Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 595, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Llegó el momento

Contemplo el vacío de mi cama
tan profundo como mis pecados,
tan oscuro por la sed que me invade
de tenerte acorralado en ella.
Es en la cama donde un voraz apetito
me invade y me condena.
Es ahora, llegó el momento.
Quiero atarte y contener tus demonios
insaciables y dispuestos a devorar
esta piel que me está quemando,
y que mantiene mi sangre en las venas.
Porque tenerte cerca abre mi universo,
y estallan en mi vientre mil estrellas
por las delicias que de tus manos salen
y las posa con pasión entre mis piernas.
leer más   
9
4comentarios 230 lecturas versolibre karma: 32

La pasión

Yo no te pido un siempre,
ni tampoco te lo prometo,
yo te pido un ahora,
lo demás ya se irá viendo.

Jamás seré la loca del muelle de San Blas,
pero de momento quiero tus besos,
disfrutemos nuestro tiempo
sin pensar en un futuro,
la duración es lo de menos.

Vivamos apasionadamente,
vamos a hacer todo lo que queremos,
y si te resulta más fácil
piensa que todo es un juego.

No quiero una novela eterna,
me basta solo un cuento,
pero escribamos una historia,
la que nunca podríamos sacar
de nuestros sueños.

No confundas mis versos,
no creo en cuentos de hadas
ni en amores verdaderos,
creo en las personas que se quieren y desean
sin tener en cuenta el tiempo.

El amor es un arte,
tal y como dijo Melendi,
tan efímero como eterno,
liberémonos de los miedos
y sintamos la melodía en nuestros cuerpos.

Riamos, bailemos, cantemos,
si me apuras gocemos,
pero no perdamos tiempo,
el amanecer está cerca
y con él, el silencio.
5
2comentarios 142 lecturas versolibre karma: 37

Geometrías

Las yemas ardían
Al recorrer tu pubis
Amazona inmortal
Sobre mi grupa

Contoneándote
Eras libélula
Sobre el río salvaje
De mi flecha

El arco se tensó
Vibró tu vientre
Y la espuma brotó
Desde el acuífero

La noche se inmoló
En geometrías
Tangente a las mareas
De tu clítoris


Suso Mau
6
6comentarios 114 lecturas versolibre karma: 34

Se evapora

He temblado al recordarte mientras creía olvidarte
Solo soy un pobre diablo engañándose a sí mismo
El corazón no razona, el corazón no obedece
Los latidos son campanas que doblan sobre mis noches

Tu ausencia es oscuridad
Tu recuerdo mi sustento
Tu sabor se me diluye
Entre lágrimas de odio

Nunca lo demostraré, mi coraza es el dolor
Donde yacen las heridas que infringiste en tu emboscada
Te amé desnudo y sincero, tú escondiste una traición
Hoy amanece en mi cama mientras tu olor se evapora.


Suso Mau
5
2comentarios 197 lecturas versolibre karma: 37

Una caricia inexacta

Te encuentro entre las rosas maquilladas de olvido.
Qué poca gracia tiene que un amor ande perdido
sin saber
que va abocado a la muerte!
No es más que un cuento absurdo el del tiempo en reposo,
una gran mentira la del beso
que disfraza la sombra de otros labios
para dejar el corazón ileso.
Es todo mentira;
es sólo la trágica suerte del que pierde
cuando juega a escondidas.
Del que encuentra sin buscar, la sensación
de un cosquilleo en cada buenos días.

Tras la llamarada de una caricia inexacta anda perdida
la voluntad férrea de la razón;
y es que tú y yo nos queremos
en la más sincera de las mentiras.



(Foto: Fine Art America. Eldad Carin)
leer más   
6
7comentarios 189 lecturas versolibre karma: 15

Amores

No hay amores prohibidos,
quizás sólo jóvenes.
Tal vez bañados de prejuicios
o llenos de obsesiones.

No hay amores perdidos.
Quizás no encontrados u ocultos; pude que en rincones,
tal vez lejanos o trágicamente ignorados
por no estar atentos a sus pretensiones;

puede que ciegos nosotros
que al juzgarlos los rechazamos.

No hay amores rogados,
sólo respuestas concisas
de corazones feroces y armados,
que no se doblegan al deseo ni se ponen esposas
de quien vende su vida por un solo beso,

aunque sea en las manos.

