Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 797, tiempo total: 0.006 segundos rss2

De la noche a la mañana

De la noche a la mañana,
casi ni como ni bebo,
pienso en ti, en tu cabello,
en tu mirada, en el deseo.
De la noche a la mañana,
ya no existe el purgatorio,
te has convertido en mi cielo,
en mi infierno,
sin medias tintas, en el blanco y el negro,
en un demonio con alas de angel,
en la inocencia,
en la dulzura,
en penitencia,
en la locura,
en fin,
de la noche a la mañana, te has vuelto mi todo.
leer más   
4
1comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 49

Me gritas Indio por mi piel morena

Me gritas Indio por mi piel morena.
Tú gachupín que juzgas a quema ropa mis raíces de tierra negra.
Mi sangre trae su propia historia con un par de océanos con los cuales se divide la gloria.

Y solo el cosmos que dio la fuente de la vida fue el alimento a mi memoria que tú nunca podrás tener.
Aunque trataste de robar la esencia de la verdad de mis antepasados que escribieron la historia.

Me gritas ladino porque no nací en un solo continente blanco.
Pero te digo que el Latinoamericano tiene el amor en su estirpe, en más que un solo banano.
Somos imagen y semejanza de Dios al igual que ustedes también lo son.

Mis antepasados siempre serán los mejores juglares de todos los tiempos.
¿A dónde iremos Nezahualcóyotl poeta de tierra blanca?

Desde que contemplábamos las bóvedas celestiales con observatorios amamos la vida y lo verde del campo que alegre se respira.

Mi abuela amaba la tierra descalza y con sus cantos ancestrales me arrullaba.

Me gritas indio por mi piel mestiza.
Yo solo te grito que no soy mejor que tu. tampoco soy peor que tu.
Soy perseverancia.
Soy pasión.
Soy vida.
Soy Indio Mestizo.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
15/03/2017.
leer más   
13
4comentarios 846 lecturas versolibre karma: 59

Una de vaqueros, indios y forajidos

Los versos forajidos
han asaltado el banco de poesía
del pueblo,
a rima armada
y antifaces de métrica descuadrada
acribillan a la guardia de sonetos
que vigilaba la entrada.

Rumores corren
que tienen doce musas vírgenes
como rehenes
y amenazan con desflorarles
toda su prosa poética
si el alguacil y sus hombres
se acercan.

El pueblo está alarmado,
a Billy the Kid han llamado,
─el de los poemas infantiles─
a ver si les rompe
toda su madre retórica
a los asaltantes desalmados.

Las solteronas y las viudas
de versos libres
corren por las calles,
desmedidas y sin estructura
van aullando los miedos
que embargan al pueblo.

Se oyen balazos
en el banco
y se rompen los cristales
de las ventanas,
unas sinalefas triples
salen volando hacia las calles
y quedan medio muertas
frente al establo
de hiatos y diptongos;
es pristino
el ritmo melódico
de la balacera .

Los versos pieles rojas
de unas tribus
de quintillas y décimas,
en manada india
vienen cabalgando
desde el desierto;
a punta de flechas rotas,
y hachas oxidadas
diezman a casi todos los
versos forajidos.

Un antiguo haiku samurai
que vive en el pueblo
entra con su sable kireji en mano
por la puerta trasera del banco
y le rompe todas las metáforas
al jefe de la banda.

El alcalde de la ciudad,
cuando todo ha concluído,
dice en su discurso:
"Muchos versos han muerto
en este acto sangriento,
─mas las musas han salido ilesas─;
pero no teman ni se aflijan,
que la memoria de todos
los versos valientes
será hoy y para siempre honrada,
con este monumento que hemos levantado
frente al banco de poesía".



@AljndroPoetry
2018-feb-5
leer más   
24
32comentarios 377 lecturas versolibre karma: 106

La escalera de caracol que flota en la noche oscura

Quitándose la corona de espinas, vino del páramo y
recuperó su fortuna.
Mirando el silbido meteorológico en el desierto, una punta de flecha pacífica yace en la parte superior del pilar blanco.


Pero,
en el páramo inmortal: ¿el
inmortal
que erigió las extremidades anteriores solo después de los montículos sueltos,
la marmota que toca el solitario viento del este,
es su sombra del ayer?
Inmortal:
el ciclón decisivo debajo de la telaraña en el cielo, la
flecha que se perdió entre los gansos desmayos,
el alargamiento en los árboles espinosos y sofocantes, el espíritu de todas las cosas que
persiguieron al lagarto
con una piedra en el cuello.



