Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 111, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Muere La Noche En Sus Ojos (Mepí)

Sus ojos son
Son
Faros opacos
Que
En la distancia
Mueren al llegar la noche
leer más   
21
13comentarios 146 lecturas versolibre karma: 105

Decadencia nocturna

A veces la mejor rima la encuentras en el bus a casa,
ese nocturno que pasa cada media hora haciéndote desesperar.

No pienses mal,
no todo lo escribo borracha,
pero ayuda.

Acordarte de tus obligaciones y responsabilidades te reprime las ganas de vivir,
coarta tu capacidad de soñar,
de imaginar unas palabras que concuerden con tus sentimientos en ese momento,
de convertir alegría en tristeza y viceversa,
de jugar con tu mente como un niño juega con su coche o su casita de muñecas,
y de utilizar tu intelecto para algo más útil que aprobar un examen de matemáticas,
que, sinceramente, no sirve para nada.

Ninguna ley es cierta,
ninguna ley está demostrada al 100%,
a lo mejor dentro de 5000 años ni la ley gravitatoria tiene su lugar.

Cree en lo que ves (y ni eso),
en lo que sientes,
en el aquí y ahora,
no vaya a ser que todo sea un sueño
y te despiertes antes de tiempo.
9
sin comentarios 95 lecturas versolibre karma: 9

Nocturno

La noche golpea las calles con su lluvia fiera.
El viento me habla suaves melodías
Y el cielo se cae a pedazos
En esta pequeña selva.

La sombra dispersa de la luna
Hace de luz de sol.
Me siento infinito.
Me siento diminuto,
Y mi amada no está conmigo.

Sus manos me acariciaron hace unas horas,
Estaba empapado de sus caricias,
Mojado de ellas hasta los huesos.
La escuchaba en el galope de una cascada,
Y su perfume me llegaba en alguna flor silvestre.

Ella es mi nocturno,
Porque saca mis demonios a la luz.

Amada mía,
Quiero que sepas que estoy bien.
Quiero que sepas que en tu ausencia
El cielo es mi vista predilecta,
Estamos cerca, aún te siento.

Amada mía,
Este cielo ahogó en lluvia sus estrellas.
Mi sangre corre a ti, y te busca
Para fundirme en tu piel:
Es que en noches como esta
Soy débil de tanta fuerza.
Soy vástago de tanta naturaleza.
Y me hace insomne tanta luz de luna.

Amada mía, volveré a ti.
Volveré.
Volveré a ti, mi nocturno.
leer más   
9
4comentarios 177 lecturas versolibre karma: 84

Paisaje en acuarela

Amanece...

Hermoso marco de campiña reluciente.
Una amplia paleta de colores
que ante mis ojos se extiende.

Un paisaje sereno y ondulado
sin agresivas asperezas,
en el lienzo, se dibuja lentamente.

Briznas de hierba perladas
de gotas temblorosas de rocío
en el borde pedregoso del camino.

Por las lomas, bella gama de marrones.
Y en las colinas verdes, retoños nuevos
de los hermosos girasoles.

En el aire, la fragancia mojada
del hinojo se disuelve.
Un sol que se levanta poco a poco.

El eco incoloro y el silencio
en las huellas de los pasos.

Brumas humosas y azuladas,
que ascienden en volutas imprecisas
y borrosas, entre las sierras apiñadas.

En círculos perfectos,
un aguilucho ceniciento vuela bajo
escudriñando los sembrados.

El camino largo, solitario y amarillo
que serpea y se desvanece en lontananza.

En verde oscuro, una mancha de olivares.
Y una brisa leve y transparente que ondula
y llena de susurros los trigales.

El musgo que verdea entre esbeltas
y doradas espadañas del arroyo.

En sus fértiles riberas, una alfombra tupida
de blancas y amarillas margaritas.

Aquel ciprés solemne, estilizado,
que asoma, altivo, su silueta tras la tapia
de un gran cortijo blanco y azulado.

En la entrada, una pareja de palmeras
y anaranjadas buganvillas en las rejas.

Sobrevolando la acequia de agua clara,
un perfume albo de azahares
retenido entre los frescos naranjales.

Los cuadros de verdor y flor entre las huertas.
El amarillo intenso en el viejo limonero.

Y el pueblo al norte, hacia lo lejos.
Sereno, blanco y extendido,
como pañuelo al sol, en la distancia.

Toques de azules esmaltados,
en la bella torre de la iglesia
con el eterno nido de cigüeñas.

El cielo de turquesa, con grises
y pequeños nubarrones.

Cruzando el aire, un bando alegre
de inquietos y pequeños gorriones.

