Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 41, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Silenciosamente te borraron la memoria

Silenciosamente te borraron la memoria.
No importaron las huellas que el tiempo dejo como recordatorio en tu rostro.

Tampoco importó que en el pasado hubieras entregado todo por ellos.
Nada te quedo de un mundo que solo devoró tus energías consumiéndolo todo.

Tal vez la ansiedad fue su pretexto perfecto.
Porque ahora solo vas recorriendo los lugares que recuerdas con tu fiel perro.

Solo escuchas a lo lejos las plegarias falsas de casi todos.
De aquellos que solo les importa impresionarse mutuamente.
De los que van cuidando su karma como si fuera su único legado.
Pensando que solo se puede tener lo que se quiera con dinero.
Creyendo que basta con tener la mente en las virtudes del otro para llegar hasta la cima del cielo.

Soñando en tentaciones y olvidando que se debe aprender a enseñar a amarlo todo.
Olvidando que no debes olvidar lo que a todos ya han olvidado.

La historia se repite contigo.
Tú también hiciste lo mismo conmigo.
Silenciosamente también me borraron la memoria.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/01/2017.
15
6comentarios 803 lecturas versolibre karma: 54

¡Nieva!

¡Nieva!
A través de la ventana,
de forma grácil, serena,
miro la nieve cuajada,
desquiciada primavera.

¡Nieva!
Va cayendo, tan callada,
copos de nieve ligera,
la ventisca susurrada
que da paso a la tristeza.

¡Nieva!
Y se extingue nuestra llama,
tu mirada se congela,
y ya no nos queda nada,
y en las venas…,
mi sangre también se hiela.

¡Nieva!
El cielo en copos se desgrana
y se funde con la tierra,
nuestras vidas se separan
al terminar la tormenta.

¡Nieva!
Como si una manta blanca
esté borrando tus huellas,
y se me derrite el alma
al marcharte de mi vera.

¡Nieva!
Solo una fugaz nevada
que se ha quedado deshecha
entre el barro de una lágrima.
Y en el invierno
del corazón… ¡también nieva!
18
3comentarios 690 lecturas versoclasico karma: 54

Te vi

Era un bosque
de verdes huellas,
de floridos pasos,
de aromáticos sentidos,
de vastas miradas,
de profundas lagunas
de tiempo.
Lo sé.
Te vi.
Era un espacio
donde sonaba una orquesta
de murmullos tocando las cuerdas,
de voces volando
en lo más alto del mundo.
Era el cielo
con los colores
jamás vistos,
con una brisa inagotable
cimbrando los suspiros,
deshaciendo los nudos
que quedaban vacíos.
Era la imagen
de las sombras perfectas,
la claridad
que se asemeja
a lo oscuro,
lo más sencillo.
Era cómo el muérdago
en la boca de los pájaros,
como una aparición
del corazón,
como la cima
que alcanzan
los ojos cuando
están cerrados.
Era el sitio seguro
donde las piedras
construyen sus casas,
donde los instantes
son fuertes,
donde el carbón
es latido.
Era la tumba
de todas las historias,
el final
de todas las hojas,
lo dulce del alma
de las cosas,
la ilusión con cuerpo.
Lo sé.
Te vi.
Desde entonces,
es que creo.
leer más   
10
8comentarios 202 lecturas versolibre karma: 80

Lágrimas

Hay quien se traga sus lágrimas.
Y hay quienes todas sus lágrimas lloran de cara al viento,
para que se las lleve o las seque para no dejar huella
de pena en su corazón y en su cuerpo.
MMM
Malu Mora
leer más   
4
2comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 58

Huellas

Busco tus huellas y quiero encontrarte
para siempre jamás,
como en la última frase de mi cuento favorito.
Una molécula de tu aliento,
el manantial de tus labios
o un equinoccio en tus pestañas.
La misteriosa luz de una luciérnaga al otro lado del mundo,
en Irlanda,
en China,
en Praga...
la cicatriz temblorosa
de otra
madrugada
en el reino sinuoso de tu espalda,
media mañana a deshora. Tres relámpagos de amor.

