Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 19, tiempo total: 0.003 segundos rss2

No te enamores de un poeta

Atención, peligro, warning:
no te enamores de un poeta.

Te invitará a cerveza si lo deseas,
te hará creer que eres la mujer más hermosa del planeta
y jugará con tus sentimientos a través de su mirada,
esa que sabe apartarse a tiempo,
para que no te des cuenta de que
ya está buscando su próximo objetivo.

Te encandilará su sensibilidad,
su forma de ver el mundo,
y te hará sentir importante confesándote sus cicatrices,
esas que ya superó hace milenios.

Y tú,
falta de visión,
seguirás sus pasos.

Pero,
¿qué queda más allá del orgasmo,
de unas palabras bonitas
y de una cama desconocida?

Vacío.

Te pedirá que le abraces como si no hubiese un mañana,
aguantará sus ganas de largarse fingiendo que las tiene de quedarse,
en tu vida.

Creará esperanzas en tu pequeño gran corazón
de que te puede querer alguien así,
pero ten en cuenta que si lo hace tan bien
es que tiene experiencia,
de engañar a ilusas como tú
para tener un momento de placer
y sentirse con poder.

Y no te volverá a llamar tras la función,
ya has caído en sus redes,
ya puedes darte por atrapada en un falso amor,
en una noche de arte que utilizará para
escribir poemas y seguir jugando a ser Dios.

Por favor,
no te enamores de un poeta.

O acabarás en ruinas.
11
sin comentarios 529 lecturas versolibre karma: 23

Cómo no van a aullar nuestras fieras

¿Cómo puedo mantener en secreto
la sed que me provoca la sal tierna,
el almizcle, el ámbar de tu entrepierna,
si tu jadeo es mi único alfabeto?

¿Cómo voy a pretender que te someto
cuando mi lengua tu vientre gobierna,
si soy yo, entregado, quien se prosterna
y ofrenda en tu altar un orgasmo quieto?

Hasta que, tensado tu arco, prefieras
que te empuñe mi cuerpo de liberto,
y embista cada una de tus fronteras.

Me entretendré domando tus caderas,
pensando, mientras sobre ti me vierto,
cómo no van a aullar nuestras fieras.
leer más   
18
13comentarios 613 lecturas versoclasico karma: 45

El artista

Una mujer desnuda sobre el lienzo,
orgásmica,
besada por el pincel del artista,
es una obra por su propia naturaleza.
La luz contrasta con el brillo de sus pupilas
sus muslos ocres,
su caballera mate
la difuminación de sus labios al viento
y la fuerza emergente de sus pechos,
una maja aterciopelada por su feminidad.

El artista la observa con ojo perfecto.
El fuego de los colores
aviva la piel liquida de aquel desnudo francés.
Las sombras se entrelazan en sus muslos
su cintura hace juego con la paleta.
Quieta sobre la tela
es un arco de excitación.

El artista contempla el ave frente a sus ojos
traza su perfil, demora el pincel en su boca,
la mujer, ahora, es diosa en la piel del artista.


Yaneth Hernández
Venezuela
leer más   
9
2comentarios 86 lecturas versolibre karma: 61

Voy buscando tu mano

Voy buscando tu mano
para que me toque
y cerrando los ojos
respirar de a poco
tu aliento, hasta besar tu boca…

Voy buscando tu magia
como a nosotros nos gusta
ese juego morboso de mirar
a los ojos y hacernos deseos
tocándonos todos…

Voy a ciegas
mientras mis dedos
perfecto te miran
y te recorro, y me recorres
toda, separando un suspiro
escapado entre los labios
húmedos, mojados
con ganas de ti
en mi, y te veo…

Y tus manos
tus dedos no paran
y los míos se adueñan
de tus ganas, de tu entrega
sin prohibirle en mis caminos nada…

Eres mío, somos, sin abrir los ojos
muriendo de ganas, que se escapan
contenidas en las pausas, para alargar en deseo
la agonía de sentir…

