Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 52, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Paso a beso

Amanezco en el mismo mar de dudas donde nos ahogamos por última vez.

Gracias al cielo aún sé alzarme a él cuando mis alas se secan a la luz de un sol que brilla más de la cuenta.

Si tengo que elegir entre emprender el vuelo y salvarte a ti del naufragio, dame un beso antes de irte.
leer más   
8
sin comentarios 342 lecturas prosapoetica karma: 11

Polvo

Te guardo aquí,
junto al sabor a mar de mis mejillas.

Te quedas para marcharte lejos,
con tu sonrisa desplegada de lluvia y viento.

Te quedas,
y entre estas frías mañanas
te vas alejando
hacia donde ya no duele
recordarme y sonreír.

Una vez te confesé
que vestías de verdes intensos,
de azules oceánicos.

Y paseaste por mis paisajes
como quien sabe a donde quiere llegar.

Contemplaste a diez centímetros de todos los sueños
cada mota de locura que se colaba
entre las grietas de aquellas rocas
que nos vieron ser fugaces.

Ahora huelen a otoño tus abrazos,
y tapizas esta última nueva despedida
con colores de olvido.

Y te miro a los ojos
y te juro que volveré a ser
flor en el almendro.

que cuidaran de mi los jilgueros,
que volverán las lluvias de abril
a abrazar mis montañas.

Que el poniente volverá
a despeinarme las alas,
que volveré a ser una canción
de grillos en tu memoria.

Sé que dejarás de doler,
que este peso entre las costillas
será el trampolín
que me eleve
hacia el olvido que también yo te debo.

Sé que abandonaré esta manía mía
de volverte palabras,
Que olvidaré cerrar los ojos
cuando la urgencia necesite recordarte.

Y te advierto, mientras irrumpe
esta lluvia de meteoritos sobre tu verdad desnuda,
que esta vez mi sombra se viene conmigo.

Bastó una sola vez
para ser aquella torpe funambulista coja
bailando en el filo de tus pestañas.

Y ya no te culpo,
Y ya no me culpo.

Ni el cielo pudo cobijarnos.

Ni el polvo pudo sacudirnos.
leer más   
12
4comentarios 208 lecturas versolibre karma: 55

Catástrofe

Te lo advertí como se advierten las grandes catástrofes, así con un tono de gravedad golpeando la garganta y algo de esperanza iluminando las ojeras.

Te dije: Tengo el corazón lleno de rotos. Tengo un alma despoblada y un tejado sin lunas.

Tú reías y decías que la muerte no era para tanto. Que la vida es un tango, un tambor incesante en la línea de fuego.

Me mirabas como se miran las batallas perdidas,
con el amor de quien recuerda lo vivido,
con la distancia de quien acumula en un bolsillo las heridas aún abiertas,

con el silencio de quien sabe
que jamás perdió la guerra,
porque jamás vio en los ojos
que le miraban al enemigo.

Ahora que la evidencia nos venció
y el pasado imperfecto nos apuñala.

Ahora que no hay un nosotros
Que pueda salvarnos del hundimiento.

Ahora le echo un pulso al cielo
con mis alas de alambre
y el vuelo gana la partida
y el cielo no puede encontrarme
y el infierno descansa
sobre tu espalda y la mía.
leer más   
11
7comentarios 300 lecturas versolibre karma: 49

"Desatarse la noche"

Desatarse la noche
cuando amanece la mañana.
Despeinarse la luna
cuando baila en las orillas.
Renacer los sueños
Deshojar margaritas.
Besar la calma
con las alas...
leer más   
9
1comentarios 155 lecturas versolibre karma: 69

Ícaro Caído

Quizás algún día me atreva a leerte esto.

No puedo volver a las nubes.
Tan efímera era, la cera de mis alas
Tal fue mi sueño de acariciar al sol

Ahora Ícaro caído.

Ahora,
el sol que antes ansiaba,
abrasa incesante mi carne desnuda
y la arena de este desierto en el que me hallo
asciende en un lamento
como agua en barco sepultado.

