Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 31, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Clavos en el Cielo...

Sea entonces...
este calvario de cinco clavos para crucificarme en aspa.
Cinco puntas de lanzas que ahogan mi respiración.
Un penúltimo gemido antes de esta muerte
llena de plegarias y ningún antojo,
donde, azumbradas mis ganas,
tiemblan mis misterios
a Tu Mano,
Mi Señor.
Tú.

.../...

Mi Señor,
aquí tienes mi Cielo... para ser lluvia sobre Tu Infierno…


Os presento algo que yo denomino "Oración de Pecado", pues no son lo que parecen.
15
4comentarios 139 lecturas versolibre karma: 86

Maestro, a Ti declamo...

Sé Tú, Mi Maestro, quien haga luz en mis ojos,
pensamiento blanco en las simas de mis ocasos.
Sé Tú, quien loado, bendiga mi carne con la Sagrada Lágrima.
Sino embestido de todos mis Pecados.

Hilvana, hebra a hebra, este cordel que me amarra a Ti.
Enhebra, en nudos, cada uno de mis deseos,
y, en cada una de mis plegarias,
cien pasos de piel.

Y yo, hembra consumada, renazca.
Renazca de Tus calladas obras,
de las ensalzadas certezas.
Y sea Tu Verbo desleído en las lindes de mi boca.

Maestro, a Ti declamo Providencia
y sea en mí Tu Enseñanza.
Orbe plena de Entrega.
Designio de Tu Creación.

©ɱağ
9
4comentarios 136 lecturas versolibre karma: 84

Oración

Mi rezo es un rosario de besos
diseminados en lo oscuro de la noche.
Oración ferviente de mi corazón
que palpita en la fe de tu bienestar.

Rito inquebrantable que ha construido
un hilo de caricias de mis labios en el cielo
destinados a rozar tu boca suavemente
y darte la vida de mi aliento.

Hilo inmenso que nos une
bordado entre nubes y estrellas
8
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 102

Tu credo

Te quiero
y eso no lo puedes evitar...
No soy uno de tus versos
que escribes, corrijes
o borras a tu antojo.
Soy una oración,
un credo con voz propia
que susurrara mi nombre
por siempre en tu corazón.
leer más   
14
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 97

Santa Rita de Casia

Un ángel del cielo anunció
a su buena madre Amada
que una hija iba a tener
de Jesús enamorada.
Cuando nació Margarita,
la niña fue bautizada.
Con cariño su familia
dulce Rita era llamada.
Blancas abejas salían
y entraban de su boca,
sin poder hacerla daño
el enjambre se convoca.
De sus padres aprendió
a hacer obras de caridad,
a ser devota de Cristo,
a rezar y a poner paz.
Siendo ancianos ya sus padres
a casarse fue obligada
con un hombre despiadado
por el cual fue maltratada.
Al tener dos bellos hijos
y con su incesante oración,
el marido de la santa
experimentó al Señor.
Estando todos felices
su esposo fue asesinado,
en su sufrimiento Rita,
el culpable es perdonado.
De una epidemia sus hijos
murieron por enfermedad,
perdonando al asesino
para su muerte no vengar.
Quería ser religiosa,
ésa era su vocación.
Tres veces las agustinas
la respondieron que no.
Durante una noche soñó
que tres santos la llamaban
y corriendo detrás de ellos
al convento se acercaban.
Elevada por San Juan,
San Nicolás y San Agustín,
las hermanas la aceptaron
ingresando al cabo allí.
Cual palo seco regar
la Madre la ha ordenado,
del que creció una parra
que dio un vino afrutado.
Margarita pidió al Señor
una señal del cielo,
si allí estaban sus hijos
entre sus ángeles buenos.
Un día del mes de enero
una parienta la visitó,
higos y una rosa roja
de su jardín la pidió.
Rita le rogaba al Señor
con una oración ferviente
sufrir el dolor que Él sufrió
manando estigmas en su frente.
Sus últimos cuatro años,
enferma Rita yacía
por múltiples infecciones,
esperando su agonía.
Su sepulcro exhala un olor
maravilloso de rosas,
santo divino perfume
de esta mujer amorosa.
Patrona de lo imposible,
tus devotos imploramos
que intercedas por nosotros
y que tu ejemplo sigamos.

AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
13/9/2018.
leer más   
7
2comentarios 352 lecturas versoclasico karma: 97

Dime que soy yo dime que eres tú

Dime que soy
dime que eres tú

Uno entre miles
de aquellos que luchan con fervor
con paciencia contra los males

Y no se rinden y vencen
porque no se distraen

Porque siempre permanecen
en calma y en paz

Y con espiritualidad su alma
seguros de que vencerán

MMM
Malu Mora con Giasuddin M ( q.e.p.d)

(segmentos de nuestras charlas )
imagen tomada de internet

(
leer más   
16
11comentarios 149 lecturas versolibre karma: 138

~ bussokusekika ~ oración de pedido ~

esta plegaria

Señor elevo a ti

con mi fervor

derrama tu bondad

en las oscuras almas

haz que brille su luz


- plegaria u oración, en forma de poema japonés -
leer más   
11
10comentarios 113 lecturas japonesa karma: 84

~ bussokusekika ~ de petición~

esta plegaria

Señor elevo a tí

con mi fervor

derrama tu bondad

en las oscuras almas

haz que brille su luz


~ plegaria en forma de poema japonés ~
leer más   
23
8comentarios 158 lecturas japonesa karma: 127

~ bussokusekika de gratitud ~

divino ángel

gracias por velar tanto

de mi pequeña

por atender mis ruegos

y por interceder

para que al fín sanara


~ pensando en mi hija , como si rezara mientras lo escribía ~
leer más   
19
10comentarios 171 lecturas japonesa karma: 117

~ Dos bussokusekika ~

~ de petición ~

voz celestial
que llenas el espíritu
acude a mí
calma esta tempestad
humildemente pido
tus palabras con fe

☆☆☆☆☆☆☆☆☆

~ de gratitud ~

virgen morena
a ti quiero dar gracias
rosa de abril
que la paciencia traes
si las fuerzas me faltan
has acudido siempre



● esta serie de poemas japoneses, forman parte de mi aprendizaje como "gakusei" en la Escuela de Poesía Japonesa. Gracias por leerlos y apreciarlos ●
leer más   
25
28comentarios 307 lecturas japonesa karma: 133

Entré al campo de las plegarias

Entré al campo de las plegarias
y no pienses que es un estructurado templo.
Es un rincón enano y simbólico,
yo diría que es portátil
solo que yo lo transfiguro e imagino
como un trono o tabernáculo.

Pues bien... desde ahí
cuando término de sentir
con gozo mis oraciones
me meto en tu caja de imágenes
como lo hace un escarabajo
en el desierto.

Y me puse a ver tu piel nívea y limpia
en ese rincón donde hilvano los recuerdos
y me remonté a esa tarde de primavera
cuando los cerezos blancos
ya mostraban sus rabitos o colas
y brotaban su aliento fresco
y te vi como una alegre niña
protegiendo sus cuencos pequeños o chavales
e ibas precipitada en rauda estampida
con las zapatillas negras que no eran de cristal
retozando por la amplia casona de tus abuelos.

Y una muchedumbre de cigarras clavando sus pisadas
en el frondoso y duro árbol de cerezo
y con su timbrado canto de notas musicales
asustaban y hacían correr a las hormigas negras y celestes
que iban trepando la madera por la inminente lluvia
cargada de celajes y aire fresco. 

Entrada la noche el árbol de cerezo
parecía una constelación planetaria
hadas con sus alas de mariposas y recios
arpegios retumbaban y los elfos danzaban
bendiciendo tu bello rostro de niña, 
todo esto bajo la sombra del cerezo.

Si...así como la dama del lago
se encargó de Lancelot
así lo hicieron tus hadas sembrando en tu carácter
el más bello y excelso léxico.
Oh, mujer culta tus hadas del cerezo están ahí
y emergen más rápido que la luz
solo que tú ya no las recuerdas.
Y en la noche taciturna se arremolinan
en tu ennegrecido cabello, y juguetean
con tus puntas de corona y brillante.

