Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 480, tiempo total: 0.005 segundos rss2

¿Qué fue aquel sueño?

¿Qué fue aquel sueño?
Sentí explotar en mi interior
el renacer de la vida,
el resplandor de su luz.

¿Qué fue aquel sueño?
Quizás tu corazón que me llamaba
que quería escapar y no podía.
Y llamó a mi corazón en la noche.

¿Qué fue aquel sueño?
Solo sé que fue bello.
¿Y qué si no, más bello que tú?
Eras tú, estoy seguro.

¿Qué fue aquel sueño?
Fue una luz resplandeciente
fue una descarga de energía
una descarga de placer.

Seguí durmiendo hasta el rocío
recordé al abrir los ojos,
y pregunté a la mañana:
¿Qué fue aquel sueño?

Poema original de "DPoesia y Relatos" publicado en bubok.es y Amazón.es
leer más   
3
2comentarios 254 lecturas versolibre karma: 12

Pasaje Casual #3

Fueron
pasando
los
segundos
y los amores,
los besos, los corazones
y aun no se
si era espacio o tiempo.

-R. Vela.
leer más   
7
sin comentarios 217 lecturas versolibre karma: 7

Mide tus palabras

Mide tus palabras
que pueden acabar
con todo lo que has conseguido
en un minuto, de verdad.

Hoy estoy aquí sentada
intentando remediar
aquello que dije enfadada
y no pude controlar.

Quise ser la reina
de tu mundo de cristal,
sin saber que podría
romperlo y helarlo más.

No te vayas corazón,
pues nunca quise tan fuerte,
no podría soportar
la soledad una vez más.

Nunca quise hacerte daño
ni verte llorar,
aunque sé que a veces
soy el mismo mal.
6
sin comentarios 280 lecturas versolibre karma: 16

Tengo miedo

La fiera despertó,
ya ha salido el león
de mi interior.

Tanto dolor ha provocado
una situación insostenible,
un circo de sentimientos
que ya no quieren actuar.

Porque, poco a poco,
con todas las cosas malas,
se me ha enfriado el corazón.

Y ya no sé si está vivo o muerto,
si es músculo o piedra,
o si es un cristal que se va a romper
de un momento a otro.

Ya no sé si voy a hacer daño,
sin motivo alguno,
a personas que no lo merecen.

Tengo miedo.
6
sin comentarios 155 lecturas versolibre karma: 47

No te eligió corazón

No te eligió, es hora corazón, de dejarle ir, es hora de dejar de inventar excusas en su nombre, entiende corazón, no te lo hagas más difícil, tu tiempo hace tiempo se acabó,

No te eligió, no lo hizo cuando lloraste su indiferencia, no lo hizo cuando luchaste por su sonrisa, ni cuando con tus alas rotas le hiciste volver a volar, no lo hizo ninguna de las veces en que cerraste los ojos para no aceptar la realidad y en cambio abriste los brazos para consolarle, no te eligió ¿por qué ignoras su esfuerzo si te lo ha hecho saber? sus mensajes han sido claros.

No te eligió, no lo hizo cuando derrotaste tus propias objeciones para estar a su lado, no lo hizo cuando la promesa aún palpitaba, tus limitaciones solo eran otra excusa para alejarse, simplemente no te quería ¿por qué es tan difícil entenderlo?

No se desvela pensándote por eso no hay buenas noches,no seas terco corazón, no eres su primer pensamiento por eso no hay buenos días,no te extraña por eso no hay tiempo, no es el trabajo, ni las ocupaciones, no es que no pueda corazón, es que no quiere, entiende y acepta que ya es tiempo de soltar.

Tienes las manos rotas y sangrando de sujetar con todas tus fuerzas la cuerda de un barco que ya zarpó a una orilla que no es la tuya y vas dando tumbos sobre las olas del desamor destrozando tu propia fé.

No te eligió corazón, la vida reclama que vivas, insistir es un suicidio corazón, ya es tiempo suéltale y déjale ir.
10
2comentarios 549 lecturas prosapoetica karma: 49

Uno no es de uno

Dicen que uno solo es de uno

¡mentira¡

Uno es de quién le saca sonrisas
De quién gana el sol en una competencia
De quién besa en el invierno
De quién se enamora a dos manos
De quién lastima y cura la piel y, de paso
El corazón.

Uno es de quién ve las estrellas azules
De quién juega en instantes
De quién conversa en círculos
De quién alza la mirada al cielo necesitando el rocío
De quién esquiva la línea de su mirada;
Por acribillar sus pupilas.

Uno es de quién espera bajo las dos primaveras
De quién navega en el agua sal
De quién se embarca en un puerto desconocido
De quién descubre la poesía de su mano
De quién enamora en el presente, resguardando el futuro
Y en secreto el pasado.

