Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 232, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Pudimos

Pudimos ser magia en los ojos de un niño y serpentina en año nuevo.
Pudimos ser río desembocando en el cielo.
Pudimos ser leña para calentar el invierno y letras para bebernos mirando el fuego.
Pudimos ser la fusión de la apasionada música y el amor más tierno.
Pudimos ser pisadas por las calles de Madrid y cafés con sabor a poesía de entretiempo.
Pudimos ser concha en mar ajeno.
Pudimos romper cuerdas de guitarra para acabar rompiéndonos los huesos.
Pudimos ser lo que ya nunca sabremos...
leer más   
10
sin comentarios 124 lecturas versolibre karma: 27

No quiero

Sumerjo mi cuerpo en tu piel
y detrás de este cielo,
tus manos,
la miel
que cuelga de tus labios.

Escondo de ti el hueco oscuro
donde voy abatiendo mis miedos.

-no tengo tiempo para amaneceres
que no sean contigo-.

No quiero acostumbrarme
a tu manto de olvido.
No quiero sentir
que he perdido
en ti
todos los atardeceres.
leer más   
9
7comentarios 157 lecturas versolibre karma: 39

Amar a un caparazón

Amar a un caparazón no es fácil.
Está cosido con la supuración de las heridas y anclado en las cicatrices que encajan unas con otras cómo piezas.
Piezas de un metal resistente a los cuatro elementos y casi impenetrable.
Casi, porque sin quererlo pudiste derribarlo sin esfuerzo.
Esfuerzo del que todos huyen cuando atisban el muro que me recubre los pensamientos.
Pensamientos que nadie quiere escuchar para no tener que cargar con ellos.
Que con ellos sólo cargo yo y a veces ni yo misma los entiendo.
Entiendo que te hayas marchado y no hayas querido seguir escarbando dentro.
Dentro, dónde hay un caparazón difícil de querer, difícil de amar, difícil de mantener abierto...
leer más   
5
2comentarios 195 lecturas versolibre karma: 29

Perdida en algún lugar

Tengo la manía de escapar a sitios altos
cuando necesito desconectar,
como si la altura y todo eso
me hicieran olvidar.

Conozco mil y un rinconcitos
en los que he intentado escapar,
escuchando la lluvia, sonidos
que la naturaleza intenta crear.

Por eso cuando subo a las alturas
sólo consigo pensar,
¿está bien lo que hago?
¿a dónde me llevará?

Huir del agobio, los problemas
sólo necesito pensar,
pensarme mucho a mí misma
para volver a empezar.

Los lugares a los que escapo
de magia se suelen llenar,
se vuelven por un momento míos
y yo me intento camuflar.

Ríos, playas, miradores,
pueblos perdidos de la ciudad.
Lugares mágicos como yo los llamo
que esperando a que los conquiste están.
4
6comentarios 223 lecturas versolibre karma: 46

Ahora escribo

Ahora me salen las letras a borbotones cómo si la sangre coagulada recorriera por primera vez las venas de mi cuerpo.
Ahora me duele el amor cómo nunca antes lo había hecho pero me siento más ser y más luz, quizás porque ha conseguido salir por las grietas de mis adentros.
Ahora siento y me estremezco; y siento que puedo volver a sentir a pesar del resentimiento.
Ahora escribo, que tengo algo que contar sobre mis recelos y mis velos; que he salido de la burbuja y el vendaval me ha tocado de lleno.
Ahora que he sudado vida y me he entregado por completo, quizá por eso no me arrepiento.
Porque es mejor sentir mal de amores, que vacío por no ser capaz de amar ni empañar con tu propio aliento
leer más   
6
1comentarios 170 lecturas versolibre karma: 43

La Batalla Más Dura

Llevabas un tiempo sintiéndote mal,
decías, no es nada, ya se pasará…
A partir de aquel día nada fue igual,
comenzaba el principio de tu final.

Luchaste la batalla más dura
que jamás hubiste enfrentado,
con coraje, tesón, recia y pura,
tu corazón cayó derrotado.

Mas este mal que ensombreció tu vida
y que a los tuyos nos asoló,
abrió en nuestra alma una herida
que del todo ya nunca sanó.

