Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 293, tiempo total: 0.004 segundos rss2

(sin titulo)

-“por qué la quieres? Su corazón es de fria piedra y Ella solo un bloque de hielo”
-“la mayor parte del tiempo sí, lo es, pero eso no importa si la has visto enamorarse leyendo Shakespeare, Benedetti, o alguna poesía de Poe.
Jamás la viste en el trabajo cuando se aproxima una tormenta: ella se acerca al portal a observa las nubes negras y sentir el frio viento acariciar su rostro y, sin que se diera cuenta, la lluvia ya comienza a caer, silenciosa, dejando su aroma fresco a humedad.
Su corazón es de piedra y ella de hielo si nunca la has visto suspirar oyendo el sonido de los truenos a lo lejos; es como una niña ansiando salir a jugar en los charcos; es una mujer pensando en un viejo amor; es un inmigrante extrañando su hogar; es calma, es tristeza, es paz, y es la misma tormenta, espera calmada su hora para enloquecer algunos demonios y lavar recuerdos en lágrimas.

No, no puedes decir que ella es solo un bloque de hielo, si jamás la has visto suspirar y recitar viejos versos, si jamás la has visto ser humana…
8
sin comentarios 299 lecturas relato karma: 47

Después del escándalo vendrá la calma

Quiero poder escapar del escándalo de las letras grandes y poderosas.
Esas que tienen el poder de agrietar mi energía.
Quiero ver la realidad más allá de mis simples sentidos que son humanos.
Sin tener que expresarme con todo lo que siento.

No necesito que el mundo me escuche.
Basta con poder sentir la profundidad de poder poseer mis secretos y en cada uno de ellos poder guardarte.

Quiero descansar bajo esa claridad que la soledad a veces habita.
Y seguir viviendo siempre en la propia felicidad de un presente.

Quiero saber que la última vez que hice un alto en el carrusel de la vida
Solo el espejo de mi alma soportó la mirada.

Nunca un secreto inconfesable será capaz de hacer que deje de soñar.
Porque escucho a mi propia historia
Estando seguro que después vendrá la calma.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
09/02/2017.
13
2comentarios 446 lecturas versolibre karma: 64

Existen. Igual que los fantasmas

Los celos jamás nos dejan, son caprichosos, vanos, un incordio. Por eso, lo que hay que ofrecerles es asiento y ninguna atención. No se van. Pero no hablan, y al no hablar no hay que dirigirles las malas palabras.

Están, sólo están... Ahí, solitos. Tanto, que terminan siendo parte del mobiliario. Miran como la lechuza, están atentos, abren los ojos de manera increíble, se quieren parar de un salto y levantan el dedito acusador. Los conozco, tengo miles sentaditos por todos lados.

A veces gritan, otras empuñan un artillería completa de dudas para dejar pequeños agujeritos por donde introducir cizaña y matar la vida o por lo menos, enloquecerla un poco mucho más.

No pruebes matarlos porque son indestructibles sin ser super héroes. Tienen todo el poder en sus manos y ¡no titubean!, saben usarlo. Son expertos, de paciencia; los astutos villanos de nuestra película. Siempre están al acecho. Son como esa vecina que vive en la ventana de enfrente esperando algo, que la rescate de su invisibilidad, de su monótona vida.

A veces, casi siempre, aún sentaditos en el rincón, cada vez que damos un paso nos extienden la pierna para reír con la trastabillada y el intento de no caer. Son mañosos, sádicos. Mala hierba diría mi abuela. Otras, espían día y noche por eso de los sueños de veinticuatro horas. Y sólo esperan que en algún momento, nos aparezcamos desnudos de debilidades, de falencias, de ausencias, de inseguridades. Ni siquiera necesitan tomar mucha nota, ¡somos de manual! Una vez descubierto/s, ahí sí, agarrate de lo que puedas porque vuelan las navajas en medio del tornado. Y es que se alimentan de sangre envenenada y en punto de ebullición. Cosa que tampoco es tan complicada, somos humanos...

¿Ves? Ni siquiera son buenos vampiros. ¡Son un fiasco! Existen, es verdad. Son inmortales, también es verdad. Pero nosotros no, ni nada ni nadie de los que nos rodean. Da miedo, ¿no es cierto?.

