Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 81, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Te deslizas en el aire

Te deslizas en aire
de las tardes transparentes,
en el agua de las rocas,
en el eco de las fuentes.
Tu imagen llevo grabada,
tu voz tan tierna y silvestre.
Tus ojos de río surcan
las riberas de mis sienes.
leer más   
14
2comentarios 451 lecturas versoclasico karma: 21

Show de ripios II

Huye de la luz mi frío,
cae preso en cadenas bravas,
entre rosas junto al río
donde antaño me besabas.

Huye del viento mi espanto
despeinado en madrugada;
se abalanza sobre el canto
de una sonrisa mellada.

Huye, pánico al fracaso,
vela fresca, cera amarga,
no retes más al ocaso
que parirá noche larga.

Huye, rencor sin adornos,
amor en papel de estraza,
que incluso en los altos hornos
el sol cumple su amenaza.

Huye, mira cómo huye,
mi ejército en desbandada;
pues mis angustias destruye
tu boca sin decir nada.
leer más   
6
5comentarios 268 lecturas versoclasico karma: 28

A fuerza de amar

A fuerza de amar, amor,
hay un quebranto en mi pecho,
se deshacen en añicos
los cristales del anhelo.
A fuerza de amar, amor,
ando descalza entre ellos.
leer más   
22
5comentarios 337 lecturas versoclasico karma: 62

El olor de una flor marchita

En busca de una reliquia
penetro en aquella estancia,
vestigio de amor añejo
olvidado en la distancia.

La habitación del dolor,
escena de discrepancia,
donde tanto nos quisimos
hoy carente de importancia.

Allí donde te amé al límite,
los besos en abundancia,
esquivando al centinela
y toda su vigilancia.

Ahora…, engreída y vana,
tratándome con jactancia...
¿Dónde quedó tu cariño,
dónde marchó tu elegancia?

Del amor creé una diosa,
solo viví en la ignorancia,
de las pasiones eternas
despojadas de sustancia.

Tanto ardor se marchitó
por alguna circunstancia,
sobre la cama en el cuarto
solo quedó una flor rancia.

Aún se percibe su esencia,
se desprende su fragancia,
aroma de aquel desprecio,
perfume...de su arrogancia.
14
sin comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 56

Volver al olvido

Fui a buscarte más allá
del recuerdo, del epílogo
de nuestra historia fugaz.
A redibujar tu rostro
impreciso en mi memoria,
a recrear los pasajes
tiznados por el ayer,
y a sacudir el glosario
de aquellas palabras claves
que habíamos inventado.

Atrás quedaron tan lejos
como historias del colegio:
los instantes con latidos
de horas en cámara lenta,
los interminables besos
en los salones de cines,
caminatas alcahuetas
por las oscuras aceras,
y espumas en copetines
con las luces psicodélicas.

Fui a buscarte más allá
del recuerdo… en el olvido,
con la taza del café
a poco de terminar,
un pan de gluten y almendras,
y la sección del periódico
de avisos…de las exequias
leer más   
9
6comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 61

Aroma de rosales

Verde y fresco fue el sendero
que mis pasos construyeron
desde el vientre de mi madre.

Oscurece en el camino,
mas quien frena mi destino
no es la noche inevitable.

Pesa el aire y en la tierra
un sinfín de flores muertas
se desploman a mi paso.

Un extraño aborrecido
es el tiempo detenido,
que me ahoga con su abrazo.

Destrozando la penumbra,
un rayo de luz alumbra
la brutal acometida.

Es la luna temblorosa
que contempla silenciosa
esta agónica partida.

En mi cuerpo, la injusticia,
con fría y lenta caricia,
imprime indeleble marca.

Tan solo un triste lamento
domina mi pensamiento,
inunda toda mi alma:

"Esto es lo que más deseo,
es lo único que quiero:
huir de todos los males".

Ya no hay más dolor ni pena...
Soy suave brisa serena,
soy aroma de rosales.
12
3comentarios 162 lecturas versoclasico karma: 81

Cría versos y se abrirán cerrojos

Si quebramos el silencio
y nos hieren sus cristales,
quizá, mejor no romperlo.

Habrá que poner remedio
cerrar la boca del todo,
los labios formando un beso.

Bájate ya del trapecio
y siéntate aquí, a mi vera,
que detengamos el tiempo.

Recuérdame cómo iba eso
de quererse sin medida
ni reproches de por medio.

