Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 346, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Ella, no había más

Venía siempre despeinada y sin sujetador.
Decía que le oprimían las costillas,
y que nada debía sostenerle el corazón,

porque no era suyo.

Todos los domingos tenía resaca
y la veías ahí sentada,
con la voz del humo de cien cigarros y
los ojos rojos como colillas aún encendidas.
Se reía por nada y cortaba todas sus camisetas.
El ombligo es una cicatriz, y como tal hay que enseñarla.
Quería ser actriz, porque afirmaba
que no se sentía cómoda siendo ella misma,
y aunque riera y bebiera en el fondo,
su sonrisa era de eterna tristeza.

Decía que no estaba preparada para amar,
que le daba pereza toda la parafernalia que hay
en torno a esa palabra.
Que decir te quiero se había devaluado tanto
que ya no significaba nada.

Follaba sin condón porque la vida sin riesgo
no es vida,
y porque sentir piel con piel es imposible
con una barrera de por medio.

Cada noche se emborrachaba.
Cuando reía expulsaba todo el aire de sus pulmones,
e hipaba para aferrarse a la música
que producían sus carcajadas.

Se la pelaba el resto del mundo.
O eso decía.
Era frágil y fuerte,
era risa y llanto sostenidos
por una nota que nunca entonaba.


Era la locura que yo necesitaba en mi vida. Siempre he perseguido ese afán por autodestruirme, por quemar mi cuerpo y olvidar que es mío, por sonreír a la muerte y que ésta me mande un beso no de despedida, pero sí de hasta luego. Ella era mi cerilla. Mi Garfunkel. Ella era justo lo que necesitaba para arder en llamas sin importarme un para siempre, o un luego te llamo. Era todo lo que yo buscaba, y hasta ese momento, jamás había encontrado.

@pelerowski
leer más   
10
2comentarios 177 lecturas versolibre karma: 7

del oficio de escribir

Estimado amigo:

si usted escribe por comodidad, siéntase normal;
si usted escribe por amor, siéntase volátil;
si usted escribe por decepción, siéntase fuerte;
si usted escribe por quedar bien, siéntase uno más;
si usted escribe por que le lean, siéntase inútil;
si usted escribe por escribir, siéntase decepcionado;
si usted escribe por ornato, siéntase pequeño;
si usted escribe por impresionar, siéntase efímero;
si usted escribe...
leer más   
9
2comentarios 95 lecturas versolibre karma: 10

Soy de ti

No soy de mí
ya no son mías las palabras
Ni los colores
Ni lo sueños
Ni mis párpados
Ni el lenguaje
Todo se ha conjugado en ti
En tu verdad y debajo de tus manos.
leer más   
7
sin comentarios 209 lecturas versolibre karma: 33

de mi obsesión

Pocas cosas me obsesionan

una tierna mirada
un viejo amigo
una fría y lluviosa conversación
una espera y hasta un poema recuperado del tiempo;
pero tú, tú:

Tú vuelas y desordenas todo completamente, levantas la tierra y las heridas de mi piel, levantas mi corazón.

¡Tú desordenas el tiempo, lo acomodas¡

Acaricias el viento y la hojas que trae consigo, sucintas una necesidad especial que es más allá del respirar,
...más allá del contacto físico,
...más allá de nuestras miradas lentas,
...más allá del estado natural de las cosas,
es justo ahí, en el límite de todo, donde te percibo y es precisamente donde vuelvo a empezar mi conteo de los días interminables y angustiosos por volver a recordarte.
leer más   
7
4comentarios 154 lecturas versolibre karma: 10

tres puntos...

