Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1099, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Breve romance de Gumersinda Alatriste

Ternura con pies descalzos,
a quien tú, Dios, alma diste
huyendo de sus desmayos
va Gumersinda Alatriste.

Mirada en sal y silencio,
gesto alfarero de arcilla,
pan que es sorpresa si es cierto
que lo comiera enseguida.
Mil soles caen en silencio
sobre la ciudad en ruinas
y rompen su mudo vuelo
gritando tras las esquinas.
Tribu en trance atribulado
la que envió a nuestra niña
a vender en el mercado
su inocencia y sus costillas.

Los santos, por no ir desnudos,
jirones de mundo visten,
mas nunca llegará el turno
de Gumersinda Alatriste.
leer más   
8
sin comentarios 263 lecturas versoclasico karma: 9

La luna y el marino

Porque quiso ser mujer
bajó la luna hasta el mar.
Se perfumó con la brisa,
se hizo anillos de coral.
Entre sus brazos de plata
quiso a un marino besar.
Al alba se lo encontraron
bañado de luz lunar,
preguntando ebrio a las olas
por su amada de cristal.
leer más   
19
2comentarios 357 lecturas versoclasico karma: 40

Romance de Sol y Luna

Esta historia sucedió en Galicia
donde dos mujeres se daban caricias.
Es un cuento del siglo XIX con dos princesas
reales, pertenecientes a la clase burguesa.
Bella era Sol, morena azabache,
tanto como Luna, de piel como la leche.
Dos niñas que juntas jugaron
y, sin darse cuenta, se enamoraron.
Mas no era la época. ¡Qué indecencia!
Su amor escondieron con miedo y paciencia.
Rodeadas de besos juntas estudiaron
y, al acabar, de maestras trabajaron.
Pero hay mentes que no entienden y que dañan
a dos ángeles que separaron con guadaña.
Sol burlaba la noche y cada mañana,
entre amor y sueños, despertaba con su amada.
Luna, con disimulo, vencía al día
en bici iba con Sol, con la que comía.
Sus cuerpos se abrazaban, frágil porcelana,
confundiéndose enlazados en la blanca cama.
Su amor fue tan grande que de nuevo fueron pilladas,
las familias las rechazaron y fueron separadas
por pueblos, caminos, rías y cerros
que no hacían más que avivar sus recuerdos.
Sol, loca enamorada, se vistió de Lorenzo
para pintar esta historia en otro lienzo,
y dejando todo en busca de su amada
huyó con la lluvia en la madrugada.
Luna la agasajó con besos y un te quiero
presentando a su “novio“, un joven marinero
que con la identidad de su primo difunto se hizo,
un hombre extraño que no recibió bautizo.
Tanto esta historia conmovió al cura
que no dudó en casar a las criaturas.
Tras la boda, la gente vio la evidencia
y fueron culpadas pese a su inocencia.
Declaradas en busca y captura
la pareja se dio a la fuga.
Escaparon, tras ser perseguidas,
en un barco encauzando sus vidas.
Hacia América pusieron rumbo,
nadie supo de ellas en el Nuevo Mundo.


En memoria de Marcela Gracia y Elisa Sánchez.
9
2comentarios 437 lecturas versolibre karma: 50

Show de Ripios XII (Romance del Plasma)

Suave plasma, yo te invoco
sobre el altar de las culpas,
bajo el error inducido
que me devuelve a la tumba:

Desfilando calle arriba,
empápate en las alturas
lejos del pálido sueño
que naufragó tras la lucha.
Bendice los campos grises
que florecen en penumbra,
haz servicio al envidioso
y lava su boca sucia.
Ahoga gargantas llenas
de mentiras entre bruma,
desvanece la soberbia
como se muere la espuma.
Sé pues oruga implacable,
gusano pudriendo fruta
podrida, que ya lo estaba
entre manzanas desnudas.
Líquido extraño humeante,
llenando de ira las uvas,
dame valor en el lance
contra esta injusta tortura.

Corre, raja ya su gesto
de chulería perruna...
suave plasma, haz ya justicia
y arranca al buitre la pluma.
leer más   
8
3comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 65

Romance de un Quijote enamorado

Va camino del Toboso
sin ser hidalgo manchego,
en busca de Dulcinea
este andante caballero.
¿Cómo hará el encantamiento
de convertir por empeño
la dueña de un pensamiento
en una Aldonza Lorenzo?

Por bálsamo de Fierabrás,
caballero sarraceno,
desafiando al enemigo
y clamando por un gesto.
Ay Quijote, enamorado,
de una idea y de un anhelo,
de tragedias y comedias,
de una imagen y de un verso.