Dejaremos choques previos
ahogados en el río,
que el pasado ya se ha muerto.

Tendremos que ir descubriendo:
para ahora, lo de ahora,
para luego, lo de luego.
14
19comentarios 172 lecturas versoclasico karma: 68

En la noche de los sueños

Sueña mi anhelante boca
con unos labios jugosos,
que la colmen y la sacien
de besos libidinosos.

Y despierta acartonada,
deteriorada y sedienta,
en la noche de los sueños
no hubo beso, solo afrenta.

Sueña el iris de mis ojos
con otros ojos clavados,
con una mirada ardiente
de la pasión inyectados.

Despiertan atormentados,
humectantes las pestañas,
en la noche de los sueños,
¿en mis ojos?…solo lágrimas.

Sueña la piel de mi cuerpo
con las yemas de sus dedos,
sueña mi mano traviesa
con la cumbre de sus senos.

Despierta la dermis fría,
trémula por el desplante,
en la noche de los sueños,
nadie acarició a la amante.

Sueñan encima del vientre
revoltosas mariposas,
coloridas y vivaces,
con otras aún más hermosas.

Despiertan descoloridas,
borrosas, en blanco y negro,
en la noche de los sueños,
extinguiendo su aleteo.

Sueña el delicado oído
con música celestial,
con las notas que desprende
una boca al suspirar.

Despiertan rotos los tímpanos,
por ruidos atronadores,
en la noche de los sueños,
los ecos de desamores.
24
13comentarios 182 lecturas versoclasico karma: 77

Terror, desolación y muerte (Quintillas)

Rostros que desfigurados
quedan rotos y sin vida,
en cuerpos ensangrentados,
vejados y contraídos
sobre tierra violentada.

Víctimas desorientadas,
por un futuro arrancado
de cuajo y a dentelladas;
destrozadas y agotadas,
sobre un miedo atenazado.

Ayudar buscando vidas
entre escombros doloridos
de familias deconstruidas.
Amigos sin despedidas,
por humo y sangre abatidos.

Niños de ojos asustados.
Sonrisas desdibujadas,
sin jugar y amedrantados.
Sin reírse y abocados
a lágrimas desoladas.

Divertirse fue un derecho
que rompieron en su infancia.
Devastación y deshecho
del fanatismo malhecho,
y aberrante intolerancia.

Pensamiento corrompido
del odio y la sinrazón.
Muerte y dolor infligido;
criminal desconocido
sin mente ni corazón.


Publicado en:

cincopalabras.com/2017/05/28/escribe-tu-relato-de-mayo-v-colegio-penal
10
15comentarios 235 lecturas versoclasico karma: 75

La memoria de mi nariz

Tengo días de memoria
como un cielo azul abierto,
otros parecen un muerto
enterrado en nuestra historia.
Aquellas tardes de gloria
conquistando tus caderas
cuando éramos unas fieras,
¿sabes dónde están ahora?
Pasa el tiempo y empeora.
Esperaba que vinieras.

El sabor de tu sonrisa
debes saber que he olvidado,
que las olas se han llevado
lo que no pudo la prisa.
Sin embargo, está en la brisa
tu fragancia refrescante
y no hay nada que suplante
ese olor en mi memoria.
No es tu esencia transitoria
ni hay dolor que la quebrante.
13
6comentarios 154 lecturas versoclasico karma: 77

Locura nipona... a ratos

Tres versos tienen la culpa,
no salen y no hay disculpa.

Poesía japonesa...
Una ensalada en la mesa.

Que si el kigo no es directo
y el Kireji no es correcto.

Que ahora rima y no toca.
Ya me estoy volviendo loca

No hay metáforas que valgan
que en el Haiku sobresalgan

En el Hokku si que puedes;
me subo por las paredes.

Contando olvido la rima
y de nuevo hago la prima.

¡Esdrújulas tienen trampa!
Amante...¡Cagüen mi estampa!

¿Y si vamos a Japón
a mejorar lo nipón?

Vale, se me ha ido la pinza.
Ya sólo rimo con... binza.
leer más   
12
13comentarios 230 lecturas versoclasico karma: 80

Llanto oculto

Se percibe que has llorado
por tu afligida mirada,
y esos, tus ojos hinchados.

Lloras por mares azules
deseados y distantes.
Mueres en aguas oscuras
de transparencia perdida
y que sumergen tu cuerpo.

Disimulando tu llanto,
tristes entornas los ojos,
para rehuir a los otros,
para esquivar sus pupilas.