He creado un mar de contraseñas inútiles para bloquear mis latidos, aunque tú encuentras la forma de abrirlas con cada suspiro. No hay más esperanzas vencidas, solo ilusiones de concreto y aullidos encadenados que exigen un sacrificio al Dios que conocemos, al Dios que creemos conocer, y al Dios que hemos inventado, al Dios que todo lo ve y al Dios que todo lo oculta, al Dios ciego por casualidad, y al Dios inventado cada noche… como una excusa de toda la miseria humana, ese Dios cómplice y santo a la vez, que perdona sus pecados y aumenta los nuestros, que consume nuestra fe y nos regala miedo, que nos protege y nos entrega a las fauces de la calle a desperdiciarnos, a encontrar en otro nuestra salvación, y a recuperar lo perdido entre la basura que nosotros mismo hemos creado.
leer más   
4
2comentarios 194 lecturas prosapoetica karma: 39

Wendy

Buscaba ayer un pedazo

Ayer buscaba un pedazo de ti entre las olas de la primavera
no sé si ayer, hoy o mañana seguiré buscando ese pedazo de ti.
Lo que se es que en la eternidad seguirá ahí;
yo seguiré ahí.

Tú allá afuera impaciente me esperarás,
el camino lleno de polvo inservible tapará nuestras huellas.

El viento azul soplará desde el norte y desde el sur.

Los recuerdos vendrán desde ciudades muy lejanas, donde sus habitantes solo se mantienen vivos por los recuerdos de los espacios vacíos de un poema que no se ha escrito.

...de esa ciudad en tinieblas
y a tinieblas tú.
leer más   
7
4comentarios 114 lecturas versolibre karma: 43

Día inolvidable

Con risas y lagrimas compartidas se despidió el día, la espuma de una cerveza escuchaba atenta los lamentos de tres mujeres que el amor no les alcanzó y lo intentan recuperar, el amor de una de ellas se despidió de forma violenta bajo la confianza eterna de un amante "dispuesto a todo", la última piensa que ese sentimiento guardado no es amor, porque ese sentimiento rebasa lo que se conoce como amor, va más allá.
La risa lejana de un bufón disipaba los temores y les invitaba a contagiarse de la chispa de la alegría, mientras él, por dentro, lloraba.
leer más   
3
sin comentarios 130 lecturas relato karma: 28

¿Y qué quedó grabado en tu memoria?

Y de pronto, en el horizonte
tu mirada fugaz.

El sol, afuera
despedía ese tono amarillo,
las palabras quietas y tus manos
tocándome.

Tu cabello envuelto en hojas.
Tu mirada en círculos sobre mí.
Mis manos de fuego en tus pupilas.
y tus pensamientos con los míos.

!Las despedidas no son para los dos¡

a veces, un beso es suficiente
a veces, una mirada lo es todo
a veces, tus manos, el infinito
y a veces, pero solo a veces,
tu cuerpo y el mío.

Se agotó las sonrisas.
Se durmieron las palabras,
se acostumbraron a mirarse
sus pupilas eran lentas y grises.
A cada paso goteaban tintas de soledad.

Un roce, una mirada, un gesto
un color; tu color, tu cabello.

Mi cuerpo; el tuyo
la inspiración; la agitación...

El sol, tu pelo, mi piel
tus ojos; los míos; tus manos…

La historia, los besos, un abrazo
tu respiración; mi desnudez
tu encanto; mi poesía.
Mi corazón latiendo; el tuyo, despertando
leer más   
7
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 46

Hacia el extremo

Eres casi como una palabra descobijada; palpitante.
Una vieja sombra de un avión en vuelo

Incluso esta soledad duele más de lo que debería doler

Reclamo tu ausencia
ese misterio que aún guardas en tus manos
ese pequeño comienzo: El Universo

Nadie había hablado de amor.
hasta entonces…el silencio suspiraba

La tierra mojada permanecía así, silente
escuchando nuestros pasos y mirándonos de frente

La espesa niebla que cubre nuestras manos
es aún más espesa sobre nuestra cabeza.
Y lo es más aún sobre nuestra escritura.
leer más   
6
2comentarios 154 lecturas versolibre karma: 50

Y me abrasó

En brasas...
en esa sequedad extrema, tus cobijas.

¿Te he olvidado?
quizá nunca
quizá pronto...

