Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Inocencias... (Neosurrealista experimental)

INOCENCIAS
(Neosurrealista experimental).

Esos labios tuyos de almendro hieren
con la punta de universales
ojos sin una cama donde duerman al espejo
por el mundo de los rincones
en el inmundo buscar de piedras
con el inframundo del frasco y tonel
entre el submundo de flores plásticas…

Mira como miran sin ver las ventanas
al bajar del nogal higos.
Aunque cada viento amarille menos
las manos del helecho,
y del hueso mariposas tejan,
por el techo. Un encuentro en descuento.

¡Hay del verde crujiente!
¡Hay de arcilla y alfarero vetado!
¡Hay del deber y la saliva!.

En la salida solo hay entradas
y vacíos eternos al nacer
sin dientes el siervo de oro caña y algodón
así y los algodones mientan ciertos.

Aunque la historia solo sabe
del olivo y del pan sin vino blanqueado
por olvidarse una cereza ceniza.
A lo lejos las lagunas dejan
los buitres como águilas al vapor
del plomo fácil degollando victorias.

Pero no son las arenas muerte segura,
en la fuente ebria de aceite,
son los mismos con los años al reloj
no le importa el tiempo
y el futuro es el mismo
y la caverna es la misma
y la rueda es ruda ensimismada.

Por eso les crece barba a los peces
y conchas a las tortugas
y el azúcar nada vende
y la mañana cultiva noches
y la semana semillas estéril.

Ven, vamos, al cielo desnudos.
Nada ya el remedio cura.
No vayamos, al ir, cayendo gotas.
O las cabras desayunarán cobras,
con el gato efusivo del cementerio.
Nadie, lo sé, mañana al fusil olvidará
en el paisaje del viejo roble
desmoronando cada molusco
en la hora del ahora un calcetín
lleva al recuerdo descompuesto,
y el perfume hace del baño viajes,
al filo del fango y rodillas.

Nada importa, al saber su ignorancia
por la calle almidonada.
¡No lo digas, ahí está, viéndonos!.

Si bien lo ves, de vez en cuando un palillo
al diente caliente alegra.
¿No lo ves?. Allá viene muy contento.
A tientas intenta decir vengan.
Nada más vayan de vez en cuando.
En la noche descuida la luna hojas
de viejas bibliotecas vacías.
Y las espinas del mal genio ya no pican
ni cantando al sol cuentos de pino
verdugo del bolsillo en vacaciones
del matorral el día postrero.

Los remolinos cercan piadosos
al escombro desgarrados,
con el cristal en la mano
pardo túnel, de rostro angelical,
rubí falso, en las peñas de visita,
y el cirio turba descalzo
al meditar apagado del incienso
mojado mancebo y sábanas.

Nadie es primero. Todos al último repiten.
Arrepiéntete por la madrugada
que tarde y noche no alcanzan
para matar a tiempo
moscas, ratones y cucarachas…
Y despedir al pecado ahogado en perdones
cientos, miles, millones. Al pecado transitorio
un perdón eterno es la justa medida.
Inocencias hasta en la sopa y el aire.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Del texto y de la imagen)

POST DATA:
Referencias útiles son..
.

es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
Y también...
www.youtube.com/watch?v=T4lGPHYz4Sg
leer más   
17
13comentarios 186 lecturas versolibre karma: 120

Oda al sánguche de mortadela

Y me preguntas
por qué elijo
un sánguche de mortadela
a la orilla del lago
sobre una piedra irregular
donde apoyan las patas
los que no tienen para viajar
a los lugares que muestran los noticieros
para distraernos de los problemas.
Y yo te respondo,
paciente,
que un simple sánguche
de la mortadela más barata
me evita tener que entrar a restaurantes
donde almuerzan
exponentes del medio pelo
venido a menos.
Esos que se visten
para esconder la gordura
pero que no ocultan lo grasa
y donde una moza agobiada,
por la cantidad de comensales,
me confunde con un turista:
me hace entrar
a ese nivel del infierno
que Dante no se atrevió a describir,
y me da una clase de historia local
entre que me saca la carta
y completa la comanda.
¡Dejame, por favor,
al reparo de todo eso!
Dejame a la insolación
en una silenciosa piedra
al costado del lago
y evitame la indigestión
por tragarme la repulsión
que me da contemplar
como cambia nuestra ciudad
cuando llega el verano.
leer más   
12
1comentarios 107 lecturas versolibre karma: 97

Cabañita de la Luna (Kutsi)

Cabañita de la luna,
cálida como ninguna,
cabañita de dos aguas,
que enamoras y empalagas.

Cabañita acogedora,
cabañita soñadora,
de maderas barnizadas,
de las vigas adoradas.

Cabañita de Morales,
que seduces a raudales,
cabañita del candor,
del placer y el confort.

Puerta, entrada de tu vida,
tapete de bienvenida,
hoy pisé tu hermosa duela,
espero que no te duela.

Filtras sol por tus ventanas,
trillizas, lindas hermanas,
las cortinas son de seda,
mi cariño se te queda.

Que mullida está tu cama,
de noche y mañana sana,
cabecera de primera,
tulipanes de Rivera.

Tu encanto me ha esclavizado,
tienes fusil empotrado,
un baño de la limpieza,
lámparas de luz traviesa.

Silla, cómoda, perchero,
burós de tu amor sincero,
seis fornidos travesaños,
impiden que sufras daños.

Dios te cuide de goteras,
de aquellas almas rastreras,
del fuego, de las termitas,
de seres que nunca invitas.

Cabañita de mil tablas,
hasta parece que me hablas,
cabañita, la bonita,
de Kutsi que está . . . bendita.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Desarrollo Ecoturístico Apúpato (Cabañas Rústicas), Lago de Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo México, a 18 de marzo del 2012
Dedicado a la Familia Morales Becerra
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14
leer más   
4
sin comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 54