Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 18, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Ayer mientras dormía

En la oscuridad oigo tus pasos oscuros, hueles a silencio, silencio diurno, recorres con tus pies el camino frío y duro, que te separa de la cama, de la cama de mi mundo.Siento tu mirada, mi piel está erizada, unos ojos negros se me clavan como estacas, unos labios fríos se posan en mi cara ,ya oigo tu cuerpo sonreír sobre las sábanas.
Hueles a miedo, miedo profundo, miedo de susto, miedo a mis silencios, miedo a tus preguntas, miedo a mis caricias, miedo a tus lágrimas.
Tú pecho arriba y abajo, inhalas pureza por tu nariz, podredumbre exhalas de tu boca, representas lo marchito, lo acabado lo imperfecto. Tus caricias te traicionan, tus manos como témpanos tiemblan al roce con mi piel, delatan tu traición, te delata la mirada, tu sonrisa de dolor, vete, vete de mi lado, no quiero ya tu amor.
Por fin cortas el silencio no sientes pudor, pero cariño, me contestas, con lo que te quiero yo......
leer más   
8
1comentarios 165 lecturas relato karma: 42

Un lugar seguro

Si te pintara una escena

no alcanzarían los colores

salvo el de mis mejillas

delatando la falta de aire

y mis ganas casi insolentes de ti.

Sería plano de luz tenue

extendido bajo las sábanas

primer bocado en la mañana

los albores de la lluvia.

Nos haríamos antes que el día,

después el pan, el café y tu sonrisa,

reflejo de la mía.

Amanece si son tus destellos

los que entran por mi ventana

tu presencia es boreal

inspirando noches,

como aquella en la que no me dejaste sola

entre el ruido y el silencio de piedra.

Aún con tus alas quebradas

eres un lugar seguro,

donde el fuego siempre encendido

hace que anhele regresar

a contarte sueños

a pintarte escenas.
12
8comentarios 129 lecturas versolibre karma: 125

Inocencias... (Neosurrealista experimental)

INOCENCIAS
(Neosurrealista experimental).

Esos labios tuyos de almendro hieren
con la punta de universales
ojos sin una cama donde duerman al espejo
por el mundo de los rincones
en el inmundo buscar de piedras
con el inframundo del frasco y tonel
entre el submundo de flores plásticas…

Mira como miran sin ver las ventanas
al bajar del nogal higos.
Aunque cada viento amarille menos
las manos del helecho,
y del hueso mariposas tejan,
por el techo. Un encuentro en descuento.

¡Hay del verde crujiente!
¡Hay de arcilla y alfarero vetado!
¡Hay del deber y la saliva!.

En la salida solo hay entradas
y vacíos eternos al nacer
sin dientes el siervo de oro caña y algodón
así y los algodones mientan ciertos.

Aunque la historia solo sabe
del olivo y del pan sin vino blanqueado
por olvidarse una cereza ceniza.
A lo lejos las lagunas dejan
los buitres como águilas al vapor
del plomo fácil degollando victorias.

Pero no son las arenas muerte segura,
en la fuente ebria de aceite,
son los mismos con los años al reloj
no le importa el tiempo
y el futuro es el mismo
y la caverna es la misma
y la rueda es ruda ensimismada.

Por eso les crece barba a los peces
y conchas a las tortugas
y el azúcar nada vende
y la mañana cultiva noches
y la semana semillas estéril.

Ven, vamos, al cielo desnudos.
Nada ya el remedio cura.
No vayamos, al ir, cayendo gotas.
O las cabras desayunarán cobras,
con el gato efusivo del cementerio.
Nadie, lo sé, mañana al fusil olvidará
en el paisaje del viejo roble
desmoronando cada molusco
en la hora del ahora un calcetín
lleva al recuerdo descompuesto,
y el perfume hace del baño viajes,
al filo del fango y rodillas.

