Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 20, tiempo total: 0.006 segundos rss2

SEPTEM PECCATA CAPITALIA V, VI (@MiguelAdame, @Alex_richter-boix, @Transmisor_d_Sinestesias & @AljndroPoetry)

V - INVIDIA -

Que le cubra una costra de sal
que le desatienda el aliento
que los pies se le hagan astillas
despierte rodeado de peces muertos
y se le rompa el cuenco de las manos
que su luz pase a ser mia.

Pincho y pincho con alfileres de tirria
la cabeza, los ojos, extremidades
y hasta el ombligo de este muñeco Vudú
que me he hecho a imagen y semejanza del vecino.
!Qué no soporto que en su maldito jardín
florezcan las mejores margaritas!

Cerrado el día, con la luna rajando el cielo
camina a la deriva cual figura de buey deshuesado
siseando, sonríe
saluda, me tiende la mano, [desgastada]
habla, es musical, cadencia, canción
y yo quiero ser él
y que él deje de ser él
y sólo yo ser armonía.

Y la noche me anega, y la luna me ciega,
mil vueltas en la cama, nada me sosiega,
no me aguanto su pasto más verde,
su perro más fino,
le alumbran los mejores rayos de sol,
la lluvia nunca lo moja.
Su mujer de medidas perfectas y ojos de cielo.

Soy la marca del descenso al mar profundo
mi piel me pesa, por no quererla,
por ser un puñado de deseos de un otro
de una lengua y palabras ajenas
que escapan a mi cacería ante un espejo:
vidrio pulido descarado,
reflejo infiel
que me va enterrando.

Me oprime el agobio de kilotones de rabia inventada,
se me clavan mil dagas de una desolación fantaseada,
esta camisa de fuerza no me deja tomar en mis manos
el regocijo que este mundo me brinda cada día,
solo puedo sufrir, porque a otros obsequia su alegría.


VI - AVARITIA -

No acabas de darme el brebaje
y ya siento ansiedad de poseer
de no desprenderme de nada
Materialista perfecta eres, ¡Bruja desquiciada!
mueves al alma con hilos de codicia...

Placer de tesoros escondidos es mi deseo
avaro desenfreno que carcome mi mesa
porque ella es solo mía
y bajo la miseria lo tengo todo
desde lo alto del brillo monetario tú no serás más nada.

¡Y nada, nada puede negárseme! nada hay, que no quiera poseer...
Nada, no hay nada más que mis ídolos de oro...
¡Nada puede faltarme, nadie con mi jerarquía!
¡Nada, nada de miserias en mi haber, ninguno de mis soles será escaso...!
Ninguna de mis noches probará la miseria.

Lo tengo todo, porque tu no tienes ya nada
es mio el sol que brilla en una ventana dorada
tus pensamientos son rastrojos sin vida
ante mí majestuosa palabra
soy el dueño de tu respiración apagada.

Pienso en... Cuantos cientos de denarios quedan por poseer?
¿¡Cuántos más en ésta perfecta existencia?!
Sin cederle uno sólo a la causa que no me beneficie!
En la frente llevo tres sellos grabados, tres sellos miden la vida:
"¿Cuánto poseo?"... "¿Cuánto cuesta?"... y "¿Cuánto gano?"...

Cuerpo avaro que todo lo posee en un día
tesoro persa que nunca más será afligido
monedas doradas que opacan tu brillo
deseo que quema formando un martirio
avaricia acabada, codicia que no tiene desquicio.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
SEPTEM PECCATA CAPITALIA
(V - Invidia, VI - Avaritia)
Mesa Compartida:
Miguel Adame, Alex Richter-Boix,
Transmisor d Sinestesias & Alejandro Poetry,
leer más   
22
54comentarios 563 lecturas versolibre karma: 106

El Tiempo Muerto

Llenos los espacios entre segundos
de tiempos ausentes y muertos,
llegan de otros espacios más yertos
manos frías, y rotas, y agudas.

