Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 54, tiempo total: 0.006 segundos rss2

No puedes engañar a quien conoce la verdad

Escupes sobre mi nombre solo porque piensas que son demasiadas buenas las cosas que hago para que sean verdad.
Crees que detrás de esa cara hay una máscara que oculta la verdadera identidad.
Que realmente soy un lobo oscuro cazando almas incautas en el universo caudal.
Que bebería estar más que muerto entre la escoria que desborda a la humanidad.
Que mi memoria debería ser olvidada para siempre de la faz de la historia de una tierra que me vio nacer.
Que el recuerdo del que me observa debería ser más que borrada.

Es cierto que siempre he estado muy lejos de ser un ser perfecto.
No hay un día en el cual mis imperfecciones heredadas de la primera pareja humana no se asomen en mi vida.
Pero no soy tu espejo.
Nuca lo fui y nunca lo seré.

Desde pequeño aprendí a observar y escuchar.
Cuál esponja que absorbe el agua voy rodeándome desde que tengo memoria de seres humanos maravillosos.
De ellos he aprendido a amar, a perdonar, a abrazar a los otros.
A creer en que algo mejor nos espera en un futuro.
Llevo muchos años copiando su vivir, su andar como personas sabias y sanas.
Son muchos y son padres y son hijos.

¿Me he extraviado?
Me extravié más de una vez.
En esa fatal oscuridad te conocí.
Y no seguí las lecciones que mis padres me habían inculcado.
No me aleje de ti en el debido tiempo.
Y muy tarde comprendí que solo era una presa fácil más.
Una a una como la carnada ideal recibí los golpes mortales de tus garras.
En el suelo.
Muy abajo.
Arrastrándome en mis lamentos comprendí que yo solo erré.
Y mi error fue erosionado poco a poco mi vida como una estaca clavada en el pecho de la inacción.

Pero en la absoluta oscuridad de las tinieblas en las cuales yacía desconsolado alcance a ver la luz.
Solo bastaba con seguir lo que alguna vez había aprendido para encontrar otra vez la salida.
Y el amor de los míos me salvó.
Fui rescatado porque muchos de ellos son unos verdaderos guerreros.
Otros más son vigías.
Otros enseñan a amar.
Ahora soy libre, porque del yugo del que obra con cobardía me he librado.

Sé que seguirás escupiendo sobre mi nombre solo porque piensas que con ello puedes engañar a todos.
Pero son demasiados para poder engañar.
Ellos conocen desde que tienen memoria mis pasos.
No puedes engañar a quien conoce la verdad.
No lo puedes hacer.
Y no lo harás.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
02/01/2017.
18
6comentarios 310 lecturas versolibre karma: 15

Yo no quiero ser nada ahí fuera

Yo no quiero ser nada ahí fuera
porque todo es falso y seré yo otro falso.
Yo no quiero que me miren
porque me miden
y de medirme me hacen otro
y me hacen falso.

Aparta tu asquerosa mirada de mis ojos,
que yo no tengo ansias de medirte
sino sentirte cómo eres dormida,
cómo eres niña, niña verdadera,
la que duerme en tu sombra todavía,
que quiere ser mi amiga
como curiosa exploradora hormiga.

Me miras, y me ves
no sé qué parte,
que cierras tus ventanas y levantas
el puente sobre el foso de tu imagen,
falsa imagen de tu otra cara falsa
para cerrarte en piedra
de previa Galatea
y no querer jamás comunicarte.

Y eres mentira hecha mentira.
Te ahogas en mentira
para en mentira intoxicarte,
embustes de ti misma
en sombras de caverna
y el filósofo en ti, con su linterna
te dice “tú no eres la persona que busco”.


(Fragmento de un poema más extenso, Galatea en piedra. elcandildelfilosofo.blogspot.com.es/2017/05/galatea-en-piedra.html)
Imagen: Louise Brongniart(1742-1845), daughter of the architect Alexandre-Theodore Brongniart. 1777. Terracotta, H:34,5 cm RF 1197
13
4comentarios 216 lecturas versolibre karma: 71

Viento y agua de vida (@JanaRivera y @horten67)

Agua de vida.
Agua de muerte.
Agua de tiempo.

Lluvia que limpia y lava.
Que se filtra por los poros hasta empapar el alma.
Manantial que inundas mis días tristes y áridos.

Agua de sueños
Agua de soplos
Agua de inventos

Cascadas de piedras que abren mañanas
Antorchas de olvido que cauterizan las penas.
Ascuas flotantes al compás del viento.

Viento que acuna.
Viento que mece.
Viento que airea los sueños.

Vendavales que aclaran y disipan nubarrones de noche vacías.
Que hacen bailar tu pelo al compás de sibilinas melodías.
Arrullo que arropa los días de insomnio y desconsuelo.

Viento amigo
Viento aguerrido
Viento que mece los pellizcos de vida

Huracanes de cambios entre trucos de magia.
Soplo intenso de adivinanzas perdidas.
Dame cucharadas de ritmo agitado, alborota mis ganas y ábreme el suelo.