Por la orilla del sendero, un reguero
en rojo sangre de amapolas.
Hacia el este...pequeñas manchas de pinares.

Y en los ribazos del camino...
delicadas pinceladas de violetas
y campanillas rosadas.

Algunos toques de color difuminados…
Alguna que otra sombra...
La hermosa firma en un rincón y...
¡acuarela terminada!


(Poema inspirado por la hermosa campiña del Condado de Huelva, donde vivo y por donde camino todos los días.)

María Prieto
Mayo 2019

Pintura: Paisaje, acuarela. Rubén de Luis
22
31comentarios 188 lecturas versolibre karma: 95

Mi paisaje

Cuál
era
mi paisaje favorito
-me preguntaron una vez.

Podría ser un amanecer
bañado de la silueta
que bordea a un cuerpo,

podría ser un boceto
del viento, que sopla
a lo invisible, a lo vacío
a personas que no se dejan llevar

podría ser el sonido de la lluvia
lo que más me gusta ver,
luces en medio de un bosque,
la ciudad dormida y yo
alumbrada por tu sonrisa.

Mis pasos en dirección contraria
una espalda de la que brotan alas
unas alas ancladas a un corazón
un recorrido de lunares
tus coordenadas, en mi desorden.

Podría ser cualquiera
de todas estas, mi paisaje
y sin embargo
no es ninguna de ellas.

Porque aquel lugar,
a través del cual viajo a todas partes
sin moverme, en el que me quedaría
y permanecería
sin dudarlo,
son tus ojos. Y todos los sitios
que aparecen reflejados en ellos
en los que también estoy yo.

Mi reflejo de tus ojos mirando los míos. Tu reflejo de mis ojos mirando los tuyos que me miran a mí.
Tu sombra, fundiéndose,

conmigo.
12
6comentarios 565 lecturas versolibre karma: 92

Parte del paisaje

Una carretera
Una colina 
Árboles que se miran
En la lejanía

Un caminante solitario
Ajeno del tiempo
Disfruta de la vista

La fugaz
Sombra de un águila
Le anuncia
Que es parte
De un paisaje mayor
Que observo
Mientras…

La fugaz
Sombra de un águila
Me anuncia
Que soy parte
De un paisaje mayor
9
6comentarios 165 lecturas versolibre karma: 92

No te veo

Siempre, ya sabes regreso a aquél, nuestro paisaje
y su horizonte, donde eres puerto de mis mejores recuerdos
que aunque colgué en un bello marco para hacernos eternos
ya casi no te veo…

Y es alivio y castigo, cuando olvido mirarlo más allá de las olas
soñando en volar a buscarte, en ahogarme en ese mar de olvido
hacerte pasado y mirar sólo el presente…

Pero siempre lo miro, cada mañana, cada noche
dejando alguna palabra entrelineas de mi mente
que nadie sabrá, que se queda en la distancia
sin medir de nuestras miradas
de el paisaje a mi cama
del silencio embravecido
de aquel mar que ahora
está en calma…



soundcloud.com/lola-bracco/siempre-regreso (Lola)
.
20
9comentarios 216 lecturas versolibre karma: 121

Reflexiones Nocturnas

Debería estar durmiendo
pero dormir es un privilegio que se les da
sólo a los amores correspondidos

Debería estar durmiendo
pero cuando duermo no controlo lo que sueño
y algo me obliga a soñarte todo el tiempo

Debería estar durmiendo
pero los recuerdos de tu mano en mi piel
y de tu piel en mis manos
son una almohada incómoda

Debería estar durmiendo pero
tengo miedo de que si te dejo de pensar un ratito
te empiece a pensar otro

Debería estar durmiendo
pero tu vos no me deja
no tu voz,
sino tu vos
que me habla de noche

Debería estar durmiendo
pero los recuerdos
de tus ojos y de tu voz
hicieron nido en mi almohada

Debería estar durmiendo
pero mis besos
extrañan unos labios como los tuyos

Debería estar durmiendo
pero dicen mis sábanas que te extrañan

Debería estar durmiendo
pero soy fácil de enamorar
por la persona equivocada

Debería estar durmiendo
pero tanto espacio en mi cama
me resulta incómodo

Debería estar durmiendo
pero nunca me enseñaste a acariciarme tan bien como vos

Debería estar durmiendo
pero como tu corazón es de piedra
estoy empeñado en hacerme montaña

Debería estar durmiendo pero
vos sos mi único sueño
y ahora estás más lejos que nunca
9
1comentarios 486 lecturas versolibre karma: 55

Nocturno al olvido

Un reloj opaco
dorado sin ser de oro
marcaba las 20 en marzo.
Un farol moderno,
con tenue luz que no es de vela,
descargaba escarcha ámbar
en las altas hojas de una rama.