En el páramo inmortal.
Noche oscura inmortal en el páramo.
La escalera de caracol que flota en la noche oscura,
el zorro rojo parpadeando en la irritabilidad,
el gusano persistente,
el gato salvaje,
el ciervo mudo,
la fosforescencia.




... La sombra del ayer.
No entiendo olvidar.
Cuando miro hacia atrás, la ciudad de Hyderabad, su
sol poniente está cubierto de plumas de cinco colores, que
son manantiales de flores que aprecian la primavera.




Che-Bazan.España.
leer más   
10
7comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99

Mundo de letras (119)

En este mundo de las letras
hay POETAS y poetas.
POETAS en letra grande
y poetas de alarde.

Hay POETAS
que presos de sensibilidad
y hundidos en su congoja,
solo derramar pueden,
ante una mísera hoja
el alma que en ellos muere.

Y hay poetas que ante el folio,
solo quieren encontrar
esa palabra que consiga
con la anterior rimar.

Aquellos que son de alma Poeta,
no lo pueden eludir
y en la sangre de sus letras
Entre lágrimas y coplas,
dejan sus versos fluir.


Poetas de alma...
Poetas de lenguaje candente
henchido de verdad,
relegados Poetas
a su oscura intimidad.

Mientras que a los poetas de alarde,
en su mundo intelectual,
más les ocupa figurar,
¡poetas de alarde!
renombrados poetas que se aplicarán
en cadentes estrofas, a
apilar palabras hermosas
replicadas con frialdad.

A lo sumo...
hay Poetas,
que solo Poesía son
y poetas
que palabras solo son.

A.Molina
18
20comentarios 183 lecturas prosapoetica karma: 106

Yo no soy poeta

Yo no soy poeta. No escribo poesía,
ni pretendo hacerlo; no puedo, no quiero,
tú no me dejas y yo… no me lo permito.

Yo no soy poeta. No tengo cómo,
pero si tengo por qué, pero, me faltan tus dedos,
tus manos, tus ojos y así, me faltan las letras.

Yo no soy poeta, pues tu ausencia es vació,
faltan los soles, las lunas, las estrellas,
falta tu perfil en mi colchón, faltan mis silabas en tus lienzos.

Yo no soy poeta. Escribo sin razón,
con dolor y con cariño; con vasos de cebada,
con botellas de agua transparente, con segunderos que me dictan el pesar.

Yo no soy poeta. Me falta en quien creer,
a quien rezarle, a quien decirle, a quien contarle, a quien hablarle,
a quien escribirle, a quien amar.

Yo no soy poeta. Ni los fuegos,
ni las aguas; ni los vientos me dicen que plasmar,
eras tú, la única por la que podía coger el lápiz y el papel y narrar, dictar y declamar.

Yo no soy poeta, pues tú eras mi poesía,
tú eras mi poema, tú eras inspiración; eras astro, eras infinito,
sigues siendo presente, sigues siendo aceras desoladas.

Yo no soy poeta. Tú eres musa, o eras.
Eres mi credo, todo está en ti, mis versos, mis palabras,
mi prosa, surcos de espuma marina, aroma de amor celestial.

Yo no soy poeta. Soy humano que te quiere,
que te quiso, que te quiere, una y otra vez.
Yo no soy poeta, porque mi poema eres tú y sin mi poesía… yo no soy poeta.
leer más   
4
2comentarios 1461 lecturas prosapoetica karma: 44

¿Poeta?

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, en los arrabales de una fiesta,
un suspiro de tus labios
con palabras de mi boca
bailó un tango.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, una tarde de domingo,
de un otoño tras llover,
nos rimaron los latidos
en los poros de la piel.

¿Poeta?
Imaginé que era poeta,
cuando, en un tenue amanecer,
desde una estrella observé,
a dos nubes en el cielo
que empujadas por el viento
con un beso hacían tormentas.

¿Poeta?
O trovador, bardo o juglar,
o alguien al que una lágrima
que brote del corazón,
que duela como el amor
cuando te llega al alma,
le consiga emocionar.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, un vistazo de mis ojos
tropezó con tu sonrisa,
y el fulgor del carmín rojo
intuyó que era poesía.