Ahora queda tu recuerdo
tallado en el corazón,
nunca te olvidaré amor inmenso
de mi existir eres la razón.
6
2comentarios 185 lecturas versoclasico karma: 43

Viví muerto en vida

No sé qué me conviene,
si vivir muerto,
si morir en vida.

No sé quién me entiende.
Si esta vida es un sueño,
soñaré con el alma partida.

Yo sé que tú recuerdo me entretiene.
En mi mente es invierno
y en mi corazón una primavera fría.

Solo tu recuerdo me sostiene,
ya solo reflejo en mi cuaderno
lo que veo en mi mirada perdida.

Busco la salida
a cada problema.
Cada poema
refleja mi vida.

Estoy entre sollozos,
Entre bambalinas.
Viviendo en ruinas
Junto mil corazones rotos.

Entre mil calaveras,
Herido,
Perdido.
Tirado en las aceras.
leer más   
12
4comentarios 189 lecturas versolibre karma: 46

Cicatriz

Circunstancias siempre ocurren
a lo largo de la vida,
van dejando cicatrices
en profundas heridas..

El alma frívola queda
de tanta decepción
desnuda la melancolía
en cofradías de oración.

Trémulo y penitente afloran
sentimientos del corazón,
como flor marchita
van perdiendo su color..

Cicatrices que perduran
como destigios de una guerra,
en trivial derrota..
los años la encierra.

Aliciente de alegría será
aquel que pueda cicatrizar,
exiliar a un nuevo futuro
para volver a empezar.
leer más   
4
1comentarios 126 lecturas relato karma: 34

Alzheimer

Los versos van cayendo
como caen los años
y tiñen mi cabello,
pero ahora no me acuerdo
si fuiste realidad
o fuiste sólo un sueño.
Las arrugas de mi piel
llevan marcados tus besos
y en mi corazón palpitan tus silencios.
Pero de tu nombre, no me acuerdo,
aveces una lágrima acude a mis mejillas
recordando tu sonrisa,
recuerdo una mesa
y del campo la brisa.
No parabas de hablar
creo que estabas bellísima.
Ahora viene Isabél
dice que es mi mujer,
pero yo no la recuerdo.
Dice que tengo no se que,
que no me acuerdo de comer.
Ahora no me acuerdo
si fuiste realidad
o sólo fuiste un sueño.
leer más   
10
1comentarios 122 lecturas versolibre karma: 52

Agujas

No me importa arrancarme la piel
para sacar de mí toda la incertidumbre
que golpea mis sienes a diario.
Pero no te creas, que ya lo hago con arte,
sin dejar siquiera manchas de conciencia
en la alfombra que viste esta memoria emocional.
No, ya me he curado de esos recorridos
que no me llevaban a ninguna parte,
de luces y sombras que sólo jugaban
a hacer enloquecer un amor
conjurado siempre bajo sospecha.

A ratos me tiembla la ira entre las manos
que se muestran tan deshechas,
que no sabrían ya cómo agarrarte.
Lo que hay detrás de este mal rato
es sólo un recuerdo desafinado
que no entiende de promesas nunca dichas.
Me dedico a revolver los armarios
para arrancar los últimos rayos de luna que guardaba
para poder verte en la oscuridad,
y a medida que se van,
algo se retuerce en medio de ti mismo,
mi calor desvanecido, mis ansias de llamarte,
el terror tan arraigado de sentir esta miseria
calándome hasta los huesos
y reduciendo al mínimo mi voracidad.

Es una muerte que llega a paso lento,
unas agujas que no voy a malgastar
hasta que dejen mi luz hecha jirones;
que la vida me es más vida en la oscuridad,
y he caído ante todas tus condiciones.
He olvidado cómo volver a andar.
leer más   
15
6comentarios 136 lecturas versolibre karma: 62

Muerden mi lengua tus muerdos

En la soledad trenzo tus recuerdos,
cuerdos versos y hebras en anarquía,
con viento me zurcí a tu lencería,
en niebla acordamos nuestros acuerdos.

Ahora muerden mi lengua tus muerdos,
de péndulo inverso tu amor pendía,
áridas dunas, llueve la sequía,
muertos en vida, zombies los recuerdos.

Perderte, sorberte, inerte mi suerte,
no me resucita el leve suspiro.
Difuntos esos cuchillos de muerte.

Se vierte mi mala suerte por verte,
¿estoy vivo, muerto, o ya no respiro?
la dama muerte, mi azar le divierte.


