Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 118, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Mujer bravía

Mujer de abolengo
de pechos desnudos,
con grito aborigen
defiendes el trigo.

Por una corona
somos guerreras
con arco y flecha
luchando la tierra,
parimos grandeza
desde la pampa
hasta la sierra.

Con mate amargo
nos hacemos bohemias,
ilustres indias con
plumas de independencia
y café aromático de
los llanos venezolanos.

Que despierte Doña Bárbara
con el fuete en la mano, y
el encanto de la patria de
Miranda.

Mujer boliviana
mujer chilena,
arrea el mañana que
seremos quimeras.

Mujer colombiana
mujer mexicana,
galopando la libertad
llega.

Mujer peruana
mujer uruguaya,
el sol de América nos
arde en las venas.

Mujer argentina
mujer ecuatoriana,
desabrocha la gloria
que en tu seno se guarda.

Mujer hondureña
mujer salvadoreña,
agita la bandera
que Latinoamérica es la reina.

Mujer nicaragüense
mujer costarricense,
empuña tu sangre
que somos valientes.

Mujer paraguaya
mujer guatemalteca,
levanta la frente
que de oro son tus lauros.

Mujer cubana
mujer venezolana
blandea la espada
y que la dictadura muera.

Yaneth Hernández
Venezuela.
leer más   
8
6comentarios 286 lecturas versolibre karma: 44

Perfume

Tu perfume, ese perfume
¿Es que sólo lo huelo yo?
hueles a pureza, a la madre tierra,
hueles a inocencia, a cielo y a mar.
hueles a amor, del que hace tiritar
a la suave brisa otoñal
a café y tostadas a despertar
como mi vida, como,
no te voy yo a recordar.
leer más   
12
3comentarios 123 lecturas versolibre karma: 45

Amor de topo

Nos quisimos sin permiso,
con la verdad con la que el topo
ama a la tierra.
Destrozando, abriendo túneles.
A ciegas siempre, a oscuras a veces.
Amor húmedo...
como la tierra mojada en verano.


Marisa Sánchez
8
2comentarios 219 lecturas versolibre karma: 69

No quiero ser Humano (el mal)

El mal, el que habita en mi en ti, en los hombres, ese mal
que indefectiblemente baja por el cordón umbilical
y nos corrompe aún nonatos.
Ese que fecunda la sal de la tierra con la que nos alimentamos,
aunque se esconda en el fruto de la vid y la carne del cordero.
Ese mal que anida en nuestra carne y la pudre poco a poco,
barre de nosotros de unos más que de otros
cualquier atisbo de inocencia, condenándonos al absurdo.
Al surrealismo de ver cómo niños famélicos mueren de hambre mientras
degustamos las viandas de nuestra mesa
y tiramos las sobras a la basura con total impunidad.
Ese que nos lleva a una guerra civil como meros espectadores
de un partido de fútbol. Ese que ha equivocado nuestros objetivos
como seres humanos, y nos obliga a decidir
entre salsa rosa o gran hermano.
Ese que nos lleva a matar a nuestras mujeres a martillazos,
obligarlas a prostituirse, sacarlas de sus países
para que vivan un infierno como esclavas sexuales
y no puedan no denunciar su situación
porque en el otro lado sus familias corren peligro.
Quiero borrarme de hombre y convertirme en un delfín
o en cualquier otro ser.
Porque ser humano entraña una dificultad y unos valores,
sino no somos más que audaces carroñeros
asesinos devorándonos unos a otros y a nuestro planeta.
leer más   
13
5comentarios 235 lecturas prosapoetica karma: 88

Mujer Luna

Mil cantos de tierra y alma
por siglos le has dedicado.
La miras con avidez,
con virtud y con pecado.

Sospechas lo que ella oculta,
lo que jamás te ha mostrado;
prefieres seguir amando,
sordo, ciego, apasionado.

Su rostro tiene dos caras:
la que amas y la oscura.
Te quedas con la que brilla,
la más linda, la más pura.

