Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 152, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Des-encuentro

Guardar en la memoria
cada palabra no dicha
cada gesto esbozado
de un encuentro
de miradas calladas
de labios sellados
pulsos anhelantes
adioses temidos.
leer más   
16
sin comentarios 306 lecturas versolibre karma: 29

Nostalgia

Un lugar, una cama, una prenda,
una imagen, un dibujo, un plato, una palabra.
Hablo de un común que lleva a mi memoria
al encuentro con el recuerdo,
uniendo presente y pasado
por capricho y sin aviso,
sólo un rato.
Nostalgia siempre hace sentir,
Nostalgia es capaz de unir lo vivo con lo muerto.
Nostalgia se hace llamar, pero todos
por distinto nombre la conocemos.
Dicen que no tiene apariencia,
pero yo siempre la veo.
Te la puedo describir:
Unas veces es rubia, otras morena.
Unas veces es joven, otras anciana.
Unas veces es niña, otras niño,
hombre o mujer,
animal o humano.
Te aseguro que es caprichosa, pues
no quiere permanecer, ya sea
estando despiertos o dormidos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que mis añorados seres queridos
siguen vivos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que puedo ganar algo
que sólo puedo perder.
Dicen que los muertos los perdemos una vez,
pues yo digo tres:
la primera vez en su adiós, la segunda en su olvido
y la tercera, tras despertar del recuerdo
al que Nostalgia nos lleva
consiguiéndonos engañar.
Seguiría maldiciendo a Nostalgia si no fuera por conseguir
reunirme con mis seres queridos, haciéndome disfrutar
una vez más de mis platos favoritos
y mis lugares preferidos.
Bendita la nostalgia que me da
la oportunidad de jugar una vez más
con mis perros, mis gatos y mis abuelos.
Bendita la nostalgia que me transporta
a las playas de Barcelona, a los pueblos
de mi infancia y a la calma de la montaña.
Nostalgia, unas veces me enfado contigo
por aparecer sin avisar, marchándote igual.
Otras veces te agradezco
que hagas posible en mi mente
lo que físicamente ya es nada.
Eres una sabia consejera que me ayuda
a corregir los errores del pasado
y una mala amante que no está cuando
yo quiero, sino cuando quiere.
Nostalgia, estás en todos.
Nostalgia, te doy las gracias.
9
4comentarios 233 lecturas versolibre karma: 21

El mejor poema que he escrito

El mejor poema que he escrito
confieso lo escribí en sueños.
Mas aquí no puedo plasmarlo
al despertar olvidé sus versos.

El poema más bello y sincero
que mi alma pudo forjar
al alba empuñé un lapicero
pero no conseguí recordar.

El mejor poema que he escrito
y que ya nadie nunca leerá
navega perdido en el limbo
y eterno permanecerá.
4
2comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 37

Silenciosamente te borraron la memoria

Silenciosamente te borraron la memoria.
No importaron las huellas que el tiempo dejo como recordatorio en tu rostro.

Tampoco importó que en el pasado hubieras entregado todo por ellos.
Nada te quedo de un mundo que solo devoró tus energías consumiéndolo todo.

Tal vez la ansiedad fue su pretexto perfecto.
Porque ahora solo vas recorriendo los lugares que recuerdas con tu fiel perro.

Solo escuchas a lo lejos las plegarias falsas de casi todos.
De aquellos que solo les importa impresionarse mutuamente.
De los que van cuidando su karma como si fuera su único legado.
Pensando que solo se puede tener lo que se quiera con dinero.
Creyendo que basta con tener la mente en las virtudes del otro para llegar hasta la cima del cielo.

Soñando en tentaciones y olvidando que se debe aprender a enseñar a amarlo todo.
Olvidando que no debes olvidar lo que a todos ya han olvidado.

