Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 117, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Los recuerdos

Los recuerdos andan siempre por ahí.
Agazapados, dormidos, casi muertos.
Debajo de las cicatrices o macerando en las heridas
o flotando en los días azules con olor a jazmín.
Pero, de todos modos, anestesiados por el paso del tiempo.
Un día quedan atrapados en un lugar, en un rostro
o en un papel.
Hasta que algo baladí los aviva y reaparecen ante nosotros
con toda su fuerza, soliviantando el cuerpo y el espíritu.
Removiendo la tierra de la que se nutren para, después,
oxigenados, volver a descansar más serenos,
más cordiales, más sanos, más bellos…

Alicia F
leer más   
6
4comentarios 252 lecturas prosapoetica karma: 44

Cuando llueve

Hace una eternidad que el cielo está nublado
en la caja donde me he escondido
para no tener recuerdos a la vista.
En los engranajes de mi alma,
el aire frío hace tambalear
todas las emociones de un solo golpe,
y ahora simplemente me acurruco vacía,
los labios sellados con lacre
y la boca amordazada con papel de estraza.

Y es que hace una eternidad que el cielo se oscurece,
que las nubes son una amenaza.

Y yo quiero darte la mano cuando llueve.
leer más   
16
4comentarios 179 lecturas versolibre karma: 56

Te echo de menos

Sí, es verdad,
te echo de menos.
Y ahora el aire quejumbroso
es un susurro tenue de caricias
que nunca llegan.
Hay pájaros que vuelan
clavando sus ojos en mi inestabilidad;
van hacia el Norte,
huyendo de la cordura
que se posa en mi cabeza cuando hace sol;
a mí es la lluvia la que me reinventa
cada vez que la máscara se cae al suelo.
He estado estática jugando con tus dedos
mientras dormías
y ahora no sé dónde esconder tanto desgarro
que pasea por mi vida sonriente
porque yo misma lo he invitado.
Se esconde entre los dientes la amenaza salvaje
de una voz que no sabe pronunciarse.
Ya sólo queda cerrar la ventana,
envolverme en mí misma
y dejar de engañarme.

Te echo de menos,
es cierto,
pero todo es cuestión de acostumbrarme.
leer más   
17
4comentarios 241 lecturas versolibre karma: 56

En forma de canción

Horas de insomnio en plena vida.
-dónde estás?-
Golpeo el miedo y acurruco el silencio
en una esquina de mi voz.
Qué pasaría si pudiera volar lejos,
si pudiera perder el sentido
y recobrarlo de nuevo en tu beso.

-me besarías si no tuvieras sueño?
Y te imagino durmiendo
en tu paraíso
con el alma ardiendo-

Qué callado mundo,
qué lejana música me atraviesa el alma
con acordes centelleantes
que cuentan tu poder y mi destierro.
Tu boca hermosa, mi voz tan rota,
y un verso hecho pedazos que olvida quién soy.
Que se callen esas horas que gritan
desde mis huesos
que hay oraciones que no debo repetir,
aunque vivas en un templo de fuego
que arde en mi debilidad.
Callo la voz para no darte existencia,
y el día sostiene que te vas.
Que te he echado; que para mí no estás.
Pero sigues aquí, donde no estuviste siempre
y me faltaste nunca.
Donde admito sin reparos esta culpa
que me aja la piel a los pies de tu tacto.
Y no soy más que todo lo que he callado
haciendo trizas mi acuoso corazón.

Qué detalle
que dejes tu sombra en mi sonrisa
en forma de canción.
leer más   
13
2comentarios 173 lecturas versolibre karma: 60

Con ella

Que la quise
como no se puede querer más.
Que no teniéndola
ha sido mi vida entera,
sin estar.

Que sin tocarla ha sido mía.
Y que duele no tenerla
siendo parte de mi ser.

Porque sin ella, no soy.
Ni respiro ni muero.
Que morir no puedo
si he de alejarme de ella.

Que queriendo tanto
me he perdido;
en esos ojos
que no me miran;
en esa boca
que no me besa.

Que no supe dejarla ir,
y quedando atrapado en ella
ya no supe de más quereres.

Que la quise por los dos,
como no se puede querer más.
leer más   
8
4comentarios 221 lecturas versolibre karma: 63

Autodestrucción

Escribir en veinte secciones
las dispaparatadas acusaciones
hacia mí misma.
Hacer añicos el sistema que rige
la volubilidad en la que suelo moverme
y dibujarme la firmeza en mis ojos.
Barras de hierro sobre los párpados,
manos escondidas en cada pedazo de sueño
que hundo en el agua.
No me son suficientes las palabras
para declararme culpable
de quebrar la ausencia.
Lleno la vida de nuevas gestas
que no voy a cumplir
y dejan un sabor amargo
en el paladar dormido.
Las invisibles notas fluyen
como motas del polvo en que nos convertimos.
Abro la ventana
y un soplo de aire me lleva hacia ti.
Todo lo demás,
es aprender a fingir que no me importas nada.
leer más   
13
10comentarios 133 lecturas versolibre karma: 72

Un simple poema

Dónde estás?
Llueve.
Y me dicen las nubes que no estás.
Te robó el mar?
En cada mota un eco marmóreo
que dice que no,
que aquí no estás.
Pero llueve.
Y el agua resbala
por una soledad candente
que no entiende nada.

