Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Aparcamiento

Aparcamiento.
Las hormigas se afanan
sobre un condón.

Foto: Andrés Nieto Porras (flic.kr/p/9DA18n)
leer más   
10
3comentarios 175 lecturas versolibre karma: 48

Desayuno con diamantes

Amanece
y en el cielo, titilante,
el sol brilla
despertando tan radiante,
escuchando
el sonido susurrante,
de las notas
de una música sedante.
De ese taxi,
descendiendo deslumbrante,
aparece
una mujer delirante.
Se ha vestido,
enjoyada y elegante,
y ha ocultado,
con las gafas su semblante.
Está sola,
y solo es su acompañante,
una calle,
de una ciudad excitante.
Yo la observo,
deseoso y anhelante,
esperando,
de cruzarnos, el instante.
Me sonríe,
es más dulce que insinuante,
y la miro,
con el iris penetrante.
Es momento,
de mostrarme muy galante,
y responda,
con lisonja semejante.
Ni distante,
ni orgullosa, ni arrogante,
porque tengo,
el corazón palpitante,
y el deseo,
de una pasión crepitante,
trepidante,
como perlas chispeantes.
Solo pido
bajo ese cielo brillante,
su sonrisa,
y tenerla como amante.
Y ya quedo,
desayunando oscilante,
en la cama...
con mi musa y sus diamantes.
16
6comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 84

Provecta Proveza... (Neofuturismo)

PROVECTA PROVEZA
(((Neofuturista)))

Nadie me dijo, que, te quedaste,
en el mañana,
que no regresará ayer…
Lo último que pensé, fue desayunar
menos veces…
A menos, que mane, lácteo, lun-ar
¡Por aquello!.
Aunque pene y vea
pan por pana, apenado,
empiernado, empeñado,
inserto, cierto, entri-angulado,
tantas veces a veces,
tantas papayas emplatanadas,
casi muerto de pena con el penetrar,
pelando penas piernas pieles.

¿Qué…? ¡No cabe!. Y la pala, qué…
¡Paladéala!... Laca beza be.sa.be.sa.
A ovoides romboides. ¿No qué no?.
Oleosa-mente-lenta-entra. ¡Sí qué sí!.
Con el hecho, lácteo, helecho.
Para siempre, jamás, pudiendo, podemos.
No más, sin envejecerme jovencita…
Curiosa silla. Y la-me-sa. Dame, dama, ya.
¡Silencio!. Bájate. ¡No, súbete!.

Nadie me dijo: Firmes y cometas, firma.
¡Ah!. Ora-tú-hora-ahora-ora.
Doblada entró ya dentro, se, desdobla.
Ora, ahora, hora, ora.
Supernova… ¡Sorpréndeme!.

Autor: Del texto y de la imagen.
Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 15.11.2017.

POST DATA:
Información útil es..
.

es.wikipedia.org/wiki/Futurismo
también
www.youtube.com/watch?v=0zBx5mqULZQ
leer más   
13
4comentarios 151 lecturas versolibre karma: 142

Desperte...

…con ganas de besarte y sentir tus besos en mi rostro, desperté con el deseo de volver a verte y sentir tu tacto sobre mi piel dejando que el tiempo y tu perfume me embriaguen, desperté pensando en tu cuerpo, deseándote cerca de mi, cerca de mis manos, acostado en mi almohada.

Desperté con ganas de tomarte lentamente y explayarme en tu cuerpo hasta hacer que te encante, desperté con las ganas de abrazarte, tocar tu cuello con mis labios, sentir tus labios con mi cuerpo y tocar tus manos con mi sexo, desperté imaginándome tu pelo, inventándome el olor de tu vello y tus penetrantes ojos negros, me levanté de la cama y al sentir el aire frio en mi pecho recordé cuánto te gusta tocarme con las manos húmedas y frías al momento de ya no poder más en el hecho, con el cuerpo descalzo y la imaginación desnuda tome mi típica taza de café y al sentir el vapor caliente sobre mi rostro logré recordar a la perfección el clímax de nuestra locura.


Reviví lentamente nuestras aventuras, el dulzor del café tocó mi boca y al correr por mi garganta te juro que sentí tus manos en mis piernas, el frio de la pared en mi espalda y logré recordar como el sudor de tu pelvis calentaba mi entrepierna entre cada pausa larga que me volvían loca, como tus labios me comían a besos mientras mis manos rasguñaban tu cuerpo, logré verme en la cama bajo tu piel sobre la almohada, volví a sentir tu lengua en mi alma, recordé los gritos que te llaman y las caricias de tus dedos fríos en mis glúteos, lo húmedo de mis pechos al rosar tu rostro y tu cabello mojado en mis manos que me quitaban la calma… sentí mi cuerpo arder ante aquellas imágenes que venían a mi mente y entre cada sorbo de café de mi mañana sentí un dulzor que me acaloraba, ahora piensa en el resto de mi desayuno lo que no imagine mientras te pensaba…
leer más   
5
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 72

Pajaros

Las ventanas,
Solas son mejores.

Puedes, por lo menos,
Ver los pajaros pasar

En vez de cuatro paredes.
leer más   
7
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 78

Aborto a media noche

Milagro
De navidad
En
Un
Autobus
Sin Frenos
leer más   
3
1comentarios 68 lecturas versolibre karma: 40