Ella es ajena al amor,
a las luces, a las sombras.
Tampoco oye el clamor
de tu piel, cuando la nombras.

Aunque la sepas distante,
aunque un solo lado muestre,
igual la sigues amando.
Mujer Luna, para siempre.
leer más   
13
4comentarios 1244 lecturas versoclasico karma: 51

Nahua'tlali

Mi tierra es un jade hermoso que fortalece a mi fuerza para vivir una vida plena y gloriosa.
Mi tierra es más que el propio oro de las mismísimas entrañas más profundas de mi corazón.
Ni las plumas azules del quetzal podrán sustituir a la tierra negra que pisan mis pies descalzos.
Ella me da la fuerza guerrera del vuelo del águila.

Tierra y sol con lagos de colores en donde el sonido de las flores me recitan el trino de las aves que vuelan.
Solo las hojas movidas por el viento amable podrán sustituir el revoloteo de la mariposa abriendo sus alas al viento.
Todos soñamos con el vuelo del águila.
La tierra es mi fuerza azteca que al sonido de los tambores deleita a mi canto glorioso al Nahua'tlali de mi corazón.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
22/04/2017.
14
6comentarios 294 lecturas versolibre karma: 57

Tanka 3

Celeste abismo
exhala azules mundos.
Hogar indigo
el ancestral planeta,
tierra de homo sapiens.


#Tanka

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
7
sin comentarios 206 lecturas versoclasico karma: 61

El imperio de la noche

El guerrero de fuego se rinde ante las legiones de estrellas comandadas por la Luna. Cede el imperio de alumbrar la bóveda celeste que envuelve al mundo azul. Se recuesta en su almohada de derrota y se cubre con un manto negro con pringas de luciérnagas prendidas.

Y la luna es reina y emperatriz. Directora de la sinfónica universal. Los asteroides tocan sus chellos, las cuerdas de unas arpas son acariciadas por las gemelas de Géminis. Los músicos astrales de Andrómeda soplan sus flautas, flautines, clarinetes y trompetas, trombos y trombones; con suave viento solar. Toda la legión de cuerpos celestes y luminosos siguen el ritmo y el compás; y hacen melodía celestial que arrulla a todos los seres vivientes del planeta azul.

Pasadas las horas de su descanso, el guerrero de fuego despereza sus cabellos incandescentes, suspira y exhala fulgores abrasadores, y con el portento de miles de infiernos ardientes recupera su reinado. Nuevamente es astro rey. Emperador en todo su esplendor. Ilumina con sus gentiles rayos a cada ser que sobre la faz de la Tierra respira.

Y la vida sigue, el moviento universal su armonioso compás persigue. De batallas sin fin es, su danza milenaria .


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
9
4comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 78

Viento que vela

Ceden los pétalos
al viento que vela
por el aroma a recuerdo,
la memoria transparente
se expande,
los pájaros reciben la luz
que atraviesa los charcos;
se preparan
para llover desde la tierra.
leer más   
10
3comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 84

Creadora

Mujer ciervo
piel de durazno
afila sus tarros
para enfrentarse a quien la caza.
A cuatro patas
danza en el monte
el ritual de cada noche.
Mujer medicina
perfumada de sahumerios
por las tardes se sumerge
en baño de hierbas santas.
Mujer bruja
recita conjuros
velas iluminan
su cuerpo desnudo.
Mujer chamana
canta las profecías de sus ancestros,
la intuición la acompaña.
Mujer gitana
con mirada de abismo
va por las calles contoneando sus caderas
mientras pregona: ¿lectura de mano jovencito?
Mujer vida
maíz fecunda su vientre.
Mujer bosque
savia corre por sus venas,
cabellera enredadera,
criaturas noctámbulas la observan
cuando sus pies descalzos
le hacen el amor a la Tierra.

