Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Me extingo dulcemente

Hay días que la pena se agiganta
recorre las arterias de mi río
confunde mis diagramas encerrados
retuerce mi garganta con sus manos
y muero
agonizo lentamente
con mi esencia vacía de estertores
de ansiedades anémicas
vaciándome de todo lo que he sido

Penetro en mi coraza apadrinada
por dioses y demonios enjaulados
cerrándome las puertas de lo cierto
abriéndome la puertas del averno
y expiro
me extingo dulcemente
con mi daga hundida en mis entrañas
en mi alma insurrecta
que aún quiere colmarse de alborozo




Beatriz Ojeda
Copyright 2008 Derechos reservados
leer más   
16
4comentarios 148 lecturas versolibre karma: 113

Arrancarme las uñas

Arrancarme las heridas,
devorarme las uñas.
Sudor frío por la garganta
recorriendo mis caídas
hasta los pies, salir y ver
que fuera en la calle sólo quedan
un par de bares y nada que beber.
10
2comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 94

Senryu (garganta seca)

Garganta seca,
aridez en la piel;
tú, sin mis besos.




~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jun-20
leer más   
20
16comentarios 172 lecturas japonesa karma: 96

Lloraré en tu garganta

Lloraré en tu garganta.
Garganta que enferma cuando calla.
Ojos desnudos por el alcohol
No verán el alba.

Lloraré en tu pecho
Corrupto de pólvora y hueso,
Donde la suerte enmudeció
Y la muerte halló su deseo.

Mi llanto rompe el silencio.
La arena se torna barro.
La lágrima cae en el tintero
Y el tintero rebosando.

Que oscuros pensamientos,
Ortiga y cardo,
Que crecen en el sepulcro
Donde el silencio anda esperando.
leer más   
15
8comentarios 172 lecturas versolibre karma: 94

En esta despedida (14)

Y justo, en el momento
en que el silencio del olvido,
anegue mis ojos y aniquile mi garganta…
¡podrás escuchar!
el desolador aullido de mi sangre,
manando a borbotones, de mi razón.

Y justo, en el momento
en que la densa bruma,
inunde mi pecho y apague mi conciencia…
¡podrás entrever!
la llama blanquecina de mi armazón;
dejando al aire, mi abrumadora soledad.

Y nada podrá borrar,
las exquisitas mieles que mi boca deseosa,
buscaba en tu boca generosa.
Y nada podrá diluir,
el inquieto aleteo que en mis entrañas
provocaba la sutil caricia
de tus manos ardientes.

Y ahora,
justo en el momento de la lenta
y desoladora despedida…
se calla mi garganta,
se ciegan mis ojos
y se secan mis entrañas.
8
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 89

En esta despedida (14)

Y justo, en el momento
en que el silencio del olvido,
anegue mis ojos y aniquile mi garganta…
¡Podrás escuchar!
El desolador aullido de mi sangre,
manando a borbotones de mi razón.

Y justo, en el momento
en que la densa bruma,
inunde mi pecho y apague mi conciencia…
¡Podrás entrever!
La llama blanquecina de mi armazón;
dejando al aire, mi abrumadora soledad.

Y nada podrá borrar,
las exquisitas mieles que mi boca deseosa,
buscaba en tu boca generosa.
Y nada podrá diluir,
el inquieto aleteo que en mis entrañas
provocaba la sutil caricia
de tus manos ardientes.

Y ahora,
justo en el momento de la lenta
y desoladora despedida…
Se calla mi garganta,
se ciegan mis ojos
Y se secan mis entrañas
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 20