Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 239, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Los silencios cosidos en el envés de los sentidos

Saber tropezar no es más que lanzarse sin temor al vacío,
convencernos, en nuestra indeleble ingenuidad, que carecemos de alas.
Que no somos serafines y que es nuestra responsabilidad
conocer los golpes del vuelo.

Ignoro qué tan ciertas son las sentencias del erudito
o de aquel poeta que posa para la foto;
tan solo sé que los batacazos no son deceso
y que quizá morir no sea tan trágico como dicen.

Sí que sé que morder el polvo tiene su aquel,
que enlodarse en el barro es un acto sacro,
que llorar con la lluvia no es inútil
y que sembrar una flor en la poesía es algo auténtico.

Saber desplomarse, despeñarse, descuartizarse y desdibujarse
tal vez tenga de tocante
los silencios cosidos en el envés de los sentidos.

Canet
12
1comentarios 263 lecturas versolibre karma: 26

Un paseo para recordar

Me acerco a la Naturaleza
y ella juega a sorprenderme.
Un instante de luz
detiene por un momento
el mundo.
Sin ser gaviota,
puedo sentir la
brisa del viento,
la melodía del río
y contemplar el universo
en su agua cristalina.
Cierro los ojos,
me acaricia la mirada,
los sentidos.
Me siento tan diminuta
en esta gran maravilla.

Foto: @danicastillo133
leer más   
10
4comentarios 204 lecturas versolibre karma: 31

El sentir huérfano de mi alma inquieta

Yo te besaré desde la bahía de Cádiz
hasta las más antiguas grutas de Almería,
seré un petirrojo surcando tus ojos flamencos
cuando la tarde suene a copla en tus cabellos.

Tomaré de la acuarela de Visconti la luminosidad
del cielo al amanecer y desandaré las calles
de Campillo del Moro para encontrarte
bajo el oro de una Andalucía radiante.

Versaré el Cantar del Cid con tu pluma épica,
semblanza de mi amor envuelto en lunas medievales
y sobre un corcel de negro azabache,
iniciaré la gesta por los dones de tu grandeza.

Imploraré tu nombre sobre el plateado sonido
de la marea, y caerán las copas de la noche,
derramando el sentir huérfano de mi alma inquieta.

Yaneth Hernández
Venezuela
leer más   
12
5comentarios 235 lecturas versolibre karma: 38

¿Eres tú?

Te crees diferente
porque nadie ausculta tus secretos
y lo que piensas se consume en tus adentros,
a fuego lento, como cigarrillo en labios del fumador.

Te consideras original,
comparando rostros con el que guardas en tus espejos.
Las medidas de tu cuerpo no encajan
con los prototipos de la moda.

Te sientes sublime
con la pasión de tus sentimientos
ante las gélidas muestras de sensibilidad ajena.
Y, apenas conoces tu corazón.

Acaso te creas lo que no eres,
O, tal vez, seas el estándar que odias.
Las nubes pueden tapar el sol
y encender atardeceres.
8
2comentarios 146 lecturas versolibre karma: 58

Los recuerdos

Los recuerdos andan siempre por ahí.
Agazapados, dormidos, casi muertos.
Debajo de las cicatrices o macerando en las heridas
o flotando en los días azules con olor a jazmín.
Pero, de todos modos, anestesiados por el paso del tiempo.
Un día quedan atrapados en un lugar, en un rostro
o en un papel.
Hasta que algo baladí los aviva y reaparecen ante nosotros
con toda su fuerza, soliviantando el cuerpo y el espíritu.
Removiendo la tierra de la que se nutren para, después,
oxigenados, volver a descansar más serenos,
más cordiales, más sanos, más bellos…

Alicia F
leer más   
6
4comentarios 256 lecturas prosapoetica karma: 44

Te siento dentro

Te siento dentro.
Me despierto abierta en tu cara.
Me has desnudado con tu mirada.
Me estás tocando con tu espada.
Me acaricias con tu lengua mojada.
Te siento dentro.
leer más   
11
4comentarios 369 lecturas versoclasico karma: 54

Maleta

Llenaré el equipaje con objetos,
no dejaré espacio para la memoria,
ni lugar para los recuerdos que anuden el pasado.