Son dañinos porque están en nuestra naturaleza, ahí, sentados y esperando la ocasión de susurrar el golpe. Susurrar, sí. Es que también son cobardes. ¡Muy cobardes... !Tanto, que ¡ni siquiera tienen el valor de asestarlo de frente! Y eso, acá o en la China, en mí idioma o el tuyo, se llama pánico, chucho, cuiqui.

Así es que, según mis muchas vidas y tantos años, como no hay manera de matarlos, que se sienten a esperar la ocasión y les garúe finito. Yo, sigo mi vida.
leer más   
4
sin comentarios 193 lecturas relato karma: 49

Al Final

Y al final si, duele más estar sola teniéndote a mi lado que ver la soledad rodeándome por toda la habitación.
¿Pero que podría explicarte yo de eso? Al final eres tú el único que tiene sentimientos
Al final eres tú el único al que le duele
Al final eres tú el único…
Al final yo solo soy una niña nacida en medio de la nieve
Al final yo solo soy una niña educada en la frialdad de una alta sociedad, pero sin siquiera la mitad de sus beneficios
Al final yo…
Al final yo solo soy una niña acostumbrada a la soledad…
Y quien sabe al final yo tenga razón y esto me molesta (o quizás hasta podría llegar a decir que me duele) porque yo dejo que me moleste.
Quien sabe quizás por algo yo quiero que aún me moleste, quizás algo dentro de mí no quiere renunciar del todo, no quiere hacer que deje de molestarme, quizás algo dentro de mi sabe que para que esto deje de doler (¿?) debe dejar de importarme y de eso ya no hay vuelta atrás.
Y no eras tú, no éramos nosotros, al final era yo… solo yo.
Porque yo te llamaba en silencio y tú no sabías escucharme, porque yo te llamaba a voces y tu te molestabas, porque yo decidí comenzar a callar, pero todos se cansan un día de callar.
Si, al final fui yo y no tu…
Fui yo la que calló hasta no poder más…
Fui yo la que se cansó de callar…

Fui yo la que una mañana simplemente se marchó.
4
2comentarios 104 lecturas relato karma: 39

Humano

Me he dado cuenta de que nos encanta poner etiquetas.

A los productos,
a las situaciones
y a las personas.

Bueno, malo,
guapo, feo,
alto, bajo,
heterosexual, homosexual,
gordo, flaco,
de letras, de ciencias,
soltero, casado
perdedor, perroflauta,
friki, empollón.

Pero hay una que me llama especialmente la atención,
nos hacemos llamar humanos,
según el diccionario se dice de aquellos que poseen razón.

Nos hacemos llamar seres racionales,
¿de verdad un ser racional pondría esas etiquetas que tanto daño nos hacen?

Y voy más allá.

¿Un ser racional mataría todo aquello que se encuentra,
cometería una y mil veces el mismo error
o entraría en guerras absurdas con la excusa de saber quién es el mejor?

¿De verdad un ser racional apostaría cabezas por un determinado valor económico,
marginaría a toda persona que se saliera del sistema
o destrozaría su propio planeta?

Deben estar riéndose de nosotros hasta las piedras,
esas que a pesar de ser inertes tienen más educación que cualquier ser humano.

No respetamos ni lo que piensa el de al lado,
y jugamos con el peligro ocultando su existencia,
hasta que pasa y todo se va a la mierda.

Hemos creado tantas leyes, normas y derechos que se nos olvida la parte de cumplirlos,
y así vamos,
de hipocresía va el mundo.

Ahora ten cojones a llamarnos humanos,
ahora ten cojones a llamarnos seres racionales
y a creerte más inteligente que los animales.

Ten cojones a decir que tenemos la capacidad de amar a ese ser vivo que acabas de matar.

Tenlos, venga,
que tú reafirmarás mi teoría
y yo aplaudiré tu inconsciencia.
10
1comentarios 208 lecturas versolibre karma: 51

Y no importan nada

Lo he visto.
Qué poquito se quieren las vidas.
Ya no sabemos agarrar las manos
que sobresalen del agua,
porque nos manchan la ropa,
y se nos moja la conciencia
de una sangre perdida que ya ni sangra.
Y eso estropea nuestra imagen,
nuestros quehaceres son más importantes
que los sueños de los que no tienen nada.
Hemos crucificado la esperanza,
y en un mundo de ojos, se han perdido las miradas
y las sonrisas están reservadas al mejor pagador,
que no paga si promete sacarnos en portada.
Seguimos descansando entre cómodos cojines,
y adormeciendo la cabeza con expresiones airadas
que no van más allá de nuestros labios;
qué más da que el mundo se revuelva
entre cadáveres que no nos son nada.
Hay humanos, y humanos,
categorías planas que vienen regidas
por un egoísmo que siempre gana.
Llenémonos la boca de palabras disfrazadas
de una solidaridad de plata
que vive en un urna, que no ha de ser tocada,
pero queda tan bonita expuesta en nuestra sala….