Nada importa, al saber su ignorancia
por la calle almidonada.
¡No lo digas, ahí está, viéndonos!.

Si bien lo ves, de vez en cuando un palillo
al diente caliente alegra.
¿No lo ves?. Allá viene muy contento.
A tientas intenta decir vengan.
Nada más vayan de vez en cuando.
En la noche descuida la luna hojas
de viejas bibliotecas vacías.
Y las espinas del mal genio ya no pican
ni cantando al sol cuentos de pino
verdugo del bolsillo en vacaciones
del matorral el día postrero.

Los remolinos cercan piadosos
al escombro desgarrados,
con el cristal en la mano
pardo túnel, de rostro angelical,
rubí falso, en las peñas de visita,
y el cirio turba descalzo
al meditar apagado del incienso
mojado mancebo y sábanas.

Nadie es primero. Todos al último repiten.
Arrepiéntete por la madrugada
que tarde y noche no alcanzan
para matar a tiempo
moscas, ratones y cucarachas…
Y despedir al pecado ahogado en perdones
cientos, miles, millones. Al pecado transitorio
un perdón eterno es la justa medida.
Inocencias hasta en la sopa y el aire.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Del texto y de la imagen)

POST DATA:
Referencias útiles son..
.

es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
Y también...
www.youtube.com/watch?v=T4lGPHYz4Sg
leer más   
17
13comentarios 186 lecturas versolibre karma: 120

Atrapado

.
Lo tengo, aquí
justo aquí, atrapado
entre las sábanas
sin dejarlo salir
él sólo se metió debajo
me habla despacito de pecados
y ahora ese diablo deberá probar
si puede desafiar a mi ángel
cuando desnudo
le abra las puertas a mi cielo
y temblando le recite sus plegarias…

soundcloud.com/lola-bracco/mi-angel (Lola)
.
12
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 100

Sonrisa ansiosa

.
Hay sueños cuando te sueño
que te sienten venir, y desnudan despertando
a los deseos del desvelo, de esperarte aquí
con una sonrisa ansiosa, cómplices del silencio
de mis labios, bajo las sábanas con ganas de ser tuyos
de besarte, amor…


soundcloud.com/lola-bracco/despertando (Lola)

.
20
sin comentarios 158 lecturas versolibre karma: 96

Los tacos

.

“ Quedaron los tacos desnudos de sus pasos,
a los pies de la cama, sin dejar siquiera los deseos,
que ahora entre sábanas se amaban… “
#microcuento (Lola)

.
17
1comentarios 228 lecturas relato karma: 103

Amanecer llanero...

Tus ojos han dejado de mirarme
tu boca ha dejado de besarme
perdimos el sentido de la fragancia
no más aromas vespertinas Teresa.

Nuestro amor se vino en caravana
buscando otro amanecer llanero
nos despedimos en el potrero
lejos quedó la bulliciosa sabana.

El atardecer se perdió en los morichales
y el agua del cerro hizo cauces herido
el amor lo borró la distancia y olvido.

La letanía y distancia hace mella,
nos trae un frío y amargo abandono
y cada uno fue matando su pena...
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
leer más   
14
3comentarios 220 lecturas versoclasico karma: 92

Soñemos

Abrazados a una carpeta
de sueños pendientes
que fueron aplazados
o dimos por perdidos,
cuando aquella pared
fue muro infranqueable;
envergadura inapelable
que achica quebrándote la voz.

Casi te das por vencido.
¿Quién no estuvo ahí... alguna vez?

Ese fondo que no entiende
de mudanza ni de luz.
Ese agujero engullendo
voluntad y hasta la vida.

De ahí, justo de ahí... regresarás,
igual que lo hice yo.

Remendando heridas,
acariciando cicatrices.
Las tuyas, las mías…
marcas gritando
desde nuestros naufragios.

Caiga la sábana blanca
que cubre los ojos;
velo que empaña el camino.
Soñemos los sueños
que nos fueron prohibidos.