La maleta repleta del olvido
quedará abandonada en la basura del tiempo.
Esperando la vuelta de su dueño.

Abriré las contraventanas de la casa
iluminando los espacios vividos
y echaré la aldaba por fuera de la puerta.

Me iré con las manos vacías,
limpias de polvo e historias,
a soñar el cielo y acariciar el suelo.

Solo.
12
4comentarios 234 lecturas versolibre karma: 56

Poesía es poder pronunciar tu nombre

Poesía es poder pronunciar tu nombre sin métrica y rima.
Que importa que los siglos de retórica se nos vengan en cima.
Nunca he soñado ser calificado por las reglas de valoración crediticia de un poema.
Que importa que a sus ojos la estrofa sea indigna.
Lo único que importa es poder sentirme amado y alegre.

Huyo del golpe de la ansiedad que mata al cuerpo y destruye a todo lo que en verdad edifica en la vida.

No quiero caer en el cancer que destierra a los sueños a una árida tierra perdida.

Entiendo muy bien que a nadie le gusta que le digan cómo debe de vivir su vida.
Y que yo solo repito en poesias los pensamientos que quiero para tocar su vida.

No puedo explicarme porque muchos pasamos toda una vida buscando consejos sin salida.
Sabiendo que tal vez a muy pocos les interesa en verdad nuestra tristeza deprimida.

Vamos buscando desesperadamente en todos los anaqueles vacíos de la misma vida.
Las decenas de libros que puedan ayudarnos a superar la pobreza de espíritu que nos hace amanecer sin una pizca de emoción o creencia.

Es por eso que para mí es poesía el poder sencillamente pronunciar tu bello nombre sin ninguna métrica o rima.

Entiendo muy bien que a muy pocos les interesa de verdad mi alegría.
Es por eso que me levanto y simplemente sigo adelante.
Con un sentido exacto que derrote a la soberbia.

Nunca fue mi deseo seguir los estándares de un mundo que ahora colapsa.
Que muere en su búsqueda eterna de solo un protagonismo lleno de envidia.

La vida que realmente vale la pena vivir es más que solo sencilla.
Empieza por poder pronunciar tu nombre en una poesía.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
01/02/2017.
19
sin comentarios 413 lecturas versolibre karma: 71

Tengo ganas al miedo

Tengo miedo a no sentir, y a sentir demasiado,
a saber de más y a no saber nada,
al qué dirán y a que no digan nada,
a ser yo misma y a esconderme,
a que no me quieran y a que me amen,
a no decir y a decir demasiado,
a que el tiempo vuele y a que vaya demasiado lento,
a dormir para siempre y a quedarme despierta,
a soñar y a que sea todo real,
a dejarme llevar y a ser guía de alguien,
a creer en ti y a que creas en mí,
a defraudar y a que confíen demasiado,
a triunfar y a fracasar,
a reír hasta que duela y a llorar hasta que se calme el dolor,
a vivir y también a la muerte.

Cuánto temor camuflado,
qué sinsentido más grande tener miedo
al miedo de no tenerlo,
pero sufrir también si tienes demasiado.

Qué estúpido tener miedo a las ganas y ganas al miedo.

Tengo ganas de sentir el miedo
que se siente al sentir demasiado,
al no sentir nada, al saber de más,
al no saber nada,cuando no me quieran,
cuando me amen, al ser yo, al esconderme,
al callarme, y al gritar lo primero que piense,
al que el tiempo se detenga, al que sea muy rápido,
al dormir, al despertar, al triunfar, al fracasar, al defraudar,
al que me defrauden, al reír,
al que se me acaben las lágrimas...