Perforando astas de hueso al costado,
por la reja del pecho cuelan su aliento
y en la fuente de la sangre se abrevan
escarbando el estanque con sus uñas.

Aléjate, Alma, que aún estas a tiempo
de huir por las ventanas de la Casa,
y sin mirar atrás al Jardín desecho
reír por la suerte que te ha tocado.

Que las manos que todo pudren
son Envidia que al Corazón apresa
y buscan como la más digna presa
la mente del Hombre, del cuerpo lumbre.
leer más   
12
2comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 95

¡Ay, poeta!

¡Ay poeta de verso ajado,
poeta de triste visión!
Mi verso es como una espiga
que crece, dorada, al sol.

¡Ay poeta de artificio,
de orfebrería de salón!
Mi verso es como una piedra
que se coló en tu zurrón.

¡Ay, poeta!
Mi zurrón siempre está lleno
de esos poemas que escribes
como nunca podré hacer yo.
leer más   
14
3comentarios 113 lecturas versolibre karma: 108

Añagaza... (Experimental Latín-español)

AÑAGAZA
(Experimental Latín-español)

I…CITIUS VENIT PERICULUM CUM CONTEMNITUR
Las pestañas de seda marmórea tapizando,
donde queda preso el sueño pequeño,
cuando la razón injurian lúbricas pasiones
¡Pendientes lágrimas brillarán después!.
En roja lumbre tempestad obscura fruto.

II…CITO FIT QUOD DII VOLUNT
Yerra desvelos inútil la envidia torpe,
al celeste pavimento el rápido momento.
Rosas y claveles de insólita hermosura,
el viejo pergamino es herido torbellino.
¡Jamás es terrenal la silueta exagerada!.

III…CAUSA PATROCINIO NON BONA PEIOR ERIT
En sangre crepuscular y rebeldía sensual,
por bien pequeño ignora el grande. ¡Ahora!.
En un florecimiento después violento. ¡Expira!.
En la inquietud callada versos de cristal,
con llanto arcano despedaza el alma.

IV…NIHIL DUBITAT QUEM NULLA SCIENTIA DICTAT
El tiempo en su férrea mano corre,
con fiebres delirantes la tarde desolada.
En su última hora el siglo soberano,
oculto insiste al fuego eterno atar.
Con la voz de turbias balas. ¡Sin dudar!.

****

POST DATA:
I.- Mas pronto llega el peligro cuando se lo desprecia.
II.- Las cosas van de prisa cuando los dioses quieren.
III.- La causa mala se deteriora aún más si se intenta defenderla.
IV.- Nada duda el que nada sabe.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
(Tanto del texto como de la imagen)

Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=25717 © Latino-Poemas
leer más   
13
7comentarios 151 lecturas versolibre karma: 107

Envidia

Envidia
Sentarnos juntos en la arena.
entrar unidos al mar,
mojar nuestros cuerpos,
besarnos.
Mimarnos, amarnos.
Afrodisiaca era cada mañana nuestra.
Las olas, cómplices de los deseos,
gaviotas, testigos del apetito de amor,
dunas que el viento une, como tú y yo.
Hoy yo envidio a las olas que funden sus crestas,
a las gaviotas que juntas vuelan,
a esas dunas que se mezclan en una,
o que matrimonia el viento.
Envidio a esa pareja que allá se besa.
¡Lo envidio todo!
Sentado en la arena…,
recordándote.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
4comentarios 94 lecturas versolibre karma: 80

Las señales...

Aquel columpio en el parque, el árbol, la banca, un río, la casa de patio grande. Se han desvanecido ante la zozobra y la incredulidad. Porque siempre fui el primero en el postremo lugar, con escenarios entre oasis y remolinos de verdad.

Las esferas de cristal me retroceden en el tiempo una y dos mil veces más. Al ahogarme en el silencio, en cada grito, he cuestionado la señal. Retejiendo la enramada con enredaderas ufanas de veranos infinitos, de contiendas entre restas que disputan por el ser más. De seres en primera fila que denostan cada paso sin haber dado la mano, donde la hipocresía ha fungido como el actor principal.