La historia se repite contigo.
Tú también hiciste lo mismo conmigo.
Silenciosamente también me borraron la memoria.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/01/2017.
15
6comentarios 803 lecturas versolibre karma: 54

El hilo de la memoria

Convocas el silencio
de la noche estrellada.
Tira del laberinto
el hilo de la memoria.
Olvidadas imágenes
se desbordan como río
en la noche callada.
El naufragio te espera
al despuntar el alba.
leer más   
12
4comentarios 220 lecturas versoclasico karma: 62

Ya veré si algún día

Ya veré si algún día me conformo con tenerte tan dentro, tan nada, tan lejos. A lo mejor llega el momento y me desboco, dando rienda suelta a la indomable que me grita, porque la tela tensa hasta que quiebra en hilos sueltos... A ver quién sobrehíla.

Ya veré si algún día desahogo los besos que tiré al mar entonces, y los traigo a la orilla de un poema y reanimo su saliva con mis letras en un boca a boca, o en un verso a verso. ¡Qué bien sabrá besarte de nuevo!

Ya veré si algún día recojo flores de los vastos jardines sin aurora. ¿Seguirán las buganvillas enredadas en los muros del resentimiento? Le cuesta tanto a mi memoria meterte en el olvido... sacarte del recuerdo...
8
3comentarios 149 lecturas prosapoetica karma: 46

No regreses

¿Ya me ves?

No regreses
aunque escuches mi voz
por todos tus rincones silenciosos,
en la melodía de cada canción
o en el ansiado aire de tus pulmones.

No regreses
aunque me veas arrastrándome
detrás de tu bendita sombra,
en la memoria de la noche
o en el aroma que ronda tu almohada.

No regreses
aunque mi arena caiga junto a tu arena
y sin reloj,
ni si te miro de frente
y lo demás desaparece por la magia.

No regreses
aunque en la sangre sientas mis labios
besando tu esencia,
ni sintiendo tu pulso revuelto con el mío
y sonando bonito.

No regreses
aunque me encuentres perdida
y contemplando tu distancia,
ni si me ves arañando los sueños
para hacerte realidad.

No regreses
aunque sepas que piso sobre tu pies
para no perder el equilibrio
o te cruzo abriendo mis brazos
mientras te sonrío con felicidad.

No regreses
aunque descubras mis raíces
enredadas en tus hojas
o mi pluma fuente vertiendo
palabras consagradas a tu alma.

¡No regreses,
por favor no regreses!
No regreses
porque tampoco
sabría cómo dejarte ir.
leer más   
9
4comentarios 302 lecturas versolibre karma: 64

Alzheimer

Los versos van cayendo
como caen los años
y tiñen mi cabello,
pero ahora no me acuerdo
si fuiste realidad
o fuiste sólo un sueño.
Las arrugas de mi piel
llevan marcados tus besos
y en mi corazón palpitan tus silencios.
Pero de tu nombre, no me acuerdo,
aveces una lágrima acude a mis mejillas
recordando tu sonrisa,
recuerdo una mesa
y del campo la brisa.
No parabas de hablar
creo que estabas bellísima.
Ahora viene Isabél
dice que es mi mujer,
pero yo no la recuerdo.
Dice que tengo no se que,
que no me acuerdo de comer.
Ahora no me acuerdo
si fuiste realidad
o sólo fuiste un sueño.
leer más   
10
1comentarios 122 lecturas versolibre karma: 52

Si quieres que te olvide

A la soledad me vine
por ver si encontraba el río
del olvido.

Rafael Alberti


Si quieres que te olvide
tendrás que poner empeño
volcando todas tus fuerzas,
sacando leña del fuego
para que no me acuerde
de cómo crepita un cuerpo
cuando tiene la suerte
de que lo toquen tus dedos.

Por aquel entonces,
verde era el cielo.

Si quieres que te olvide
tendrás que borrar mis versos
deshilachando las letras,
agonizando los verbos.
Huérfanas las imágenes,
huérfanos los recuerdos.
Y puede que así consigas
que mis poemas ignoren la esencia
de la memoria,
que no describa lugares,
que cierre un poco la boca,
que deje de dar detalles
de cuando era verde el cielo.

Si quieres que te olvide...
en realidad, no quiero.
leer más   
22
18comentarios 321 lecturas versolibre karma: 67

Nebulosa (poema conjunto @_Sejmet_ y @Pequenho_Ze)

Es el chiste afilado menos cómico
que jamás me han contado.
Aunque no faltaban risas hace años
para reírnos de todo,
hoy retuerzo la cabeza hacia un lado
y recuerdo el pasado inmerso en lodo.