Veo en cada gota de agua
el reflejo de un silencio
que se acomoda en mi voz.
Tu silencio,
mi voz,
arrastrándose en el charco
que nunca se seca.
Porque llueve.
Y me dejo abrazar
por el frío húmedo
en este intento absurdo
de buscar cuando sé que no debo.

Y es que llueve,
siempre llueve
cuando tú no estás.
leer más   
18
7comentarios 215 lecturas versolibre karma: 93

30 días...

Veo mi muerte a través del espejo que sostengo con mi mano,
el impacto merma mi fuerza tirándolo
y se rompe en mil pedazos,
será que me he vuelto inmortal
o será que mi reflejo se ha marchado.

La nostalgia se aleja por instantes
como abeja de un panal
y de la misma manera trae consigo
un poco más de qué alimentarse.

Las brisas tiran memorias enredadas
entre sonrisas de viñedos
y copas de añoranza,
lleva a veces un vestido de flores blancas
y su sombrero de esperanza innecesaria.

Sus pies ligeros resuenan
como truenos lanzados del Olimpo
todo a causa de sus míticos tacones negros
que destruyen mis pláticas con Morfeo.

La noche cae y con ella las palabras,
mis silencios hablan más de la cuenta
y tú que ni cuenta te das,
sigues callada mientras tu recuerdo
fúrico grita desesperado su desgracia.

La pena no es por su partida,
sino por lo que pudo haber sido,
no sólo de pan vive el hombre
y a mí que me dejas en la hambruna
del manjar de tu boca rosada.

Ya las llamas del desconsuelo me alcanzan
y busco apagarlas con agua de gotas saladas
con una lluvia de falsas esperanzas,
el fuego ingrato sólo mira con desdén
y calla.

No te quiero... sin embargo lo hago,
como el ave que desea emigrar con miedo en las alas,
como estrella que teme a la obscuridad callada,
como manto que no cubre nada.

Mañana al igual que hoy
el sol saldrá de nuevo, a pesar de todo,
hasta de ti.

Y yo con la cara al cielo
gritaré de lo más profundo de mi alma
te amo, cierto es que lo hago,
y ahora,
sigue tu camino
que yo te seguiré seguro, desde mi rincón en lontananza.
11
6comentarios 159 lecturas versolibre karma: 66

Lo habría hecho

lo habría hecho
me habría ido
contigo
a ninguna parte
a perder la última brizna de cordura
a fundirme en una ceguera en llamas

echo de menos
esa libertad
irónicamente asfixiante
que sentía a tu lado

echo de menos
tu piel cálida
haciendo latir la mía
la incertidumbre,
cada día,
al despertar

nunca volverás a amarme
nunca lo hiciste
nunca volveré a intentarlo
siempre
dolerá
leer más   
9
3comentarios 90 lecturas versolibre karma: 80

Haiku V

Rojo el semáforo,
llueve en el parabrisas.
Suena tu música.

@mello
leer más   
5
3comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 59

Quiero

Quiero...

Borrar de mi piel el ayer,
quitarme el no puedo de mis palabras,
quiero caminar sin pensar a donde,
vivir y ser la única que me juzgue.

Quiero...

Limpiar las lágrimas derramadas,
saltar hacia un destino anhelado,
vivir cada paso como el último dado,
convertirme en ese ser soñado.

Quiero...

Ver hacia atrás y que ya no duela,
convertirme en mi luz y mi centro,
recorrer parajes nuevos con una vela,
que sea mi fuerza la que me guía dentro.

Quiero....

Encontrar esa mujer que esta escondida,
y hacerla que le regrese su risa,
quiero brillar como nunca antes lo hacía,
y correr sin cansarme de la vida.

Quiero....

Dejar de sonreír y reír a carcajadas,
saber qué hay felicidad en mi mirada,
sentirme poderosa antes que nada,
y vencer un pasado que mi vida aterraba.

Quiero.....

Gritarle al mundo que ya no me duele,
decir lo que pienso sin arrepentimiento,
amar y entregarme sin remordimiento,
ser mujer antes que que solo un intento.

Quiero...

Librar las batallas que me ahogaban,
Comerme al mundo que no conocía,
gritar tan alto que mi voz sea escuchada,
y decir lo que quiera sin ser callada.

Quiero...

Que me quieran como soy,
que me empujen para ir donde voy,
que me den una caricia sincera,
y una mano que acompañe mi carrera.

Las letras de mi alma.
5
sin comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 62

Viento

Me despierto solo y vivo solo.
Me acuesto solo y sueño con ella.

En mis sueños existe. En mis sueños somos.

Ojalá no despertar. Ojalá no ser.

Pero siempre despierto.
Solo.

Cada mañana sabe igual,
A humo, a nada.