Ahora vuelvo.

Un blues de medianoche en la mirada,
las células de tu adolescencia,
las pecas de tu niñez
a toda prisa como esporas.
O mariposas que preferían danzar colgadas de tus pestañas
a regalarle su vuelo a cualquiera.

El futuro en una incógnita,
y el vértigo de una duda
con las muñecas cortadas
y desangrada en la bañera,
los atardeceres que evaporan los cuatro puntos cardinales,
o un abrazo de no te vayas
y una cerveza fría..

El atlas de tu dormitorio,
dos tercios de abril entre tus piernas,
el otro entre mis brazos
porque la primavera no caduca
ni a las entrañas de Madrid le duelen los reproches.
Un pupitre con un niño nuevo,
la brújula desimantada de un marinero,
perdiendo el norte y el sur por el hueco de tu ombligo,
toda la eternidad jugando a inventar
rosas de los vientos que nunca marcaron los rumbos
del horizonte.

Aburrido, insustancial y anodino.

Como las páginas de esquelas de los periódicos viejos.
Los espejos que devuelven
el reflejo de tu mirada a mis pupilas.
Los icebergs derretidos y las alas de las libélulas.
El presente pausado en las pantallas de cine.
Los espíritus de los antepasados en las fotos,
tristes y marchitos y somnolientos.
O un suspiro aullando en la madrugada de los lobos.
Mi sed de ti rugiendo en todas nuestras melodías.
La bruja de la noche robando neones a los bares.
Tu olor a bosque que siempre regresa para embriagarme.
Y enterrar mi cadáver en una fosa de estrellas fugaces
para resucitar a últimos de Octubre y buscarte de nuevo a primeros
de Noviembre.

Podría quedarme atrapado en un recuerdo tan fugaz y dulce,
entre cautivos,
y gemidos
y colores
y océanos
y olvidos
y senderos
y andenes
y trenes
y parpadeos
y relámpagos
y acordes...

Y si Tokio ya no nos quiere,
saber que en tu pelo es siempre verano y vacaciones.
y guardarte como el secreto perpetuo de un niño,
las diabluras de un duende travieso,
el espantapájaros de Oz,
la sonrisa de Cheshire,
o la flor de aquel Principito,
que no comprendía a los adultos
ni quería ser nunca mayor.

Entre rosas y espinas
la luz de las televisiones encendidas
y ardiendo en las casas de los infernales agostos,
pero con programas y gente distinta
cada verano.
Y amantes teniendo salvajes orgasmos en los hoteles.
Y el asfalto un horno,
los tejados derritiéndose,
las conversaciones de los bares,
la breve pero inabarcable distancia entre
la piel y los tejidos
y, o
nosotros besándonos con pasión,
la prisa de la comida del supermercado por subir las escaleras
y ponerse a salvo en el frigorífico,
y el ruido de las latas de cerveza al abrirse
y al vaciarse,
mientras otra malvada cigarra riéndose de una nueva hormiga
y las semanas parecen de arena y sol
hasta que llegan los viernes.

Otro vinilo rayado
y el aguijón de un te quiero en la garganta,
el paraíso es un billete sin retorno al asiento
de atrás
de las llamas del infierno más acá de tu bufanda.
Amar es
una isla perdida y solitaria y,
desde allí,
el mundo es verde,
más verde que el verde de la primavera de los cuadros,
porque todas mis vidas y muertes y reencarnaciones
empiezan y acaban en Septiembre..

Los caricias infinitas,
el solsticio de tu ombligo,
astronautas enredados en tu pelo,
el cuelga tú, tú primero,
el ajedrez de la vida,
la lujuria de las abejas y las flores,
las cañas y las tapas,
los gusanos de los vicios,
las noches sin dormir tatuadas en los rostros,
el sopor y desencanto de los lunes...
Pasatiempos, sopa de nostalgias,
juegos de niños y, en un parpadeo, juegos de manos.

¿Tal vez o quizá?