¿Poesía?
Yo creí que hacía poesía
al sentir la melodía
que flotaba en cada estrofa.
¡Qué osadía!
Si eran solo fantasías,
y es el verso ahora el que llora,
porque yo no soy poeta,
ni lo que hago yo es poesía.
21
8comentarios 148 lecturas versolibre karma: 117

Apuntes sobre la poesía y los poetas

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

La poesía es como un perro que ladra;
aunque a veces aprende a morder,
para recortar con palabras un trozo
del mundo a su imagen y semejanza.
La poesía es una moto despintada
transitando por resecos matorrales.

El poeta interrumpe los
silencios predicando malentendidos
(comúnmente llamados metáforas).

La poesía es el disfraz que se pone
el alma cada vez que se desnuda.

El poeta ve germinar un verso
en cada nueva cicatriz; payaso
en decadencia que aprende
a improvisar entre las sombras;
radar que verifica dónde persisten
anfibológicos rastros de esperanza.

La poesía ama,
se lamenta,
llora.

Poesía es la astucia temblorosa
de andar siempre a la deriva.

Al poeta se le puede exigir que al momento
de abordar lo tangible, sea un poco
menos miope que sus contemporáneos;
porque cuando no ejerce su rol como es
debido, termina haciendo terrorismo literario.

La poesía es un pulmón de madera
pudriéndose en el fondo de un lago, pero
que tarde o temprano consigue emerger.
Es la búsqueda difidente de quien solo anhela
vaciarse de contenido; asumiendo este ejercicio
como la única forma posible de liberación.

El poeta deambula,
mueve la cola,
implora.

¿Quién le manda al poeta a andar hurgando
bajo el ala del sombrero la frase nunca dicha?

El poeta esparce sus ideas descabelladas
sobre el mar, engañando a la palabra
en la perenne víspera de un imposible.
Es verdaderamente poeta cuando anda
garabateando su cuaderno en medio del
incendio. (O a dos metros del apocalipsis).

Para el poeta es el peor de los pecados
transformar la metáfora en discurso
(la metáfora no busca convencer sino hechizar).

La poesía busca la
destitución de lo imposible.

La poesía sustituye a quien está de
vacaciones de sí mismo, peatonal
solitaria que cada tanto visita
algún turista; anhelo del bienaventurado,
danzando entre ventiscas de arena.

Al mismo tiempo, esqueletos fachendosos
recién salidos de un sepulcro nada santo,
cansados de mirar siempre de afuera, se
especializan en poblar de etiquetas la poesía,
tratando de explicar lo inexplicable.

- Y yo sigo sin conocer ningún avión
que vuele más alto que los poetas -
14
2comentarios 111 lecturas versolibre karma: 86

Juguetes Rotos

Dedicado a los poetas, amigos y compañeros de Poémame.. Para vosotros..


Hay poetas que se llevan la fama,
y fama que se traga a los poetas...

Hay poetas que escriben en lenguas
que no entienden los humanos,
jeroglíficos con cadenas,
que nos atan de pies y manos...

Hay poetas que llevan al extremo
métrica y filosofía,
olvidando sentimientos,
subastando su alma en vida...

Hay poetas que aman
sin haber amado,
que lloran sin haber llorado,
escupen fuego bajo el agua,
y verbos con gritos apagados...

Hay poetas doctorados
en la literatura del silencio,
que disfrazan su palabra
con máscaras y atrezzo..

Hay poetas que reciben
honor y reconocimiento
de un crítico que los admira,,
aunque sea por un momento,
pero que pronto los olvida
si ya no sopla el viento...

Hay poetas que venden
su prosa por dinero,
mendigos de su tristeza,
esclavos de su tintero...

Hay poetas que mueren
como juguetes rotos,
y luego estamos tú y yo,
luego estamos nosotros...