En el agua me deslizo y deshago y me filtro por la esencia de la vida,
en el viento me envuelvo y recorro el mundo en busca de caricias.

Guarda en los huecos del cielo un espacio para mis tormentas de besos que no avisan,
bucea conmigo entre cien mil remolinos de risas.




@JanaRivera
@horten67




Imagen: fotografía propia del río Tormes a su paso por El Barco de Ávila
leer más   
22
35comentarios 333 lecturas colaboracion karma: 137

Dejando Los Sueños Pasar

A veces cuesta mucho expresar lo que sentimos, decir te quiero, te echo de menos. Muchas veces no nos atrevemos a descolgar el teléfono y hablar con esa persona tan solo para escuchar su voz.

Dejando pasar el tiempo y los momentos. Y cuando nos damos cuenta de que esos instantes ya no regresan entonces, entonces nos arrepentimos.

Aunque también es verdad que nos perdemos en algunos sueños, unos sueños imposibles y no porque no pudiesen cumplirse sino porque quizás, por empeñarnos en esos sueños, estemos dejando pasar otros que realmente pudiesen ser, los mejores de nuestra vida. Pero así es ¿no?.

¡Los necesarios errores! Procura que sea eso, errores y no esos otros sueños de cuentos de hadas, porque al final te das cuenta que no todos los errores fueron necesarios tenerlos que pasar y por contra, perdiste lo realmente único que pudo llegar a suceder en tu vida.

Iván A.
9
2comentarios 117 lecturas versolibre karma: 98

necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes

La chica que se inspiró en el viento, estaba fascinada
por el chapoteo de la reflexión húmeda, necesitaba labios entre la multitud, pasar entre sus dulces dedos cartas de amor escritas a mano, necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes.

Necesitaba leer, convertirse en una noche feliz, necesitaba oro lunar, acumular lágrimas y polvo, la lluvia y la nieve para
cuidar las fronteras de su cuerpo de la brisa, encender las luces de los albaricoques rojos de su cara.
Las flores silvestres del ajenjo que aman; el viento dorado está dispuesto a acariciarle.
El pez rojo que penetre en el agua de la rama de la flor; en el bosque profundo, en la ciudad antigua distante.

Necesitaba el entusiasmo de mayo, el arder y el pecado, nacer en un beso de la Virgen, las dulces lágrimas siempre
incitan al temblor, los largos paseos por Montreal como dos hojas al viento, cuando se cerraron en un solo cuerpo, como
frutos cosechados de la tierra, como maduro éxito,
penetrando entre sí con el aroma de las acacias, cubriendo suavemente su cuerpo cansado, cerrando los ojos: como recoger el alma cristalizada en una sola.

La chica requiere unos pocos pasos para volver al suelo, cuatro pies hacia el cielo y solo moverse uno o dos centímetros.
Tiene que girar por todo el camino hasta el suelo, y las alas temblaran con fuerza, ayudando a voltearse.
Dándose la vuelta y volviendo a caer, cada vez que parece que hay un viento que sopla con fuerza, parece que ha perdido su capacidad para equilibrar el cuerpo.
Creo que hay una puerta en ella, también hay una cerradura, un pasaje largo y un vacío completo.


www.youtube.com/watch?v=OWs9jH8tNv8
Che-Bazan.España
leer más   
24
7comentarios 198 lecturas versolibre karma: 123

Nos conocimos

Dicen que cada vez que se nos acelera el corazón se nos hace corto el tiempo,
y que cierto fue eso el día que nos conocimos.

Nos conocimos en un bar del extrarradio,
con dos copas de más cada uno
y con muchas ganas de contar
la historia que nuestros cuerpos nos tenían preparada.

Creo que nunca podremos olvidar
la manera en la que tu te acercaste a mí,
como si tuvieras miedo a que me fuera a romper,
pero como fui yo la que te rompió todos los esquemas después de una carcajada.

Podemos recordar como el clima del bar
fue calentándose
en la misma medida en la que tu ibas acercándote a mí,
y como llegó a su punto más álgido
en el momento que nos unimos.

Ya te lo he dicho,
me acuerdo de ese momento todos los días de mi vida.



Y hoy todavía sigue acelerándose mi corazón al hacerlo.
leer más   
6
sin comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 65

Enséñame

Enséñame a escribir para ti,
a recitar para ti
y a fantasear para ti:

quiero aprender
a contemplar con tu tacto,
a escuchar con tu vista,
a sentir con tu olfato,
a degustar con tu oído,
a respirar con tu gusto;
a soñar con tu caricia,
a cantar con tu mirada,
a bailar con tu aroma,
a dibujar con tu voz
y a despertar con tu saliva.

Enséñame a vivir para ti,
a crear para ti
y a imaginar para ti:

No para complacerte.
Para reinventarme.
Para complementarnos.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
16
10comentarios 134 lecturas versolibre karma: 92
« anterior123