Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6079, tiempo total: 0.008 segundos rss2

La mejor arma, tu risa

Si nos duele la distancia
la atacamos de un disparo
de sonoras carcajadas.
Y en solo un instante,
conseguimos que se esfumen
los kilómetros,
el agua,
la tierra y el aire
que se ponen por delante
de nuestro particular invierno.

Crueles asesinos de olvido
de distancia y de dolores,
cosemos a tiros
aquello que no queremos,
y todo lo que no pedimos.

Al llegar la noche,
la cama está vacía
y la soledad estalla.
Por suerte,
aún nos queda una bala.

La luna se asoma
y se acabó el combate.
Por fin ambos soñamos
con la misma esfera.


La risa,
una vez más,

ha vencido esta batalla


Así que vamos:

Apunta,
dispara,
y ríe.
6
2comentarios 246 lecturas versolibre karma: 26

Como un susurro

Como un susurro
de brizna azul
llega tenue a mis sentidos
tu majestuosa voz.
Busca sitio en mi huesudo armazón,
se codea con cualquier leucocito
y lo inunda todo.
Si alguna sombra me oculta
o si la neurona de guardia dejó
de pensar en ti,
la primera sílaba que surge
de tu garganta, voltea,
supera el eclipse lunar.
Ondas hertzianas que sin saberlo
llevan impreso tu nombre, me
acarician el tímpano y
dejan unos gramos de plumón
flotando en el ambiente.
Una día quemaba malas ideas,
los músculos no respondían,
saltó la chicharra
y se inundaron mis poros
del canto angelical – bálsamo inesperado –
que se grabó en el disco duro
fortaleciendo
la fe en un mañana
de despertar
diferente
bajo un aire estepeño
con el móvil fuera de cobertura.
9
4comentarios 230 lecturas versolibre karma: 11

Todo vuelve

El viento que sopla del sur,
después vendrá desde el norte.

Los trenes de por la mañana
después los coges de vuelta.

Incluso el amor de tu infancia,
vuelve,
inesperadamente a rozar tu vida.

Todo vuelve.

Vuelve el reloj,
a la misma hora de ayer,
y volverá también mañana.

El agua vuelve al mar,
y del mar, vuelve a empezar.

Y si coges un camino,
vuelves,
a Roma otra vez.

Los mosquitos en verano
vuelven también,
aunque todos los detesten.

Todo vuelve.

Incluso tú,
que tan alto pareces volar,
siempre vuelves.

Incluso yo,
que tan viva parezco estar,
algún día también volveré.

Todo vuelve,
pero a la vez todo cambia,
muta,
se disfraza,
nada es igual,
pero vuelve.


Todo vuelve.
7
2comentarios 297 lecturas versolibre karma: 4

Te busco

Mi alma te busca
en la alborada
detrás de cada mirada,
como una alondra
el amanecer y cuando
mi voz te nombra,
desde este destierro,
entre los restos
de algún naufragio,
en una noche
que no termina nunca
yo te busco.

Mar amar.
leer más   
4
4comentarios 435 lecturas versolibre karma: 19

Palabras quebradas

Las palabras se
confunden, se
intuyen, se
rompen; son
mensajes perdidos
en el pozo del
olvido, son
ideas borradas
en una pantalla
quebrada.
9
2comentarios 220 lecturas versolibre karma: 21

El viento empuja

Gota que baja,
rocío en llamas,
cenizas en personas
con las luces apagadas,
caen escombros
peligro sin aviso
de derrumbe existencial.

El viento empuja
las ideas sin labia,
las miradas sin alma,
las vidas calladas.
El viento empuja
sin ganas, sin gracia.

Tiritan los recuerdos
que ya olvidamos,
se enciende la memoria
con locuras y palabras,
son inmunes al canto
de la historia sin habla.

Las plazas gritan
las nuevas enseñanzas,
caminamos alienados
perdimos el "humano"
de nuestro ser común,
especie extinta
anunciando su propio fin,

Potencia en acto,
perder el don de las letras
para encontrarse
en el barrio de todos,
donde todo sucede,
la semilla se vuelve árbol,
la revolución sale del papel,
y la sonrisa sabe aparecer.

El viento empuja
los corazones sin sangre,
las banderas sin color,
el mundo con hambre.
El viento empuja
sin queja, sin lastre.

Hoja que baila
bosque ululante,
sueños en párpados
con las ventanas abiertas,
vuelan proyectos
y mentes sin cuerda,
en un cartel se lee:
"Construyendo Vida".

