Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 199, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Amherst. Massachusetts. 19 de diciembre de 1848 / un distante silencio

Que tarde nos acoge el cierzo
cuando peldaño a peldaño caen las horas
y hay tras la ventana una migaja de voz
que desnuda su vuelo en transparencias.

Nos ciñe la noche
con su gesto todo de ver lo indiferente
de estar cerca del álamo esperando.

Cuando llegue el azul quiero estar viva
ser una pálida intimidad entre su mano y mi boca
un distante silencio.

Déjenme sola aquí con su mirada
Donde hay un cierto sesgo de la luz
que nada importa.
leer más   
4
1comentarios 540 lecturas versolibre karma: 16

El viento empuja

Gota que baja,
rocío en llamas,
cenizas en personas
con las luces apagadas,
caen escombros
peligro sin aviso
de derrumbe existencial.

El viento empuja
las ideas sin labia,
las miradas sin alma,
las vidas calladas.
El viento empuja
sin ganas, sin gracia.

Tiritan los recuerdos
que ya olvidamos,
se enciende la memoria
con locuras y palabras,
son inmunes al canto
de la historia sin habla.

Las plazas gritan
las nuevas enseñanzas,
caminamos alienados
perdimos el "humano"
de nuestro ser común,
especie extinta
anunciando su propio fin,

Potencia en acto,
perder el don de las letras
para encontrarse
en el barrio de todos,
donde todo sucede,
la semilla se vuelve árbol,
la revolución sale del papel,
y la sonrisa sabe aparecer.

El viento empuja
los corazones sin sangre,
las banderas sin color,
el mundo con hambre.
El viento empuja
sin queja, sin lastre.

Hoja que baila
bosque ululante,
sueños en párpados
con las ventanas abiertas,
vuelan proyectos
y mentes sin cuerda,
en un cartel se lee:
"Construyendo Vida".

Entré y me vi,
ya no estoy perdida.
9
sin comentarios 212 lecturas versoclasico karma: 13

Tic-tac

Tic-tac

El reloj de la vida sigue sonando, tal cuál.

El cronómetro no para de contar, tic-tac.
Once y media.
Cielo apagado.
Ruido, sin más.

Vivo encerrado en una melodía que no se de que va, duermo en una bruma de tabaco que me mata por las noches, y me revive por las mañanas.

Tic- tac.

La vida se me va, se me escapa entre los dedos, tal cuál.

No se como detener la avería, tic-tac.
Ambiente cargado.
Ganas de huir y no mirar atrás.

Ganas.

Ganas de mirar desde la cima de una montaña, cogido de su alma y suelto de su mano.

Ganas.

Te ganas el miedo real que siento cuando me miras, por si ves a un niño asustado, que lo que busca es un puto abrazo.

Tic-tac.
Vuelve a sonar, vuelve a tocar esa nota de piano, déjame soñar, tal cuál.

Déjame flotar, deja que huya, tic-tac.
No quiero mirar atrás, quiero ser un desconocido para los demás.

Créeme, lo sé, no soy un poeta.

Miénteme, vamos, revolucioname, insúltame, grítame, mátame, pero no calles, que necesito de tu viento para respirar, y de tu poesía para expirar, que si me falta algo, vuelvo al punto intermedio.

Niño solitario, que lo que quiere es poder soltarlo.

Tic-tac.

Ya está, no hay más, el reloj de arena toca su punto final, tal cuál.

Rómpelo, tíralo al suelo, ¡tic-crag!.
Cógeme del alma y vamos a la montaña, hacía rutas salvajes.

Donde nos perdamos con el tiempo.

Donde nos encontremos con el viento.

Tic-tac.
leer más   
12
2comentarios 167 lecturas versolibre karma: 54

Viento

¡Ten cuidado, viento!
No me toques.
Porque él se llevó mi piel
pegada en sus manos,
cosida en sus labios.
¡Cuidado, viento!
Qué la carne viva escuece.

Alicia F.
leer más   
16
3comentarios 171 lecturas versolibre karma: 53

De viento y de agua mi libertad

"En el viento
que viene y que va...
Suelto mis penas y miedos.

En el viento
que viene y que va...
Vuela la risa y el llanto."

Mis poemas apagados
hijos de la nada,
con el soplo más leve
temen naufragar.

Poderosa es la fuerza
que aún los sostiene
¿Son versos de aire
o versos de mar?

Deja que piense...
Pues a veces siento
que no huelo a brisa,
es aroma de sal.

¡Cántale al viento!
me ruega el recuerdo...
¡Grita a la marea!
me dice la piel...

Anegan mis olas
las grietas saladas
que surcan los mares
de la eternidad.

Alejo con fuerza
las nubes oscuras
que rondan el cielo
de la soledad.