El delirio perfecto del planeta donde habito, los estigmas en las alas que nos impiden volar. Ingrediente de la receta incompleta para sanar cada herida; la caricia de la flor, del dolor que da la espina. El detalle del nunca jamás al buscar mi alma perdida. Y sin embargo, en el amor, la amistad se mimetiza al sujetar la marioneta. Ha perecido el matiz de los hilos, deshilachando costuras que sujetaban las grietas.

La percepción es distinta en el uno contra los demás. Quién contra qué manipula cada segundo en tu vida, con la señal de sonrisas de comisuras en diferentes posturas y continúa con su marcha, dejando impregnado de alientos los alisios para cuando nos alcance el tiempo.

Con la hostilidad que corrompe y aniquila segundo a segundo, pero que puedo evitar. Hago una pausa certera de corrección sin borrar, sin lamentos que marchiten, desterrando las argucias, con el basta, sin envidias. Sin la ironía que te abraza al incluir en la mente los deseos por superar.

Emprenderé el nuevo vuelo pulverizando cada nudo que en mi coraza enraizó. Hoy, alejare a las quimeras sin remover las cenizas, atento a la débil señal del faro sepultado en la escollera, pues seré en ocasiones navío y en otras, en el extravío, un náufrago sediento frente al mar que se aferra a mantenerse erguido.



Por: Wily Hache®
25 de mayo de 2019
17:00 p.m.
México
24
4comentarios 329 lecturas prosapoetica karma: 77

La envidia no tiene rostro

Si yo fuera un pecado capital
sería la envidia:
toda una colección de enmascaradas caras
asumiendo roles ajenos
adaptándome a los modos
y a las formas
llenándome
y exhibiendo todo aquello que no tengo.
Lo sé...
soy un ser sin identidad.
Si me desencastro la faz
verás un hermoso vano:
el óvalo franco de una ventana abierta.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
18
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 116

Los muertos están tristes

Confiados se han ido
a ese inmenso lugar.
Su legado conferido
ante el intenso pesar.

Cumplido cabal el duelo
dolorosa la despedida,
inimaginable el flagelo
de lo logrado en vida.

Aun perplejos los deudos
por penosa nula presencia,
desarrollan sus premisas
para disputar la herencia.
-------------------------------------------
Hay lágrimas en el cielo,
nos observan descreídos.
Diferente era su anhelo
para sus seres queridos.

Incapaces de disfrutar
de esa paz prometida,
al advertir la debacle
que ocasionó su partida.

Tristemente frustrados,
mordaz arrepentimiento.
Su existencia prodigada
al burdo enriquecimiento.

Canjearían todo el caudal
si eso les fuera posible,
por la riqueza intangible
que no es maligna y letal.

Infelices nuestros muertos,
no descansan en calma.
Testigos de enfrentamientos
que les cercenan el alma.


Mucio Nacud (autor) 2019
Derechos reservados
23
21comentarios 234 lecturas versolibre karma: 123

A dónde irás serendipia

En el quiebre al llegar al precipicio, he encontrado un eco entre la oscuridad.
No existe el farol; ni consejo que pueda guiar la postura sin orientación ni rastro.

Sin más saudades que perseguir, sin replica escrupulosa que atribuir.
Te acercas paso a paso, sin atajos, con firmeza. Son Mis huellas, se han hundido en la firme corteza, con la reflexión entre el pantano desde la primera letra.

He dicho adiós en silencio, en la ofensa al petricor sin los cúmulos entre lo árido del viento
Reclamos de los oasis al aberrante espejismo, buscando tonalidades que se caen con el otoño, que retornan en invierno.