Entré y me vi,
ya no estoy perdida.
9
sin comentarios 205 lecturas versoclasico karma: 13

Se fue con el recuerdo

Olvidé tus besos junto a tus recuerdos,
y olvidé tu nombre y olvidé el amor
que nos unió en aquel amanecer,
cuando tus brazos rodeaban mi cuerpo
y nuestras almas volaban juntas en el tiempo.
Y se fue el amor y se fue el suspiro,
y se fue la caricia junto con la brisa.
Se fue la alegría y se llevó la risa,
y así de repente todo se esfumó.
Se fueron tus besos junto aquel recuerdo,
y aunque todo se haya ido
quisiera dormir tocada por la brisa,
con un beso de tus labios,
y de tus manos una suave caricia.
leer más   
7
sin comentarios 129 lecturas versolibre karma: 15

Tu mirada es precipicio

Lo siento.

Atenté contra tus brazos,
propulsándome cual kamikaze.

Y desde hace un tiempo me lanzo,
sin frenos ni miedos
hacia tu mirada.

Yo me tiro de cabeza
pero nunca muero

porque tú me salvas.


Lo siento.

Soy el mejor de tus desastres
soy la mayor de las suicidas
y tú,
que te empeñas en matarme,
siempre vuelves a salvarme.

Lo siento.

Pero ya no tengo nada que decirte,
ahora prefiero vivirte.
10
sin comentarios 170 lecturas versolibre karma: 40

A quién interese

¡Usted!
¡Si, usted que me ama en secreto!
Anímese;

Hágame suya,

Invíteme a un mundo paralelo donde seamos nuestros
Regáleme un reloj de besos,
de aquellos que detienen el tiempo;

Siéntame suya

Invéntese una mentira que sea nuestra única verdad
Lléneme este vacío de ausencia con promesas de eternidad
Conviértame en una fecha en su calendario
Plante en mí ser su bandera,
proclámese dueño;

Reclámeme suya

Y con su sabor en mi boca
y mi voz revoloteando en su pensamiento
regrésenos a la realidad, con el alma llena de sonrisas
Y la piel ardiendo de ganas de volver a vernos.

Sabiéndome suya.
leer más   
23
6comentarios 330 lecturas versolibre karma: 35

Pecado

Vida mía,
siempre han dicho que tú
traes al amor buscando guerra
porque no se han molestado en ver
que el amor lo quiere todo contigo
—hasta lo que parece que está mal—
porque siempre le incitas a pecar.
Pese a que tardas de a tres otoños en llegar
y luego pasas con la fugacidad de las estrellas,
siempre que quiero darme cuenta,
ya es otra vez en la que estás
10
2comentarios 202 lecturas versolibre karma: 11

No te eligió corazón

No te eligió, es hora corazón, de dejarle ir, es hora de dejar de inventar excusas en su nombre, entiende corazón, no te lo hagas más difícil, tu tiempo hace tiempo se acabó,

No te eligió, no lo hizo cuando lloraste su indiferencia, no lo hizo cuando luchaste por su sonrisa, ni cuando con tus alas rotas le hiciste volver a volar, no lo hizo ninguna de las veces en que cerraste los ojos para no aceptar la realidad y en cambio abriste los brazos para consolarle, no te eligió ¿por qué ignoras su esfuerzo si te lo ha hecho saber? sus mensajes han sido claros.

No te eligió, no lo hizo cuando derrotaste tus propias objeciones para estar a su lado, no lo hizo cuando la promesa aún palpitaba, tus limitaciones solo eran otra excusa para alejarse, simplemente no te quería ¿por qué es tan difícil entenderlo?

No se desvela pensándote por eso no hay buenas noches,no seas terco corazón, no eres su primer pensamiento por eso no hay buenos días,no te extraña por eso no hay tiempo, no es el trabajo, ni las ocupaciones, no es que no pueda corazón, es que no quiere, entiende y acepta que ya es tiempo de soltar.

Tienes las manos rotas y sangrando de sujetar con todas tus fuerzas la cuerda de un barco que ya zarpó a una orilla que no es la tuya y vas dando tumbos sobre las olas del desamor destrozando tu propia fé.

No te eligió corazón, la vida reclama que vivas, insistir es un suicidio corazón, ya es tiempo suéltale y déjale ir.
10
2comentarios 541 lecturas prosapoetica karma: 49

Breve romance de Gumersinda Alatriste

Ternura con pies descalzos,
a quien tú, Dios, alma diste
huyendo de sus desmayos
va Gumersinda Alatriste.