Tengo ganas de vivir y a veces, incluso, de sentir la muerte.
11
6comentarios 171 lecturas versolibre karma: 59

Significados

Si te digo "dame la mano",
quiero decir "no me sueltes nunca".
Se te digo "abrázame" ,
quiero decir " protégeme de todo".
Se te digo" bésame",
Te quiero a ti.
leer más   
9
3comentarios 104 lecturas versolibre karma: 52

Límite

Cuán difícil trazar el límite y
qué infinita línea del horizonte,
entre el océano y el cielo.

Insoportable tortura y sufrimiento,
si no cede la dolencia del liviano dolor.
Tormento, la persistencia en la aflicción.

Sin consciencia, ni vida con sentido,
cuando todo se ha perdido,
amor y desamor se parten en dos.

Las arrugas aparecen sin presentarse.
El crono ya se esfumó
contemplando las saetas del reloj.

La noche llega a ser tal
si la tarde decide abandonar al día
que todavía le sustenta.

Y el deseo mantiene la ilusión,
y aguanta al microsegundo justo
que le regala una esperanza.

Límite, eterno envolvente.
Vaporoso, velo transparente,
que decide sutil entre vida y muerte.
11
1comentarios 90 lecturas versolibre karma: 60

Jardín

Ligero como ese ramo de fresias
que perfuma todos los rincones.
Bello como mi planta de jazmines
cuando se abre para la cosecha.
Prolífico como las rosas
que nada escriben y todo dicen con su color.
Pródigo como esa única margarita
que pronunció el sí oportunamente.
Delicado como las orquídeas
más salvajes en boca de la selva.
Extravagante como la pasionaria
brillando sutilezas antes de ser fruto.
Grandioso como cuando florecen los cactus
y todo se confunde.
Igual al cosmos
cuando descubre una mota de tierra y la fecunda.
Así, como el corazón
cuando se alza sembrando idílicos jardines con tu voz.
leer más   
7
sin comentarios 209 lecturas versolibre karma: 51

Sentir la calma

Mirar hacia el infinito...
es un relax fortuito,
sentir el alma,
suspenderme en la calma.
Amar la naturaleza que regala
su entraña y da a luz los colores del alba.
Mi mente flota,
limpia de pensamientos
escasa de sentimientos,
sin argumentos que pueda mancharla.
Solo primicias con intensa felicidad,
aclarada y bienaventurada de libertad
sensación de hoja al viento...
es lo que experimento,
como letargo añorado me encuentro...
aqui,sola,tranquila,mimada por la vida,
que relajada me hace disfrutar...
leer más   
8
sin comentarios 243 lecturas versolibre karma: 48

Qué daría

Qué daría por un beso robado al viento
si de sus ojos brotara un canto,
y de mis manos meciera el silencio.

Que daría por la caricia arrojada a la mar,
una tarde cálida en primavera,
si consigo el tesoro de una espera.

Qué daría al diablo por una luna llena
en las noches lóbregas de soledad
si encendiese mi alma una vela.

Qué daría a los ángeles y a las hadas buenas
al oír el sollozo de un niño perdido
buscando a su madre en las escombreras.

Qué daría por visitar el añil de los cielos
y hablar con sus estrellas dormidas
del valor de la vida y de los sueños.
6
1comentarios 159 lecturas versolibre karma: 53

Ojalá.

Tantas veces leemos lo que no escuchamos suspirar que nos parece poco y nada, apenas algunas palabras amontonadas al azar, un sin fin de locuras sin sentido. Un intento fallido de alguien con ínfulas de lector empedernido y escritor de mediocridad discutida. Diferimos en la utilidad o inutilidad de su léxico, sonreímos en silencio y por los ojos, socarronería de la más pura por la gramática mal utilizada, las rimas que no llegan, las desastrosas prosas, los puntos erróneos, las comas que estorban; por aquel ímpetu pintado en el que se perdieron entrando en fallidas intenciones.
Qué distinto sería si lo escucháramos directo de su corazón, desde el correr de sus arterias, goteando desde el punto más obscuro de sus pupilas, desde su garganta seca de nudos irritados por el qué dirán o el no está bien, desde sus manos temblorosas de acunar el alma mientras consuela su llanto con siglos de historias.
Tanto gimnasio a cuestas para vernos bien y sentirnos mejor contra tan poca gimnasia emotiva para palpar las emociones ajenas. Tal vez, algún día encontremos un equilibrio que rompa esa estúpida balanza. Ojalá y así sea. Y que sea en un tiempo cercano, donde todavía existan oportunidades de no lamentarlo, donde aún nos podamos ver crecer.
leer más   
7
sin comentarios 285 lecturas prosapoetica karma: 54