Sabes
esta no es la última vida que me queda para amarte

Aquí llueve cada día, en cada esquina;
esta lluvia me ha empujado hacia las letras y
en cada letra, tú.
leer más   
7
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 61

Murmullos

Ignorar que nos comunicamos a través del viento.
del silencio donde solo hablan las hojas de los arboles
con sutiles movimientos tantricos

Ignorar que los recuerdos en un punto del vació
solo evocan murmullos de los dos
en ecos eternos de ternura,
encuentro de plumas flotantes
de rosas con espinas y sangre en las manos

Ignorar que mi pecho se detiene ante tu ser
cenizas se vuelve mi cuerpo
transmutando solo energías
sutiles evaporadas en un mundo cansado
de la triste repetición de los karmas

Ignorar que no fue antes, ni hoy o mañana,
si no la eternidad de tu abrazo
lo que siempre me hace volver
a las más sagradas entrañas universales

Sería mi Amor, no haber vivido nunca
sería mi amor, un fantasma oscuro en el infierno de los miedos,
sería mi amor aceptar un mundo sin la belleza de nuestra unión
universal sanadora.

La cual nos eleva siempre más allá de la eternidad
en el beso inmortal que me diste en aquel espacio sin tiempo
leer más   
7
5comentarios 149 lecturas versolibre karma: 61

Otro tiempo y otro espacio

Estoy pensando todas las razones
por las que no fuiste otra
en otro cuerpo
o no fui yo en otro tiempo.

Será porque tú llegaste tempestad en tiempo de calma.
Y me encontraste preparada para una guerra en la que no tienen lugar las treguas.

Será porque trajiste un brillo en los ojos que me contaba mil historias.
Y siempre se me ha dado fatal lo de hacer oídos sordos a voces tan bonitas.

Será porque tienes las manos que un día soñé que me agarrarían con fuerza el corazón.
Y me sacarían las espinas que un día clavé yo misma.

Será porque viste un enorme caos de gente huyendo.
Y aún así preferiste entrar a bailar un vals en el incendio.

Será porque yo que soy de gritar estoy susurrando,
para que no se asusten las flores que traen contigo la primavera.
Aún cuando dicen que fuera hay heladas.

Será porque contigo se me está escapando el tiempo mientras me deja una nota de despedida.
Y yo me he propuesto dejar que se marche y rehaga su vida.

Será porque estaba suplicando de rodillas que alguien acabase conmigo.
Y tú te decidiste mejor por hacerme comienzo.

Será porque en algún momento
alguien escribió que seríamos aquí y ahora.

En estos cuerpos,
este tiempo
y este espacio.

Que van justo después de todo el que nunca pudo ser. De ese que no hacía falta.
Porque no podía ni por asomo ser de otra forma.

Porque veo que es aquí y ahora cuando estás.
Y por primera vez: no me veo llevando la contraria.
9
3comentarios 296 lecturas versolibre karma: 48

Wendy

No es ni un atardecer,

ni una sonrisa,

ni mucho menos un alma desnuda lo que hacía de mí un poeta:

!Eran sus manos¡
que destilaban en mí,
palabras
leer más   
8
4comentarios 114 lecturas versolibre karma: 54

Ojos Tristes

Corres, escapas otra vez. Siempre huyendo, aunque no sepa de qué.
Dime ojos tristes ¿por qué miras atrás? Ya no hay nada allí que deba importar.
Eran tan bellos sus dulces ojos cuando cantaba, tan hipnótica su sonrisa cuando bailaba, pero antes del amanecer huía. Mientras el mundo dormía, aquellos ojos corrían ocultos de otras miradas.
Dime ojos amedrentados, ¿por qué miras atrás? ¿de qué huyes tanto?
Caminaba por la arena y los vi: aquellos ojos grises que bailaban y reían, que cantaban y recitaban las más hermosas prosas falsas que alguna vez he oído.
Allí estaban aquellos ojos que me han visto observar el amanecer innúmeras veces, aquellos mismo que creen que no los he visto huir.
Allí estaba yo, y frente a mi, aquellos ojos tristes. Habían detenido su huida y se sentaban a mi lado a ver el amanecer.
“no huyes hoy?” pregunté
“no hasta que todo a mi alrededor duerma”
“no puedes escapar a las miradas que te ven…”
“no escapo a las miradas.”
“¿eh? Y ¿a qué escapas?”
“escapo al amanecer.
En la soledad mi mente hace ruido y por eso vengo a bailar y cantar aquí, pero al amanecer no hay forma de cubrir su sonido”
El sol comenzaba a salir y no pude evitar desviar la mirada de aquellos ojos grises que me evitaban para observar el paisaje, cuando volví a voltearme ya estaba muy lejos para oírme, o al menos eso creo, no quise intentarlo.
Esta vez no miraba hacia atrás, sabía que aun la observaba. Solo se alejaba rápidamente.
Solo la dejé irse, era el precio a pagar por haberme dormido…
10
sin comentarios 193 lecturas relato karma: 52