Es el alma que se agrega sin el azar tan buscado
Te digo adiós serendipia, te he encontrado en cada viaje
Un millonario con risas, sumas de los extraños de cada ángel que se han quedado esperando
Por eso te digo adiós, me has mostrado el reflejo de aquel ser en el espejo
Con el calzado agotado, con el ánimo de vida de los mil lustros encima de aquel bolso remendado

Es solo adiós serendipia pues me has enseñado a diario
He acicalado mis manos, a donde iras, los saudades han llegado
El resguardo sin espacio ha quedado, comulgo la gran idea en charla con cada prenda
No hay restas y sin saberlo la valija se ha llenado

Me cuestiono pues han pasado los años, observo las mismas piezas
Aumentaron su tamaño al acariciar la esencia impregnada en cada paño
Recorro cada milímetro con la cobija de almohada entre el gélido fulgor
Los rezos de cada noche un espacio indescriptible en el pequeño florero donde no habita la flor

Inesperado el adiós a punto de cerrar los ojos
Esperando la luna en cada vuelo como un dique la ventana donde se agolpa el recuerdo
A donde iras serendipia, te conocí en la verdad
En lo profundo del sueño…



Por: Wily Hache®
15 de diciembre de 2019
18:50 p.m.
México


elpisonumero8.blogspot.com/

#elpisonumero8



14
sin comentarios 179 lecturas prosapoetica karma: 108

Envidia

Anoche, me sentí pequeño
Fue por algo que aborrezco
Es un sentimiento basura
Que no debería de existir

Casi llego a desistir
Y escribirlo me quita cordura
Pero va por esto
Que no quede un mal gesto

Por poco lo olvido
Cuál es mi destino
Intenté compararme
Una actitud deplorable

No soy tú
Pero no estás exento
¿Cómo iba a saberlo?
La vida no es abrir un atún

Nunca te compares
Con nadie
Se que lo has oído
Escucha la voz de los viejos

La envidia es un cáncer
En una fruta, lo podrido
Si no lo extirpas, crece
Si lo comes, hace daño

Vive tu vida
Precisamente es eso
Tu vida
Vaya consejo que dejo…

Pero va enserio
No olvides esto
No eres igual al resto
Comparar sería un calvario

Mejor respira
Estás aquí con vida
Nada te falta
Y no me hagas repetirlas…

Guarda estas palabras
No en un baúl
En tu mente (preferencia)
El mundo necesita luz


P.V.
leer más   
11
2comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 91

Desafortunado en juegos y también en el amor

Había sido una mal día en las carreras clandestinas en el ejido de San Luis, perdí todo el dinero de la raya y tuve que regresar caminando a casa, más de tres horas de camino por terracería, había ganado las primeras tres carreras, pero la carrera fuerte por la que yo había ido a apostar la perdí y ahí aposté todo lo que traía, estaba muy seguro que ganaría, pero desafortunadamente no era mi día así son las carreras nada es seguro.

A las ocho de la noche salí de ese lugar a pie, atravesé todo el trayecto y los que pasaban en sus camionetas, ni me volteaban a ver, nadie me dio un aventón, es un sitio muy peligroso y pocos se arriesgan a subir a un mugroso que se encuentren en ese camino empedrado, iban a dar las once de la noche, cuando pasé por donde la casa de Carmelita, ella era una mujer exquisita, casada con un tipo soberbio, de los pocos adinerados que quedaban en el pueblo, ya que los secuestros y los vicios habían acabado con muchos ricos, a él lo acababa de ver en las carreras jugando los miles de pesos y tomando buen whisky, mala combinación por cierto, el alcohol y el juego no se llevan, bueno creo que el problema es el acohol, que no se lleva con nada.

Ella estaba fuera de su casa como esperando al ausente marido, fue muy extraño verla, a esas horas de la noche ya nadie asoma las narices y menos una mujer casada, cuando pasé por ahí le dije buenas noches y seguí mi camino, ella me dijo:

- ¡Adrián!, disculpa, ¿No viste a José Luis, en las carreras?
Era extraño que no hubiera llegado aún a casa, le dije:
-Sí, me pareció verlo, no ha de demorar.

Yo era un tipo muy conocido en los alrededores por mi fama de jugador, de buen perdedor y de muy poco ganador.

- Fijate que no ha regresado y ya me preocupó, podrías ayudarme en algo- Me dijo ella.