Voy a morir, moriré deshidratado
no,
moriré ahogado
Los oasis son sólo espejismos
Y el reloj de arena,
terminará por cubrir mis pulmones.
la última gota dorada
marcará la hora
de mi llegada al Estigia.

Presión, demasiada presión,
del cielo al tiempo,
de la luna al desierto
Eterno es el día,
eterna tortura,
se me ha negado,
hasta la noche.

¿Quién eres? No lo tengo claro
o se si eres lluvia, sol o luna
o luna en amanecer nublado

Si eres todo, o quizás nada
la sombra de un espejo roto,
un reflejo distorsionado en el agua

¿No osarás? ¿ ser lo inexistente?
Ser tiempo detenido.
un recuerdo, en el presente
sutil nostalgia sin ayer.

¿Te he visto antes?
¿Libertad encarnada?

Huracán adormecido
de vientos silbando baladas
Antítesis sin contrarios
Poesía sin palabras.

Sombrío castillo de cristales tintados
pasillos en bucle,
viejos candelabros, cuadros olvidados.
Y caóticas escaleras sin término.

Dime, mirada misteriosa,
de dónde he de beber
para que mis alas crezcan otra vez
resurgir como Lázaro
para poder acariciarte en las nubes
y vivir al fin
la eternidad del instante,
el infinito del momento.
leer más   
14
4comentarios 216 lecturas versolibre karma: 75

El cuento de la noche...

Resulta que cierta noche, nos encontrábamos recostados sobre el césped morado, con la cara al cielo viendo como las nubes semi grises y pardas se rasgaban unas con otras dejando estelas que eran precedidas por la luz de las estrellas, ellas, con su magnífico brillo no dejaban de asombrarnos, ya que a veces se notaban azules e intensas y otras tantas parpadeaban amarillas o rojizas, era un espectáculo de luces que nos brindaba la noche sólo para nosotros.

A pesar de lo bello que pudiera ser aquel panorama, yo giré mi rostro y vi la línea que definía ese perfil tan único que la diferenciaba de todo y de todos, su hermosa tonalidad azul pálida, sus ojos grandes y negros como espejos, el cabello también negro largo, liso, su piel suave con esos pequeños lunares, el cuerpo delgado trazado y esculpido por el viento, sus manos con los dedos largos y finos, los dientes blancos como perlas que brillaban dentro del verde mar y que eran las estrellas submarinas en ese cielo húmedo, los labios gruesos en ese tono anaranjado y la sonrisa que tenía la fuerza de mil soles.

Ambos veíamos las lunas tan juntas besarse, que no permitíamos que nos dejaran atrás, nos tomábamos de las manos y con gran cariño y placer nos besábamos suavemente, con calma y con entrega tal como si no existiera un mañana.

Ella amaba las historias y yo le relataba una sobre gente fuera de nuestro mundo, pequeñas personas completamente distintas a nosotros en apariencia pero con una misma esencia, porque todo lo que tuviera vida y conciencia debía de estar en un plano superior en la creación, todo cuanto pudiera existir fuera de nuestro mundo no era obra de la casualidad, así como no era casualidad estar en ese preciso momento recostados el uno al lado del otro, cómodamente sobre las alas que nos daban ese calor y suavidad. Decidí extender una para abrazarla ya que parecía tener un poco de frío, mientras que mi mano no podía dejar de acariciar ese rostro tan perfecto.

Proseguí con mi relato, "En este preciso momento, créeme que hay alguien en algún lugar, con la persona que más ama, abrazándola, acariciando su rostro y admirando lo perfecta que es", ella me miró fijamente y sentí como me elevaba sin despegarme del piso, "Yo creo que lo que dices es cierto, sino... que caso tendría la vida en otros mundo sino tienen momentos como este" los dos sonreímos, notamos el claro resplandecer del rojo sol que se levantaba sobre el horizonte, "Es tarde" dijo ella, yo sólo asentí, nos incorporamos para darnos el último beso y el último abrazo, "te quiero" dije en voz baja, más para mi conciencia que para su oídos.