Poniéndoles un número en la frente,
lancémoslos al mar
y sigamos sonriendo ante las cámaras.
leer más   
11
6comentarios 133 lecturas versolibre karma: 49

La época que nos tocó vivir

La época que nos tocó vivir es más que un manto oscuro que cubre a los ojos que miran al cielo.
No quiero ser solo un testigo mudo de las atrocidades de una estirpe que no le importa ver el sufrimiento ajeno.
Nos hemos acostumbrado a ver morir a la tierra.
Sangramos al bosque hasta dejarlo sin la oportunidad de poder adornar al mundo junto con las brillantes estrellas.
Ya no reímos con esa alegría que se contagia tan solo con una tierna mirada.
Preferimos gozar del abandono que imponen con fuerza los otros seres que son oscuros.

Esos que construyen con muros una división de los sueños para acabar con una hermosa mañana.
La época que nos tocó vivir es un tiempo lleno de angustia y dolor sin sentido.
En donde sólo codician a la alegría que se esfuerza en sembrar lo que es bueno.
Ya no me impresiona ver caer en pedazos a los ladrillos de una civilización que nació sin amor a todos los otros.

Vez tras vez se repite la misma historia en todos los rincones que respiran en la tierra.
Hasta el mismísimo cansancio de mi conciencia veo a la muerte que se pasea frente a nosotros desafiante.
Nada le impide en su delirio asesinar a unas manos tiernas que desean solo amar a sus hijos.
La época que nos tocó vivir tiene un olor fétido de puras desgracias que no quieren que vuelvas a ver la luz con un sueño posible.

Me niego a ser solo un testigo inmóvil de la desgracia ajena que nunca será pasajera.
Es por eso que siembro con mucha paciencia un pequeño naranjo cerca de la puerta de mi esperanza.
Lo riego con el agua de la gratitud con la idea de que pronto a la humanidad le llegará su primavera por tanto tiempo anhelada.
Entonces sí podré correr una vez más descalzo por las gloriosas praderas de una vida que nunca se acaba.

La época que nos tocó vivir.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
05/04/2017.
17
2comentarios 199 lecturas versolibre karma: 53

¿Qué somos?

A veces me pregunto si somos protagonistas de nuestras vidas, si cada paso que damos es decisión nuestra, si somos realmente dueños de nuestros destinos, como pájaros al aire con el libre albedrío…o si en realidad somos títeres con un plan prediseñado, juguetitos de carne y huesos, naipes, peones y reinas, pelotitas de “ping pong”, hojas sueltas de un cuaderno, me pregunto si somos algo de un gran algo o somos nada de la nada. ¿Qué somos?
leer más   
9
7comentarios 164 lecturas prosapoetica karma: 63

Vergüenzas... de la evolución humana

Una cohorte de primates, escuchaba atentamente lo que les decía Doña Decencia, exponiendo ejemplos y esquemáticos resúmenes.
Los primates emocionados seguían la disertación sin pestañear.
Al momento, un ciudadano humano, asombrado con aquella pintoresca reunión, detuvo su camino y se quedó a escuchar.
– ¿Cuál es tu interés aquí? – Le preguntó extrañadísimo uno de los primates, que no podía entender, que un humano, estuviese interesado en saber de Doña Decencia. “¿Será tal vez el único reducto de su especie…?” – Proclamaba nervioso.
El humano acariciando su prominente panza y con una sonrisa irónica, le contestó – Sabrás tú, lo que es la tentación.
El primate, rascándose el cogote susurró – Cosas de la evolución humana…



Microrrelato publicado en 5 palabras solidarias
www.cincopalabras.com
8
4comentarios 241 lecturas relato karma: 72

Soñadores

SOÑADORES

Mi pequeño homenaje a los Soñadores en los Estados Unidos.

Se vale soñar
en la tierra de las oportunidades
donde todo es posible
si te lo propones.