- Sí, faltaba más, dime ¿En qué puedo servirte?- Le dije.

- Pues mira, abajo de la cama se metió un alacrán, y yo le temo a esos bichos, no sé, si podrías matarlo- Me contesto.

- Híjole Carmita, (así le decía yo de siempre) yo con gusto pero si llega tu hombre, no le va a parecer nadita- Le dije, tratando de persuadirla a que esperara a su esposo.

-¡No pasa nada Adrián!, solo matarás un bicho o apoco te tiemblan las patas, hasta para matar un alacrán- Me dijo retadoramente.

- No Carmita, tu me conoces y a mí no me tiembla el pulso, ni para matar a un cristiano- Le dije aceptando el reto.

Carmelita siempre fue una mujer muy guapa y con una curvas muy protuberantes, que de adolescentes le había dado sus muy buenas arrinconadas, pero también siempre fue muy presumida y yo solo le gustaba para pasar el rato, jamas quiso más y desde esos tiempos ya andaba buscando un buen partido, que la ayudara a seguir aparentando que era una mujer de dinero.

Lo pensé un poco pues el fulano podía llegar en cualquier momento, en su camioneta del año, del ejido de San Luis a su casa no era ni media hora, no le tenía miedo pero no quería problemas.

Entré a su recamara y medio busqué al alacrán cuando volteé la mirada, Carmelita estaba insinuante deseando que me acercara.

Yo estaba muy sudado de la caminada y muy sucio y empolvado, pero si a ella no le había importado, a mí menos, Fui hasta donde ella, le levanté la faldita que traía, le hice a un lado la pequeña braga blanca, me bajé los pantalones y la embestí con fuerza, fueron escasos diez minutos de salvajes penetraciones, hasta que sentí como se desvanecía, sintiendo un placentero orgasmo, entonces yo también terminé llenándole las entrañas de semen.

Ella se veía muy gustosa, yo me separé me acomodé mi ropa y me dispuse a salir, antes de ser sorprendido, ella se me acercó y me dio tres billetes de doscientos pesos, me dijo:
- No te pago por el sexo, si no por matar el alacran- Con una risa burlona.

- Yo no cobro los favores y mucho menos el sexo, pero ya que eres rica y que yo estoy tan jodido, lo tomaré como prestamo- Le contesté un poco avergonzado, pero no me importó.

Le agarré los seiscientos pesos y me desvíe del camino, ya no llegué a mi casa, preferí ir a probar suerte a los albures en la cantina de don Jacinto.

Me dirigí hacia allá y al acercarme miré la camioneta de José Luis, parqueada afuera de la cantina, Chely como le decían todos, nunca me pudo ver, de chamacos peleamos por un juego de trompo, donde le despedacé el suyo, y terminé agarrandolo a golpes cuando él intentó pegarme.

Después cuando Carmelita y yo teníamos nuestros amoríos, el se entrometió y pues con el dinero de sus padres pudo comprarla, Carmita siempre fue interesada y yo un pobre diablo.

Entré a la cantina y como si se imaginara que había estado con su mujer me miró fulminante, la verdad yo no le hice caso y me dispuse a jugar.

Tenía intención de jugar seis albures, de cien pesos cada uno y de este modo obtener un poco mas de dinero, con ganar mas de tres albures, pero cuando me arrimé a la mesa, vi que el albur a jugar era el caballo de copas contra el dos de bastos, en mi vida de jugador el dos de bastos muy pocas veces lo perdí, sentí que era la oportunidad de irme arriba en un solo albur, aposté los seiscientos pesos al dos y vi correr las cartas.

José Luis no dejaba de mirarme, estaba abrazando a una mujer de la cantina y tenía otra sentada en sus piernas, a las dos más caras de ese lugar, yo nunca jalaba mujeres, eran muy caras y mi dinero muy poco, prefería apostarlo que perderlo sin oportunidad de nada con una mujer de esas.