-Aria Nahual
(Thursday, Sept 08/2016)
8
8comentarios 193 lecturas versolibre karma: 101

Coyotes en mi alma

Sal, tierra y ancla:
coyotes en mi alma.
Anexión de aullidos:
libélula y colmillo.
Ya no suspiro,
tampoco gravito en el vacío…

Marisa Béjar.
leer más   
13
6comentarios 217 lecturas versolibre karma: 80

Entre sueños e irrealidades

Un día despertaba en Chicago, padre soltero de un adolescente que soñaba con ser astronauta. Al otro día despertaba en la primera colonia en Marte, ingeniero de sistemas de oxígeno, solterón empedernido. En las noches del siglo XXII, el hijo soñaba ser su padre en la Tierra del siglo XXI.


@SolitarioAmnte / viii-17

#Con50Palabras

Microrrelato escrito para: www.cincuentapalabras.com/2017/08/entre-suenos-e-irrealidades.html
leer más   
12
13comentarios 213 lecturas relato karma: 91

17 de Agosto de 2017

Una semana de silencio, no un minuto, sino una semana. Luto por ti, por mí, y aún no acaba aunque estas letras salgan a luz. Una semana sin publicar, una semana no es suficiente, mas no puedo esperar más para hablarte, para contarte lo que siento, lo que pienso.

Mi tierra, mi gente en mi corazón roto y atormentado te llevo ahora más que nunca. Mi tierra…, no eres sólo un pedazo de suelo, eres un sentimiento, eres personas, corazones, eres parte mía, eres tú por lo que soy así, porque si hubiera nacido en otro lugar sería todo distinto. No es patriotismo, o sí, quizá es un sentimiento que no tiene nombre, quizá sólo es otro tipo de amor.

Mi tierra, mi gente, toda tú eres parte mía, te llames Madrid, Cataluña, Valencia, País Vasco, Andalucía…, da igual, eres mi tierra, te siento mía.

Mi tierra, te han herido, nos han herido. Me duele pensar en mi gente, esa que llora porque el sufrimiento es directo, mi gente, personas que no conozco, pero que las siento cercanas.

Mi tierra, mi gente, mi amor…, nos han hecho daño, mucho daño, sin motivo alguno, y sé que tienes miedo, temes que vuelvan a dañarnos, lo sé, pero por favor, no les des ese gusto a quienes te han hecho llorar. No tenemos miedo, no lo tengamos y no solamente porque somos más fuertes que ellos, sino porque no conseguirán de nosotros su propósito. Nos tenemos los unos a los otros, que eso no nos lo quiten, porque gracias a eso no tenderemos miedo, nunca, de nadie.

Mi tierra, mi gente, nos han herido gravemente, soy consciente, pero mi tierra te tengo que pedir algo, algo difícil, lo sé. Mi gente que no os cambien, que sigáis siendo libres, que vuestra mente no se turbie, por favor, que el odio no se apodere de vosotros y no os deje ver que el horror no es cuestión de razas o religión, que sólo son locos, sólo eso. Mi gente, por favor, te pido lo más dicil que se puede pedir cuando el corazón te duele, te pido que no cambies, que no te cambien, que seas capaz de ver y de pensar por un momento, que no nos convirtamos en ellos, que seamos mejores que aquellos que matan, hieren y dañan.

Mi tierra, quiero que sigas siendo como eres, que sigas siendo abierta, libre y sin temor, te pido que luches conmigo, con todos, para que nuestro amor siga siendo el mismo, para que seamos mejores, y nos ayudemos a serlo, para que luchemos como sabemos, sin amedrentarnos, sin cambiar, para que no nos convirtamos en lo que ellos quieren. Te quiero libre, abierta y sin temor, te quiero como siempre has sido, te quiero, mi tierra, mi gente.
5
sin comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 40

Apenas llueve

Apenas llueve
y ya la tierra está
seca de nuevo.
leer más   
23
10comentarios 334 lecturas versolibre karma: 80

El cónclave del horror

El cónclave del horror.

