Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 289, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Mi peor enemigo

Época de reconciliación, decían, y había decidido hacer las pases con mi peor enemigo, era hora de perdonar, debía acercarme, darle una oportunidad, tal vez así desistiría, de una vez por todas, de su enferma afición de hacerme daño.

No era fácil, no lo era, había tantos años de dolor por olvidar, tantos golpes que perdonar, que solo pensarlo sonaba desquisiado, pero era tiempo de reconciliación, este era el momento.

Busqué dentro, me agarré de las pocas fuerzas que me quedaban y le vi mirándome, me puse de frente, le mire a los ojos y le abrí mi alma; abiertamente pedí perdón y le dije firme y decididamente “te perdono” y créanme señores fue mi mayor acto de honestidad, era verdad, quería, lo necesitaba y lo hice.

Sin responder, mi enemigo, tal vez incrédulo, no lo sé, callaba, fijamente me miraba, fue entonces cuando sucedió, una lágrima imprudente comenzó a asomarse en sus ojos y sorpréndanse señores, una lágrima apareció también en los míos, sonreí, sonrío, hacía tanto que no se cruzaban nuestras sonrisas que supongo que era suficiente respuesta, desee abrazarle pero me contuve, estaba hecho.

Toda la carga había desaparecido, sonriendo, di la vuelta alejándome de allí, saboreando aquella olvidada sensación de paz interior. Cuando vuelva a verle, seguro, al igual que yo, sonreirá, pensé.

La curiosidad me hizo girar la cabeza, busqué, también se había marchado.

Ya no había nadie en el espejo.
leer más   
10
sin comentarios 952 lecturas prosapoetica karma: 9

Niño de arena

Niño de arena, frágil, ligero,
que sabes soñar con el soplido del viento,
que eres motivo del mensaje que siento,
que cantas a cientos sin saber hablar.

Niño de arena, breve, eterno,
que eres verdad aun cuando miento,
que estás descentrado aunque seas el centro,
que eres valiente sabiendo llorar.

Te puedes perder entre vendavales,
y serás un cachorro entre chacales,
pero sabes volar.

Sentirás frío en épocas estivales,
y verás alegría en las hojas otoñales,
pero sabes volar.

Niño de barro, pesado, herido,
lágrimas te han caído.
Arena no, barro. Has perdido.
Te perdiste viendo al mundo llorar.

Niño de barro, te ruego,
¡Vuelve a ser ligero!
¡Vuelve a ser el calor de los eneros!
¡Vuelve a volar, vuelve a volar!

Niño, vuelve a la arena,
vuelve con el viento,
para de mojarte con las penas.

Niño, sueña otra vez,
vuelve con el viento,
vuela, que el agua sólo quema.

Niño de piedra, al borde de la caída
preguntas ahora donde está la vida,
preguntas ahora donde está escondida
la lágrima que te vio llorar.

Niño de piedra, ya no sientes,
niño no eres, realmente,
sólo eres piedra
que no sabe gritar.

Ahora, piedra, piensas en la arena,
cuando no hay alegría ni pena
que te pueda curar.

La arena, la alegría, el llanto,
el viento y su canto
que te hizo llorar.

Tú, hombre de piedra
tenías la vida abierta
y la dejaste pasar,
y la viste marchar.

Tú, no quisiste correr con ella,
no quisiste pensar con las estrellas
y dejaste de llorar,
y dejaste de pensar.

¿Y qué es de ti ahora?
Hombre de piedra, esperando que pasen las horas
descubrirás que no volverá,
descubrirás que ya no está.

Tu arena se la llevó el viento,
tu barro se lo llevó el mar,
y ahora, hombre de piedra,
con la piedra, solo, estás.

Tus sueños se los llevo el invierno,
tus fuerzas se las llevó el mal,
y ahora, hombre de piedra,
contigo, solo, solo, estás.
leer más   
10
4comentarios 175 lecturas versolibre karma: 31

Ella

Cuando ríe reconstruye Hiroshima,
Las tormentas se convierten en verano
Y hasta Allan Poe escribe algún poema de amor.
leer más   
12
2comentarios 221 lecturas versolibre karma: 72

A mi pequeño amor

De mis manos que tiemblan
salen las caricias que te debo,
los deseos tardíos,
las miradas sin sueños.