Pero aquel hombre
quiere matar nuestros sueños
quiere destruir nuestras ilusiones
porqué dice que nosotros
le hacemos daño al país.

Según su teoría
todos los inmigrantes
que cruzamos las fronteras
somos unos criminales
¿como si nosotros tuviéramos la culpa
de que nuestros padres llegarán ilegalmente?

Muchos trabajamos
estudiamos
llegamos siendo muy pequeños
a este que hoy consideramos
nuestro país.

Y ahora nos quieren echar
como si fueramos unos perros
No señores
somos soñadores
somos luchadores
y seguiremos luchando
por nuestros sueños.

Hasta el final
todos juntos
le demostraremos
a este señor
que Sí se puede.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Septiembre 2017

Imagen tomada de Internet
leer más   
1
1comentarios 165 lecturas versolibre karma: 76

Odio

Odio,
Es y siempre será
La más segura y tangible herencia
Que tendrán nuestros hijos.
leer más   
10
sin comentarios 84 lecturas versolibre karma: 68

Derechos Humanos

…porque tomar conciencia puede hacerte más infeliz, pero también te hará saber, y así poder creer y luchar.

Te lo digo a ti, que piensas que no va contigo. Te lo digo a ti, que golpeas tu pecho con una mano mientras con la otra golpeas tu conciencia, y la partes para no sentir.

Rodeados de ladrones mancos, de asesinos sin armas, de violadores sin “cojones”… Rodeados vivimos de gente que aparenta no ser, y son. Rodeados vivimos de gente que no quiere mirar, que no queremos mirar.

…y mientras, él habla de libertad de camino a un polígono, ella habla de infancia viendo a aquel niño con harapos sucios, ellos hablan de paz olvidando a quien dispara en una guerra que no le concierne si quiera, ellas hablan de amor escuchando los insultos de ese tipo que dice querer a quien los recibe…, mientras, todos hablamos.

Y, es que, todos creemos ser valientes y ser conscientes, porque hablamos, pero, ¿quién es capaz de plantarle cara al que insulta o darle la mano a quien lo soporta?, ¿quién es capaz de querer conocer la verdadera realidad de una guerra?, ¿quién es capaz de denunciar?, o simplemente, ¿quién ha dejado de frecuentar polígonos?

Porque como dijo Edmund Burke “lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada”, sólo eso, recuerda sólo eso.

Derechos humanos que todos deberíamos tener, derechos humanos que creemos que todos tienen, derechos humanos que ni tu vecino quizá tenga. Derechos humanos por los que debemos concienciarnos, por los que debemos creer, por los que debemos luchar, derechos por los que quiero que me des la mano.
leer más   
7
sin comentarios 131 lecturas prosapoetica karma: 65

Se rompen los ojos

Dónde huir cuando en el mar habitan bestias y en la tierra monstruos
cómo explicarte que en mi viaje se va secando mi raíz
hasta dejar de saber quién soy, hasta romper mi identidad.
Que me duele la boca por no hablar mi lengua
que se me rompen los ojos de inventar horizontes entre tanta mierda.
Cómo explicarte que este mundo invierte más en que odies, que en que comprendas
cómo explicarte que me siento culpable por estar vivo
cuando los que estaban a mi lado cayeron
y ahora puedo correr y corro.
Corro porque mataron a mi novio por ser homosexual.
Corro porque explotó una bomba siempre fabricada en Occidente.
Corro porque me querían casar a la fuerza.
Corro porque los militares venían a por mí.
Y ahora me convierto en un despojo cuando la policía me trata como tal
me convierto en mercancía cuando las leyes me convierten es eso.
Y maldigo a los hipócritas que ahora se rasgan las vestiduras
pero antes legalizaron las devoluciones en caliente, mantienen los CIE
y callan y callaron cuando en Ceuta, quince inmigrantes murieron
entre balazos de goma de la guardia civil mientras intentaban nadar hasta la orilla.
Algún día la historia juzgará nuestro silencio y nuestras vallas
Y las nuevas generaciones preguntarán por qué no hicimos nada.
13
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 118

Diosa pobladora

Sueño con el paisaje desolado
de roca viva abierta hacia la aurora
donde yo fuera diosa pobladora ,
numen alerto y cíngulo morado.

En tiempos de la tierra y el arado,
la lluvia en alto limpia y surcadora.
clavaría mi nombre en la sonora
cavidad de tu rostro anonadado.