En tu maltrecha confianza
determinas esconderte
y acometer la aventura,
enmascarando tus restos,
recomponiendo los rotos.

En total desprendimiento,
te regalaste completa
al menosprecio sombrío;
y ya no te reconoces
en ese erial, muerto y seco.

Y en tu llanto agazapado
escondido y lacerante,
ya no mendigas sonrisas
de amabilidad fingida.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/10/01/escribe-tus-relatos-de-octubre-i-con-con-
17
11comentarios 327 lecturas versoclasico karma: 89

Tierra de pinares

A esta tierra que regreso,
cercenada de progreso,
vuelvo corto de equipaje,
mi ropaje es el coraje.
Siempre parece que enferma,
por barbechos, porque es yerma,
por esos campos de eriales,
de tomillo y matorrales.
De la gente seria y seca,
de frunce de ceño y mueca,
de pueblos en el olvido,
vacíos y envejecidos.
La tierra se torna de ocre
cuando ya termina el viaje,
tierra de pardos colores,
tierra de áureos trigales.
Arde la piel con el hielo,
la escarcha se graba a fuego,
y entre caminos rurales
se queman los rastrojales.
Sufre el pueblo las traiciones
de soberanos y nobles,
de los señores feudales
y de tantos cardenales.
Eresma, Voltoya, Moros,
apenas agua de lloros,
traen tus pobres caudales,
como estampas otoñales.
Al pastor y su rebaño,
sobre eternos calvijares,
le vigilan los milanos,
huraños y desafiantes.
Y te retratan sin flores
y privada de colores,
y están teñidos de sangre
tus campos y pastizales.
Los prados con amapolas,
de volubles zarzamoras
las cunetas y canales,
por guerras de carcamales.
Y al lado de las riberas,
entre valles y laderas,
lo bosques parecen mares
de pinos y de encinares.
Disfruto tus tradiciones,
tus danzas y tus cantares,
las costumbres y el folclore,
de tus fiestas patronales.
El Abrego se derrama
entre el cardo y la retama,
esparce los abrojales
y mece los enebrales.
Viento que trae fragancia,
a resinas o a lavanda,
a incienso en los funerales,
a muerte en los secarrales.
Pero siempre que te miro,
con el sol en lo más álgido,
tus paisajes son radiantes
con ese aire crepitante.
En las entrañas te llevo,
a tu casta y tu linaje,
los ásperos corazones
de la gente de mi sangre.
Porque no olvido tu escuela,
las niñas con la rayuela,
y a esos amigos leales,
amigos desde chavales.
Porque adoro los calores,
los fríos y los olores,
los perfumes de tus aires,
y el ocaso de tus tardes.
Y por eso siempre vuelvo,
gallardo, gentil, esbelto,
un nómada y trashumante,
como vuelve el emigrante.
Como Machado regreso,
regreso a mis soledades...
La piel y el terreno seco,
a esta tierra… de pinares.
14
4comentarios 212 lecturas versoclasico karma: 95

¿Qué recuerdo?

¿Qué recuerdo de aquella noche?
una habitación mohosa,
una casucha ruinosa,
y derroche, ¡mucho derroche!

Quedarme al final tan vacío,
la cama desvencijada,
su piel, escultura helada,
y sentir frío, ¡mucho frío!

Acostarme al salir el sol,
la barra llena de copas,
por el suelo nuestras ropas,
y el alcohol, ¡cuánto alcohol!

Que la noche empezó con risas,
más tarde quedarme mudo,
al ver su cuerpo desnudo,
y tener prisa, ¡tantas prisas!

Imágenes todas difusas,
un recuerdo muy borroso,
el del lienzo tan hermoso,
de tantas curvas…inconclusas.

Fue un infinito desatino,
todo errores y torpeza,
un regusto de tristeza,
¿y el culpable? sería el vino.

Quizás tenía mala fama,
pero yo repetiría,
yo de nuevo la amaría,
en otra noche…en otra cama.
16
5comentarios 134 lecturas versoclasico karma: 95

Réquiem por la Humanidad

Cuando el amor se apagó
la nobleza oscureció.
Huérfanos los corazones,
ostentan negros crespones.
La lealtad fue ultrajada;
la fidelidad reblada.

Hombres fríos e inclementes,
mujeres indiferentes.
Humanidad decadente
sin valores que aparente.

Y es que sin amor no hay nada,
solo hueco tras la fachada.