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
32
54comentarios 402 lecturas versolibre karma: 133

Tú eres poesia

Yo no soy poeta "nadie" me ha llamado asi, me han dicho tantas cosas pero poeta ¡bah! Para ser poeta hace falta ser mil cosas que yo no soy... mi historia mi lugar se desarrolla en otro lado, esperando tus besos por ejemplo, en tus cejas, o en tus manos, "nadie" me ha dicho poeta por eso no te traigo a ti un libro dedicado, por eso no me tomo fotos contigo y no presumes el conocerme, yo no soy poeta, no se hablar en verso, no tengo un vocabulario rico y si de casualidad llega mi boca alguna de esas palabras efervesentes no tengo donde usarla, mi entorno no es poesia, salvo tu, cuando sonries, entonces saltan chispas estalla el cielo, se detiene el tiempo y todo lo que un dia pense que llegaria se materialisa en tu mirada todo lo que algun dia ambicione se desprende de tus manos, y la belleza de tus gestos y la silueta de tu cuerpo y tu olor y tu cabello, cuando estas frente a mis ojos cuando me dejas verte y me arrebatas las sonrisas y me destrozas los escudos las advertencias y los miedos entonces eres tu poesia, siempre tu nombre es de poesia y tus pestañas y tu silencios y yo no soy poeta pero tu eres poesia, ¡que alguien por favor te escriba letra a letra lo perfecto de tu boca y de todo cuanto es tuyo! Yo no se mas que observarte, no soy poeta y no se mas que verte, no se mas que, como hace algunos años en la adolescencia como suelen hacer los niños, escribir paginas completas de tu nombre, pero escribo tu nombre con otras letras, con muchas mas palabras con muchas mas historias, no me canso de escribir tu nombre una y otra vez con las palabras que me invento... pero como ya dije: no soy poeta. Asi que solo tengo este ferviente deceo, de que alguien te diga que eres tu poesia.
leer más   
12
8comentarios 252 lecturas prosapoetica karma: 126

Poeta Soy

¡Poeta soy!

Quizás sea lo mejor que sé hacer,
¡escribir!,
¡adorar a Dios lo hago bastante bien!,
lo acepto también,
¡o adorar a la mujer!,
como Su creación perfecta, y sublime,
¡la creación suprema que califica la grandeza del Universo!,
adorar la naturaleza,
¡también parte de mis mejores cualidades!

Inclusive puedo realizar muchas tareas,
¡bastante bien!, sin embargo,
¡el plasmar mi sentir y pensar es mi mayor placer!
Ante todo dedicar a lo que me inspira las poesías de mi pluma,
buscando la palabra exacta, la frase precisa,
¡el verso sutil!, encerrando en párrafos pequeños verdades descomunales,
¡las que puedan ser asimiladas por mi entendimiento, siquiera!

¿A qué poeta se le podría negar explayarse en aras del arte?,
¿realmente es culpable el que escribe, o el que a bien inspira?,
¿inocente es, pues, quién sólo desea exteriorizar lo que oprime, al corazón, al corazón hinchado de sentimientos intensos?,
¡sólo el que esté libre de culpa lance la primera piedra!

Ruego porque la razón impere, ¡y me absuelva!, me libere, ¡o será la locura!,
¿será la locura la que les haga comprenderme?;
de cualquier modo condenado estoy, hermosa criatura,
¡reacio mi corazón y mi alma a olvidar tu imagen, tu voz!;
impulsandome, ¡y no contra mi voluntad, lo acepto!,
¡guiando mi mano como si en lugar de arrastrar volará!,
únicamente con la furiosa necesidad de escribirte algo bello,
¡escribirte algo que te obligue a dedicarme tu sonrisa fugaz!,
¡zarandeando tu mundo cotidiano para incluirme en él!

Mi único pecado es ser poeta, ¡y haberte elegido para mí!,
una inspiración que se vuelve perenne con sólo verte;
¡jamás es una palabra fuerte!, pero aplica a la musa y el poeta,
¡en el caso de que a él jamás se le olvidará ella!, realmente no estoy seguro si a ella se le olvidará él.

¡Bendito sea el caso!, de todos modos, de cualquier forma,
¡el gozo, el sentimiento intenso, la pasión desbordada!,
la he vivido, ¡la he experimentado, aún en la lejanía!;
la distancia que no se acorta entre mi adorada y yo,
¡aún en contra de lo deseado por un servidor!, pero no importa...

¡Y cada sentimiento vivido, tan magnífico como terrible!,
muéstrame en cada poema que me has provocado sacar a la luz,
anteponiendo mi deseo de que lo leas a la prudencia,
¡rayando en desesperación!, rayando en ansiedad irracional; al hombre que escribe a la mujer admirada no se le culpe
¡véanlo como alguien que no puede sustraerse a la musa!,
imposible pedir que dé la espalda a la que inspira,
¡vivifica!; la que nutre su imaginación, para alocar al corazón,
¡la que se ha metido al alma misma!, y se ha fundido con él;
¡obscura la vida del poeta al que se le niegue dedicar a la musa!,
simplemente sería una condena por demás cruel y macabra,
¡antes la muerte que dejar de dedicar los versos, las palabras!...
¡Jovial el corazón del poeta si la mujer adorada añora el poema!,
orgulloso él si ella a bien aprecia cada letra con amor enlazada,
¡vacilante él preguntará si fue de su satisfacción o preferencia!,
en especial si ella contesta con una sonrisa primorosa en los labios,
¡nunca será más feliz ése hombre que en ésos instantes!...