Ámame si te atreves.
Mi lengua en tu cuello es un acróbata
valiente y decidido...
Pero,
(puñetera palabra)
ya nada es mío ni tuyo ni de nadie;
la primavera, imperfecta,
el otoño, desconfiado,
el océano, un vertedero,
nosotros, distintos,
pero los mismos.
Sobrevolando abismos
como buitres la carroña,
disfrazándonos de hipócritas y cínicos,
regalando colores que no son nuestros.

Te conservo en el baúl de los recuerdos
donde guardo los tesoros que más quiero,
por debajo del subsuelo,
por encima de las nubes,
entre llamas del Averno...
Tal cual un verso aguerrido y salvaje
que sobrevive a la batalla
y nos empuja hacia el acantilado
y nos corona como héroes del abismo.
Sin pensarlo.
Sin quererlo.
Hemos sido la pesadilla favorita de un idiota,
mientras los dioses bebían de nuestros sueños
hasta dormirse, ebrios y felices.
Como tus manos dormidas en las mías,
como gatitos perezosos
en el vals de mi regazo.

Te guardo como huellas del desierto,
como luces del pasado,
como restos de una hoguera
fugaz y eterna,
que insufla aire,
que desangra
que da muerte y que da vida
al embrión de cada amor.

Juanma
19
18comentarios 345 lecturas versolibre karma: 103

Huellas a pilares

Como siempre,
a contracorriente.
El vaso curvo,
la cerveza tostada,
La tostada helada
y hielo hasta en la nieve.

El arce a color,
árbol al calor,
el calor del color
al revés,
por lo que cuanto
más naranja,
menos calidez.

Y, por supuesto,
no hablemos ya
del final comenzado,
del comienzo final,
del final del texto,
poema sin acabar.
15
2comentarios 113 lecturas versolibre karma: 97

Saboreándote

Amor a las finas hierbas;
perifollo y cebollino,
estragón y perejil.
¿Es Albahaca o es tomillo
lo que me hace estremecer?
Dulces aromas percibo
a tu paso junto a mí.
Agudizo mis sentidos
y en tu dulce compañía
me entrego a ti y no concibo,
no volverte a respirar.
Soy salvaje en mi delirio;
con pasión sigo tus huellas
pues nunca ha de ser delito,
que yo beba en tus aromas.
Entre mis ganas elijo
que además de tus fragancias,
degustaré y no declino,
el sabor que con tus besos
vestiré nuestro destino.
Pura ambrosía que apuro,
como copa de buen vino.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/20/escribe-tu-relato-de-mayo-iv-la-tripulaci
15
22comentarios 281 lecturas versoclasico karma: 101

La cura siempre es el mar

Si tu alma besa el suelo,
y ha dejado de brillar,
para remontar el vuelo,
y surcar de nuevo el cielo,
sigue las huellas del mar.

Túmbate sobre la arena,
teje lazos con su sal,
no existe mejor condena,
que ir a desbrozar la pena,
desnudo mirando al mar.

Si el eco de lo vivido,
no te permite avanzar,
si tus sueños malheridos,
cayeron en el olvido,
ven y cuéntaselo al mar.

Si perdiste las agallas,
si has llegado a tu final,
ven a remendar tus alas,
curtidas en mil batallas,
la cura siempre es el mar.
leer más   
6
1comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 81

"Tu huella"

Dejaste una huella de amor en mí,
que el inclemente paso del tiempo
quiso desvanecer, pero la reciprocidad
de aquel majestuoso amor, que los dos experimentamos cada tibio amanecer,
impidió que esa huella fuera segmentada
en trozos de dudosa amnesia, para
permanecer de forma innocua en cada
filamento de nuestra piel y nuestro sentir,
yo amé la oxitocina que fluía entorno
a nuestras sublimes caricias, que emergían
como la lava en los volcanes, con una fuerza
majestuosa, que nos envolvía y nos ascendía
a lo más alto del placer terrenal, ese placer
que no sabía de tiempos ni distancias, ni
amores ni desamores, solo éramos tu y yo
tratando de dejar una huella, en el fondo
enigmático de tu ser y mi ser.