La tomé de la mano y emprendimos el vuelo hacia el nuevo amanecer.
5
sin comentarios 167 lecturas relato karma: 65

La Rosa

Ella llegó en silencio
y me entregó su rosa
en la que se escondía
su alma hermosa,
perfumando de divino
toda mi esencia
que se llena de Ella
como un suspiro,
mientras siento el aleteo
de sus finos pétalos
que parecen alas
de mil mariposas
que alzan el vuelo
y quietas se posan
sobre la rosa,
la más preciosa,
la que yo solo tengo.
leer más   
7
3comentarios 186 lecturas versoclasico karma: 76

Las alas rotas del amor

Aquí estás,
envuelta en sueños,
abrazando el infinito
con la sonrisa perenne
y la mirada exultante.
sintiéndote libre
con las alas del amor.

Pero un día descubrirás
que tus pies no se elevan,
que tus ojos se sumergen
en el temor,
y tu espacio se cierra
como una mano encogida
que quiere golpear la nada
porque no pudiste
mantenerte al ras del suelo
y depositaste
excesiva confianza
en las alas rotas del amor.
leer más   
13
sin comentarios 220 lecturas versolibre karma: 79

Alas (2015)

No vueles más en mi cielo,
no insistas más en mirarme,
no te acerques para amarme,
no sientas más ese anhelo.
No me dediques desvelo
ni lagrimas cristalinas,
recuerda, mientras caminas,
que a tu vida No convengo,
la flor que en mi interior tengo
tiene filosas espinas...

Te repito vida mía,
No te internes en mi cielo,
detén de una vez tu vuelo,
no aumentes mi fantasía.
Si tu alma también ansía
de repente acariciarme
y en tu lecho haz de soñarme
abrazándome a tu cuerpo,
abre tus alas a tiempo
para contigo Escaparme...

***************************************************
... A solas abre las Alas de tu Interior,
y Escapemos a donde No existan los Instantes...

2015
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
12
sin comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 86

Si levanto ancla e izo mis velas

Espérame mi niño
si levanto ancla e izo las velas,
navego entre estrellas,
dejando en el camino,
millones de estelas.

Cruzo todos los mares,
océanos profundos,
y dejo que naufrague,
mi bella barquilla,
hasta que el destino,
me lleve a tu orilla.

Tú allí me esperas,
mi precioso niño,
con brazos abiertos
y desplegando tus alas,
amor lleva mi alma
canciones y besos
y arrullos de nanas.

MMM
Malu Mora
leer más   
15
17comentarios 213 lecturas versolibre karma: 105

Vuelos al alba

Vuelos.

Vuelos del alba en la montaña, susurros gritando en el aire.
Casa con carnes apaleadas, hondos desafíos, claustros perfumados
en oraciones cansadas,
polvo que ciegan los ojos que no ven
penetrando en la herida del ocaso
escaleras con peldaños flotando
ser de un minúsculo guijarro, lucha por las laderas de plomo.

Hundido en la raya blanca sin sabor,
ungido de almizcle
vuela hacia la antorcha sin fuego
bubónicos seres sin cuerda, haciendo bolillos en las nubes
ser de hiedra coronado de espinas y soles
sales de rosas del desierto, caminan torcidas sin rumbo
espejo plateado, rosarios de plata
entra la luz, en ventanas cerradas.

Pensamientos asesinos, flujos de hiel en la boca
saboreando salivas venenosas, que adormecen los sentidos.

Danzas acrobáticas con un cristo negro,
vigías en la noche, piden el alto a las mariposas
del hastió,
columpio de cristal, en las mesas del mar,
pájaros sin alas, navegan sin rumbo, en la orilla junto a un barco sin agua.

Jazmines oscuros de olores de metales, chapotea las rocas de besos perlas
en un jardín sin flores, lluvia salada y barro, piedra sin quilates al peso
detrás de la sombra, un vuelo sin alas al alba.
leer más   
7
sin comentarios 88 lecturas versolibre karma: 93

La cura siempre es el mar

Si tu alma besa el suelo,
y ha dejado de brillar,
para remontar el vuelo,
y surcar de nuevo el cielo,
sigue las huellas del mar.

Túmbate sobre la arena,
teje lazos con su sal,
no existe mejor condena,
que ir a desbrozar la pena,
desnudo mirando al mar.