Como la última calada.

Esa tan apurada que llega al filtro
de tu último cigarro antes de dejarlo.

Lo primero que aparece siempre es el techo.
Techos diferentes pero mismas sensaciones.

Hasta que me incorporo, me froto los ojos y me pongo las gafas.

Entonces veo.

Veo su lado de la cama perfectamente hecho.

Intacto.

Frío.

Salgo al balcón y el aire golpea mi cuerpo.

Necesito que aparezca por detrás y me abrace. Sentir su calor en la espalda y sus labios en mi cuello.

Tener la certeza de lo imposible me derrumba.

Pienso que el viento es como el pasado,
que duele más sobre mejillas mojadas.

Me recompongo.

Solo.
leer más   
4
sin comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 61

Confieso ¡ te he pensado !

Con una sonrisa en mi rostro
Y aunque mi mente lo prohiba
Cofieso ¡ te he pensado !

Aun creyendo en lo imposible
Acaricio la suerte que me mires
Para evocar tus ojos esquivos

Distancia imperfecta e insufrible
como acrecientas mi necesidad de ti
apenas si recuerdo tu cara

En las noches tan frías como esta
Mis sentimientos flotan por magia
Y te anhelo y te deseo y tu no lo sabes

Te conviertes en mi historia deseada
No se si alguna vez vueles hacia mi
Solo se ; que te pensado una vez mas
leer más   
11
1comentarios 216 lecturas versolibre karma: 76

ɑժɑղ վ Տմ օԵɾօ ϲɑղԵօ

Como rompe el cielo de súbito
la hoja de plata de una noche,
así de certera cae la lágrima
detenida en el mentón de una alborada.




Yamel Murillo



Crónica Verónica®
Postdatas sin remitente©
Caleidoscopio©
D.R. 2014
leer más   
19
15comentarios 191 lecturas versolibre karma: 118

El llanto de las mariposas. (Carta para ti)

¿De olvidar?
No puedo.

Resuena con dolor
en el rocío de la hierba fresca.

Me sangra la corteza del árbol,
y yo no puedo permitirme olvidar.

Murió de paso del tiempo
el corazoncito grabado a navaja,
y yo no puedo permitirme olvidar.

Resuena con dolor
en las pisadas de antaño,
en la tierra recién mojada.

Resuena con dolor
en el eco perdido de las piedras,
en el repiqueteo de la lluvia,
en el trino efervescente de los pájaros.
En la suave tranquilidad
que se convirtió en infierno,
y yo no puedo permitirme olvidar.

Resuena con dolor
en el ayer perdido
y en el hoy que necesita ser conquistado.

Instintivamente.
Continuamente.

Tengo que seguir observando.
Y observándome.
Analizando
y analizándome.
Remasterizando
y remasterizándome.
Reprogramando
y reprogramándome.
Equivocándome.
Corrigiendo,
y volviéndome a equivocar.

Recordando.

Resonando.

Superando como puedo
cada trocito de tiempo.

Tengo que seguir irremediablemente
distorsionando la realidad
para poder digerirla a través
de mi propio filtro.

Y si puedo,
vomitarla.

Entonteciéndome o enloqueciendo.
Saltándome las reglas,
o pisoteándolas.

Oyendo el canto del pequeño querubín
a pesar de mi sordera crónica autoimpuesta.
Leyendo la amalgama de la palabra
expuesta por entes opacos,
oníricos y sin alma.
Sin duda mis amigos.
¿Sin duda?
Intrusos sin ningún derecho.
Como yo.

Los que consiguieron meterme por el embudo
del que no puedo huir.

Pero tu sabes que solo son
exigencias del guión.
Del que escribieron otros.

Calavérica peste sin solución,
remedio, ni vuelta atrás.
Ya se extinguió hace tiempo
reventado por el exceso de trabajo
el especialista que con gran pericia
y amablemente
solucionaba todos estos temas.

Murió el figurante de puro abandono.

De abandonarnos.

Callaron para siempre los anhelantes silencios.
Se perdió irremediablemente
el ramillete de margaritas
que yacen secas dentro de algún viejo libro.
Se desvaneció por completo la mirada
con el rabillo del ojo.
No puedo permitirme olvidar.

Resuena con dolor la clave de sol
dibujada en la tapa de un piano.

Todo resuena con dolor.

Como el ruido del cañon
tras la guerra.

Como el sonido del tren que parte
para no volver jamás.

Como el llanto de las mariposas.

Y absolutamente nada impide
que te siga recordando.

Obsesivamente.

Solo queda
bajar de vez en cuando la vista
para no pisar algún excremento de perro.
Es mentira.
No toca nada, ni trae buena suerte.
Solo ensucia el zapato.
Seguramente lo único que me queda limpio.

("Si este desierto es todo lo que podré ser
Entonces dime en qué me he convertido."

Mad Man Moon. Génesis)

No me contestan los reflejos de los escaparates.

¿Puedes decírmelo tu?
13
2comentarios 207 lecturas versolibre karma: 98
« anterior123456