No hay amores románticos,
sólo ingenuos o viles amantes
que creen poder vivir siempre eternos
prometiendo sus dudas por ilusiones.

No hay amores inmortales
que venzan al Tiempo,
sólo sentimientos finales
que acompañan al cuerpo.

Fragmentos quizás
de lo que sintieron.
leer más   
10
2comentarios 310 lecturas versolibre karma: 37

Quimera

La lluvia besa
la comisura jugosa
de la boca roja
de la cereza.

Bocado imposible,
dulce y silente.
Su lengua latente
la quiere lamer.

Más es imposible
por mucho que intente,
se desliza suavemente
y vuelve a caer.

Lo intenta otra gota
intrépida y voraz.
Enseña sus dientes,
la quiere probar.

Con el mismo destino,
un baile fugaz,
el líquido elemento
al abismo caerá.

Preciosa quimera
Efímera, mortal...
La lluvia y el fruto
se besarán...
leer más   
24
9comentarios 255 lecturas versolibre karma: 10

Quiero quererte con la pasión del humano más animal y la delicadeza del animal más humano

Si por fuera eres bonito, no hablemos ya de la primavera que llevas por dentro.
Me arañas los miedos y me despeinas las tristezas, y así,
con tu cuerpo a escasos milímetros del mío,
es como quiero ver cada atardecer cada día de mi vida.

Sólo quiero cerrar los ojos y sentir en calor de tus labios en mi cuello,
sintiendo esa adrenalina de la pistola en la sien
pero con la certeza de que jamás se disparará.

Quiero que soltemos juntos el animal que llevamos dentro,
que lo soltemos para no volver a enjaularlo jamás.

Este hambre voraz de ti es lo que me hace sentir viva,
y cuanto más te desnudo más te encuentro,
y cuanto más te acaricio más me encuentro.

Vamos a mordernos con la rabia
de quien se siente vivo, joven y rebelde,
sabiendo que no vamos a hacernos daño
pero que todo esto nos va a calar hasta los huesos.

Vamos a recorrernos cada milímetro de la piel,
conociéndonos entre cicatrices y las constelaciones de lunares de nuestras espaldas.

Quiero que nos devoremos las inseguridades y seamos la luz que alumbre las noches frías.
Quiero que no quieras bajarte nunca de esta montaña rusa.
Quiero quererte con la pasión del humano más animal y la delicadeza del animal más humano.
leer más   
10
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 36

En silencio, tú.

Escuchó a lo lejos el tañer de las campanas. Conociendo la puntualidad con que estaba programado el reloj de la catedral, eso significaba que eran las doce del mediodía. Sin decir nada a nadie, dejó todo lo que estaba haciendo y se puso el abrigo. Bajó corriendo las escaleras y en tres zancadas se plantó frente a la oficina de correos. Si había alguien tan puntual como el reloj de la iglesia, ese era el cartero de esa oficina. A las doce en punto, ni un segundo más ni uno menos, dejaba cada día su correspondencia en el apartado postal que tenía contratado desde hacía un año. Bueno, hablar de su correspondencia quizá era muy exagerado. En aquel pequeño cajetín tan sólo recibía una carta por semana. Unas cartas que nadie más podía leer o la tacharían de loca y le llenarían la cabeza de voces. Tú ya no tienes edad para estos juegos de adolescentes, le dirían… ¿Tú te has pensado bien qué es lo que estás haciendo?... ¿Acaso lo conoces y sabes que realmente te puedes fiar de él?... Ese no quiere más que acostarse contigo... Esta última es la que más le dolería si se la dijesen. Y si fuese así, ¿qué más le daba a los demás? ¿Acaso ella se había planteado algo más serio que el poder escapar de esa monotonía a la que la habían condenado entre todos? Le bastaban aquellas cartas; aunque nadie, ni el mundo ni la sociedad, lo entendieran. Los minutos dedicados a perderse entre aquellos renglones eran un respiro de aire fresco. Aunque para leerlas tuviese que irse a una pequeña cafetería a la espalda de su trabajo. Y luego no le quedara más remedio que romperlas. No podía arriesgarse a tener una equivocación y dejarlas olvidadas al alcance de cualquiera. No quería que le llenaran la cabeza de voces y le dijeran que él sólo la quería para echar un polvo. A decir verdad, lo único que quería es que él se decidiese a decirle en aquellas cartas que deseaba acostarse con ella. Y que le llenara el cuerpo de caricias. Una vez por semana, tras recibir la carta de sus propias manos. Aunque aún no supiera ni cómo se llama. Aunque no pudiese contárselo a nadie sin que la tachasen de loca.
leer más   
3
2comentarios 249 lecturas relato karma: 31