Vídeo de su lectura:
youtu.be/waZj7DfR0tw

Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras.
Causa Solidaria del mes de Mayo:
#YoMeCorono
cincopalabras.com/2020/05/03/causa-del-mes-de-mayo-yomecorono/


Imagen encontrada en Internet
26
27comentarios 209 lecturas versolibre karma: 132

"Lágrimas de garza"

Saca las espinas de tu alma
y a los espectros
de tus sábanas.

Entonces ven a mi,
bañado en lágrimas
de garza...

Desnudo.

Y beberé de tus perlas,
el agua de tus muslos,
el verde de tus praderas,
entrégate a mi.

En mi vientre florecen versos,
hay volcanes de espuma,
y una lengua de felpa.

Entonces ven a mi,
bañado en lágrimas
de garza...

Mío.





Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos
Mayo 2020.
leer más   
29
21comentarios 321 lecturas versolibre karma: 98

Mujer huracán

No supo que hacer con la mujer huracán.
Aquella que podía derrumbar muros
y a la vez terminar con puentes.
No supo que hacer con tanta calidez.
Él, que adoraba los inviernos.
Se negó con firmeza a reconquistar cielos,
a librar entre sábanas batallas que no tenían ya su nombre.

Y ella, con algunos abismos ya escondidos bajo la solapa,
no supo en qué cajón de la mesita guardar tantas despedidas.
Colgó en la pared de su cuarto
lágrimas plastificadas, caricias espaciales,
lunares venidos de otros mundos.

Juró olvidarlo mientras escuchaba sus canciones,
quiso odiarlo mientras abrazaba aquel cojín que aún tenía su aroma.
Le prometió que no significaba ya nada en su vida
mientras guardaba en sus manos piedras que sin ser preciosas
a ella le parecían tesoros.

Pobre ilusa... entre sus libros no encontró el manual de las despedidas.
Besó a otros, y sus labios casi sangraban
cuando sus propios mordiscos evitaban
pronunciar aquel nombre.

Perdida y asustada,
mas pequeña y frágil de lo que nunca había sido,
abrió las ventanas para ventilar tristezas.
Por ellas se colaron las golondrinas
que anidaron en la oquedad de su garganta.
Y así fue como empezó a cantar por las mañanas,
cuando con las alas rotas se empeñaba en retomar el vuelo.

La vi crecer saltando de cumbre en cumbre
revoloteando, ahora si.
Floreció la azalea en sus pestañas
cuando ni el frío invierno pudo congelar sus ganas de querer quererse.

Continuó caminando,
agradeciendo el color del trigo.

Hizo de las sábanas tendidas
un lugar donde dibujar sus ojos.
leer más   
4
sin comentarios 166 lecturas versolibre karma: 30

Bote chiquitito

Todo un océano de calma
en el medio
un bote chiquitito
en el bote
vos y yo
y las sábanas del bote
y ningún problema
y todo en mi habitación

(y navegamos hacia arriba
porque no sabíamos de física)
4
1comentarios 68 lecturas versolibre karma: 33

Pechos llenos de nieve que se elevan en un desierto resiliente

En este momento, el cielo y el desierto comenzaron a acercarse. Alto y ancho como dos labios vírgenes.
En este momento, la pradera ya no es una niña llena de flores.
Pechos llenos de nieve que se elevan en un desierto resiliente.

No hay palabras hermosas y fugaces en el resplandor de la noche, que el cruce de dos caballos salvajes, cada vez más
real y profundo.
La belleza mostrada en el crepúsculo.
Me encanta el atardecer de los caballos salvajes.
El poder del vino hace que la sangre ardiente de dos novios cante una canción áspera de caballos kazajos chocando las
pelvis entre sí; la melancolía y el temblor del desierto de Ai Qing.

Después de todo los amantes tienen atributos de sangre,
en los ojos salvajes ingobernables.

