Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5, tiempo total: 0.003 segundos rss2

La Hora Inmarcesible

Los árboles rasgaban la bóveda celestial, que se tornaba torva en una gama acromática y, conllevando el desosegado final, las ramas sin broza se explayaban, perdidas entre la bruma. Los aromas cetrinos, retornaban al ayer, y, proveían la falsa ilusión, de una pizca de redención. ¡Oh!, tan deseada era, tan escasa se repartía y, para su desgracia, su servidor la repartía. La niebla se espesaba, en un denso ensueño, fruto de la inventiva erudita de un náufrago. Silencio; pasivo silencio que moraba por el viento, con vacuos susurros que amedrentaban a los olvidados. Y ahí hallábase un ilustre cuarteto, con sus semblantes pardillos y mentes virginales; el primero, en edad ya de merecer, de faz ensanchada y tez nívea, con la imaginación desatada, agraviándose a cada suspiro. Le precedía la perfecta e inmaculada fémina, joven por condición, bella; ¡bella y pura!, entre sus famélicos brazos embalaba a una creatura sollozante, con amores mondos e inocencia efímera. Ni resentimiento fracturado y corazón sin pisca de violencia. Falto de humanidad. A la zaga, andando con culebreo ofidio; se hallaba el menor. De mirada soñadora, porte rechoncho; simbolizando en una gala inefable, lo que es la bonhomía. Y así, ante mis sacrílegos ojos deambulaban, el cuarteto pardillo que danzaba entre jolgorios rasposos, por yermos sin nombres y con poca redada, caminaban con recelo, bajo unos designios piadosos.
Algunos me llaman elucubrador, otros, con un hilo de odio en el silbido, maquiavélico; y unos pocos, escasos de sazón, me recitan: creador, engendrado e inmarcesible.




"Contemos historias con el corazón, con poesía"
leer más   
5
3comentarios 89 lecturas relato karma: 49

Un gato distinto

Un gato distinto
Es lo que tus eres
Tal vez te muevas en dos patas,
y razones como humano
Pero un gato es lo que eres.

Lo sé por tu contante ronroneo
Y por tu habito de pelear con objetos guindantes.

Tus ojos miran con facilidad en la oscuridad.
Tu manera de andar expresa ferocidad.
Y eres capaz de rogar Por una caricia de alguien que aprecies.
-Isleimi Cohén
leer más   
8
8comentarios 110 lecturas versolibre karma: 92

Amor Propio

Sí, tal vez cometa errores evidentes
Tal vez mis acciones no sean las más adecuadas
Mis pensamientos los más coherentes
Mi apariencia la más cuidada

Pero

Sí, cada día intento mejorar
Ser más yo
Cada día me derrumbo, me caigo, me desmorono
El siguiente me vuelvo a levantar
Y así, toda esa
Las locuras, estupideces, irresponsabilidades
Me hacen a mí lo que soy
Y cada día
Me doy cuenta de todo lo que amo.
leer más   
2
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 26

El Punto

No veo y no siento, mi mirada se esparce
en la oscura noche, fría noche sin estrellas,
solo un punto, blanco, acogedor. Brilla,
quema aquellos ojos que osen verle,
mis ojos, el dolor irrumpe en mí,
debería apartar mi mirada, debería,
debería acabar con el dolor, debería,
pero su calor me envuelve, debo ir.

Camino, troto y corro, sobre el suelo,
sobre hundida arena, y entonces
nado, nado abrazado a estas inertes
aguas, calentadas por el resplandor
de aquel punto, el cual sigue alejándose.
Mis músculos fallan, me falta el aliento,
me rindo ante el mar, he fracasado.
El mar arrastra a mi entidad enclenque.

Algo está ocurriendo, las aguas, se evaporan
y el aire es seco. Veo al punto, se acerca.
Se asoma alegría en mi imagen, que antecede
al terror, nado en dirección opuesta,
me está alcanzando, y me aterra
me hundo en el agua ardiente,
hiervo, ardo, pero el pavor
no aprueba el ascenso.
Muero en el abismo ardiente.
leer más   
4
2comentarios 42 lecturas versoclasico karma: 52

Lo Elemental

Mis piernas, dibujadas en madera,
mis brazos, pintados en madera,
mi imagen, esculpida en madera,
mi esencia, plasmada en madera.
Inmensa la alegría que experimento,
cálidos recuerdos merodean en mí,
bellas sensaciones que al sentir
llenan la integridad del corazón.

Grandes manos se aproximan a mí
y agarran mi identidad y es dividida.
Me encojo, igual la euforia,
pero esta ira aparece en mí,
alimentada en virtud de estos recuerdos
llenos de odio, desprecio e impotencia,
quiero arrasar la propia existencia.
Vuelvo a ser separado.

Aún más pequeño, aún más primario.
La aflicción me inunda enteramente
y lloro hasta cercarme,
los recuerdos, lúgubres y opacos,
se escapan por mis ojos pintados
y se evaporan en el aire fúnebre.
Soy poco más que un cadáver
Vuelvo a ser dividido

Soy insignificante, totalmente elemental.
Soy indivisible, esta es mi identidad.
El pavor y el terror no irrumpen,
sino que regresan a su hogar,
de aquí emanan, de mi identidad,
soy ellos, y ellos son mi ser.
leer más   
3
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 46