Y no hay pausa que contenga
querer vernos cuando estallan las ganas
cuando estoy, cuando estas dentro de mi
y yo muriendo de sentirte, por vivir…

Es que no hay mirada más intensa que la tuya
entrando en la mía y en todo mi cuerpo
erizando la piel, escalofrío sudando
mientras bailo acompañando tus caderas
susurrando nuestra canción…

Voy buscando tu mano
para que me toque, y cerrando los ojos
respirar de a poco tu aliento, hasta besar tu boca…

Nos bailamos aferrado a mi cadera
tú desenfrenado, yo de puntillas
al equilibrio jugándole, engañándole al ritmo
desafiando el límite del goce y de caernos
yo, provocando tu abismo, simulando
que te llevo y te detengo
en el suspenso de bailar
hasta quedarnos sin aliento…

Hasta que el baile de tus ojos se acelere
y domine el último paso donde somos
música y orgasmo, a ojos abiertos
a mundo cerrado, a la locura
de que vivas y mueras tan adentro
de una piel con alma
de instintos que se desnudan
y escapan
de la fantasía de jugar
a mirada abierta y cerrada…

soundcloud.com/lola-bracco/voy-buscando-tu-mano-1 (Lola)
21
6comentarios 175 lecturas versolibre karma: 140

Hasta tus pecados

Y me amaste una noche más
desarmando cada pensamiento
que hubiera querido
y no fuera obsceno...

Me amaste apasionado
desatando mi alma
que desnuda
te tocaba
te besaba
y a mi corazón
decía
cada cosa
que te haría…

Me amaste
te amé
como
si fuera
la primera
y la última vez
como nos gusta
con ojos
con luces y sombras
con susurros
risas y gemidos
de orgasmos

Me amaste
y al marcharme
te dejé besado
el cuerpo
la mente
y hasta tus pecados…

Me robe
el fuego de tus ojos
el calor y la humedad
de tu piel
las marcas de tus dedos
las huellas de tu lengua
sellando mi cuerpo
y en el tu poder....
Lola
23
9comentarios 190 lecturas versolibre karma: 129

Orgasmo

Me esquivas, ¿son tus ojos pudorosos?

Me miras, ¿tu mirada es atrevida?

Me huyes, ¿no están tus labios deseosos?

Gimes, ¿sientes la vulva derretida?

Susurras, ¿acaso ecos lujuriosos?

Succionas ¿esta verga enardecida?

Y anhelas, que te penetre en tu lecho,

e imploras, que me derrame en tu pecho.
24
13comentarios 251 lecturas versoclasico karma: 86

Cuando siento tu calor

No es cuestión de poner interés,
de que me divierta o me excite,
es que hay algunas cosas
que no puedo evitar
cuando siento el suave tacto
de unos muslos que rozan mi cara.

No me cabe duda:
no seré el mejor amante
que haya manchado tus sábanas,
pero habrá un instante
en cada una de tus experiencias futuras
en el que me buscarás un hueco...
sin entender por qué.

Te voy a contar un secreto,
cuando siento tu calor,
yo, dejo de ser yo mismo
y tú, nunca eres alguien concreto,
simple y llanamente,
no puedo evitar amar tu placer,
buscar tu placer,
como si fueses cada mujer,
como si fuese cada hombre.

En ese momento,
beberé de ti con fruición,
con una sed insaciable,
hasta que me pidas que pare,
hasta que ruegues que me derrame en ti,
hasta que, sin saberlo,
sientas eso mismo que siento yo,
eso que puedes confundir con amor,
eso que se esconde tras el deseo...
Y entonces, también necesitarás
que me olvide de nosotros
para olvidarme de mí.
13
2comentarios 90 lecturas versolibre karma: 114

El cuento sin fin

.