Con derecho de autor.
leer más   
12
13comentarios 269 lecturas versolibre karma: 98

Te Dejé...

Te dejé en el camino
un rastro perdido
unas huellas
sin nombre
un beso en el aire
tímido y prohibido…

Te dejé en el cielo
mis tardes con soles
mis lluvias de otoño
mis noches con luna
y un millar de estrellas
sin ninguna nube…

Te dejé un mar
de recuerdos
con sal y sabores
con olas que ahogaban
con playas y arena
besando ansiosa
al llegar su espuma…

Te dejé mi todo
y olvidé queriendo mi alma
porque ella sigue enamorada
y en mi sin destino
no la necesitaba…

Me llevo tan sólo
mi nada, un espejo roto
para no verme del todo reflejada
una foto tuya, y un papel con tu letra
diciendo: Te Amo…, de ayer.

(Si me quieres oir entra a la web del autor, ahí te espero con el audio) (Lola)
soundcloud.com/lola-bracco/te-deje-en-el-camino-un-rastro
17
6comentarios 145 lecturas versolibre karma: 108

Marcapasos

Aunque no fueras
mi destino,
tus huellas
me mostraron
el camino.
Mientras
mi corazón
iba dejando
en ellas,
mis mejores
latidos..
leer más   
22
24comentarios 227 lecturas versolibre karma: 137

Pesadilla

Yo te vi partir
vi despegar tu barco
vi zarpar tu avión
he visto tu coche
tu moto
tu camino
tus pisadas
sin retorno
a mi abrigo.

Yo vi tus huellas
desnudas descalzas
tu maleta
y la ropa
en el placard
tus pertenencias
ausentes
tu perfume
en su lugar.

Yo te vi
en mis sueños
llorando
y huyendo
mis manos
tendidas
mis ojos
llamando
con labios
en gesto gritando
pero callados.

Yo me vi
que se iba
la vida
mi alma
etérea
desesperaba
a mi lado
suspendida
mientras
no te hallaba
ella también
me dejaba.

Yo te vi
a mi lado
con el sol
en tu rostro
de niño
a mi lado
seguro
soñando
con tu mano
a la mía
aferrado
y cerré
los ojos
para que
acabe en sueño
y cambiar
la pesadilla. (Lol@)
22
13comentarios 228 lecturas versolibre karma: 136

Cada huella

Pude seguir
sus cadenas adornaron cada paso que fui dando
y remarcaron cada huella para no confundirla
para que supieran que mi amor había pasado,
siguiendo el camino que la estrella nos había marcado…

Y mis pies se hicieron fuertes
y bailaron al ritmo cencerro del candado
encadenado, sin dudarlo…

Y hubo manos que piadosas
quisieron quitar el candado y sus cadenas
y le dije que a mi destino debía llegar con ellas
o no podría seguir…

Cada uno lleva sus cadenas
en la mente, en el corazón o a la vista
para dejarlas cuando se sienta fuerte
y el alma esté lista, y los pies en tierra firme
digan que ya han llegado…

soundcloud.com/lola-bracco/la-cadena (Lola)
18
12comentarios 182 lecturas versolibre karma: 138

Fueron mis pasos

No fui yo, fueron mis pasos errando el camino
buscando esas huellas que unieran sus destinos
y el corazón ilusionado le cantaba incentivando a sus latidos…

Fueron los pasos màs bellos
esos calzados de ilusión
que bailan mientras caminan
que besan el polvo de cada estación…

Y mi yo, expectante contaba las horas
los días y meses, de un caminar solitario
con los ojos agotados del desvelo
desvelo ilusionado del amor…

Y al amor, que sin huellas buscaba
y al camino seguido por la intuición
y los latidos cantando repetida veces
desentonando mi canción
con la mirada brillosa y cansada
buscando en otros ojos el amor…

Y fueron los pasos del tiempo
uno o dos años, tropezando por cansancio
buscando a la deriva ese amor en alguna tierra
prometida…

Y un caminar que sin perder la esperanza
y sin ninguna huella de pista, siguieron sin brújula
ni mapa, hasta llegar desarmado de coraza
y armadura, a tu corazón.