Soy discípula del viento,
soy hija del mar,
soy verso de agua
y el aire mi libertad.
leer más   
12
7comentarios 359 lecturas versolibre karma: 56

Rosa de los Vientos

No se qué viento azota mi camino,
si le guía la Rosa de los Vientos,
solo se que no encuentro mi destino.
Unos como el Garbí, térmicos, lentos,
otros fríos y secos, como el Cierzo,
que te recluyen en tus aposentos.

Hacia el Este avanzo con mucho esfuerzo
si de frente me viene el de Levante,
soplando el Huracán…, solo retuerzo.
Llega el frío, el Biruji es muy cortante,
pues prefiero el Céfiro cálido, suave,
florece en primavera y es elegante.

Que del Norte venga Boreas es clave
para sentir este frío invernal,
Cecias sobre el mar, destroza mi nave,
arrojando ese granizo infernal.
Si llego por tesón al noroeste,
nada me libra del feroz Mistral.

Buscando en el cielo un cuerpo celeste,
que el atroz Vendaval ha despejado,
más la senda que indica es muy agreste.
Este aire fatal me ha trastornado
ya sea la Tramontana o sea el Siroco,
un viento sofocante, húmedo, ahogado…

Calienta mi cabeza, me trae loco
me llena de polvo, como el Solano
es recargado, excesivo, es barroco.
No se, ¿será el Abrego castellano
el que a su abrigo de cobijo a mi alma?
pero si marchar por el mundo ufano
quiero, yo necesito un viento…en calma.
16
sin comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 55

Tus manos, mi falda

Dejaré que vuele mi falda,
que el tiempo se pasee
por mis piernas desnudas.

Dejaré que el viento me susurre,
todo lo que el sol me grita
y yo no oigo al cerrar los ojos.

Dejaré que tus manos sean
la falda de mis sueños.
Y cuando el sol se apague
dejaré quizá, de sentirte.
leer más   
8
sin comentarios 135 lecturas versolibre karma: 59

Huracán sin nombre

Todos los recuerdos me llueven.

En un día gris me hallo.

De mis ojos gotas caen.

Acaban por juntarse para
reflejarme en un charco.

Te llevaste mi paraguas de colores.
Me dejaste con mi imagen turbia llorando.

Alejaste de mí el arcoiris.
Sólo te importaba no acabar empapado.

Deberías tener nombre de huracán.
Ya que conmigo has arrasado.
leer más   
6
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 63

Viento que vela

Ceden los pétalos
al viento que vela
por el aroma a recuerdo,
la memoria transparente
se expande,
los pájaros reciben la luz
que atraviesa los charcos;
se preparan
para llover desde la tierra.
leer más   
10
3comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 84

Quisiera ser

Quisiera ser el viento viajero,
ver infinitas llanuras
sin nostalgias en el cuerpo.

Quisiera ser una ínfima partícula,
un temor en la palabra,
una huella de silencio,
la candidez del alma,
un desierto primitivo,
un sentimiento añejo,
un ataúd sin brillo,
un lento suspiro viejo.

Quisiera ser el viento viajero,
volver a apócrifos años
de aventuras y de juegos.

Quisiera ser las calles lejanas,
los quirófanos fríos,
las caricias maternas,
los amores baldíos,
los colegios cristianos,
los prohibidos libros,
los patios adoquinados,
los inocentes niños.

Quisiera ser el viento viajero,
llevar mi raíz hispana
a las masas y a los pueblos.

Quisiera ser un libro de mil poemas,
un sinfín de vanidades,
una inmensa algarabía,
una tumba en dos mitades,
una tonada en el pecho,
un disparo de fusil,
un buen pedazo de tierra,
una mañana de Abril.

Quisiera ser tantas cosas...
leer más   
8
6comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 75

Tú un suspiro

Yo tratando de atraparte
en un verso.
Tú como suspiro ,tan del aire
tan del viento

MMM
Malu Mora
leer más   
12
12comentarios 236 lecturas versolibre karma: 92

El viento tiene la última palabra

El viento se confunde con el odio.
Poco a poco va escalando a solas por el aire.
El viento se hace un cielo que pronto va a quebrarse en millones de lágrimas que caen sobre de ti.
El viento es cruel cuando la vida es solo cenizas.
El viento las sopla hasta apagar las velas de su tiempo y las esparce por todos lados lejos de aquí.

El viento se disfraza de muerte.
No es una corriente alegre, pues furiosa disipa a la risa que anda alegre sonriendo por ahí.
El viento agita las hojas de los árboles.
Quisiera poder derrumbar tus deseos maternales.
Y lograr que el árbol joven lloré porque es incapaz de florecer un poco más.