Amantes y descendientes de caballos sudorosos.
Los descendientes del jinete de hierro de Turkic.
En una feroz batalla amorosa, solo quedaron los
restos del antiguo campo de batalla, testimonio
histórico de sabanas desoladas.

El vórtice de la voluntad hace que el cuerpo se llene de sudor.
La pólvora, la pasión solo vale una burbuja que está explotando aquí.

Levantando una bandera blanca en su posición caída.

Che-Bazan.España
leer más   
5
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 78

Algún día

Algún día vamos a quemarnos
en nuestras propias llamas,
algunos le llamaran infierno
para nosotras será el paraíso.

Sentiremos el corazón latir con fuerza
la respiración agitarse,
la piel erizarse y
el cuerpo humedecerse.

Algún día dejaremos los miedos en la puerta
nos despojaremos de la ropa y las culpas
dejaremos que nuestra piel se funda
entre besos y caricias mutuas.

Mis labios recorrerán tu cuello
tus manos mi espalda,
nuestras lenguas se enredarán,
y brotara miel de nuestros poros.

Algún día la luna nos alumbrara
y miraremos las estrellas en nuestros ojos,
seremos candentes como el sol
y húmedos como la lluvia.

Algún día seremos libres de amarnos
y no será el infierno el que arda
será nuestra pasión en llamas
y nuestro amor entre sábanas.
leer más   
6
1comentarios 91 lecturas versolibre karma: 70

Llaneros quedan muy pocos...

aquí donde estoy parado
me siento muy orgulloso
mas avispado que el venado
y como el caballo brioso

pero al mirar mi llanura
me siento muy furioso
de ver que un llanero
se pone delicado-so

cuando lo toca una espina
o miedo a un animal venenoso
prefiere bañarse en tina
en lugar de un poso

se ha olvidado la cultura
de aquel llano tan famoso
que con mitos y leyendas
pero son dejar lo misterioso

que en las épocas de mayo
se pone muy barrial-oso
y los meses de verano
se pone muy terreno so

pero esto se ha ido perdiendo
y no puede ser mas desastroso
que lo que van aprendiendo
lo vayan tirando a un pozo

no les gusta andar descalzos
odian los días calurosos
pero hay no termina el caso
tampoco les gusta lo lluvioso

le tienen asco al barro
estos hombres perezoso
que si no tienen botas
no trabajan los graciosos

pero un llanero recio
de esos quedan muy pocos
con cuchillo y soga en mano
y con los pies bien callosos

no le tienen miedo a un tigre
ni al monte peligroso
llano de mi alma y calibre
de ti me siento orgulloso

le agradezco a mi dios
por este don maravillosos
de escribirle a mi llano
a mi llano majestuoso

Autor: Manuel Jose Gomez Quenza
leer más   
3
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 29

Sábanas mojadas que no mienten

Por años creíste que la tenías, que le hacías el amor y nunca viste una sábana mojada ni mucho menos sudor. Pensaste que al acabar terminaba la función y ella nunca lo hizo, incompetente brabucón.

Un gemido se puede fingir, un grito quizá te de satisfacción, pero es la sábana mojada la verdadera prueba de la pasión. ¿Y qué vas a saber tú de eso si nunca provocaste el estallido de la fuente que brota de entre sus piernas?

Sé un buen amante, un real y verdadero causante de sábanas mojadas. Conviértete en ese que no pregunta si su doncella sintió placer, sé el que se baña junto a ella en la lluvia cristalina de la lujuria.

Esta es la condecoración del hombre que sí sabe causar placer. El gran trofeo del varón que complace a su princesa y no la deja sedienta de calor, mientras se jacta que la castigó. No amigo mío, ella fue quien lo hizo y usted jamás se enteró.

Raúl Zambrano Cabello / @ZambranoPoesia ©
leer más   
2
sin comentarios 979 lecturas versolibre karma: 22