Vuelvo…
aquí, donde fuimos cuento
donde el cuento se quedó sin fin
donde nacieron los cuervos que sacaran mis ojos
para no volverte a ver…

Y como era cuento con el lápiz los dibujé otra vez
a los ojos, porque no era el tiempo
y necesitaba poderte ver…

Vuelvo a veces, y a veces me destierro
y tiro el pasaporte para no poder, aún queriendo
volver a volver…

Pero hoy Cielo, Corazón y Vida
me sumerjo en la lluvia de otoño
donde compartí hace un tiempo el tuyo
para ponerle su fin…

Un fin malo o bueno, lo merece
merecemos en la historia, de este bonito cuento
que está en desenlace y no quiere un the end…

Pero, como todo termina
y aquí la línea marca el límite
donde fuimos la hoja prohibida
la escena más erótica
donde te sentí, donde de cada enCuento
nacieron versos de tus miradas
que provocaban las ganas
y mis defensas desarmaban
y de tus letras
las melodías que mis oídos añoraban
y a veces eran tan mías
que hasta en alguna
fui un poco yo
y otras veces fui yo tu cuento
indescifrable hasta para mi…

Vuelvo, volví, estoy, me voy…

Me llevo cada sonrisa de las peleas
cada lágrima de esperas calladas
cada orgasmo que me regalaras, todo
todo me lo llevo en mi valija vieja y desvencijada
que no lleva ropa, sino tu aroma, tu mirada y tu boca
aunque a veces al querer verlas también he de morir
y morir por morir, me he quedado tantas veces
que el daño vacía el vaso y los dos queremos beber…


soundcloud.com/lola-bracco/vuelvo-aqui (Lola)

.
14
4comentarios 171 lecturas versolibre karma: 84

Orgasmo rosa

Siento venirme
en el centro del cielo
Y todo aquello estalla en rosas,
en el aroma de las fresas
que evocan la eternidad
de un sueño.



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Septiembre 2019.
leer más   
27
23comentarios 452 lecturas versolibre karma: 87

Erótico-porno

Dime que te pongo mientras me tocas,
que mi cuerpo es un vicio,
y no te levantes de la cama,
que la cosa se ha puesto dura
y ya no existe un punto de retorno.
Excítame y mírame con esa cara
que desea que gima y que me corra,
que deje de ser silenciosa
y que lo dé todo.
Propóntelo como reto personal,
juguemos al orgasmo,
no parar hasta llegar.
Que cada vez que la metas sintamos el paraíso,
húmedo y caliente,
placentero y efímero,
porque ya sabes que las cosas
que se acaban se aprecian más.
Házmelo dónde, cuánto y cómo quieras,
que esta noche es larga y solo nuestra.
2
1comentarios 159 lecturas versolibre karma: 28

La chica del gato

Es Mi chica.

Ella es mi chica al despertar,
cuando al abrir los ojos ilumina su habitación.

Ella es mi chica cuando se levanta,
se quita la pijama y se lava los dientes.

Ella es mi chica al momento de cepillar su abundante cabello.
Cuando acomoda sus rizos negros.
Cuando peina su fleco.

Ella es mi chica cuando sonríe,
cuando muestra sus vampíricos colmillos.
Cuando escribe,
cuando lee
y cuando canta.
Y cuando canta es más mi chica que en cualquier otro momento.

Ella es mi chica cuando sus dedos acarician su piel.
Cuando sus uñas blancas se introducen en su ser.
Cuando cierra los ojos.
Cuando gime.
Cuando tiembla.

Cuando llega al orgasmo.

Ella es mi chica cuando regresa en la noche a la cama.
Cuando se arropa entre las sábanas y dice mi nombre.
Cuando me dice "buenas noches"

Ella es mi chica antes de dormir.

Ella es mi chica durante el día.

...y me gustaría saber si también lo es mientras duerme, si lo es también en sus sueños.
leer más   
1
sin comentarios 220 lecturas versolibre karma: 8

Esto es nuevo para mí

Nunca he estado con otra mujer,
ni siquiera me había
sentido atraída por una
hasta que me fijé en cómo bailaba.