Uno es de quién conversa con nuestra cintura
De quién gana un partido a la vida
De quién comienza un nuevo comienzo
De quién saca polvo a la medalla del corazón
De quién sirve al destino bajo las órdenes compactas
Y tácitas de su boca.

Uno es de quién agita su cometa bajo la noche
De quién danza al ritmo de una canción
De quién habla en un párrafo
De quién contamina el aire con su aliento
De quién persigue nuestro extraño ser y
Lo hace un ser magnifico.
leer más   
10
4comentarios 122 lecturas versolibre karma: 18

Sin trucos

Mira con su corazón
Sonríe con su mirada
Palpita con el alma.
Escribe su ternura interior
Con las manos llenas de luz.
Brilla cuando vuela
Por la magia de su esencia.
Enciende estrellas,
Colorea la luna,
En su cielo de amor.
leer más   
9
sin comentarios 158 lecturas versolibre karma: 12

Duele

Fingir que algo no duele duele diez veces más.

Duele enamorarse
y puede que hasta desenamorarse.
Duele dejar
y duele que te dejen.
Duele el sexo por primera vez
e incluso cualquier otra vez.
Duele madrugar.
Duele la frialdad de la taza del váter por las mañanas.
Duele empotrar el meñique del pie contra la pata de una mesa.
Duele la regla y el dolor de tetas.
Duelen las mentiras y los engaños.
Duele la sinceridad en un mundo de mentiras.
Duele un azote mal dado.
Duele el sexo anal.
Duelen los domingos plagados de suspiros.
Duele un “hasta luego” que significa adiós.
Duele un hijo con problemas.
Duele un “¿ya está dentro?”.
Duele la traición de un amigo no tan fiel.
Duele la cabeza de pensar demasiado
y también de no pensar en absoluto.
Duele que a ti no te duela.
Duele el ridículo y el sonrojarse de vergüenza.
Duele odiarse a sí mismo.
Duele un 4,9.
Duelen mis rodillas cada día.
Duelen las palabras y duele el silencio.
Duele el corazón
pero puede que sean gases.
Duele la indiferencia.
Duelen las injusticias y los muertos de hambre.
Duele la mano de escribir por ti.
Duele estar solo
y duele estar rodeado de gente
pero saberte solo.
Duelen los ojos cuando te quedas sin lágrimas.
Duele ver que la gente no cambia
o que cambia demasiado.
Duelen los refugiados y los niños muertos en la playa.
Duelen las religiones.
Duele marcharse y no mirar atrás.
Duele olvidar.

Esta vida
duele vivirla.
8
4comentarios 179 lecturas versolibre karma: 43

Ceguera repetida

Te entregué mi corazón
para que aprendamos a amar.
Pero nuestras locuras se asustaron
y el amor se fue espantado a un lugar
que no es el mar.

Tú, mi promesa rota
Mi ciego empalme a la realidad balbuceada
en tu discordancia.
Mi azúcar inconsciente que se equivoca
y al segundo se olvida.

Te perdone una, dos, tres veces
en un solo segundo.
Pero tu garganta ciega seguía hablando.
Yo tuve que callarte la mirada con mi silencio
Tuve que renunciar a la posibilidad
de lo que ya no quería aceptar en serio.
Yo te iba a tomar entero.
Yo iba a decir que sí.
Iba a arriesgar el 100 por ciento
de mi soledad y mis alas
con tu alma de colores necios
y locura imposible.
Yo iba, yo me fui.

Tú fuiste el ángel que después del samaqueo
de reflexión golpeada
te fuiste a aprender solito.
Agarraste tu tarea sin entender
y cruzaste la calle del retorno
a tu anterior luz cuando no me conocía.
Y aun conociéndome ahora
esa luz no podrá ser la misma.
Mi luz agachó la cabeza y se puso a escribir
para llenar el hueco
que había construido para que te quedarás.
8
3comentarios 135 lecturas versolibre karma: 49

Él

La semilla que germina
en las hojas de mis libros.
El fondo de mi corazón
y la puerta que lo cruza.
La barca que hace mar
entre mi lengua y mi alma.
La noche y los días
que se detienen sobre el tiempo.
Mis manos desnudas
rompiendo líneas contra las letras.
Las alas que amplifican
la música que se me cuelga.
Esa campana extraña
tañendo círculos bajo la luna.
Las plantas de mi pies
cuando besan el suelo aún florecidas.
El sabor invisible de las alturas
cuando devoran las llamas.
El contorno del aliento
cuando se cortan los sueños.
La vida que me hace ruido
en la mirada perdida.
¡Tantas cosas!
Y sólo es uno, apenas un él.
leer más   
7
4comentarios 201 lecturas versolibre karma: 57