Ya es tarde y tengo que dormir
quizás una de tus hadas me visite
y arranque un pedazo de listón
que mi amigo el colibrí dejó olvidado
en el campo de las plegarias.


Septiembre 2018
Ramón Pérez
leer más   
20
12comentarios 288 lecturas versolibre karma: 111

Tengo miedo

El miedo rasguña mi entrañas
No me deja sentir tu presencia Señor.
Me despoja de mí, pero más de tí.
No me deja ver el camino
No me deja sentir tu mano
Me engaña
Me calla
Me aísla
El miedo es el infierno que me tiene penando, atenazado por la ansiedad, preso de la desolación. Desesperado por no querer sentir ya ésto que solo hace que mis días sean negros y sin claro de luz.
Déjame sentirte Señor.
Acompáñame ahora que tengo miedo,
permíteme que me sienta hijo tuyo por un momento, que el miedo me hace creer que no me escuchas y que no te importa lo que me pasa.
Dame tu luz, dame tu paz, dame un abrazo porque te necesito mucho amado señor.
leer más   
12
11comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 100

Duerme guerrera, descansa

Ya se aproxima la hora
de a otros mundos viajar
yace por fin mi guerrera
mañana vuelve a luchar

Mas antes recapitula
el viaje que ha sido hoy
qué estuvo bien, qué mal
lo uno te lo mereces
lo otro no existe ya

Al partir pide un deseo
paciencia y se cumplirá

Buenas noches
que descanses
leer más   
10
8comentarios 138 lecturas versolibre karma: 94

En el camino

Al alcance de mi camino,
tan ordinario,
llega tu luz y
tu mano que sostiene
mi cuerpo cansado de
este desierto.
Solo tú me acompañas
y me das de tu agua,
y me das tu paz.
leer más   
13
10comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 93

El discípulo traidor

Un día caminé junto a tí,
porque tú me llamaste por mi nombre.
Dejé las redes, a mi padre y a mí hermano
y te seguí. Compartías tu pan conmigo.
Pero me dejé seducir por el orgullo,
la vanagloria y cuando desperté me encontraba
desorientado, con la mente embotada
y tú, ya no estabas.
La gente me dijo que te llevaron preso,
te crucificaron, y que yo te negué.
Me perdí para embrutecerme,
llenarme solo de mí y de lástima
por mí mismo, y todavía reprochaba tu
abandono, cuando fuí yo el que te abandonó
a la hora de la prueba.
Hoy navego en medio de una azotada mar,
una tormenta se cierne sobre mí,
mi barcaza amenazada se hunde poco a poco,
hoy clamo a tí para salir de aquí.
Me aferré a un endeble junquillo,
y resultó ser tu poderosa mano.
leer más   
11
8comentarios 112 lecturas prosapoetica karma: 97

Solo tú.

Hastiado llegué hasta tí.
Cansado de todo, cansado de mí.
Tu abrazo me recibió,
tu amor me envolvió .
Una extraña paz que solo ante tí
se puede encontrar se manifestó.

Me escuchas, me envuelves,
me sanas y me das un poco de tí.
Me abandono en tí,
no tengo más a dónde ir.
Solo tú has demostrado que estás junto a mí,
solo a tí te imploro no me abandones Señor.

Solo tú sabes lo que he pasado.
Lo que he vivido, lo que he llorado;
lo que siento en mi corazón,
y el dolor que llevó a cuestas como caparazón.
Sé que tú me librarás,
que a un nuevo mar me llevarás,
y que como antaño, solo no me dejarás.
leer más   
17
7comentarios 108 lecturas versolibre karma: 100

La poda

Solo soy un sarmiento
de esta gran vid que eres tú.
He sentido que algo me fue arrancado y reproché ¿por qué has podado de mí, ramales y floraciones? ¡ me ha dolido mucho mientras las arrancabas! ¿Te estás divirtiendo conmigo?
Ante las podas que has hecho,
solo imploro tu gracia para aceptar, para continuar adelante sin lo que tú has decidido quitar de mi vida; tu gracia para no amargarme y entender con toda la claridad que solo me puede dar tu luz: que solo soy un sarmiento de tu vid, y que me has podado para que te ofrezca más y mejores frutos.
leer más   
11
4comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 81
« anterior12