Joder, bailar, digo...
eso no era bailar,
sino invocar a todos los dioses
nuevos y antiguos,
era derrumbar barreras,
era una auténtica locura,
la locura más contagiosa
que había visto.

No sé cómo,
acabé bailando con ella.

No sé cómo,
acabé con su boca en mi boca.

No sé cómo,
acabé con mi lengua
en cada uno de los rincones
de aquella salvaje
con cuerpo de infarto,
pero parecía que nunca
se me iban a acabar las ganas
de tragarme todos sus gemidos.

Supongo que cuando despierte,
me dirá que me vaya de aquí,
pero nunca lo haré del todo.
4
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 35

En la punta de la lengua

En ocasiones
deseo
que se crucen nuestras miradas
mientras calmo mi sed,
con la seguridad
de que si se encuentran,
danzarán de la mano
hasta la extinción del incendio
que provocamos juntos,
hasta que nos derramemos,
hasta convertirnos en banquete,
hasta que nos ayudemos a limpiar
lo que manchamos inevitablemente,
hasta que logre bucear
en ese orgasmo que tenía
en
la
punta
de
la
lengua.
5
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 60

El infierno huele a azufre y rosas

Tras largas horas de deseo y carretera,
de comida, libro y compras,
aparcamos y hacemos check-in
en el hotel que hoy hará de hogar
para nuestras caricias y confidencias.

Estoy deseando que todo sea brutal y rápido
ya en el maldito ascensor,
por lo que mantengo en calma mis ganas
y procedo a abrir ese regalo
que me entregas cada vez que te beso.

Acaricio tu cuello
mientras tiro de tu lengua con mis labios
y noto en mi muslo cómo aumenta el calor.
Sonrío.
Se me hace la boca agua.

Rodeo tus labios con mi lengua,
rozo con mis nudillos
un pecho que saluda a mi paso
y me desespero sabiendo lo que promete esa boca
que jadea a escasos milímetros de mis dientes.

Sin a penas movernos,
casi sin quitarte nada,
me arrodillo para tomar
el embriagador veneno
que destilas mientras mis dedos,
tus dedos y mi lengua
pugnan por ser los primeros
en participar del banquete divino
libre de pecado
pero nunca inmaculado.

Pasan minutos, tal vez horas,
y me entrego sin reservas
a la condena de tus orgasmos,
poniendo una y mil veces mis barbas a remojo
sin intención alguna
de que tijera o navaja
corten el vínculo que nos une
desde que bebemos el uno del otro,
desde que no hay más derrota
que la que provoca
ese demonio imparable llamado tiempo,
desde que todo es azufre y rosas,
desde que no hay más infierno que nuestro cielo.
5
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 47

La petite mort

Diminuto estampido
se ha colado entre mi espalda
y tu torso.
Mis ojos huyen de la realidad,
cerrándose/ entreabriéndose
adentrándose en tu mirada…

El tiempo esfumándose
por la ventana
y mi sudor escurriéndose
sobre las sábanas.

Un temblor recorriendo las piernas
un suspiro, mi jadeo arrullando
el deseo de tu boca,
Unas pulsaciones fragmentándome
en dos…

Siendo placer, perdiendo la razón
olvidando el ayer
renaciendo en un pedazo de carne…

C’est la petite mort !
viviendo entre mis piernas
comiéndome las entrañas
acariciándome las desgracias
siendo la artífice de mi final.

9 Poema de la serie: Diablo de los Poemas.
1
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 14

Nubes


Hoy estoy en las nubes,
casi suspendido
entre húmedas moléculas,

Hoy me agarro en la niebla
en ese aliento jugoso
en un gris muy espeso,

Hoy tomo de brazos la bruma
es amante mía, querida doncella
beso sus labios helados.

De repente me atrevo a amarle,
como rayo penetro su sexo,
su abundante frescura.

Y como termina un orgasmo,
caigo, caigo a la tierra
soy pedazo de escarcha,
soy gota de lluvia.


Paulo César Ruales C
2016  
leer más   
2
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 24