Esperanza plana

He recuperado una tristeza
que parecía perdida.
En los albores de un día lluvioso
encontré tras la puerta una imagen desconocida,
tan irreal como tangible,
tan suprema,
que me rompió la lengua
para que no pudiera gritar tu nombre.
Con las manos negras, avancé
hasta bien entrado el día,
y qué despropósito pretender
que la nostalgia fuera serena!
Si los puñales salen de mis propios ojos,
de mis palabras puestas en remojo
ungidas por algunos desesperos
y sonrisas fatuas que se muestran
a una verdad falta de criterio.

La desvergüenza del silencio
acongoja los intentos
de ser algo más que esta tristeza
desubicada, desmantelada
entre páginas que me descubren
lo que verdaderamente soy.
La sonrisa se maquilla ante el espejo
y al asomar el alma a la ventana,
lo que encuentra es una hermosa nada
que baila en un palacio de cartón.

Qué ácidos los desgarros en la piel,
la garganta no sabe gritar más que los ecos
que repiten la misma letanía de reproches
desde hace demasiado tiempo.
En el fondo, me alegra no ser de piedra;
me alegra poder discernir
entre el dolor y la pena
ante la certidumbre de una vida enferma
que se acicala ante tantos miedos
que aún están por salir.

Voy a seguir llorando palabras
en la línea infinita del atardecer,
sobre un yunque disfrazado de papel mojado.
El hierro candente todavía espera ser clavado
en la esperanza plana de un tal vez.
16
14comentarios 94 lecturas versolibre karma: 55

Haiku

Aves surcando
amenazantes nubes
en cielos tristes.
11
7comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 64

rincón

Instintivamente supe que venias
entre una bandada de mirlos blancos
leer más   
7
sin comentarios 123 lecturas versolibre karma: 75

Querido Padre

Hoy es un día sobrio y triste,
Tu te has ido sin despedirte,
Te has perdido en una tarde de verano,
No expresaste tu sentir simplemente.

Dias antes nos regalaste un viaje,
Esas aventuras inolvidables y bellas,
Nos amaste sin condición, con ternura;
Diste lo mejor a tu familia entera.

También disfrutamos viajes juntos,
Peleas y alegrías no faltaron nunca,
Te recuerdo con mucho cariño,
Y deseo que siempre se queden conmigo,
Esos recuerdos que nunca se olvidan.

Todo era "perfecto", sin angustias;
Y tan de repente, un día tan solo te dormiste,
Y por la tarde ya no respondiste,
Llanto y dolor en casa, ya habías partido.

Aun no comprendo lo sucedido,
Solo se que te amo,
Mi corazón es para ti,
Y tan lejos como estés,
Yo estaré recordándote siempre.
4
2comentarios 181 lecturas prosapoetica karma: 40

Los días como estos

Los días como estos

En días como estos el verano también era amor
Las sonrisas también pintaban a los pájaros sobre las ramas
Los verdes prados también eran refugios de amor
Los reflejos también mostraban algo de nosotros
Mi mano era la tuya.

Las historias que aún no se han escrito también tienen su pasado
La saliva me resulta insoportable como un dolor por una ausencia repentina
Me dolía que me extrañes – miento - .Aún me dueles
Deseaba todo y a la vez nada. Te deseaba
Dependía de ti y dependía de mi dependencia hacia ti
leer más   
4
sin comentarios 68 lecturas versolibre karma: 57

Incandescente

"Y yo
Siempre me empeño en volver
sabiendo que puedo perder
sabiendo muy bien que me rompes.

Te estoy diciendo ¡vísteme¡.
No te hagas como que te escondes."

Beret
leer más   
6
1comentarios 142 lecturas versolibre karma: 65
« anterior1234518