Así el poeta llena su vida de alegría, ¡nutre su ser hasta rebosar!
calladamente empezará a escribir otro poema, para halagarle...


@Jchangpoetic
leer más   
5
2comentarios 108 lecturas versolibre karma: 73

Underdog

Un poeta desvalido
de madrugada,
cree que todo
es muy agotador.

El poeta escribe,
lee, ve, siente.

Siente,
una antigua tristeza,
que se le acomoda
entre los párpados.

A veces,
el poeta escucha
palabras sabias,
que amortiguan
todos los ruidos
del alma.

Pero,
no es suficiente.

El poeta
en su soledad,
escribe algunos versos,
que no llegan a nadie.

La poesia,
a veces,
no es belleza.

No complace.

Esta solo el poeta,
no le escuchan
desde hace milenios.

El poeta,
golpea su cabeza
contra molinos y muros.

Le duelen sus heridas,
se las lame durante el día.

Sangra.

El poeta desvalido,
es un gatito solitario.

Su leve maullido molesta
a los perros de la noche.

Y sabe,
que por siempre,
le corresponderá
comerse los ratones
podridos que le lance
la madrugada.
leer más   
11
7comentarios 116 lecturas versolibre karma: 64

"Aprendiz de Poeta"

Mientras miraba el fulgor de las estrellas
Un manantial de fugaces sentimientos
Se abalanzaron sobre mi indomable pensar
Invitándome a descubrir nuevos horizontes
Donde poder fragmentar cada sentir cada
Pensar y evocarlos con especial dulzura
Y transformarlos en letras que reflejen mi
Ternura a través de una exquisita escritura,
Escritura que delataba la esencia de ser
una aprendiz de poeta ansiosa de ahondar
en esta forma artística de ver la vida,
a través de las majestuosas letras.
Fui el diamante en bruto que a tu pluma
Inspiró apaciguando tu furtivo apetito
Por erigir los más sublimes sentimientos
Que nacen del poeta experimentado que
Con un solo pensar y actuar puede generar
Los más bellos versos que saben cautivar
A más de mil poetas, poetas que nacen
De la sensibilidad de sus plumas, plumas
Fabricadas con una exquisita perceptibilidad
Por producir poemas que abran mentes
Y enamoren a los más esquivos corazones.


------------------------------------------------------
Un aprendiz de poeta crece con la sensibilidad
De aquellos poetas experimentados.
leer más   
11
8comentarios 149 lecturas versolibre karma: 104

Jean Arthur Rimbaud, el poeta descarriado

El numen descendió de lo alto
con endeble pasos.
Bajó la escalera sobre el altar del teatro,
atravesado por una atmósfera de humo sagrado.
En un rincón la estufa encendida
suministraba el calor necesario
para calentarse del frío.
Un séquito de bardos sentados en el gran salón
lo contemplan con espasmo
y risa embriagante.

Han estado libando licor desde muy temprano,
salen a la luz los senos orbitales
de las damas que alucinan de encanto.
Tanta poesía junta,
aplauden en el santuario poético más excelso
y sublime del Paris melancólico del siglo IXX.

Jean Arthur Rimbaud.
El poeta descarriado,
el devastado tapiz de las letras,
envuelto en su rebeldía, en luz…
y candor de juventud.
Trastocó los cimientos humanísticos
con su narrativa simbólica,
Contrapuesta
a todo orden social establecido de la época
y proyectó su lírica en incuestionable
fuente de recursos de consulta obligada.

Su vida azarosa complementada
con el almíbar de la diosa Venus,
Poesía pura
y destructiva.
El poeta menor mira con descalabro
la figura desparpajada de su amante infernal,
pasaron la noche consumiendo
alta dosis de veneno mortal.

El alma se descarrilla,
fuego ardiente
brota de la garganta,
el poeta lleno de nostalgia
y penurias por la vida,
no percibe el retorno
de la cándida ave que pasó aullando
su ritual canto metafórico,
desvirtuado por una noche de tinieblas.