Vos y yo. Nosotros. Esos

Viento y firmamento.
Historia y retórica.
Puerto y desierto.
Norte y horizonte.
Recuerdos y tuertos.
Locura y ternura.
Alas y balas.
Esencia y consecuencia.
Tristeza y crudeza.
Misterio y cautiverio.
Corazón y tropezón.
Ventanas y mañanas.
Idénticos y polémicos.
Dulzura y aventura.
Sombras y trombas.
Desvelo y vuelo.
Sueño y leño.
Vacío y silencio.
Portales y cristales.
Eternidad y verdad.
Aire y donaire.
Gloria y condenatoria.
Furtivos y explosivos.
Podría seguir...
Pero ya nos viste.
leer más   
9
4comentarios 249 lecturas versolibre karma: 62

Corazón

Corazón

Me lo dijo en extraño en un día raro de esos de ciudad, temerosos de rozar y que mirar no gustan y así con distancia y sin mirarme hablo.
Todos llegamos a este mundo con el corazón partido, quien te recibe lo sabe, quién te cuidara lo sabe y quien te amara te lo dirá.
En un día soleado no sabrás quién dominará, si tú mitad melancólica y ruin que sin motivo y con deseo rechazara el beso cotidiano de amor añejado, a la rutina insultaras y añoraras lo que no existe y cobarde culparas al aire que respiras que anestesio al deseo de volar por sueño y sin darte cuenta esa mitad partirá tus piernas y querrás no moverte más y al final del día, lisiado estarás.
En un día soleado no sabrás quién dominará y quizás será la otra mitad, que sin un porqué e ilusa, un rostro que pasó y viste entre el vaivén de la calle principal, añoraras y sin querer comparas tu vida tus rostros y a la lozana piel querrás tener, deseo y grandeza florecerán, pero igual, está mitad tus piernas partirá, morirás con el corazón partido, lisiado y así será.
leer más   
5
sin comentarios 126 lecturas prosapoetica karma: 47

Nudos

Te gustaba alisar
mi corazón cardado.
para luego tú,
desnudo,
anudarlo.

Marisa Sánchez
13
5comentarios 218 lecturas versolibre karma: 55

El diálogo

– ¿El amor duele? – le preguntó la chica que lo quería.

– Cuando te des cuenta de que te has enamorado de alguien que ya no puede amar, tú misma hallarás la respuesta – le dijo él, con todo su pesar, mostrándole su pecho vacío, sin corazón.
6
2comentarios 103 lecturas prosapoetica karma: 45

Cristales rotos

A pies descalzos camino,
entre los cristales
de mi corazón roto,
en la habitación de mi alma.

Vacío de tormentas,
inundado de tu ausencia,
vacío de sentires,
colmado de ecos mudos.

El silencio me envuelve
en su manto atronador,
los cristales blandos
se clavan como agujas
en el abismo de mi alma.

No hay dolor,
pero hay un sabor,
dulce amargo claroscuro.

No hay dolor,
pero hay un aroma,
fétida caricia estridente.

@SolitarioAmnte
iii-17
leer más   
11
6comentarios 279 lecturas versolibre karma: 57

Me respondí

Cuando llegué estaba como siempre, sentada en el sofá, dándole una calada al cigarro. Apenas levantó la mirada al verme, sonrió y me saludó con un suave "hola".
Le dio otra calada a su cigarro.
No hablé, me senté y me quedé esperando, sin esperar nada.
Respiraba profundamente.
¿Sabes?-me dijo cortando el silencio. Yo seguía con mis ojos clavados en ella, y ella seguía mirando su cigarro- Cada uno tenemos nuestro pasado y…supongo que cada uno tenemos nuestras inseguridades, nuestras propias debilidades…-respiró hondo y se encendió otro.
Soltó el humo tranquilamente y siguió tras un leve suspiro.
-Somos todos tan diferentes que parece mentira que lo único que nos una sea el dolor. Que lo que más nos preocupa no es que nos conozcan, sino conocernos, y sabiendo eso, hacernos ver a los demás. ¿Por qué cada palabra buena que escuchas te recuerda treinta malas? Y lo más increíble no es que alguien llegue a odiarnos, odiar es fácil. Lo increíble es que no concebimos que alguien pueda llegar a querernos.
Que lo más importante para mí no es más que el que no derriben mis muros. Apenas puedo imaginar que alguien los salte, menos aún que me quieran teniéndolos bien altos… A veces pienso que estoy destinada a estar en mi propia jaula, con este invierno que llevo dentro…

No dije nada, la miré y sonreí. Se que lo decía en voz alta por y para ella, aún así respondí.
¿Sabes?-hice una pausa- Hay que tener el corazón muy abierto para tener que poner muros tan altos.