Te debo ser aquello que no puedo.
Un rumbo fijo.
Una paz sin miedo.
Un profundo letargo donde acunar tu sueño.

Debía ser lo que mereces,
quién soy yo para haberte merecido pienso...
Es entonces cuando me quiebro,
y te miro,
y se me hunde el cielo.
Porque todo pesa tanto y tú eres mi sustento.
Tan pequeño corazón y ya dándome consuelo.

Alma mía te llamo y siento.
Vivo por ti y no sabes
que a poquitos muero...
Eres mi dulce secreto, tú,
que todo te debo.
Sólo sabes amar y jugar con tus sueños.
Yo sólo sé que sin ti
no sería capaz de aguantar este miedo.
leer más   
7
1comentarios 356 lecturas prosapoetica karma: 58

Prólogo (Sueños y desvelos)

Aquí comienza mi libro,
compuesto de alguna rima,
de calladas emociones
y recuerdos de una vida.

Algún gracioso soneto,
quizás una fina lira,
homenajes a poetas
o una rítmica quintilla.

Desde las noches en vela,
a las pasiones baldías,
el apego a las raíces
y el amor a la familia.

Solo son mis sentimientos,
también mi ideología,
afectos y desamores,
estampas en la retina.

Cómo se funden los besos,
cómo te mece la brisa,
un aroma de violetas
y todas mis utopías.

Una copla y un romance,
un verso que me fascina,
la belleza de una estrofa,
una gota en tu pupila.

Solo espero que te guste,
que te saque una sonrisa
desde que leas el prólogo,
a la última poesía.

Pretendo que te emociones,
que sientas la fantasía,
de mis sueños y mi mundo,
de toda esta alegoría.
leer más   
20
9comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 89

La luna se escapa

La luna se escapa, se escapa mi vida, el árbol que florece, estupefacta un silencio que crece, me quedo, me quedo dormida, escuchando que el momento se para, el segundo crece y la cinta que vuelve otra vez, no deja contemplar tales cosas lejanas incapaz de alcanzar, que llena, que cura, que sana, tan pura su esencia que está en todos lados, cada vez que la mira la vuelvo encontrar.
Sus risas resuenan como un carnaval que brotan tan fuerte como el río se desahoga en caudal.
leer más   
8
2comentarios 127 lecturas versolibre karma: 77

17 de Agosto de 2017

Una semana de silencio, no un minuto, sino una semana. Luto por ti, por mí, y aún no acaba aunque estas letras salgan a luz. Una semana sin publicar, una semana no es suficiente, mas no puedo esperar más para hablarte, para contarte lo que siento, lo que pienso.

Mi tierra, mi gente en mi corazón roto y atormentado te llevo ahora más que nunca. Mi tierra…, no eres sólo un pedazo de suelo, eres un sentimiento, eres personas, corazones, eres parte mía, eres tú por lo que soy así, porque si hubiera nacido en otro lugar sería todo distinto. No es patriotismo, o sí, quizá es un sentimiento que no tiene nombre, quizá sólo es otro tipo de amor.

Mi tierra, mi gente, toda tú eres parte mía, te llames Madrid, Cataluña, Valencia, País Vasco, Andalucía…, da igual, eres mi tierra, te siento mía.

Mi tierra, te han herido, nos han herido. Me duele pensar en mi gente, esa que llora porque el sufrimiento es directo, mi gente, personas que no conozco, pero que las siento cercanas.

Mi tierra, mi gente, mi amor…, nos han hecho daño, mucho daño, sin motivo alguno, y sé que tienes miedo, temes que vuelvan a dañarnos, lo sé, pero por favor, no les des ese gusto a quienes te han hecho llorar. No tenemos miedo, no lo tengamos y no solamente porque somos más fuertes que ellos, sino porque no conseguirán de nosotros su propósito. Nos tenemos los unos a los otros, que eso no nos lo quiten, porque gracias a eso no tenderemos miedo, nunca, de nadie.