Ella

Morena azabache,
mirada imperante
boca rosa indomable.
En las entrañas el fuego
de un volcán desafiante.
Ojos color café amargo
cultivado en esta tierra salvaje.

Sangre mestiza,
carbón encendido el corazón
de mil batallas herido.
Cuerpo de maíz
hermoso, brillante, macizo.
Belleza solitaria
callada, sutil
en la maleza camina
sin ser percibida.

Morena azabache,
en la sangre el coraje
rebelión y sudor.
Impregnada en su piel
la verde frescura
de los profundos parajes.
En la sonrisa el albor
de su tierra fecunda,
como su vientre hogar
de un soberbio linaje.

Se viste de orgullo,
de piedra y de cal
y su alma desviste
de su odio desiste
si la sabes amar.
No le ates que muere
No le encierres que muere
déjala libre, déjala ser,
ella es selva, pájaro
volcán y mujer.
14
9comentarios 202 lecturas versolibre karma: 51

Tú conmigo y yo sin ti

Verte
Y sin poder evitarlo
Empezar
a quererte.

Que mi pulso se acelere
Nada más tenerte
A milímetros.
Tus labios perfectos
Sonrientes
Al verme.

Es que muero
Cada vez que veo tu pecho
Suave, curvo... erecto.

Adentrarme en el abismo
Que es tu cuerpo
Hoy es un sueño.
Mañana quizá
mi mayor pesadilla.
Pero qué más da
Si eres tú.
Tú conmigo y
Yo sin ti.
¿Quién eligió vivir así?

Ahora nada importa
Porque dicen que estamos destinados
A vivir mejores años
Tú conmigo y
Yo sin ti.

Adentrarme en el abismo
Que es tu cuerpo...
Ya no tengo miedo
Ya nada es nuevo...
Tú conmigo y...
Y yo...
Y yo sin ti.

No eres bueno para mí.
12
1comentarios 182 lecturas versolibre karma: 54

Pasión apagada

Juegos sexuales de un tiempo olvidado,
ansias carnales acarician tu piel,
tentando, palpando, el sexo mojado,
besando y lamiendo…sabiendo a miel.
Vicio y lujuria que se han apagado,
extinguida ofrenda de la amante fiel.
Pensé: -de entre ellas, una especie rara…
Me desengañó que no fuiste clara.
10
sin comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 53

De carne y hueso

Mi pelo, sigue haciendo los mismos desastres de siempre.
Mis ojos, permanecen clavados en algún más allá de acá.
Mi boca, persiste en silentes palabras y curvadas sonrisas.
Mi nariz, alterna entre el aroma a presente y caídos recuerdos.
Mis mejillas, rescatan el rubor ataviado de un no obstante.
Mis orejas, son interminables senderos por donde pasea la música.
Mi cuello, habita entre roces erizados y cuerdas vocales.
Mis hombros, sobreviven a mis sueños mientras cuelgan mis brazos.
Mis pechos, metamorfosean entre la edad del tiempo y el clima de la pasión.
Mi abdomen, transformó deseos en el latir de tres corazones por el mío.
Mi espalda, acecha a las sombras que persiguen mi retaguardia.
Mis caderas, perpetúan el andar uniendo pasos, poses, pesos y pasmos.
Mis piernas, vienen y van, me cargan o se cargan cuando la sangre fluye.
Mis pies, mis pies resisten los embates.
leer más   
9
2comentarios 222 lecturas versolibre karma: 62

¿Qué es amor?

Es deseo tomado por costumbre,
podredumbre moral deteriorada.
Es contemplar la cara ilusionada,
desvelo que mata la incertidumbre.

Empinada escalada hacia la cumbre,
la herrumbre de saeta mal clavada.
Pasión en llama ardiente sofocada,
sol en el horizonte, febril lumbre.