Ay del abismo vertical, profundo
como un dintel cavado sobre el mundo,
detrás del cual tu voz me llamaría:

desierta de nombres y de cosas,
en un país de lunas generosas
y en una edad más joven que la mía.
leer más   
5
sin comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 103

Réquiem por la Humanidad

Cuando el amor se apagó
la nobleza oscureció.
Huérfanos los corazones,
ostentan negros crespones.
La lealtad fue ultrajada;
la fidelidad reblada.

Hombres fríos e inclementes,
mujeres indiferentes.
Humanidad decadente
sin valores que aparente.

Y es que sin amor no hay nada,
solo hueco tras la fachada.

Recuperar la paciencia
en reparar la conciencia.
Rescatemos la bondad
y germine la piedad.
Construyamos con cordura
con respeto y con ternura.

Seamos seres humanos,
dejemos de ser gusanos.
Y que duela la vergüenza,
mientras el amor... no venza.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/02/25/escribe-tu-relato-de-febrero-v-el-mananer
13
10comentarios 330 lecturas versoclasico karma: 102

Entrar y salir a voluntad propia

A la introspección,
Al más ínfimo miligramo de energía creadora
A la veta de mi ausencia
O potenciar mi presencia.

Al intento de dosificar,
Algunas madrugadas gastadas
Pensadas sin merecer
Utilidad alguna de crecer.

Al motivo de estos escritos,
Que vengan con un mensaje
Que traían agua de un drenaje
De un posible futuro abrigo

Al acto de ver lo que viene,
A la empatía global,
Al sentimiento que te define
A todo movimiento ocular.

Al sentido literario,
Al explotar los cinco limitados sentidos,
Al explorar la temperatura,
Al sentir el del dolor ajeno.

Al darle sentido serio
A lo absurdo de lo que no tiene sentido.
Al fuego que llevamos por dentro,
A lo que encontramos ridículo
Por seguir a la ciencia,
A la hermosa sinestesia,
Al humor excéntrico
A la mezcla de los sentidos,
Al tumor de la sociedad,
Abrazarlo y poder entenderlo
Que también somos parte
De lo que no hablamos.
Y este error de comunicación
Que llevamos dentro,
Que intento erradicar
Al escribir para desmalezar
Tanta falla comunicativa.
Eso sí, abrazo esta iniciativa
Por querer abrirme en paso
A la conexión con quien me lee o escucha
Y así experimentar
- La sinergia de las hormigas -.
12
sin comentarios 72 lecturas versolibre karma: 85

Efímera verdad (el drama de los versos perdidos)

Cuando las palabras brotan súbitamente del éter del tiempo y quedan flotando en las vaporosas nubes de la inspiración, generan gran ansiedad en quien ha logrado apropiarse de ellas, ante su posible desaparición, por ello es que el autor necesita perennizar esas palabras, porque de no hacerlo, su existencia puede ser tan efímera como una gota de lluvia que no llega al suelo y no dota de vida a la semilla.

Y todos los días, desde todas las nubes invisibles que cubren a los espíritus curiosos, caen gotas intensas que se diluyen y extinguen en las voces inciertas de los inelegidos… para esos versos… o para la poesía.

Hay un largo recorrido del poema, que se plasma en la voz repetida, en el canto o en la palabra escrita, y culmina en la aprehensión que hace de cada verso el oyente o el lector, y a pesar continúa a través de él.

Pero la poesía vive también dispersa en el limbo, al que la condena la falta de previsión del poeta para guardar los versos que surgen en los momentos de inspiración. Una dimensión imperfecta, pero preñada de gran luminosidad. Aquella que da vida al universo humano.

No obstante, el aire que rodea a la poesía es aparente, insuflado de pompa y enrarecido de humildad. Pero, más allá de lo iluso que puede ser, está cargado de la energía vital que mueve a los sueños, impregnado de las sensaciones que lanzan al ser humano a la aventura universal. Un viento que también empuja las velas de los aventureros que nunca alcanzarán el Parnaso, porque carecen de vida y de los dones de la palabra.

De ese aire brota una luz sempiterna, un haz de belleza inmortal, un destello de eternidad, que guardamos como un tesoro en nuestras bibliotecas. La voz del poeta que se hace verdad. Esa poesía que nutre el silencio, que reúne a todas las voces y le da sentido a la oración.