Mi tierra, mi gente, nos han herido gravemente, soy consciente, pero mi tierra te tengo que pedir algo, algo difícil, lo sé. Mi gente que no os cambien, que sigáis siendo libres, que vuestra mente no se turbie, por favor, que el odio no se apodere de vosotros y no os deje ver que el horror no es cuestión de razas o religión, que sólo son locos, sólo eso. Mi gente, por favor, te pido lo más dicil que se puede pedir cuando el corazón te duele, te pido que no cambies, que no te cambien, que seas capaz de ver y de pensar por un momento, que no nos convirtamos en ellos, que seamos mejores que aquellos que matan, hieren y dañan.

Mi tierra, quiero que sigas siendo como eres, que sigas siendo abierta, libre y sin temor, te pido que luches conmigo, con todos, para que nuestro amor siga siendo el mismo, para que seamos mejores, y nos ayudemos a serlo, para que luchemos como sabemos, sin amedrentarnos, sin cambiar, para que no nos convirtamos en lo que ellos quieren. Te quiero libre, abierta y sin temor, te quiero como siempre has sido, te quiero, mi tierra, mi gente.
5
sin comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 40

Me detuve tantas veces

Me detuve tantas veces.
Dude más de cien.
No sé que pensaba.

Y recordar que aún me falta
tanto por aprender.

Lo dude tanto,
en aquellos momentos,
dudaba en tener la respuesta.

Quiero aprender todo,
todo de mi.
No quiero dudar más.

Pienso entregarme a mi,
como nunca lo he hecho.

Pues,
hoy se que quiero
y esa es la única respuesta
que necesito.
leer más   
4
3comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 58

Los Monstruos de mis sueños

Y hoy les enseñaré a ellos,
a los monstruos de mis sueños.
A jugar al escondite.
A ir descalzos.
A comer dulces hasta hartarnos.

Pero no vengáis solos.
QUIERO UN EJÉRCITO!

A partir de hoy crearé un" REINO".
Pues seré vuestro Rey!
Monstruos de mis sueños....
leer más   
11
4comentarios 223 lecturas versolibre karma: 83

Mi razón

Mi poesía hoy tiene tintes de tristeza
la melancolía se me sentó en la mesa
y llorando penas con un tequila añejo,
me enseño momentos que aquejo.

Pasaron por mi mente muchos recuerdos,
decisiones que tome en otros tiempos,
Y ahora son carga pesada que llevo,
de los que aprendí y en mi mente sublevo.

Mi tristeza hoy encuentra otra razón,
y pide al corazón se encierra en caparazón,
llevar las penas hasta un nuevo instante,
donde basta ser historia con toque hilarante.

Razón que agobia por mi camino,
donde todo lo que empieza tiene un destino,
Vestigios de llantos que cargó conmigo,
cicatrices que marcaron las cuales bendigo.

Reflexiones de minutos que se quedan,
para enseñarme que en todo salí vencedora,
y que debo dejar valores que se heredan,
y causas de vida que no dejaré para luego.

Mirando de reojo mi reflejo de un ayer,
Observo que soy mi meta por crecer,
y que mientras tenga mi esencia intacta,
no habrá nada que me haga desfallecer.

Las letras de mi alma.
10
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 95

La vida que debo aprender a respetar

Me sentí inmune a todo,
me encerré en medio de lodo,
me tape para que no saliera,
la historia en mi alma viajera.

Camine a veces sin rumbo,
termine donde me derrumbo,
y sentí que la vida terminaba,
entendí que solo me enseñaba.

Conocí un mundo de ironías,
me metí a donde mas me dolía,
pude reconocer que yo sigo viva,
y que solo yo puedo cambiar mi agonía.

Muchas veces me tape el rostro,
me puse una máscara para desaparecer,
me creí que así nadie vería mi padecer,
pero de mi no me puede esconder.

Así que decidí quitármela,
dejar de esconder mis lágrimas,
levantar mis ojos aún mojados,
y limpiarlo para mirar lo pasado.

Enfrentar lo bueno y lo malo,
descubrirme en cada decisión,
reflexionando en cada situación,
donde me creí solo en confusión.