El viento apacigua los gemidos que te mantienen con el hambre de vivir.
El viento arrulla a una soledad de cementerio.
El viento quisiera poder despertar a mis sueños a media noche y así olvidar que al otro día con un impulso salvaré a mis risas de la tormenta de ti.
El viento te roba la memoria.
Con un soplido te grita los recuerdos de cada pedazo inconcluso de la vida que quisieras seguir.

El viento quisiera poder hacer que cayeran una a una todas las estrellas.
Y así poder lograr que todos fuéramos huérfanos.
Y al poder borrarnos la memoria, dejáramos de buscar en esa bruma todo lo que nos queda.
El viento quiere sofocarnos en los intentos de tenerlo todo.
El viento quisiera que no pudiera respirar más al aire que se ha apresurado sobre mí.

El viento tiene la última palabra.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/06/2017.
11
7comentarios 548 lecturas versolibre karma: 88

Viento del sur

Los naranjos han llorado
azahar almidonado
tapizándote una alfombra
que, a cualquiera, va y asombra.
Toda la calle te nombra.
Sé que no me has olvidado.
Creo que yo a ti tampoco,
quizá, por eso, te evoco
en todo poema loco
que mis dedos han creado
en las noches perfumadas
por jazmines abrigadas.
Todas las voces calladas
y mi pecho alborotado.
Se acumulan los abriles
mas parecen juveniles,
aún conquistan a miles
con ojos ilusionados.
Me quedarán muchas lunas,
puede que me beba alguna
subida a una de tus dunas.
Tu acento lo habré versado.
Ya quiero volver a verte,
del sur seré hasta la muerte,
levante pega muy fuerte,
poniente suena calmado.
20
13comentarios 181 lecturas versoclasico karma: 91

...y sigo escribiendo

Siempre creí en tus promesas
de cruzar el lago entre las piedras.

Siempre creí esperar diez mil años luz
sin duda, seguiré ahí. Ilusionado.
Ahora mis palabras son una isla
a las que solo el viento roza.

De tanto que crujen mis huesos
por verte,
el sonido se ha transformado en
un golpe constante.
leer más   
6
4comentarios 140 lecturas versolibre karma: 65

Me Hice Viento

Y me hice viento
para llegar a tiempo
todas las noches
a susurrarte al oído
versos antes de dormir.

MMM
Malu Mora
leer más   
11
1comentarios 148 lecturas prosapoetica karma: 76

Poniente

Mensajero de un dios intratable
viento de poniente
vuelve siempre
a sacudir las persianas
a entrar por las rendijas
de la penumbra de mi celda
a dejar un rastro de sangre reseca
en mis sienes
húmedas de sudor y fiebre.

Padre nuestro de la tierra
viento del oeste
credo del sol y de la espiga
vuelve de nuevo
a obrar el milagro de apaciguar las olas
de este mar tempestuoso
a llevarme lejos de esta playa
en un último viaje
convertido en arena y luz
en apenas bruma.


Foto: Jerónimo Palacios (flic.kr/p/akDoJd, CC BY 2.0)
leer más   
22
5comentarios 150 lecturas versolibre karma: 83

A mis dos princesas

Dos estrellas tengo
y de ninguna de ellas
me desprendo.
La una como espiga,
joven, de grano tierno
flexa su cuerpo al viento,
dura como el acero.
Dios le puso en la cara
a los ángeles del Cielo.

La otra como una perla,
negro zaino el pelo,
ojos negros misterio,
cara de blanca luna,
cuerpo de porte esbelto,
por tenerle, le tienen envidia,
estrellas y luceros.
Laura, espiga al viento,
Carolina la perla de los sueños
son mis dos amores,
dos amores tengo,
dos bonitas flores,
dos bonitos lienzos.

Camaleóntoledo*
leer más   
16
10comentarios 1066 lecturas versoclasico karma: 83

Para ser viento contigo

A veces te imagino
como un viento cálido,
llegando a todos los rincones
desde algún paraíso del sur,
despeinando el océano,
acariciando los campos,
bailando entre las montañas
soplos de melodías
como si fueras un ángel.

Llegas a la orilla del mar
haciendo cantar a las caracolas,
y tanto ellas, como yo,
no paramos de susurrarte al oído.
No sé qué tienes,
pero tampoco me importa.

Agarro tu cabello
como a las recias crines
de un caballo salvaje,
caballo de brisa
con alas de sueños...
y me haces volar.

Por fin soy liviana,
soy de aire y me elevo.
Ya no tengo miedo.
-¿Cómo darte las gracias?-

Ahora me siento segura
sabiendo que mis suspiros
no son más
que las letras de tu nombre,
que se escapan de mi boca
para ser viento contigo.
leer más   
14
24comentarios 470 lecturas versolibre karma: 81
« anterior1234510