soundcloud.com/lola-bracco/no-fui-yo (Lola)
28
6comentarios 161 lecturas versolibre karma: 135

Anochece temprano

Y te encuentro en todas partes
aún sin buscarte, casi siempre cuando llegas
yo me voy, con más ganas de quedarme…

Ganas de quedarme en tu brisa
de hacerme caricia en tu cara
y al partir robarte una sonrisa
que me bese la tarde
y llevarte en los labios
y en silencio a nombrarte…

Y la tarde de alguna noche
y mi noche de otras tardes
y cada día más temprano
en mi amanecer te anochece
y yo escapo de los sueños
a arrullarte…

Bésame entonces ahora
que estamos despiertos
que para los dos es día
aunque llueva en tu cielo
y en mi cielo el sol enamorado
sonría…

Y encontrar amor en tu amor
en cada palabra que escapa
del libro de tu corazón
que las elige secretas tu alma
cuando me habla de vos…

Y sigo encontrando tus huellas
porque el destino las marca
sin querer borrarlas
porque quiero verlas
cuando la distancia se alía
a las horas, y nos desvela…

soundcloud.com/lola-bracco/y-te-encuentro-en-todas-partes (Lola)
.
25
9comentarios 249 lecturas versolibre karma: 133

Tiempos guardados

Quizás venga del más allá, o estuve siempre acá
y nunca supe, ni saben si vengo o si voy
si estoy de regreso, de paso
cuantos días seré a partir de hoy
cuando me despediré como siempre
sin adiós…

Porque no tengo tiempos guardados
porque todos los caminos me parecen indicados
aunque luego vuelva sobre mis huellas
con los pasos congelados siguiéndome a mi…

Y nunca sabré, si me voy a quedar
si es mi lugar, aunque reconozca los rostros
ya no se visten igual…

No importa
a veces olvido mi edad
y siento la fuerza de seguir viaje
por siempre, o hasta que mi corazón me diga
mirando otros ojos, aquí está el amor, éste es el hogar
y el tiempo se quiera quedar…

soundcloud.com/lola-bracco/tiempos-guardados (Lola)
.
20
10comentarios 199 lecturas versolibre karma: 139

La calma

La calma, he venido a traerla y dejarla
para que tus olas me recuerden mansa
cuando regresen, cuando encuentren otras almas
en cada tormenta en alta mar…

Y en un desnudo nos despido
porque no hay parte de mi
que no te quiera sentir
y sumergir todas las huellas
que dejaron las mareas
de amor sobre mi…

Se enfrían mis dedos
en tus aguas de adiós
y ni el viento ha querido
estar presente
porque extrañará
nuestros mensajes
en su ir y venir…

Hacemos las paces
y quedas como espejo
reflejando mi mirada
el cielo de un día
que promete sol
y te llevas alguna lágrima
porque mi alma también quiso salir
a besarte en silencio, con su sal
un adiós…


soundcloud.com/lola-bracco/la-calma (Lola)
.
18
8comentarios 228 lecturas versolibre karma: 124

. . . nuestras galaxias

Y yo seguiré soñando
que en cada noche
se encienden estrellas,
que en cada luna
habré dejado mis huellas,
que cada sol
es en tu cuarto un candil.

Seguiré soñando
el canto del jilguero
el murmullo del búho
y que tú y yo
nos dormimos
bajo el arrullo
de los caminos estelares
dibujados en los confines
de galaxias
que fueron creadas
para nosotros,
solo para nosotros.



~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2019-Ene-14
leer más   
28
27comentarios 268 lecturas versolibre karma: 115

Huellas de amor

Lento y preciso
voy caminando
voy recorriendo
los senderos de tu piel,
los recovecos de tu esencia,
dando giros inesperados
en cada esquina de tu presencia...

cayendo lento
flotando al viento
siempre hacia dentro
en los laberintos
de tu alma...

dejando huellas
huellas de amor
en cada trocito
de tu ser.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2019-ene-28
leer más   
21
21comentarios 270 lecturas versolibre karma: 101
« anterior123