@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
8
12comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 63

La melodía de nuestros instantes (un poema de @MiguelAdame & @SolitarioAmnte)

Compusimos una melodía con notas y acordes de nuestros momentos diarios.
Eran momentos de instantes brillantes de felicidad compartida.
Era amor lo que nuestras voces en una sola armonía sentían y nos fuimos acariciando con un cielo grandioso.
Sin importarnos el tiempo que desafiante se lleva todo lo que nos vibra por dentro.

Y pasaron las horas y los días transformándose en enjambres infinitos de langostas hambrientas.
En donde la primavera fue devorada en cada hoja, cada flor y cada fruto de ese árbol de raíces de profundos sentimientos mutuos.
No quedó nada de ese recuerdo profundo que cultivamos tú y yo durante tanto tiempo.

Hoy lloramos ese amor infinito que es historia pasada.
Que solo habita en los deseos incumplidos de una triste mañana.
Nunca más será el mismo atardecer glorioso que se fundía en un solo abrazo.
Solo seremos un distante impreciso de un ayer que nunca volverá a nosotros.

Solo queda el eco estridente de esa melodía que ahora es decadente. Solo queda el reflejo de esos instantes en el brillo de una estrella fugaz; cuya luz, nace y fenece ante mis ojos, en ésta noche, que es más fría y más oscura que ninguna.
leer más   
14
17comentarios 358 lecturas prosapoetica karma: 79

Llueve ésta noche

Llueve ésta noche.
Gotas Rocinantes
galopan raudas y veloces,
embisten molinos de viento.
Destellos de tu memoria
brillan al giro de sus aspas.
Crispan las chispas
al choque de lanza
del caballero andante
que las destruye.

La luna gris,
observa curiosa
el chubasco
de nubes lloronas
que se cuela
en las heridas
y las grietas,
entre la hierba,
la tierra
y una piel glacial.

Hay una esencia,
glándulas lagrimales
estallan inundando
un hondo valle.
No es tu esencia,
pues llevas más
de dos vidas
seca de emociones
y sensaciones.
No es mi esencia,
pues abro el grifo
y escupe chorros
de un polvo fino
traido por el viento
desde las dunas
de un ancho desierto.
Es nuestra esencia.
Amalgama
de las pequeñas cosas
y los breves instantes
que representan
lo que fuimos,
lo que no fuimos,
lo que nunca
nos atrevimos a ser,
y lo que jamás seremos;
ni en ésta ni en todas
las eternidades infinitas.

Lanzamos una moneda al aire
más de un millón de veces.
Siempre apostando
por la cara anversa,
la de un futuro de utopía.
El destino, la suerte
o la entropía,
siempre hizo caer
la cara reversa.
¡Maldita fortuna la mía!

Llueve ésta noche,
y la lluvía eres tú,
y la tierra mojada soy yo.


@SolitarioAmnte
vi-2017
leer más   
16
10comentarios 310 lecturas versolibre karma: 73

Las grandes ciudades son poesía andante

La magia de las grandes ciudades,
de sus interminables avenidas,
sus miles y miles de turistas,
sus cientos de fotos por segundo,
sus decenas de líneas de metro.

Gente, gente y más gente.

Y, entre ellos, tú.

Sólo, perdido, tímido,
no te atreves a sacar el mapa,
ni siquiera conectas el GPS,
de vez en cuando está bien perderse.

Gente, gente y más gente.

Y, sin embargo, aunque no lo creas,
eres invisible al resto de la calle,
como la mayoría de ellos lo son a tu ojos,
cruzáis miradas pero no os miráis,
no juzgáis, no pensáis, no sentís.

Puedes caminar desnudo por las calles,
gritar muy fuerte hasta quedarte sin aire,
cantar, bailar, saltar...
Nadie se va a parar a mirarte.

Es mágico, necesario de vez en cuando.

Sentirte uno más entre miles de mentes
que sobrepasan el límite de velocidad.

Invisible, tuyo, libre, perdido.