Siguieron saliendo cartas, hasta que llega primero el caballo, me dolió, más que perder el dinero, perder con el dos de bastos, pues significaba para mí, que me estaba traicionando ese buen amigo el dos.

Nuevamente quede sin un peso, me di la vuelta y caminé a la salida, en eso escuché un grito en tono burlón.

- Mugroso, ¿Ya no tienes dinero verdad?, yo te doy unos pesos, por que me limpies las botas, jajaja- Era José Luis dirigiéndose a mí.

Yo solo volteé lo miré y seguí mi camino, entonces el continuó:
- Ey mugroso, ¡Adrian! ¿Qué no escuchas que te hablo? Te doy mil pesos, por que vengas a mi mesa a que estas hembras te orinen la cara.

Yo ya muy enojado no pude aguantar la ofensa y entonces le contesté.

- No es mala idea, ya tu mujer me orinó la bragueta y me dio seiscientos pesos de tu dinero, que más da, si esas dos pirujas me orinan la cara por mil pesos, para apostarlos ahorita.

Se puso de mil colores, se levantó de la mesa y de la faja del pantalon, saco su escuadra dispuesto a dispararme, yo no me le amedrente, lo que tenía de arruinado lo tenía de valor, me le acerqué poco a poco y le dije muy en serio.

- No tienes huevos ni para satisfacer a tu vieja, menos para dispararle a un hombre.

Él se sintió muy dolido, pero no pudo hacer nada, bajo el arma y con los ojos llorosos solo se me quedo viendo, yo me di la media vuelta y volví a caminar hacia la salida, en eso escuché un disparo, el desgraciado de Chely me había disparado por la espalda, como todo un cobarde, por suerte solo me dio en el hombro, me volví a regresar el no sabía ni que hacer, era un perfecto cobarde, yo me acercaba más, desenvaine un machete de un borracho que estaba dormido en una de las mesas, y le dije a José Luis:

- ¿Así te vas a quedar, mirando como te mato?-

Él estaba mudo, solo me miraba con sus ojos lloriqueando, yo ya estaba enfurecido y no pude contenerme, le acerté un machetazo diretamente en la frente, vi como se desplomó, otra vez me di la vuelta y salí a paso lento.

Llegué a casa de Carmita y le dije:

-Acabo de hacerte viuda, ayúdame a escaparme, me peleé con tu marido y tuve que matarlo, él me disparó primero.

Ella se quedo inmóvil no sabía ni que decir, entonces yo continué:

- Prestame para largarme que yo un día te he de pagar-

Ella corrió a su cuarto y regresó con dinero, siempre estuvo enamorada de mí, y yo la había librado de su comprador.

Me dió un buen dinero y me escapé hacia la capital, aquí sigo, esperando un buen momento para poder regresar, Carmita viene a veces a visitarme hasta acá, yo le sé dar buen cariño pero yo no quiero más.

Soy un hombre solitario que prefiere apostar su dinero que invertilo en alguna mala mujer.
leer más   
10
14comentarios 120 lecturas relato karma: 105

Envidio como amas

Me como a tí de envidia,
cruel pesar me consume,
ver como amas, fastidia;
intenso cual perfume,
fustiga toda insidia,
que a vil celoso abrume,
cómplice de perfidia,
rabia, a su ser entume.

Das amor con locura,
desbordas sus pasiones,
tus besos son dulzura,
enciendes emociones,
no importa la censura,
alarman las visiones,
eres genio y figura,
conquistas ovaciones.

Caricias que estremecen,
abrazos que calcinan,
suspiros que florecen,
sus deseos festinan,
mejillas se enrojecen,
sus poros alucinan,
tus manos enloquecen,
a su piel le fascinan.

Sus ojos se iluminan,
labios, ardor ofrecen;
ansias se diseminan,
en su corazón crecen,
delirios vaticinan,
fieles cuerpos se ofrecen,
arranques que adoquinan,
el amor que merecen.