Esta vez sí me miró.
9
2comentarios 75 lecturas relato karma: 65

Capitán

¡Oh Capitán mi Capitán!
¿De dónde viene ese canto que no veo?
¿Por dónde me asaltan las palabras,
el verso cojo, el eco que quiere ser voz?

Capitán, ¿qué hago si soy mar?
Sin manos, sin rumbo,
con su silencio sediento
y sus ganas sin hambre.

Torpe marinero de agua dulce
ahogado tantas veces, como atardeceres
recuerda en la cofa de otros barcos.

Llevo el mar en las entrañas
se desborda por mis ojos al soñar.

Y a la vez ser puerto, atracando mi nave
en los confines de alguna ilusión vacía.
Ser orilla sin saber calibrar mi profundidad,
hasta que es demasiado tarde
y todo mi mar lleno de restos
de un naufragio, no siempre anunciado.

¡Oh Capitán mi Capitán!
Y yo, haciendo ver que quien
traza la ruta son mis manos
cuando eres tú quién me arrastra
por todos los acantilados del mundo
con la sensibilidad por vela mayor.

Y es que, Corazón
amar es, ver antes la belleza
de las olas estallando una y otra vez,
que el peligro del crujir inminente.
10
1comentarios 162 lecturas versolibre karma: 56

Suscribo mi alma contigo

Avanzo hacia ti
en terreno agreste,
bajo el frío intransigente
en hipérbole inclemente.

Mis manos ateridas
buscan tu guarida
en sinuosa vereda umbría.

Fugaz vida,
pérfida en demasía:
te necesito en el día.

Corazón desenfrenado,
¡no alcanzo tus pasos!
y caigo en el barro…

Mi capa de terciopelo malva:
amalgama de hojarasca.

¡Advenediza alegría!
Que se alza en herejía
ante la agonía impía.

Suscribo mi alma contigo
indemne al desafío.

Te encontraré en la noche,
y viviré en derroche:
tu ausencia en el día.

Marisa Béjar.
leer más   
9
8comentarios 231 lecturas versolibre karma: 81

El mítico corazón

El corazón intacto es un mito urbano, un cuento chino, una leyenda, el deseo de los que no entienden nada y se conforman con poco.
Y es que sólo nacemos con el corazón estrellado de brillos, mas se va puliendo con lo áspero de la vida, con sus pasos de ida y vuelta, con las piedras de su laberinto y las horas que lleva caminarlo. No es que pierda delicadeza ni fulgor, sino que comienza a trabajar con sus manos para mantenernos vivos y con las emociones en flor.
Fuimos creados para formar parte del Jardín de las Delicias; somos su fruto, cada uno de sus colores, la brisa que mueve sus hojas, su sitio, el polen y las abejas.
El corazón bombea el agua transformada en sangre porque es de regar perfecto. Se acelera y es primavera, se detiene y se siente el invierno. Las dudas comienzan a caer en el otoño y todo es lluvia de placeres en el estío.
Pero jamás se seca, sólo se mantiene latente hasta la próxima estación. Desesperar es parte de sus herramientas, un gesto de sus manos, una línea y varios saltos.
leer más   
9
9comentarios 165 lecturas prosapoetica karma: 55

Rojo

Rojo, como piel del ruborizado,
como aquel desierto del Colorado,
el suave plumaje de un petirrojo,
feroz arrebato frente a un enojo,
como un octubre revolucionado.

Rojo, el vikingo del país helado,
rojo, el mar del Índico tan salado,
donde en sus orillas pongo a remojo
brutales tormentas y algún congojo
de los que resisten enamorados.

Rojo, como horizonte ensangrentado,
rojo, como aquellos asesinados,
aquellos valientes con tanto arrojo,
esos, que murieron por el antojo
de un villano, un dictador despiadado.

Rojo, es mi corazón entusiasmado,
que late a la izquierda esperanzado
para que salgamos de este sonrojo,
de tantos abusos y de despojos,
rojo, es el color del proletariado.

Rojo, como el planeta inexplorado,
roja, como fresa que ha madurado,
el lacre en la carta como un cerrojo,
las sutiles pecas de un pelirrojo,
rojos, son los ojos que no han soñado.

Rojo, como tu labio apasionado,
ardiente como el sexo mancillado,
como brillante fuego que orla tu ojo,
como una llama al arder el rastrojo,
un rubí tan fino, tan delicado.
12
6comentarios 144 lecturas versoclasico karma: 63
« anterior1234524