Si el eco de lo vivido,
no te permite avanzar,
si tus sueños malheridos,
cayeron en el olvido,
ven y cuéntaselo al mar.

Si perdiste las agallas,
si has llegado a tu final,
ven a remendar tus alas,
curtidas en mil batallas,
la cura siempre es el mar.
leer más   
6
1comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 81

Mi sueño ©

Y te pienso,
y estoy descubriendo que eras tu...
por quien siempre esperaba,
la razón de no dejar que nadie se acercara,
porque en el fondo sabía,
que un día te encontraría de nuevo.

Y seríamos fuego que despertaría al cielo,
marea que haría vibrar el mar y la tierra,
eterno clamor de los poemas leídos,
palabras sueltas que juntas formarían uno nuevo,
llama indestructible de un amor incontenible,
que se mezclaría con tus ilusiones y mis miedos.

Y formaríamos un nuevo firmamento,
extendiendo las alas los dos...
en unísono vuelo,
creando juntos un universo completo,
sin dejar que nadie borre este sueño.

©
18
8comentarios 182 lecturas versolibre karma: 92

Alas

Encontré un camino para seguir,
pero estaba lleno de obstáculos,
entonces busqué entre mis sueños
y encontré alas en mis versos…
23
27comentarios 362 lecturas versolibre karma: 109

Mis alas

Hace tiempo que el cielo se cayó del suelo y comenzó a subir dejándome aquí,
y al alejarse olvidaron llevarse mis alas, por si acaso lo quiera seguir,
y abrigada en sus plumas sigo respirando inmóvil, aquí…
#microcuento

soundcloud.com/lola-bracco/el-cielo-corto (Lola)
21
sin comentarios 167 lecturas relato karma: 124

En cada vuelo

Persigo la vida, esa que vuela sin destino
sobre el mar, y se lleva con ella mis sueños
para que vivan y siempre vuelvan
en cada vuelo hasta mi…

Yo la persigo, a la vida
y ella distraída disimula y me espera
porque le gusta sentirse en mis vuelos
en el vértigo contra el viento
y me abraza cuando regreso
a mi playa, dándome por vencida
sólo hasta el próximo intento
cuando extienda mis alas
y ella venga conmigo…

soundcloud.com/lola-bracco/persigo-a-la-vida (Lola)
24
13comentarios 394 lecturas versolibre karma: 125

He venido...

He venido de otras tierras
a encontrarte
a establecer en ti, mi destino
y que seamos juntos
camino…

He venido pensando
sin pensarlo
dejando todo
trayendo mi alma
como siempre desnuda
desprovista
y sin calma…

He venido buscando tu todo
que abrace mi ausencia
mi frío, mi culpa
de dejar abandonado
otro nido…

He venido
arrastrando mis alas
lastimando mis pies
para no volver
para que los sanaras…

He venido por quererte
desarraigando sentimientos
y amores
lugar de pertenencia
la sangre, la historia,
a cambio de un amor
desconocido y prohibido…

Y he venido atravesando
los mares piratas
donde las voces de olas
y el cantar de sirenas
me han robado
hasta el nombre…

He llegado
y en tu abrazo
llorando
hasta la sal más profunda
he dejado desahogando
el adios final
para sonreir y que pueda
amar ahora, en tus brazos
siendo otra…

soundcloud.com/lola-bracco/he-venido-de-otras-tierras-2da
(Lola)
.
19
10comentarios 328 lecturas versolibre karma: 135

Ni una gota

Eres esa cara del espejo
donde se dibuja mi sonrisa
recurrente.

El designio fértil e incierto
de palabras cayendo en cascada
por toda zona viva y epitelial.

Templanza metálica
forjando roces y ceremonias
de antiguos albores donde nacieron,
los mitos y las fuentes.

Réplica temblorosa doy
a tus acometidas,
impulso y desafío vendado,
delicia onírica de espumoso final.

Más allá de la dureza del diamante,
el cielo y lo oculto
descubriéndose como alas aladas
en bautismo salino.

Eres ese lado del cristal
donde se refleja,
el rostro de la luna y su amante.
14
4comentarios 149 lecturas versolibre karma: 92
« anterior123