Poema

Has tenido un poema entre las manos.
Te has paseado por todas sus esquinas
resiguiendo el perfil de su presencia,
blanco roto, seda irregular al tacto.

Se ha dejado el poema acariciar por ti
relieve creciente de un verso llano.
Curvas de nivel acotando estrofas
libres de métrica rehenes de tiempo.

Has masturbado sus palabras, sus versos
El placer ha traspasado la estrofa
de las manos de quien escribe
corriéndose la tinta entre tus manos
y todos sus silencios en la sombra.
11
3comentarios 102 lecturas versolibre karma: 51

Sonetos sentidos I

Mi voz quiere ser abrigo de tu ausencia
redobles de silencio en el barullo de un beso
desconchones de papel por las lágrimas de un verso
anatomía de vida a oídos de la ciencia.

Mi gusto busca cobijo en otras bocas
caricias ácidas de amor en otros labios
grietas en las paredes por placeres impíos
alquimia de sabores en papilas carbonizadas.

Siento heladas mis cuerdas sonoras
reseca mi garganta sin saber que decir
con mis dientes resonando a ritmo de sonatas.

Siento cada bocado como ceniza
desaborido como mis ganas de vivir
con una lengua sin color y quebradiza.
leer más   
15
1comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 54

Abrazo tu luz

A la izquierda de tu pecho,
justo donde la vida se deshoja.
A la derecha de tu plexo,
donde confluyen los latidos, su eco
y la sangre.
En el centro de tus pensamientos,
cuando el blanco huele a tu sonrisa.
Sobre las líneas de tus palmas,
en las cuales ya estábamos descritos.
Bajo la luz y las sombras
de cualquier circunstancia.
Dentro de un espacio de tu vida,
donde los tiempos no pueden conjugarnos.
Fuera de las reglas
y al margen de los renglones.
Te rodeo la existencia, cielo.
leer más   
13
2comentarios 378 lecturas versolibre karma: 59

Más frágil no me puedo sentir

Más frágil no me puedo sentir
cuando me percato de que me dueles.

Porque la muerte nace en tus senos
y acaba en tu ombligo
y, a partir de él, llega la primavera.

¿Que cómo me gusta el amor?
Crudo.

¿Que cómo haría el amor?
Sin ti.

Sin ti,
porque no me puedes doler más.

Sin ti,
porque me muero por tu hambre
y me desvivo por tu sed.

Y desde que sé que el amor sabe a sangre,
desde que huelo la carne en tus huesos
y me relamo en tus besos,
desde que se acabó el invierno en mi pelo,
más frágil no me puedo sentir.

Júlia Peró
14
10comentarios 173 lecturas prosapoetica karma: 65

Con sentido

Cuando noto su contacto,
nuestros cuerpos son un pacto,
ese tratado hedonista
de la piel tan detallista,
la delicia de su tacto.

Es su mundo colorista
el dibujo de un artista,
la belleza y el ornato
que a la vida da el boato,
y que seduce a la vista.

Testimonia su alegato,
que le viene un olor grato,
como a un jardín florecido,
que le quita los sentidos,
que le cautiva el olfato.

Sus suspiros son el ruido
que embelesa los oídos,
un murmullo tan venusto,
tal susurro de un arbusto,
la caricia del sonido.

La dulzura de lo justo,
o el amargor de lo injusto,
tan incierto y tan abstracto,
como besos en el acto
como el sentido del gusto.
21
7comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 80
« anterior1234512