Me quite la máscara y me enfrenté,
a los problemas de los que me ausente,
Porque es la única manera de liberar,
la vida que debo aprender a respetar

Las letras de mi alma.
leer más   
9
2comentarios 138 lecturas versolibre karma: 103

Llegaste a mi vida un día

Llegaste a mi vida un día
que mi alma atribulada
de la desdicha marcada
la consecuencia sufría.

Signada por el pesar,
Justo al nacer lastimada,
encerrada el alma mía
sin poderla consolar
de dolor se consumía.

Si alguien se me acercaba
lo miraba con recelo,
mi alma era pura escarcha,
era un tempano de hielo.

El frio que había en mi pecho
se hizo agua en tu calor,
volviendo el jardín desecho
una primavera en flor.

Con una bondad innata
llegaste a mi vida un día
resanaste las heridas
que mi corazón sufría.

Arrancaste la semilla
que las arenas del tiempo
arrastraron a mi vida
llenándola de tormento

Con cariño la acunaste
y la llenaste de besos
y tranquila la arropaste
en el centro de tu pecho
leer más   
17
10comentarios 158 lecturas versolibre karma: 93

Mi llanto brota suave

Mi llanto brota suave, saliendo de mi alma, sacando todo el daño
causado por tus dagas, extrañas circunstancias unieron nuestras vidas
cortándome las alas, borrando mi esperanza, ¿acaso queda algo?
No sé, estoy cansada. Mi mente aletargada ya no escucha nada.

Mi llanto brota suave borrando tus palabras
que anidan afiladas muy dentro en mis entrañas, y cortan y desgarran.
Montañas separadas por mares insondables, simulan nuestras vidas
Y siembran la esperanza en cada lagrima brotada.

Aquella risa tuya, que tanto me gustaba, trocó su suave hechizo
borrándole la magia, brotando está mi llanto suavemente,
y corre cual cascada, simulando aquel rocío cubriendo las montañas,
aquellas tan cercanas y ahora separadas.

No existen ya memorias de aquellas madrugadas,
despiertos y felices, borradas están del alba, rompiste mí
entereza, mi alma limpia y sana, la quebraste para siempre
no tengo ya la calma que tanto te gustaba,
dolida estoy muy dentro, muy dentro aquí en mí alma.

Deseos aplazados quedaron atrapados, clamaron sin respuesta,
aquellas madrugadas, veneno disfrazado de amor que no profesas,
deseos inconclusos, promesas de un mañana plagado de placeres
que duermen esperando tu amor que no regresa.
leer más   
13
10comentarios 151 lecturas prosapoetica karma: 95

Mi musa

Mi musa está sentada, arriba allá en la rama,
me mira, y me sonríe, pero no se acerca nada,
está muy aburrida, se estira adormilada.

No entiende como quiero sacarle las palabras,
palabras tan sencillas tejidas con su magia.

Mi musa está rebelde, sentada allá en la rama,
me mira juguetona, hace guiños y se escapa.

Me mira desde lejos, se burla y me sonsaca.
Me siento confundida, mi mente está ofuscada,
la miro desde lejos, me pregunto ¿Qué le pasa?

Mi musa vuela libre, y yo intento encerrarla
me mira juguetona, hace muecas y se escapa.

Mi musa es muy coqueta, voluble y obstinada,
se escapa si ella siente que quiero dominarla.

A veces es sombría, a veces es muy trágica
de pronto es muy alegre ayudada por la magia.

Mi musa está repleta de historias no contadas,
ella caprichosa las lanza al aire todas
y grita sonriendo ¿Por qué no las atrapas?

Mi musa es tan traviesa, a veces es muy quieta
A veces exaltada, a veces me sorprende dictándome palabras.
A veces me confunde, y pienso ¡ya está atada!,
me apunta con su dedo negando mi esperanza.

Mi musa ¡si pudiera dormir allí en tus faldas!
sentir que estás atada, y soy dueña de tú gracia,
pero eso es imposible, no existiría la magia,
esa magia con que cuentas las historias, los poemas,
Y dibujas cada letra conformando las palabras.

Mi musa ven aquí, duerme en mí regazo,
déjame peinar tu pelo, descansa tranquila un rato
déjame tejer la trenza con que atrapo tus relatos.
leer más   
16
12comentarios 188 lecturas versoclasico karma: 106
« anterior1234515