Ahora la risa aparece indigesta
al dibujar el recuerdo en las paredes.
Me siento a contemplarlo tantas veces...
y por mucho que lo intento no regresa
la claridad diáfana del tiempo.
La memoria está varada en la cornisa
y el dibujo cada vez es menos cierto.

Ya no sé si lo que queda del recuerdo
es un sueño o la historia verdadera
que hay sentada a la sombra
de un árbol sin ramas.
Trazo un trazo de pasado nebuloso
cuando me escucho contarlo
y no me creo.
Es el tiempo la espuma de mar
que se ha llevado del presente
lo que no pudo el poniente
quitarme del pensamiento.

Será que la memoria es un camino
de luces y sombras a partes iguales;
una niebla fugaz, un sentido roto
colgado de los ojos que miran hacia dentro.
Y no me reconozco. No he venido.
Parto de un espejo adormecido
para despertar las imágenes borrosas
e inventar el tiempo que parece perdido.

Tengo el guión escrito en la arena,
me falta el final,
      queda pendiente.
Según sople el viento, un día te borras,
y al día siguiente, vuelves y apareces
como una botella clavada en la orilla
tras un oleaje fuerte.

Es esa trágica comedia
que parece reírse de mí misma.
Y a pesar de que la mueca se disipa
en las garras de un olvido recordado,
lo vivido, lo añorado, lo soñado,
aún gritan tu nombre y el mío.

Se me acaba la memoria
que se funde con la vida del ahora
y no llego a distinguirla
en lo oscuro del camino
que te pierde,
no concibo, no recuerdo, no termino
de olvidarte.
leer más   
12
18comentarios 183 lecturas versolibre karma: 69

No me olvides

Me dijo:
no me olvides.
Y yo, que alguna vez
fui obediente,
cincelé su nombre
en mi memoria
y fabriqué un almanaque
para tachar los días
sin ella.
Octubre reiterado,
el otoño durando
doce meses.
Ni rastro de abril.

Imagina la estampa:
mis venas supurando
versos,
una hoja caduca
taponando la garganta,
la lengua plomiza,
los ojos fríos,
las manos grises,
mi ventana sellada.

Menos mal
que parecía eterno,
pero no lo fue.
A mi corazón empedrado
le salieron flores
y la nostalgia
se olvidó de recordar.
Tan solo,
de vez en cuando,
comparece la memoria
impertinente
y dibuja el trazo
de su sombra.

Decidle
que no se ofenda,
que no hay censura
en el desgarro
de mi pluma,
que ya no hay guerras
ni hay bandos,
que es así como mi poesía
la recuerda.
18
22comentarios 95 lecturas versolibre karma: 82

La memoria de mi nariz

Tengo días de memoria
como un cielo azul abierto,
otros parecen un muerto
enterrado en nuestra historia.
Aquellas tardes de gloria
conquistando tus caderas
cuando éramos unas fieras,
¿sabes dónde están ahora?
Pasa el tiempo y empeora.
Esperaba que vinieras.

El sabor de tu sonrisa
debes saber que he olvidado,
que las olas se han llevado
lo que no pudo la prisa.
Sin embargo, está en la brisa
tu fragancia refrescante
y no hay nada que suplante
ese olor en mi memoria.
No es tu esencia transitoria
ni hay dolor que la quebrante.
13
6comentarios 160 lecturas versoclasico karma: 77

Memoria histórica

Hay vidas enterradas en la historia,
reflejos del desprecio y del ultraje,
vividas en la España de un salvaje
sesgadas de manera muy notoria.

Vidas merecedoras de una Gloria,
por tanto sufrimiento y por coraje,
por eso este verso es un homenaje
que pretendo grabar en la memoria.

Algunas se perdieron en la sierra,
tras la hoja mortal de una bayoneta,
mas otras para siempre bajo tierra,

hundidas al azar de una cuneta.
Y todas olvidadas tras la guerra,
de este triste país de pandereta.
12
2comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 95

Aunque mis manos busquen a tientas

Aunque mis manos busquen a tientas
entre las teclas los versos
que sabrán dibujarte, todavía,
y sea capaz mi aullido de rozar
tu hombro desde la distancia,
como un murmullo de nadie
oído en el silencio de la noche.