Y en el fondo superior
mirando hacia el infinito,
solamente negro:
Sin nubes, sin estrellas a la vista.
Vacío, eternidad.

Mi mirada:
cada vez más perdida,
divagante entre las noches,
que muchas ya ahí han dormido.

Un tranquilo viento nocturno
que refresca un poco la primavera
más la eterna y constante ansia
de sentirse en el olvido.
leer más   
15
4comentarios 143 lecturas versolibre karma: 102

Amantes nocturnos...

Se abrazan los amantes nocturnos
acercando sus labios partidos
castigados por el duro invierno
sortilegio, pan, oro divino
y advenedizo tiempo...
En la fuente de los deseos
gotas de lluvia salpican
el posadero de las ranas azules
que crujen su mal aliento...
los arboles se desnudan
por un leve y guiño tormento
y comienza la orgía de perros
que deambulan por las calles
en pleno invierno sureño...
Yo desde la ocre cantina
cercana al abrevadero
de los trasnochos vencidos
sólo observo
como el humo del cigarro
se pierde
bailando al son
de un repique tamborilero...

Ramón Pérez Briceño
Buenos Aires, Argentina
01/05/2020
leer más   
21
8comentarios 151 lecturas versolibre karma: 219

Homenaje en Paisaje

Noche azul oscura
aterciopelada,
sombría la llanura,
de plata salpicada.

Claro de luna
espejo de agua clara,
efímera la espuma
al crepitar en la ribera.

Suave acariciar de la brisa
que arrulla la hierba del campo,
las castas hojas desnudas
lloran lagrimas de rocío.

Alameda enmarañada
laberinto de hoja y rama
baluarte de lechuza,
la vereda custodiada.

El incesante canto del grillo
apuñala gritando al silencio,
cencerros de rebaño
tintinean en los pastos.

Noche azul oscura
de estrellas arropada,
dulce es tu frescura,
noche que no acaba.
7
2comentarios 169 lecturas versolibre karma: 56

Bañada de Luz en el Paisaje

Anclada a la tierra mis raices
sostenida en madera fuerte
que se hace carne.

Libre al viento el perfume
de las ramas
Movible entre hojas de pino
de roble o de maple.

Soñar, ser de valle o de montaña
Bañada de luz en el paisaje.
11
4comentarios 139 lecturas versolibre karma: 72

Nocturno

Como en un jardín
sobre tu blanco cuerpo
jugaba,
solo la luna presente,
de mi fin de enteraba.
¿Dime tú mi madrina,
por qué tras nube te fugabas?

Multitudes de estrellas
fueron testigos,
de pasión que nos quemaba.
Dime luna,
¿Por qué con placer
a la distancia nos mirabas?

Curiosos luceros
una canción entonaban,
mientras ardientes besos,
de nuestras bocas
escapaban...
leer más   
19
21comentarios 157 lecturas versolibre karma: 129

La Madrugada es un Túnel Somnifóbico

La caducidad litúrgica del bar
refugia a esta piel ajada en soledad
todo cuanto cubre, prescribe en ella.

Con lasitud comienzo a trasegar,
centésimas de un verso en la cavidad
topacio vertical de una botella.

Afuera, nadie debe darse por seguro,
Vuelan en nocturnidad: murciélagos,
en combate aéreo con los drones,

extienden inmunidad a los zamuros
salubridad local de este archipiélago,
para recolectar con grandes cabras
osamentas enmohecidas por chatarra.

—!No señor¡ !ninguna madrugada es infinita!
ha dicho un búho sin plan de vuelo
estacionario, sobre la torre de control,
mientras una paloma madre regurgita,
leche, desde el buche a sus polluelos.
Sobre la estatua ecuestre del libertador.

A la distancia indistinguible, en que la tierra
es mancha nebulosa, indeterminada cosa
cuyo símbolo vital es impredecible.

Un núcleo de eficiente maquinaria,rebota
ondas sobre la augusta superficie
de una formación sólida y remota
cuerpo sideral (incipiente) interceptada
y le reduce a un punto, coordenada,
sobre el eje gráfico de su abscisa.

La infortunada máquina en la eterna madrugada,
engendra en su alma de álgebras precisas
todas las pasiones y todos los desvelos
acumulados en radiación espectográfica.