Pero, siempre nos quedará la angustia y el desasosiego por aquellos versos perdidos. Por aquel poema que un día empezó y nunca terminó, por aquel esfuerzo inútil que se quiso llamar poesía; por quien hunde su talento en el fango de la inconstancia; por quien se abandona en el conformismo, en el falso halago, en el triunfo efímero, en el alumbramiento y deceso de la propia voz. Por quien mata la poesía haciendo de ella un objeto de consumo, una mercancía editorial, una moneda de cambio, un poema de concurso... un montón de versos para encantar a unos lectores que jamás sentirán aquello que diferencia al poeta del resto de la humanidad.
leer más   
18
2comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 98

Poética

Después de escribir un poema haces otro, desechas los dos y lo intentas de nuevo, y la noche languidece sobre tus ojos, pero quieres seguir intentándolo, hasta que llega un verso mágico, y brotan todos los demás, en tropel, como una incontenible avalancha de palabras.

Sientes que la sangre se enciende, sientes que se te escapa un tesoro, sientes que no puedes controlarlo y escribes sin detenerte, con profusión.

Entonces lo lees, una y otra vez. Te suena el primer verso, los otros, no sé. Corriges, tratas de corregir, pero no puedes. Dejas de pensar un momento en el poema, lo vuelves a leer, y tu oído empieza a acostumbrarse. De tanto repetirlo, haces que te suene bien, de tanto decírtelo ya empieza a parecerte un poema. Pero te engañas, estás escuchando tu propia voz.

Piensas que solo si lo leen otros lo sabrás, pero sabes que ni aun así podrás descubrirlo, porque desconfías de los demás. Ellos no son poetas como tú, y aunque te guste escuchar halagos, recibir likes, leer comentarios que derrochan admiración y creerte un elegido, sabes que nada es seguro. Lo único verdadero es que no eres poeta antes de haber concluido un poema.

El día resurge en cada palabra. Sigues escribiendo y publicando con dedicación, hasta que alguien, desde unas líneas generosas te cuestiona que tú no eres poeta, porque escribes para los demás; eres más bien, un complaciente escribidor, o un pergeñador de frases intrascendentes.

Y en verdad, tú eres poeta cuando es honesto lo que expresas y puedes arroparlo de belleza y de misterio, aunque no lo quieras compartir, porque la poesía se hizo para que cada quien pueda descubrir la hondura humana, la propia y la de los demás… ya es de cada quien, tratar de conectarla con el resto de la humanidad. Y a veces se logra, y se hace la luz sobre el poeta; pero, en ocasiones, todo no es más que apariencia, que el tiempo se encarga de cubrir de olvido o vacuidad.

Y también hay ocasiones en que el poeta muere antes de nacer…
leer más   
11
1comentarios 125 lecturas prosapoetica karma: 83

HΨPᎾҜRISIS

Calles cerradas
de caridades vacías
por penitencias que asfixian
tus turbias realidades veladas.

No eres el llanto del atrio
ni la letanía en las cúpulas.
No llevas a cuestas
sino tus propias injurias.

Cierras los ojos
y abres tu juicio.
Muestras autocondena a voces
flagelando otras espaldas, mustio.

Guardas la fiesta
y violas el pesar.

Cargas cruces de materia
y en ellas,
crucificas indolente
cada par de huellas
que padece contigo en el camino.

Ahí vas, caminando junto al crío
que desarropado de amor
y frío de trigo
miras siempre sin afán
y abstienes tu vientre de pan
pero le dejas a él
hacer eterno el sacrificio.

Lamentas aquella omisión,
ese crimen, ¡tal olvido!
pero tus ancianos
perecen lejos del fuego
de tu chimenea
y la sinceridad de tu abrigo.

Visitas hasta el séptimo templo
rasgándote las vestiduras
con las mismas manos
que golpean, vejan
y dolor inquieren a las almas puras.

Desprecias las carnes de bestias
y te haces una
cuando de tu hermano te aborazas
y vendes al mejor postor
que tu oscura entraña lavas.

Dos caras de la misma moneda.
Una moneda que no vale nada.
Un valor que pierdes
cuando usas ambas
¡pretendiendo ser humano!
ser humano un día
y el verdugo de todos,
todos los demás segundos
de tus todos pobres años.



Yamel Murillo


Hypocrisis®
Caleidoscopio©
D.R. 2017
leer más   
15
17comentarios 237 lecturas versolibre karma: 90
« anterior1234515