Es el cónclave del horror; los congregados parlotean un idioma algebraico.
Seres que son tragafuegos de su propio dolor para posterior deflagración del interlocutor.
Hay buhoneros que engatusan a los peregrinos con amplificada ingeniosidad, creando pareidolias afines con su voluntad.
La cordura está obturada, la necedad instaurada.
Apoltronados en el sillón los eruditos deben hallar el epigrama.
La tierra se quiebra y se abre en traviesas de madera. Algunos logran saltar y contemplan el vacío con rostro contrito. Otros caen en manos de entes hediondos y zaparrastrosos de voz estropajosa.
Los sabios dirimen desde una hornacina tallada en alabastro. Los alaridos estallan en el aire quebrando la roca, las esquirlas anuncian el fin de su asidero. El tiempo se distorsiona y las guirnaldas devienen granadas.

Marisa Béjar.
leer más   
10
4comentarios 153 lecturas prosapoetica karma: 69

Tierra

Cuando dos personas
luchan unidas en la tierra:
origen y final.
Las raíces se abrazan
en silencio.
14
3comentarios 229 lecturas versolibre karma: 109

Tierra de pinares

A esta tierra que regreso,
cercenada de progreso,
vuelvo corto de equipaje,
mi ropaje es el coraje.
Siempre parece que enferma,
por barbechos, porque es yerma,
por esos campos de eriales,
de tomillo y matorrales.
De la gente seria y seca,
de frunce de ceño y mueca,
de pueblos en el olvido,
vacíos y envejecidos.
La tierra se torna de ocre
cuando ya termina el viaje,
tierra de pardos colores,
tierra de áureos trigales.
Arde la piel con el hielo,
la escarcha se graba a fuego,
y entre caminos rurales
se queman los rastrojales.
Sufre el pueblo las traiciones
de soberanos y nobles,
de los señores feudales
y de tantos cardenales.
Eresma, Voltoya, Moros,
apenas agua de lloros,
traen tus pobres caudales,
como estampas otoñales.
Al pastor y su rebaño,
sobre eternos calvijares,
le vigilan los milanos,
huraños y desafiantes.
Y te retratan sin flores
y privada de colores,
y están teñidos de sangre
tus campos y pastizales.
Los prados con amapolas,
de volubles zarzamoras
las cunetas y canales,
por guerras de carcamales.
Y al lado de las riberas,
entre valles y laderas,
lo bosques parecen mares
de pinos y de encinares.
Disfruto tus tradiciones,
tus danzas y tus cantares,
las costumbres y el folclore,
de tus fiestas patronales.
El Abrego se derrama
entre el cardo y la retama,
esparce los abrojales
y mece los enebrales.
Viento que trae fragancia,
a resinas o a lavanda,
a incienso en los funerales,
a muerte en los secarrales.
Pero siempre que te miro,
con el sol en lo más álgido,
tus paisajes son radiantes
con ese aire crepitante.
En las entrañas te llevo,
a tu casta y tu linaje,
los ásperos corazones
de la gente de mi sangre.
Porque no olvido tu escuela,
las niñas con la rayuela,
y a esos amigos leales,
amigos desde chavales.
Porque adoro los calores,
los fríos y los olores,
los perfumes de tus aires,
y el ocaso de tus tardes.
Y por eso siempre vuelvo,
gallardo, gentil, esbelto,
un nómada y trashumante,
como vuelve el emigrante.
Como Machado regreso,
regreso a mis soledades...
La piel y el terreno seco,
a esta tierra… de pinares.
14
4comentarios 233 lecturas versoclasico karma: 95

Hoy

No entiendo nada de lo que está pasando a mi alrededor
siento mi cabeza en Marte
y mi cuerpo en una cámara de tortura.
El aire me pesa,
los latidos me ahogan.
Están en off todos mis sentimientos
y la Tierra sigue girando.
16
7comentarios 186 lecturas versolibre karma: 103

Tres otoños

Sé que me alboroto,
me noto roto
y revienta en mí este terremoto.
Pero es que cada vez que sales por mi puerta,
los días duran tres otoños.
leer más   
9
sin comentarios 154 lecturas versolibre karma: 92
« anterior123456