Florecer en la edad de la inocencia,
son mariposas que vuelan sin temor,
es llenar de sentido la existencia.

Vencer en batallas al odio y al rencor,
complacer a la voz de la conciencia,
búsqueda eterna de un sueño…¿qué es amor?
11
1comentarios 168 lecturas versoclasico karma: 52

A largo plazo

Seamos sinceros,
nos pone buscar caricias de amor
en sexo de una noche,
que nos abracen fingiendo
un cariño que no existe.

Creemos sentir
mariposas en el estómago,
cuando solo hay impulsos
en nuestras partes bajas.

Formamos mil y una parejas
en veladas derrochando pasión,
hasta el amanecer.

Ahí, en ese momento,
todo se irá a la mierda,
y con suerte,
cruzaremos media palabra
al volvernos a encontrar.

Es divertido, no te lo niego,
pero a largo plazo,
aún no le he encontrado
una utilidad.
9
1comentarios 124 lecturas versolibre karma: 62

De repente

Dos golpes sonaron en la puerta. Abriste sin esperar mi respuesta. Vi en tus ojos las ganas, mis ganas. No podía creer que estuvieras allí delante, mirándome fijamente. Te acercaste en silencio, sin apartar la mirada. Fue entonces cuando mi pulso se aceleró. Parecía que los segundos se ralentizaban con cada paso. Podía sentir mis latidos. Un sonido intenso y hueco se escuchaba desde mi pecho. Sólo quería que de alguna manera el tiempo volviera a su cauce y te pararas frente a mi.
Una sonrisa se dibujó en tu rostro. Me acariciaste la mejilla, y sentí un cosquilleo casi eléctrico por todo mi cuerpo.
Estaba paralizada. Seguía sin creer que estuvieras allí. Conmigo.
La habitación se desdibujaba con nuestra presencia. No había nada más, sólo nosotros.
Yo no podía dejar de mirarte.
Entonces te acercaste más aún. Tus labios se posaron en los míos, suavemente. Mis rodillas comenzaron a temblar. Entonces te abracé, fuerte, muy fuerte. Nuestras lenguas se encontraron en un beso profundo, intenso. Notaba tus caricias, tu deseo. Tu dulce aroma.
Y fue la luna quien presenció el resto.
leer más   
4
2comentarios 122 lecturas relato karma: 58

Coito

Me gusta el licor embriagador de tu boca.
Bésame una y otra vez,
porque me derribo en tus besos.
Entre nidos de caricias
me pierdo sin remedio en los gajos de uva
que desprenden de tus pechos.
Abatido en la vereda
que se aproxima a la claridad tu cáliz,
mi lengua se abandona en la fruta desprendida.
Estalla la lujuria en el lenguaje de los cuerpos y
cascadas de caricias bañan tu piel
en el gemido más completo.
Se duplica el deseo en la puerta entre abierta
que me invita a penetrar tus túneles sucumbiendo en el éxtasis que
estalla nuestro volcán tras la ola que golpea la roca .
El deseo se adormece esfumándose
en el tic tac testigo del humo
en el último suspiro de esta habitación sin tiempo.
Se arropan tus cabellos en la humedad de las sabanas y saciada la sed,
entrelazas tu cuerpo en mi pecho.

P.E.S.S
leer más   
4
sin comentarios 260 lecturas versolibre karma: 50

Poesía (Microrrelato)

Poseía poesía en su pasión. Por eso componía con besos y besaba con versos.

Alicia F.
leer más   
10
5comentarios 153 lecturas relato karma: 49

Cuando el amor se renueva

Recostada sobre el lecho
la mujer está, despierta
su corazón, mancha roja,
se ha derramado en su esencia
la acaba de herir de amor
aquel hombre que la observa.
La mirada del amado
se posa en su amada, plena
la ha elegido, la ha tomado
en cada día la sueña
su deseo enamorado
guarda la hermosa saeta
de pasión que en cada encuentro
se hunde en el pecho de ella.
A pesar de tantos años
se aman por vez primera
bajo el cielo de la noche
cuando el amor se renueva.


Heclist Blanco
5
2comentarios 178 lecturas versoclasico karma: 56

Canción dedicada

Todos los días de mi vida
quise escribir esta canción dedicada
de un hombre perdido
a una mujer amada.
5
sin comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 39
« anterior1234530