Aunque retengas momentos de viajes,
sonrisas que broten con ellos,
la letra de algunas canciones,
mi nombre, tal vez, algún gesto,
la huella de lo que fue herida
y aquella pulsera de cuero
que en julio te regalé.

Aunque consiga parecerme
a lo que entiendes por nostalgia,
teniendo un segundo la suerte
de ser pellizco en tu pecho,
suspiro que exhales
o arroyo en tus ojos;
nada de esto servirá, amor,
con el paso de la vida,
para que yo tenga
cobijo en tu memoria
y tu vivas en mí, eternamente.
11
7comentarios 222 lecturas versolibre karma: 70

Magia y Poesía

Sé de lugares donde la luz se cuela de forma diferente, aquella casa carecía de lujos, excepto por la manera como la luz de la mañana parecía elegir iluminar sólo algunas cosas;
En las paredes se reflejaban geométricos rayos dorados de luz repletos de partículas que danzaban al ritmo de una melodía divina que nadie más podía escuchar.

Hoy con café en una mano y un poemario en la otra, viene a mi mente, como en una fotografía en sepia, el recuerdo de aquella vieja casa de la tía, repleta de historias, recuerdos guardados ordenadamente, y cuentos antes de dormir, donde el sol besando mi mejilla a través del mosquitero le daba un toque mágico a mi despertar.

Allí, donde el café se endulzaba con miel,
el universo pareció haber preparado, cuidando cada detalle con minuciosa dedicación, un gran escenario para ese momento;
El patio sembrado de algodón, las tardes que olían a caimito y a peras y las hadas que según mi imaginación habitaban el lugar, fueron testigos de la primera vez que mis ojos tropezaron con la poesía.

Sólo hasta ahora preguntándole a mi memoria, cuando surgió mi amor por los versos, se precipitan estos recuerdos y por primera vez tengo conciencia del milagro ocurrido en aquellas vacaciones.
Hoy entendí que la luz que iluminaba el lugar era la mía, que no fue casualidad que ese libro sobresaliera del estante, que desde ese día en mi alma se encendió la magia
y que la magia empieza cuando la poesía te elige.

Nunca más volví, pero la poesía se vino conmigo.
15
11comentarios 1305 lecturas prosapoetica karma: 106

Nada se pierde para siempre

Nada se pierde para siempre,
nos queda el recuerdo que se aferra
a un futuro que soñamos porque vendrá después.

Es evidente el deterioro que no se borra con los años
solo se arrastran alargando el letargo de una lejanía,
eso lo hace más que un pequeño fragmento
elocuente de lo que fue el ayer.

Es notable el deterioro de mi vista cansada,
tal vez es por las tantas injusticias que he tenido que sentir,
pero aún así prefiero seguir fingiendo
que el tiempo es mi aliado travieso y celoso
que bromea con seguir jugando a la vida conmigo.

El vértigo al miedo seguirá imponiéndose
a un espacio que difícilmente se borra con la miseria
que flota por la frágil palabra.

Es muy cierto que me duele el sufrimiento
que va rompiendo mi esfuerzo para convencerme
que no debí de querer más que un poco más de todo.

Es muy cierto que me duelen los días que no se olvidan
con el duro amanecer que solo se desvanece,
pero aún así, tengo el deseo intacto
de poder decir que esas horas que me faltan
nunca las podré comprar con el dinero,
es difícil reconocer que la emoción prevalece,
a pesar que a la fuerza ya le falla la memoria.

En el ayer solías fingir que no existía mi presencia,
era más que un truco barato para consumir
tú vergüenza por no poder olvidar
a las ofensas que nunca se perdonan.


De nada te sirvió la disculpa fingida sobre un libreto viejo,
no fué más que un ruego falso que convencía a quienes solo son iguales que tú.

Tu pasado sofocó el poco aire que dejaste
en un ambiente viciado por tantas envidias sin fin,
ahora lo sabes muy bien,
nunca fueron rentables tus planes.