Su mundo de fantasías,
más que en febrero, en enero,
el de Cupido y sus flechas,
cuando acertó el ballestero.
Miro una triste figura
al descubrir al Espejos,
perdedor sobre la luna
del cristal en que reflejo.

Sangre de amor por vino
guardada en fútiles cueros,
corre el vino por las venas
de este triste bodeguero.
Señora que le das fuelle
a un corazón prisionero
de tus ojos, liberadlo,
-Ruego a Dios -¡mis carceleros!

Y temo a la tempestad,
a esos rayos y a esos truenos.
Deseando un mar en calma
va el barco del marinero.
¿Ves gigantes o molinos,
o son simplemente celos?
Sospechosa damisela,
consumida por los miedos.

Y no tengo en mi condición
el pasar por zalamero.
No lo expreso aunque lo siento,
ni falaz ni lisonjero.
Preguntad a cualquier Sancho,
por amigos o a escuderos,
que de mi amor te den cuenta,
lo que siento y mis afectos.

Y te olvides de pesares,
y de súplicas al cielo.
Decid basta a los reproches,
que por pasión yo soy ciego.
Ingenioso, más no un loco,
hechizado pero cuerdo,
por libros de caballeros
que junto al temor yo quemo.

Y no pretendo hacer caso
ni de curas ni barberos,
velo en sosiego mis armas
preparado para el duelo.
Instruido en mil engaños
ya no me toman el pelo
del espanto hallo cuidado
que he bajado a los infiernos.

Colmadas tus peticiones,
que dándote lo que tengo,
al olmo no pidas peras,
pues ínsulas no prometo.
Difícil es en la vida
comprender al compañero,
al que contigo camina
hasta llegar a ser viejo.

Alcanzad la virtud alta,
y desterrad los defectos,
que es mejor tomar por bueno,
que por un vil pendenciero.
Dama de mis desvelos
no olvidéis el romancero.
Mi Filis, fábula y mito,
que termina en un TE QUIERO.
15
6comentarios 221 lecturas versoclasico karma: 80

Leve llovizna de febrero

De chubascos y recuerdos
se abruma la carretera
que me lleva a suponerte
en cada gota, pequeña
y aturdida, que se estrella
contra esta inerte vidriera.

Llueve también dentro, y tu
ausencia cobra más fuerza,
habitando cada instante,
acampando placentera,
hilvanando laberintos,
dulce abismo del poeta.

Llueve fuera, llueve dentro;
revelada mi condena,
naufraga en mil recuerdos
quebrantados, mientras estas
manos insurrectas buscan
tu piel como recompensa,
condenadas al fracaso
te convierten en poema.

Llueve fuera, llueve dentro;
y tras esta leve muestra
a preguntar no me atrevo:
¿también permites que llueva?
8
1comentarios 149 lecturas versoclasico karma: 50

Preguntas sin respuestas

A preguntas sin respuestas,
las respuestas sin por qué...
La certeza del mañana
o el enigma del ayer.

La memoria silenciosa
de recuerdos por doquier,
a misterios insondables
responde solo la fe.

Sumido en el mar de dudas
de aventuras del saber,
perdido entre mis desdichas,
desventuras del querer.

Que le pregunten al cielo
por el germen de placer,
cielo que está entre sus piernas,
cielo donde he de volver.

Y entre todas las cuestiones,
solo te confesaré,
que solo hay una respuesta...
y es su cuerpo de mujer.
11
4comentarios 198 lecturas versoclasico karma: 65

Aroma de violeta

¿Cómo comenzó esta fábula,
el inicio a esta historieta?
En un viaje placentero
a través de tu silueta.

Tumbada sobre la arena
de esa escondida caleta,
el contorno de tu cuerpo
me hizo perder la chaveta.

Observando tras las dunas
como asomaba una teta,
ese perfil escabroso
que oculta la camiseta.

Te la quitas con vergüenza,
de esa forma tan discreta,
y de mis ojos emerge
una mirada indiscreta.

-Tranquila, que estamos solos,
no te me muestres inquieta.
Lejos de atisbos curiosos,
en esta cala secreta.

Nuestro secreto está a salvo,
no lo verá la gaceta,
que ha surgido de nosotros,
no de mañas de alcahueta.

¿Quién lo pudo imaginar?
Ni un erudito profeta,
lo que hallaría en el mar,
al salir de la meseta.

Esto se va calentando,
al mostrarte tan coqueta,
tus ojos son dos puñales
que se clavan cual saeta.

Ya estás demasiado cerca,
me haces volver majareta,
al rozarme con tu piel,
en el baile, en la gambeta.