Mirada en sal y silencio,
gesto alfarero de arcilla,
pan que es sorpresa si es cierto
que lo comiera enseguida.
Mil soles caen en silencio
sobre la ciudad en ruinas
y rompen su mudo vuelo
gritando tras las esquinas.
Tribu en trance atribulado
la que envió a nuestra niña
a vender en el mercado
su inocencia y sus costillas.

Los santos, por no ir desnudos,
jirones de mundo visten,
mas nunca llegará el turno
de Gumersinda Alatriste.
leer más   
8
sin comentarios 269 lecturas versoclasico karma: 9

Café, pan y poesía

Café, pan y poesía
es todo lo que tenía;
salvación en la agonía
del hambre cuya osadía
busca mi alma matar
pero mientras tenga vida,
café, pan y poesía
mi pluma no cesará:
el hambre se va algún día,
la poesía quedará.


Heclist Blanco
10
2comentarios 278 lecturas versoclasico karma: 27

Ella era mito

Ella era mito.

Me quiso con todo lo que la componía y yo no pude con todo lo que ella era.
La tormenta no me agarro desprevenida, tenía el paraguas preparado y mi abrigo por si acaso, pero su intensidad le dio vuelta a mi paraguas y lo rasgó en exactamente 88 pedazos.

Me quiso entera pero mi corazón por mucho que quería no podía .
Empecé a fumar por la ansiedad de no poder amarla así como ella me amaba a mí.
Consumir el papel para que no me consumiera a mí misma por la culpa de no ser capaz de darle todo lo que a ella le salía tan fácil.
Los porqués dejaron de formar atascos en mi cabeza y los argumentos en mi contra me hicieron los sentimientos pedazos.

Ella era todas las diosas de las que hablaban los libros y ¿cómo podía yo con el compromiso de Hera y las guerras de Atenea a la vez? Yo ni siquiera era una semidiosa con aspiraciones de inmortalidad. Yo solo me sentía aterrada y me escondí en mí por no poder afrontarla.

Me amó como nadie y yo ni siquiera fui capaz de enamorarme. Con el tiempo aprendí que yo no era el templo para acogerla así que dejé que otros se lo construyeran. Una vez acabado iría a venerarla y así recibir todos los perdones que necesitaba ... que yo necesitaba

Poema a mí misma por la batalla de poder aceptarme y amarme

14/12/16
leer más   
12
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 36

Niño de arena

Niño de arena, frágil, ligero,
que sabes soñar con el soplido del viento,
que eres motivo del mensaje que siento,
que cantas a cientos sin saber hablar.

Niño de arena, breve, eterno,
que eres verdad aun cuando miento,
que estás descentrado aunque seas el centro,
que eres valiente sabiendo llorar.

Te puedes perder entre vendavales,
y serás un cachorro entre chacales,
pero sabes volar.

Sentirás frío en épocas estivales,
y verás alegría en las hojas otoñales,
pero sabes volar.

Niño de barro, pesado, herido,
lágrimas te han caído.
Arena no, barro. Has perdido.
Te perdiste viendo al mundo llorar.

Niño de barro, te ruego,
¡Vuelve a ser ligero!
¡Vuelve a ser el calor de los eneros!
¡Vuelve a volar, vuelve a volar!

Niño, vuelve a la arena,
vuelve con el viento,
para de mojarte con las penas.

Niño, sueña otra vez,
vuelve con el viento,
vuela, que el agua sólo quema.

Niño de piedra, al borde de la caída
preguntas ahora donde está la vida,
preguntas ahora donde está escondida
la lágrima que te vio llorar.

Niño de piedra, ya no sientes,
niño no eres, realmente,
sólo eres piedra
que no sabe gritar.

Ahora, piedra, piensas en la arena,
cuando no hay alegría ni pena
que te pueda curar.

La arena, la alegría, el llanto,
el viento y su canto
que te hizo llorar.

Tú, hombre de piedra
tenías la vida abierta
y la dejaste pasar,
y la viste marchar.

Tú, no quisiste correr con ella,
no quisiste pensar con las estrellas
y dejaste de llorar,
y dejaste de pensar.

¿Y qué es de ti ahora?
Hombre de piedra, esperando que pasen las horas
descubrirás que no volverá,
descubrirás que ya no está.

Tu arena se la llevó el viento,
tu barro se lo llevó el mar,
y ahora, hombre de piedra,
con la piedra, solo, estás.

Tus sueños se los llevo el invierno,
tus fuerzas se las llevó el mal,
y ahora, hombre de piedra,
contigo, solo, solo, estás.
leer más   
10
4comentarios 172 lecturas versolibre karma: 31
« anterior1234550