En otro mundo, persisten obsoletas luminarias
como dientes de oro alumbrando desoladas avenidas,
los hombres y los pájaros en asilos preventivos
se lamentan, y los truenos desatan los silencios de tormentas,
el silencio de los magos, el silencio de los miedos
el silencio hipócrita de una tenebrosa conveniencia.
.
En los túneles se intercalan agencias medievales
alcabalas itinerantes, madrigueras de exorcismos.
Dormir es entregarse a la fiera del oscurantismo.
Retornan las antorchas y hogueras ancestrales.

La ciencia embarga nimios activos espirituales
en anuencia justiciera — máquina asesina—
Tarambana y propaganda, himno y bambalina
convertidores de progreso
donde todo hombre es un objeto
y todo objeto, tiene un precio.

Cada madrugada, la luz es trágicamente diluida
en aluminatos de estroncio; retenida
y expuesta en falaces alboradas,
el porvenir revoca todas las coartadas
al abismo irreversible de lo abominable,
los bares, rebosan de bohemios epistólicos
hacen de sí la madrugada — túnel infinito—
Incrustados los simientes somnifóbicos
...musito.
leer más   
16
24comentarios 195 lecturas versolibre karma: 100

Al raso de Castilla

Raso que escarcha tierras,
raso que hiela vidas,
raso que trae retraso
a los campos de Castilla.

Raso que congela el paisaje,
raso en la amanecida,
raso que solo hace caso
al sol del mediodía.

Raso sereno y duro,
raso en la anochecida,
raso que en el ocaso
de estrellas se ilumina.

Raso que seca arrugas,
raso que engaña al día,
raso que si se da el caso
deja el alma entumecida.
16
4comentarios 256 lecturas versoclasico karma: 51

Polvo

Te guardo aquí,
junto al sabor a mar de mis mejillas.

Te quedas para marcharte lejos,
con tu sonrisa desplegada de lluvia y viento.

Te quedas,
y entre estas frías mañanas
te vas alejando
hacia donde ya no duele
recordarme y sonreír.

Una vez te confesé
que vestías de verdes intensos,
de azules oceánicos.

Y paseaste por mis paisajes
como quien sabe a donde quiere llegar.

Contemplaste a diez centímetros de todos los sueños
cada mota de locura que se colaba
entre las grietas de aquellas rocas
que nos vieron ser fugaces.

Ahora huelen a otoño tus abrazos,
y tapizas esta última nueva despedida
con colores de olvido.

Y te miro a los ojos
y te juro que volveré a ser
flor en el almendro.

que cuidaran de mi los jilgueros,
que volverán las lluvias de abril
a abrazar mis montañas.

Que el poniente volverá
a despeinarme las alas,
que volveré a ser una canción
de grillos en tu memoria.

Sé que dejarás de doler,
que este peso entre las costillas
será el trampolín
que me eleve
hacia el olvido que también yo te debo.

Sé que abandonaré esta manía mía
de volverte palabras,
Que olvidaré cerrar los ojos
cuando la urgencia necesite recordarte.

Y te advierto, mientras irrumpe
esta lluvia de meteoritos sobre tu verdad desnuda,
que esta vez mi sombra se viene conmigo.

Bastó una sola vez
para ser aquella torpe funambulista coja
bailando en el filo de tus pestañas.

Y ya no te culpo,
Y ya no me culpo.

Ni el cielo pudo cobijarnos.

Ni el polvo pudo sacudirnos.
leer más   
12
4comentarios 208 lecturas versolibre karma: 55

Otoño

Ay otoño, ese otoño malcarado,
que venteas los versos del poeta,
y bailan las hojas en su libreta
al son de las del árbol desplumado.

Ay otoño, eternamente nublado,
y torna la mirada al cielo inquieta,
que ya sin rumbo gira la veleta
porque llegó el tiempo que está alocado.

Y llueve, lluvia de gotas de tinta,
pintando de sutil ocre el paisaje,
que las nubes lloran agua distinta.

Llueven, palabras de triste lenguaje,
que parten con elegancia sucinta
al invierno que me lleva este viaje.
18
3comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 76

Revestirse

contarse como estrella
soñarse en el paisaje
liberar pensamientos
palabra entre sombra.

revestir la desnudez
con luciérnagas de luz
parirse en el estanque
ser como flor de loto.
10
6comentarios 110 lecturas versolibre karma: 89

Tierra que te abraza

Soy el paisaje que te gusta
La flor que acaricias
el perfume que te impregna
la suavidad del viento
la tibieza de tu latido.
Soy el recorrido en cascada
la hoja de colores, savia viva.
Soy la raíz que alimenta tus rincones.
Soy el tiempo y todas las estaciones
Soy tierra que te abraza
soy vida y esperanza.
14
3comentarios 134 lecturas versolibre karma: 120
« anterior123456