Autor: Profr Mucio Nacud Juárez
(Mayo 2020)
Derechos reservados
leer más   
18
16comentarios 197 lecturas versoclasico karma: 99

Envidia

Nunca lloraba, reservaba sus lágrimas para destilarlas en arambiques de odio. Aquella esencia era su adicción. Sonreía feliz mientras escribía en la etiqueta de sus frascos con letra bonita, la palabra "ENVIDIA".

Marisa Sánchez
@marisasg1
2
sin comentarios 142 lecturas prosapoetica karma: 24

El tren de los pecados

Fría noche de Enero, tirado
en la estación de los recuerdos,
acurrucado, helado esperando,
esperando al tren de mis pecados.

Estoy desolado, ni un sólo viajero
mis monstruos se han soltado,
como perros, en mi interior
estabán atados, pero se soltarón.

La soberbia, la envidia,
el egoísmo desenfrenado,
la mentira, la infidelidad, el odio
hacer, de otros naúfragos.
Al hambre, la soledad, la pena,
y el sufrimiento me han llevado.

Hoy voy a arrepentirme, si,
en un vagón desangelado, si,
sólo, sin tu amor, sin tus manos.
Esperando tu perdón, mi amor,
mi penitencia al viento,
si te llegan mis lamentos,
no te olvido, aún te quiero,
de todo me arrepiento,
no quiero formar parte,
de las huestes del infierno.
leer más   
4
sin comentarios 97 lecturas versolibre karma: 46

Consciencia intacta

Te libero y te doy la plena libertad.

Qué importa si eres mi amor o mi tormento
Gasta mi dinero y dejame en la bancarrota
Vacía mis cuentas y usa a cada rato mis tarjetas
Hiereme y hazme perder el conocimiento
Amordazame y haz imposible que me suelte
Átame duramente hasta adormeser mis brazos
Hasta que el cosquilleo me carcoma,
Una vil y tortuosa angustia me desespere
Y la claustrofobia me enloquezca.

Cuando escuches el ahogado grito
Y veas mis ojos sumergidos en llanto
Desnudame, deja mis miembros al aire
Recuéstate en mis protuberancias
Hazme sentir el desprecio a tu respiración
Y a no querer recordar tu característico olor.

Empuja mi cuerpo al frío suelo
Humillalo con un sexy labial rojo
Rapa mi cabello y desmaquilla mi rostro
Muerde mis labios y hazlos más rojos.
Haz que mi corazón duela
Al mismo tiempo que mi piel se despelleja
Envuelve a mi cuerpo en una cuerda
Y guíndalo para que todo el mundo lo vea,
Desquitate y lánzalo a un precipicio
Ya conseguirá las fuerzas para agarrar el vuelo
Apaga las luces y dejalo en la oscuridad
Que comience la agonía de delirar
La misericordia se basará en asesinar.

Torturame al recordarme que grande fui
Ridiculizame con los elogios que alguna vez
Y muchísimas veces me regodeaban
Hazme anhelar mi mejor momento
Y rebasa los limites de mi flexibilidad,
Aprieta mis manos y truena mis dedos
Prende a mi ser en fuego con morbosidad
Deja que las cenizas comiencen a flotar.

Te libero y te doy la libertad
De hacer esto, no debes fallar
Debes certero, debes ser épico, debes ser macabro,
Debes burlarte y con sadismo tratarme
Venda mis ojos y no me dejes ver absolutamente nada
Tapa mi boca y no permitas que clame piedad
Besame descaradamente y muerdeme salvajemente
Rodeame y llena mi cuerpo de maleza y escombro.

No sé cuando decidirás acabar con todo
Pero asegurate de no dejarme actuar
De hacer esto, no habrá vuelta atrás
Perecerás y aunque no te pueda ver
Yo sabré donde estás, iré por tí
Y no fácilmente la salida conseguirás.
1
sin comentarios 88 lecturas versolibre karma: 10

Me acuerdo de ti

Me acuerdo de ti.

Nunca ignores a alguien a quien le importas porque un día te darás cuenta, que perdiste la luna, mientras contabas las estrellas.

