo muy alto ,
extiendo grandes las alas
del corazón de amor henchido.

Para estar cerca de ti,
aunque sea un instante,
para verte mi amor.

Así es mi diario vuelo
dejando el cuerpo en la tierra
y llevando el corazón al cielo.

MMM
Malu Mora
leer más   
11
9comentarios 946 lecturas versolibre karma: 100

La noche es de color

Cierro los ojos y se desprenden los sueños
toman vuelo queriendo atrapar las estrellas.
en medio de las sombras se tornan más vivos los colores
me bebo la eternidad trazando con libertad el cielo.
12
3comentarios 81 lecturas versolibre karma: 77

Canción cerúlea

"Alzo los ojos y los pierdo en el ubicuo azul"
Jorge Luís Borges.

A Celia.

Llueve, llueve, milagrito oportuno,
Salpica mi alma de humor celeste.
Pinta, pinta el éter, que destiñe,
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

Un jilguero trompetea en mi oído
"No quiero ser abrileño,
No quiero ser amarillo"
Pinta, pinta al jilguero, que lo pide.
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

La luna se desliza por mi ventana,
"Quiero ser turquina, poeta, intercede"
Pinta, pinta la luna, que lo exige.
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

¿Y qué hago yo, incoloro, triste?
¡Ay, Celia, quiero ser zafiro!
"Enciela, enciela al poeta", que gime.
Quiero ser plenilunio,
Ser jilguero,
Ser cerúleo.
leer más   
12
15comentarios 188 lecturas versoclasico karma: 75

Jade

Ingobernable anhelo:
¡esa oquedad que en mi alma siento!
Atiza el sueño mi desvelo,
trasiego: surco el cielo y lo veo.

Somos jade:
unidos entre vetas verde y blanquecino.
Colores prendados
en receptáculo deseado.
Tonos en mutuo amor versados,
ángulos con broche lacrados.


Marisa Béjar.
leer más   
12
6comentarios 446 lecturas versolibre karma: 83
« anterior1234511