Vapor penetrante
descuelga sus destellos aurorales
sobre su desordenado
cabello maloliente.
Rimbaud en la penumbrosa madrugada
toma la calle principal,
con el propósito de abandonar
el tormento poético;
que como larva implorante
lo socava desde niño.

El niño poeta decide dejar su Paris de inspiración
consumido como hierro fundido.
Su barco ebrio toma la mar
en un sueño imposible
y sus iluminaciones destructivas de alfeñique.
decide darle la vuelta al mundo.

En Yemen olvida su letrada musa
y se sumerge en una carrera de ganancias,
a fin de cuentas
el poeta no pesa en la sociedad consumista.
El poeta fallece sin saber
que ha dejado una impronta
de estatura universal

en el mundo de las letras.
leer más   
17
9comentarios 140 lecturas prosapoetica karma: 115

No existen poetas tristes ni felices, solo existen poetas

La desazón en su punto,
carcomiendo las entrañas
sin dejar algún souvenir
a pedir de boca.
¿No es extraño hacerse
preguntas en tercera
persona?
Las respuestas divagan
en el aire,
vuelan como pájaros
sin hogar y ley.

El poema se queda corto,
no hay poesía que soporte
tanto dolor sin derramar
una lágrima…
No existen poetas tristes
ni felices,
solo existen poetas.
Poetas que sienten,
y plasman su existencia
en versos de supervivencia.


La alegría nace desde la panza,
como una droga
llega a su desembocadura;
a una tez fría y una sonrisa
dentro de las pupilas.
¿Acaso la felicidad no es
pasajera, que cambia
de trayecto antes de llegar
a su destino?
Quizá el rumbo de esta historia
está perdido,
quizá no hay maniobras
que logren acoplar
los versos afligidos
en rimas decantadas.
15
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 92

Me enamore de un poeta

Me enamore de un poeta
si, de un poeta y soñador
de esos que en cada verso
te dan un beso de amor.

De esos que te entregan el alma
en cada línea que escriben
donde te hacen el amor un día
y en el siguiente te olvidan

De esos que liberan
el sentimiento en cada poesía
la disfrazan con rima
para que lleve sintonía.

Me enamore de su sentir
plasmado en rimas y versos
me enamore de la forma
en que me mete, en sus letras

Ese poeta que puede hacer
poner sus manos en tu piel
robarte todos los suspiros
y rozar tus labios con su miel

Me enamore de un poeta
porque en sus líneas me vi
en ellas, amada me sentí
y en las mismas, me morí.

Solo quisiera ser yo
La musa de su inspiración
La que cause tal amor
que admiramos con pasión.

Las letras de mi alma
21
13comentarios 991 lecturas versolibre karma: 95

Frankenstein poeta

Frankenstein poeta
(La criatura de Víctor Frankenstein poeta)

Luego de un sueño criogénico de décadas, la criatura despierta en el año 2010. Para su asombro y alegría se da cuenta de que su estrafalario aspecto no asusta a nadie. Por fin, consigue un nombre y un apellido.
Se integra en una de las tantas tribus urbanas. Se hace un tatuaje del Che Guevara en un brazo y se coloca un arito en la oreja izquierda. Obtiene un empleo en una discoteca bailable, en el sector de admisión y seguridad.
Al poco tiempo descubre que lo asombran el sol, la luna, la naturaleza, el amor, la vida y la muerte. Siente necesidad de escribir…y lo hace.
Escribe poemas, cuentos, novelas. Quiere destacarse como cualquier escritor, pero no lo logra. Al igual que sus colegas construye sus poemas y novelas con partes de ideas de poetas y narradores fallecidos. En definitiva, la mayoría es igual a él: crea y vive de retazos de gente muerta.
La criatura sonríe y disfruta de la ironía: quería ser uno más y lo logró. Quería destacarse como poeta, pero es uno más…

Homenaje:
a Mary Shelley,
a la criatura de Victor Frankenstein,
a la sociedad moderna,
a la vida urbana,
a la tolerancia,
a la diversidad,
a los escritores,
a los poetas,
a la creatividad
leer más   
10
2comentarios 417 lecturas relato karma: 93

Ya no quedan poetas (Colaboración con @Pequenho_Ze )

Acalló la tormenta
y enmudecieron las voces
tras las plumas secas.
Cadenas reales;
carne que se sale del poema.
Que no fue la luna llena, no,
la que mató a los poetas.