Pero lo disfrutas,
disfrutas de la velocidad de las grandes ciudades,
de perderte por sus calles,
entre miles de turistas,
que no se fijarán en ti,
ni siquiera en los cientos de fotos que harán de ti,
sin querer, queriendo retratar la poesía andante
del barullo de los que caminan sin rumbo,
sintiéndose uno más entre las mentes aceleradas.
9
2comentarios 128 lecturas prosapoetica karma: 68

Duerme mi niño, duerme

Mi vientre se llenó de vida,
con tu presencia se hizo grande,
y ahora que me faltas
ahora que ya no estás,
me siento vacía, perdida y sin razón.
Te has ido, has volado lejos
y no consigo alcanzarte.

Tú, lo más hermoso que he tenido
te pierdes entre mi sangre y mi penar.
Mis entrañas se abren
y escapas a mis manos sin remedio.
¿Será acaso, tal vez...
que Dios andaba escaso de Ángeles
y por eso te llevó a ti?

Imagino tu carita que nunca vi,
tus manitas y tus pies.
Quiero abrazarte y lanzo besos al aire,
todos los que no pude darte a ti.

Me soñé haciendo un arrullo
y cambiando tus pañales,
pero ahora entre mis manos
solo hay pañuelos mojados
de tristeza y de dolor.
Cuatro meses y medio de sueños
se desdibujan ante mí.
Ya todo terminó, la luz se apagó;
duerme mi niño, duerme...
14
11comentarios 256 lecturas versolibre karma: 88

La alegría no sólo pertenece al ganador

La alegría no sólo pertenece al ganador.

Yo estuve vencido en un espacio sucesivo de dolor
y seguía siendo positivo,
no me importó que la paz estuviera callada,
sin sobresaltos y luces en un escaparate de gloria
luché por tener cariño.

Realmente el resplandor de la vida
me fue borrando los rostros tristes,
y como una nueva criatura que nace
amé a la luz y abandoné a los martirios.

La piedad mostró su bondad
Y gracias a eso nunca renuncié
a lo justo y verdadero,
en mi jardín estaba el cielo azul
repleto de esperanzas y sueños.

Hoy disfruto escuchar las palabras dulces,
las buenas noticias que hacen brillar
a cada uno de mis más tiernos deseos.

Sé que a veces el amor es invadido
y como una plaga de langostas
las interminables mentiras calumnian mi gozo.

Pero esta noche nada impedirá que sea libre,
nada impedirá que esté completo.
Te tengo a ti.
Me tengo de nuevo.
La alegría no sólo pertenece al ganador.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
30/06/2017
10
12comentarios 439 lecturas versolibre karma: 85

A mi Lules

Pequeña Lules que vives en mis sueños
envuelta entre jirones de tinieblas,
nunca acariciaré la suavidad de tus mejillas
ni abrazaré la calidez de tu sonrisa,
ni secaré tu llanto con mis besos,
mi pequeña princesa, mi niña pequeña,
tan sólo puedo verte entre las nieblas
de los lejanos recuerdos del pasado
cuando entre sueños yo regreso a tu lado
y entonces puedo verte y abrazarte
como se abraza al viento en primavera
y aunque sin ti la mañana me despierta
sé que la noche volverá y podré acunarte
entre mis brazos, como lo hacía antes.
leer más   
5
6comentarios 132 lecturas prosapoetica karma: 59

Silencios de mármol

Tengo una herida en las palabras
que la voz no puede apedazar.
Ni coser.
Ni siquiera hilvanar.
Tropiezo con las letras
que se rebelan contra la más pura nostalgia;
gotean vida,
gritan media muerte,
y la lanza se clava
con más insistencia
en el hueco profundo de la distancia.
Infame distancia que nos quiebra los días,
siempre a la misma hora,
siempre con sus risas.

Tengo un pedazo de papel en la garganta
que se rompe justo en medio
de mi absurda creatividad.
Era tu nombre.
Me ha partido por la mitad
y por mucho que lo grite,
-lo grito, lo juro, lo grito-
sólo me vuelve el eco de mi propia voz
peinada con hilillos de oro
que apenas se oyen.

Dónde estás? Si aún soy capaz de verte
en mis pupilas,
dónde estás, si el remiendo de la vida
lo hicimos de pura poesía
y de nocturnidad.

Me llora la desesperanza
por esta pena acurrucada en mis brazos.
Te llora la inseguridad
de no poder besar la luna llena.

Maldigo los silencios de mármol.
leer más   
19
16comentarios 240 lecturas versolibre karma: 86
« anterior1234512