Si cada uno buscara hacer feliz al que vive a su lado, el mundo sería un paraíso.

El orgullo puedes dejarlo a un lado…
La dignidad no la debes perder por nadie.

Te observan
Te critican
Te envidian
Y al final hasta te
Imitan…
leer más   
5
1comentarios 202 lecturas versolibre karma: 58

Lo nuevos dioses

Los dioses modernos me acojonan.
En serio. Antes los había crueles
y benefactores. Ahora atontan.
Son peligrosos. Indeseables.
Pero aplaudimos su gracia
creadora de nuestra desgracia.
Ahora me acuerdo del argumento
de Sodoma y Gomorra. Placer.
Todo placer. Y me acuerdo
de Dorian Gray.
Por donde mire, los dioses
de ahora, aun haciendo lo
mismo que los de antaño,
me parecen desmedidos.
Me acojonan, mientras otros
les lamen sus culos peludos.
En otros tiempos, serían
demonios, pero hoy se les
confunden con una bella arpía
de labios inflados de silicona.
Pero cantan como las Sirenas
de los piélagos de la Odisea,
y nos derretimos por dentro
por un simple beso
o una sonada bofetada. Y nos
hacemos un selfie con ellos
como sublime recuerdo.
En serio, no merezco ir al
Infierno de Dante por estas
palabras, pues, es Dioniso quien
me susurra al oído. Simplemente
creo que tiene envidia de los
nuevos y sexuales dioses.
3
sin comentarios 63 lecturas versolibre karma: 24

La Envidia

No es malo tener Envidia,
En los humanos es normal.
Como serpiente nos fastidia,
Este pecado capital.

Nada puede evitarlo,
Ni mantenerlo en soledad.
Solo puedes anunciarlo,
Tu pecado capital.

El día que se extinga,
Su vil ambición.
De la envidia maldita,
Se acabara su traición.
leer más   
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 66

Percepción

He Escuchado tantas Palabras, al final letras muertas
y en tumbas quedar.
La Mentira, muy afinada para ocultar errores
y así cautivar.

He Visto la Envidia, de los que se dicen Amigos
falsos sentimientos, fugaz ilusión.
Trajes, hilvanados de apariencia,
exhibiendo al Mundo lo que no son.
Máscaras, cuando están en templos,
con caras de Ángel, bocas de Dragón.

He Visto la Agonía, fin del aliento
minutos profundos, difícil de explicar.
El Todo, estar en la Nada,
y la Nada convertirse en algo real.

He Visto la Alegría, efímera en el viento,
más largo el sufrimiento que la Felicidad,
pero eso pasa, es solo un momento,
se termina el ciclo, y vuelve a comenzar.

He Escuchado el Verbo, de los más pequeños,
busque la Inocencia, muy poco la halle.

He Visto el Amor, Motor de la Vida
como se está apagando en la Humanidad,
y el Odio creciendo cada vez más.

He Visto la Pobreza, fui a visitarla,
tarantines de sillas, paredes de tierra,
gran Corazón, inmensurable Riqueza.

He Escuchado Historias, centenares de ellas,
muchas parecidas, otras diferentes,
Cimiento de Emociones, Esencia Peculiar.

He Visto el Bien servido en bandeja,
el Mal que hiere la Piel,
el Espejo de los Mil Pedazos,
y el Oro valer por encima del Ser.

La Percepción tiene, distintos Reflejos,
Prisma de Colores, Sentidos de Cristal.

He Visto y Escuchado... solo es Mentira,
He Visto y Escuchado... es solo Verdad.

La Verdad la disfrazamos de Mentira,
La Mentira la disfrazamos de Verdad.

17 de Abril 2020.
leer más   
8
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 71

Al abrigo del viento

Dime si el viento quiere contarte un cuento
no te miento si t digo que reviento
al ver cómo te mece
y la ruina se desvanece.
La luna me proporciona la vacuna
cuando las hormigas anidan mi garganta
escupo formol para adormecerte
y así poder quererte.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 62
« anterior1» siguiente