Dicen que fue el desaliento,
que se llevó el viento
los sueños rotos y las gestas;
que antaño era canción,
¿Será que la culpa es nuestra
y hemos sido su perdición?

Si las mañanas son frías,
y los ojos van con prisas
cada amanecer;
y las madrugadas arden
en un aliento cobarde
que ha perdido su razón de ser.

Y cansados de leer,
versos huecos,
perdidos en los recovecos,
del mundano placer,
deshojando los últimos versos,
poetas tenían que ser aquellos…
que marchitados por el tiempo,
tendían a desaparecer…

Y llegan los humos en tropel
a entorpecer el alma
cuando intenta deshacerse
de su propia piel;
y el frío del acero en cada esquina,
y labios que se ríen de la herida,
y el verso que no encuentra
un pecho donde caer

Todo lo empezó la mujer,
Como la misma vida,
Primero fueron las poetisas,
Ahora nos dejan los poetas,
Que, como estrofas sueltas,
Se necesitan, se complementan,
Ya que si no hay poetisas,
Tampoco hay poetas...

Se acabaron los poemas...

Colaboración: @Pequenho_ze y @inspiradosinmas
14
9comentarios 151 lecturas colaboracion karma: 96

Poética

Después de escribir un poema haces otro, desechas los dos y lo intentas de nuevo, y la noche languidece sobre tus ojos, pero quieres seguir intentándolo, hasta que llega un verso mágico, y brotan todos los demás, en tropel, como una incontenible avalancha de palabras.

Sientes que la sangre se enciende, sientes que se te escapa un tesoro, sientes que no puedes controlarlo y escribes sin detenerte, con profusión.

Entonces lo lees, una y otra vez. Te suena el primer verso, los otros, no sé. Corriges, tratas de corregir, pero no puedes. Dejas de pensar un momento en el poema, lo vuelves a leer, y tu oído empieza a acostumbrarse. De tanto repetirlo, haces que te suene bien, de tanto decírtelo ya empieza a parecerte un poema. Pero te engañas, estás escuchando tu propia voz.

Piensas que solo si lo leen otros lo sabrás, pero sabes que ni aun así podrás descubrirlo, porque desconfías de los demás. Ellos no son poetas como tú, y aunque te guste escuchar halagos, recibir likes, leer comentarios que derrochan admiración y creerte un elegido, sabes que nada es seguro. Lo único verdadero es que no eres poeta antes de haber concluido un poema.

El día resurge en cada palabra. Sigues escribiendo y publicando con dedicación, hasta que alguien, desde unas líneas generosas te cuestiona que tú no eres poeta, porque escribes para los demás; eres más bien, un complaciente escribidor, o un pergeñador de frases intrascendentes.

Y en verdad, tú eres poeta cuando es honesto lo que expresas y puedes arroparlo de belleza y de misterio, aunque no lo quieras compartir, porque la poesía se hizo para que cada quien pueda descubrir la hondura humana, la propia y la de los demás… ya es de cada quien, tratar de conectarla con el resto de la humanidad. Y a veces se logra, y se hace la luz sobre el poeta; pero, en ocasiones, todo no es más que apariencia, que el tiempo se encarga de cubrir de olvido o vacuidad.

Y también hay ocasiones en que el poeta muere antes de nacer…
leer más   
11
1comentarios 126 lecturas prosapoetica karma: 83

No soy poeta

No soy poeta
soy un chico que canta a la vida
que aprieta sus manos para vivir el futuro
que sueña danzar en el viento
camino a la luna,
que juega a ser niño
para espantar los fantsmas
los miedos y el llanto.

No soy poeta
soy trazos
rasgos indefinidos de la vida
y la monotonía
la estrofa incompleta
susurro de ave junto a mi cuerpo
la miel de mis labios.

No soy poeta
tampoco lo pretendo
soy el estado de la materia
donde convergen
pasado, presente
futuro
soy música triste
por los daños de los siglos
la piedra en el camino.

No soy poeta
soy invierno
soy la rosa que marchita su existencia
un algo.

No soy poeta
soy la contradicción de mi tiempo
fuego danzando en la nada
alma en busca de amor.
leer más   
33
5comentarios 99 lecturas versolibre karma: 89
« anterior1234540