Hoy mi prosa es más fuerte.
Tu obsesión solo vivió para destruirlo todo,
pero nunca pudiste arrebatarme todo lo tengo,
mi sonrisa siempre será una evidencia visible
que el ocaso te ha ganado la pasada.

Nada se pierde para siempre,
me queda el recuerdo que se aferra
a una historia que lo tuvo todo,
que lo tiene todo porque rápido aprendió
a vivir un futuro sin ti.

Nada se pierde para siempre.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
27/07/2017.
17
7comentarios 377 lecturas versolibre karma: 96

Con esto, no quiero que te confundas

¿Puedes seguir enamorada de alguien
que has dejado de querer?

Elvira Sastre

¿Ensueño todavía, o tan solo memoria?
Ángel González


Que pasa el tiempo
y la escarcha se posa sobre el cabello,
los años surcan el rostro,
la energía escampa
y tú sigues ahí.

Porque escribo apretando
el lápiz contra la hoja,
no borra la goma la huella
por mucho que raspe.
¿Qué quieres que haga?

Aprendí de memoria tu risa,
percibí a distancia
el perfume que usabas,
por no hablar del traje de seda
que vestía desnuda tu piel.
Con esto, no quiero
que te confundas.
Digo que eres la herida del folio,
la marca por siempre,
la mancha que está.
Que dueles si escarbo,
inútil taparte,
Neruda no deja de hablarme
de ti.

Si cierro los ojos puedo dibujarte,
aunque, cada día me lo invente más.
Ya pinto unicornios
más verdes que azules
y escucho canciones solo para mí.
Me queda sacarte de la poesía
pero, no me importa que vivas ahí...
siempre que no vuelvas.
10
4comentarios 258 lecturas versolibre karma: 82

Que no soy poeta

Que no soy poeta,
que solo vinculo las letras,
asocio palabras que bailan de noche,
recreo momentos e invento
que tú me querías,
que yo aún te quiero.

Balcón emplomado,
las nubes reunidas frente a la ventana.
No sé si es agosto.
Tengo tres macetas de varios colores
sufriendo alopecia y el mirlo agoniza,
un trozo de carne con alas
que viene extrañando tu voz.

Quieres que lo haga, pero no exagero.
No sé en qué piedra guardé la memoria
del ángel terrible que llamó Cernuda.
Y no, no soy poeta. Si acaso lo fuera
te hallaría dormida
encima de alguno de aquellos poemas
que un día escribí con la piel mojada
del río Majaceite,
con tu nombre a mí entregado
como dirían los versos
de Caballero Bonald.

Y no soy poeta
pero quisiera serlo,
dotar de lirismo al recuerdo
que apenas nos queda,
el humo de instantes que el viento
o el tiempo
se empeña en llevarse
y me es imposible guardarlo
en cualquier botella.
Amnesia o tiempo.
16
20comentarios 338 lecturas versolibre karma: 80

Inventario

Un día decidí
Concederle una entrevista a mí me memoria
Para hablar de todas aquellas cosas
Que me recuerdan a ti

Los abrigos verdes
Los ojos rojos
Poner la tele
Y quedarme solo

Escuchar a Bob Dylan de fondo
Y pensar en pistas de baile
En las que no baila nadie
Si llueve, prácticamente todo

Encontrar cepillos de dientes
Sentados al lado del mío
Contestar postales sin remitente
Con solo tres puntos suspensivos

Tomar como ciertas contradicciones
Dar las buenas noches
Tragando pastillas de cafeína
Y dar por perdida
Cualquier llamada a partir de las doce


Finalmente, esperar a que se apague la luz
Maldecir el pronombre personal tú
Y Soñar despierto al acostarme
Con almohadas sin el olor de tu pelo
Con silencios sin mensaje
Para ver si así finalmente
La noche se calla
leer más   
14
3comentarios 85 lecturas versolibre karma: 87

Sin conocerte

Había desarrollado
una increíble capacidad
para memorizar tu cuerpo,

y a la noche siguiente,

Volver a comenzar
sin conocerte.



www.ignacioluongo.com
IG: nacho.luongo
Tw: @nacholuongo
10
sin comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 81
« anterior123458