Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Romance de Eros y Psique

Era la admirable Psique
la menor de las tres hijas
que tuvieron unos reyes
según la mitología.
Decían que era tan bella,
la encarnación de Afrodita,
que la diosa recelosa,
dictaminó su desdicha.
Con una flecha oxidada,
Eros, el hijo debía,
hacer que se enamorara
de la horrenda y deslucida,
de la más fea criatura.
Mas no todo era armonía,
y a pesar de su belleza,
infeliz era en la vida.
Ningún hombre se acercaba,
ninguno la seducía,
por parecerse a una diosa,
por eso no se atrevían.
Al Oráculo de Apolo
consultaron su familia,
casarse en una montaña,
ese destino tendría,
con el hombre más monstruoso,
esa fue la profecía.
Céfiro la rescató
de la montaña sombría,
y en un valle la posó
entre rosas florecidas.
Despierta a Psique el rumor,
la corriente cristalina
que la transporta a un palacio
de una belleza divina.
Allí todos la adoraban,
allí todos la servían,
la colmaban de riquezas,
de joyas y de comida.
Y en su alcoba por la noche,
va a recibir la visita
de adonis que la desposa,
y que se oculta a su vista.
Plena de felicidad,
pero cuando llega el día
el esposo la abandona,
triste queda en su partida.
En las noches amorosas,
cuando rebosa en su dicha,
le pide que sus hermanas
le puedan rendir visita.
Su amante no está conforme,
sabe de la hipocresía,
de sus malas intenciones,
de los celos y su envidia.
Y las hermanas a Psique,
el veneno y la mentira
le meten en la cabeza:
-Tu esposo es como una víbora,
una espantosa serpiente,
se oculta por terrorífica
.
Y decide en una noche,
que ni la luna lucía,
una lámpara encender,
por más de estar advertida
que si quiebra la confianza,
su amor se terminaría.
A la luz de la lucerna,
con la llama bien prendida,
descubre a un Eros perfecto,
de una belleza infinita.
Pero una gota de aceite,
que hasta el hombro se desliza,
despabila a Eros del sueño
y despierta a la vez su ira.
Vacía y desesperada,
hasta el templo de Afrodita
tras Eros vaga la psique.
La diosa ahora la humilla
con imposibles tareas
que nadie superaría.
Con la ayuda de los dioses,
sale bien de la porfía,
aunque le queda el castigo,
la condena de una arpía,
de bajar a los infiernos
por agua de Juvencía.
-Nunca el cofre destapes-,
Perséfone, allí le avisa.
Y al regresar a la luz,
por curiosidad movida,
abre, sin deber, el cofre
de la belleza divina,
y en el sueño más profundo
su mente se ve sumida.
Eros acude al rescate,
ruega a Zeus y le conmina
para que la haga inmortal.
Tras convencer a Afrodita,
el gran dios decreta boda,
y se celebra en Olimpia,
este feliz matrimonio
del que nacerá una hija,
Hedoné, del placer fruto,
y de esta historia maldita.
8
6comentarios 703 lecturas versoclasico karma: 80

Memorias de un corazón en búsqueda de respuestas

La mente llega a confundir al amor, sin embargo solo se puede llamar valiente al que se lanza siguiendo sus impulsos sin importar el que se pueda perder en una flama perenne y tortuosa.
leer más   
5
1comentarios 37 lecturas versolibre karma: 63

Psique

Hace mucho frío lejos del mal,
Severus lo sabe bien.
El matiz no es la realidad,
pero a mí me alejó del tren.

Me he visto a mí mismo reír desde la lejanía
y he pensado en que iba a durar apenas un instante.
He llorado lo que separa Johannesburgo de Lobería
y no es suficiente para ahogarse.

Los cortes sólo han servido de castigo,
no de alivio.
Grito a paredes huecas en el oído
para explicarle la codicia al sirio.

No me gusta lo que tengo,
y eso que no he conocido otra cosa.
No me sirven Nikes ni Artengos
si sólo quiero diseñar la fosa.

Mi piloto tiene vértigo
y cree que si se tira encima de una nube, rebota.
Habría que darle mérito
a la bomba que no explota.
4
sin comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 46

El hechizo de Citera

Prímulas gachas del amor ufano
esas que se enardecen como flechas
auríferas corazonaciones sáeticas
cabezas sin sus largas espigas
parecen margaritados pétalos de una flor en juego
de cuando el monstruoso Cupido
inútil es de hacerse amar
Psique aguarda allí cautiva
como un capullo en un frasco
todo...
con tal de retener la posibilidad del amor.
La metamorfosis a oscuras
cuando apesadumbrados por el toque del sueño
níñicos ojos no conozcan el sabor de tu niñez querúbea
o la ocultación del erótico rostro a pleno vuelo
cuando mudados los velos por rosácea luz
se apocalipse ante ella
el espejismo de aquella faz monstruosa.

¡Ah...! ¡Cuán celosa puede llegar a ser una madre...
llegando a urdir tan cruel hechizo!


@ChaneGarcia


P.D.: a veces la palabra "Citera" se usa para referirse a Afrodita, que, según algunas leyendas estrábicas, aparece como madre de Eros.
leer más   
4
1comentarios 65 lecturas versolibre karma: 72