Recuperar la paciencia
en reparar la conciencia.
Rescatemos la bondad
y germine la piedad.
Construyamos con cordura
con respeto y con ternura.

Seamos seres humanos,
dejemos de ser gusanos.
Y que duela la vergüenza,
mientras el amor... no venza.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/02/25/escribe-tu-relato-de-febrero-v-el-mananer
13
10comentarios 324 lecturas versoclasico karma: 102

Enredado en la almadraba

Desde el fondo de tus mares
y enredado en la almadraba
has perdido el referente;
desengaño de tus días.

Y te muestras impaciente,
observando en la distancia
a través de un periscopio;
no asomando la cabeza
a este mundo que no entiendes.

En tu cántaro vacío
de ilusiones y esperanzas,
han metido todo el odio
que rezuma en la plazuela
de una fuente endemoniada.

Y es que, eres raro, ¡eso dicen!
cuando gritas desde el fondo:
“¡Ya no vuelvo a pisar tierra!
que no quiero yo vestirme
de mentiras y rencores”.

En el fondo de tus mares
y enredado en la almadraba…




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/03/18/escribe-tu-relato-de-marzo-iii-directora-
17
8comentarios 191 lecturas versoclasico karma: 102

Sin querer

Se han borrado las caricias
que en mi piel se dibujaron,
y un desierto despiadado
me abre en canal esta brecha
de un erial desamparado.

En tu ausencia detenido,
duele el tiempo que vacío
va muriendo por segundos,
deshaciéndose entre ríos
de incontables soledades.

Mil veces me he prometido,
silenciarte en los recuerdos
y acallar mis sentimientos;
no he podido y sin querer,
sigo presa de tu aliento.

Ya no espero que regreses,
ni tan siquiera lo sueño,
sólo intento componer
de entre tanto oscuro infierno,
todos mis cristales rotos.

Y en la imagen del espejo
fiel reflejo de mi llanto
y mi pálido sentir,
lágrimas gritan tu nombre
en silencio y sin querer.
22
18comentarios 293 lecturas versolibre karma: 115

El eco de tu nombre

Mil caracolas repiten
constantemente tu nombre,
y yo en silencio, desierta,
sintiendo su eco en mi pecho,
muriendo en cada segundo.

Hueca y vacía por dentro,
extirpada la alegría
cual espiga de maíz
vencida y seca, rendida
frente al impetuoso viento,
así muero en cada ausencia.

Igual que la duda abrasa
y al incrédulo envenena,
así me voy consumiendo.

Que si no puedo tenerte
moriré viviendo sola,
arrastrada bajo un cielo
que desapacible llora.

En ese eco que repite
constantemente tu nombre,
y ausente de ti… me mata.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/15/escribe-tu-relato-de-abril-iii-el-equipo-
23
26comentarios 312 lecturas versoclasico karma: 104

Flor de Apamate

Crujir de savia y madera
en un ocaso que danza,
me estremece.
Suave su sombra a mi vera
sol de leonada andanza,
me enternece.

Sobre su copa se aflora
el trino de cada abril
en el viento.
Hogar de pluma y de aurora
donde toco al cielo añil
y te siento.

Flor de apamate, de ensueño
del color de mi estallido
si me miras.
Flor de atardecer risueño
Como el amor colorido
que me inspiras

Así me mece tu brisa
en la primavera rosa
que sentimos
bajo el árbol de tu risa
cuya sombra primorosa
compartimos




Dee Dee Acosta
Abr.21/2018

Coplas de pié quebrado.
leer más   
13
16comentarios 343 lecturas versoclasico karma: 116

(Hombres) Lobos

Lobos saliendo de caza
al acecho y sin clemencia
tantean su frágil presa,
que al descuido de su suerte,
caerá en sus crueles garras.

Marchita y triste amapola
que al cerrar tus mustios ojos,
pétalos entumecidos
por miedo y llanto aturdidos,
sin enfrentar la agresión
no hay Justicia que te ampare.

Para ver rielar tu imagen
refulgiendo entre las sombras,
la luna en su desafío
delatando al malnacido
su fulgor quiere entregarte.

Que se sepa tu infortunio,
que se atienda tu dolor,
pues ya no es noche de fiesta
cuando aparecen los lobos,
al acecho y sin clemencia.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/29/escribe-tu-relato-de-mayo-i-la-actriz-ali
22
14comentarios 430 lecturas versolibre karma: 115
« anterior12345