Y me abrasa la pasión
de tu lengua pizpireta,
y cabalgan nuestros cuerpos
en enredada pirueta.

Sabes jugar con las manos,
y al llegar a la bragueta,
derrotado a tu merced
solo seré marioneta.

Si nos molesta tu pelo,
lo recoges en coleta,
que en este lapso lascivo
no hay tiempo para etiqueta.

Eres una amante experta,
conoces bien la receta
que me lleva hasta el orgasmo,
como quien llega a la meta.

Fatigada y jadeante,
después tu cuerpo se aquieta,
y te miro, hermosa, bella,
definida cual atleta.

Descubierto el paraíso
me retiro a hacer calceta,
o a una perdida montaña,
como buen anacoreta.

Siempre serás esa estela
que brilla tras el cometa,
una ninfa extraterrestre,
que me llevó a otro planeta.

Y salimos tan ufanos
de esta feliz opereta,
con el corazón indemne,
sin una mísera grieta.

El fulgor quedó en la playa,
pasión fugaz, tan escueta…
El viento se la llevó,
como gira a una veleta.

Tan solo un dulce recuerdo
el que guarda este poeta,
recuerdo de una flor bella
como aroma de violeta.
17
9comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 73

Mi duelo

A veces los duelos
Nos visten de negro
Y cubren olvidos
Tiñendo recuerdos.

Hay días de duelo
De oscuras tormentas
Que lloran la ausencia
Mojando consuelos.
leer más   
10
7comentarios 137 lecturas versoclasico karma: 84

Mar de Letras ( dedicatoria)

Navegamos
entre las letras
Surcando este
Curioso mar

Vamos dejando
En cada puerto
Un pellizquito
De nuestra sal.
leer más   
17
6comentarios 170 lecturas versolibre karma: 91

Canción de cuna

Que te acune
La luna
Yo no puedo
Acunarte

Que te mezca
En sus brazos
De plata brillante
Con un manto
De estrellas
Para arroparte

Que te acune
La luna
Yo no puedo
Acunarte
leer más   
12
11comentarios 65 lecturas versolibre karma: 88

Restos de arena

Apartar
Con las manos
Quisiera
Todos
Tus actos pasados

Que como
Si arena fueran
Tienen
Tu corazón
Soterrado
leer más   
9
3comentarios 141 lecturas versolibre karma: 64

Me alivia..

De pronto
Sus palabras
Tropiezan
En mi corazón
Y todo
Se derrumba
leer más   
16
8comentarios 123 lecturas versolibre karma: 66

Oscura travesía

Y seguiré
Escribiendo
Mientras
Sienta este dolor..
Mientras
atravieso
un lado oscuro..
Ese lado
al que llaman
Desamor..
leer más   
12
sin comentarios 158 lecturas versolibre karma: 80

Mi rezo

Sus gestos
Mi plegaria

Sus palabras
Mi oración

Sus manos
Uniendo
Las mías

Sublime rendición..
leer más   
10
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 64

Me lloras

Esta fria tarde
recoge tus nubes
Estás lloviendo..
Te intuyo en mi cielo
Y alzo mi rostro
Esperando empaparme
Con esta lluvia
Que me traes.
leer más   
9
7comentarios 60 lecturas versolibre karma: 63

Puesta de sol

Horizonte anaranjado,
difuminado y apuesto,
a ese poniente lejano
el sol le tira los tejos.

Se esconde lánguidamente,
vistiendo de bronce el cielo,
que el oro de su corona
relumbra más bien sereno.

Coquetea con las nubes,
a las que esmalta con fuego,
y el halo que las decora
se erige en insigne yelmo.

Y se enamoran los ojos,
en el precioso momento,
en que se velan sus rayos
por el sendero del tiempo.

Es la esplendorosa estampa,
de un candil amarillento,
cuando se apaga la tierra
y se enciende el universo.

Han quedado dos amantes,
juntos, su mente y sus cuerpos,
observando temblorosos,
ocultarse a un sol tan bello.
21
7comentarios 209 lecturas versoclasico karma: 88

Mi niño

Niño
Mimado y
Consentido

Buscando
Unos brazos
Te refugiaron
Los míos

Duerme
Mi niño
Cuando despiertes
Ya me habré ido
leer más   
10
2comentarios 167 lecturas versolibre karma: 72

Deseos

Insomne amante
Reclamas quimeras
Imperennes
Recostándote
Entre arrullos
Susurrantes

Insomne amante
Suplicas ternuras
Imposibles
Reclamando
Pliegues insinuantes
leer más   
10
5comentarios 138 lecturas versolibre karma: 64
« anterior1234550