Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 80, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Esta noche sí

Trae las bebidas
y vamos a brindar por las paredes
que dibujan la sombra del ausente.

Detrás de la ventana,
a estas horas ya no hay nada
que me interese.
Porque esta noche todo está dentro;
en las entrañas,
empujando mi espíritu y mi carne
a una imprudencia consentida.
Sujeta la copa con tu mano derecha,
mira hacia el suelo y murmura
un deseo. El que quieras,
pero dilo bajito, para que me llegue.
Yo cerraré los ojos
y sonreiré con la boca entumecida
de tanto besar la memoria
en nuestro paraíso artificial,
en nuestro callejón sin salida.

Pero estas cosas no se piensan;
así que trae las bebidas.
Te invito a brindar rompiendo las copas
con las pupilas vacías.


(imagen: Corazón Loco)
leer más   
10
2comentarios 184 lecturas versolibre karma: 66

Pares

~
Un día, le dijeron que aquello era inconcebible y que nunca sería feliz. Luego la llamaron puta y se rieron de su interior desarmado y lleno de luces apagadas. Lloró hasta que no le quedaron lágrimas, hasta que se le despellejó la nariz de sonársela. Siempre a escondidas, para no preocuparlos a todos, porque todos la querían, pero nadie la entendía.

Ella sentía tanto, que sentía doble. Le gustaba experimentar y poner a prueba sus propios sentidos. Le encantaban las personas, conocerlas, observarlas, pero lo que realmente adoraba era dejarse llevar por los sentimientos. Se subía en el barco de las emociones y dejaba que las olas provocadas por el/la otrx la llevaran a cualquier puerto.

Llevaba cuatro años de relación con él. Se querían, se adoraban. Se hacían fotos a cada rato, riendo, comiendo, besándose en cada estación y en cada despedida. Su vida era un contínuo de despedidas agridulces. Y ponía de nuevo el reloj a contar hasta la próxima.

Un día lo conoció. Conoció a aquel huracán que provocó olas de hasta 10 metros de amor y la hizo encayar en la orilla de un sitio en el que nunca antes había estado, pero del que siempre había oído hablar. Y se enamoró. Como una niña pequeña, sin sentido ni percepción de su propia realidad.

En su vida, todo era doble. Se comía dos tostadas para desayunar, las plumas de su agapornis eran bicolor, se ponía dos pinzas en el pelo para arreglarse, miraba dos veces hacia atrás antes de subir al autobús y, cómo no, estaba enamorada de dos personas.

Todxs criticaban sus decisiones, pero nadie se preocupaba por su estado de ánimo. Y la flor que navegaba al son de la vida se marchitaba día tras día, sin freno, arrastrada por la corriente de la incomprensión.

Aquellas dos personas estaban en puertos diferentes, muy alejados entre sí, tanto que no podían ni verse. Ella intentó acercarlos, pero la obligaron a autoconvencerse de que tan solo se puede remar en una dirección.

Pero ella sabía que había desarrollado la capacidad de dividir su corazón, de entregar un pedazo a cada uno de ellos, para que comprendiesen su forma de entender el amor o, como ella lo llamaba, el poliamor.

Desde entonces, cada noche coge su barca y rema hasta llegar primero a una orilla y luego a otra. Y así termina ella, cansada de direcciones, de confusiones y de encontrar dificultades donde todas las personas le cortan las alas que la convierten en ángel.

@Blue_mids
leer más   
8
3comentarios 264 lecturas prosapoetica karma: 66

Niña ave

Es sencilla esta historia
Acerca de unas gallinas
Que cuidaron a la niña
De la casa de la noria.
Una señora tenía
Todo el pelo alborotado,
Y rebotaba en la niña
Todo cuanto había amado.
La botó y la rebotó
Hasta fuera de su hogar
Para lanzarla al corral
Con sus “gallinas ratón”.

Y cayó
Por una
Catarata
En el buen
Gallinero
De paja.

Los pájaros se encargaron
De criarla y enseñarla,
Hasta que un día llegaron
Autoridades humanas.
Y la alejaron de casa,
Y la llevaron de nuevo
A prisión de noria, luego
De acabar con sus hermanas.
Más tarde llegó la buena
Que la sacó de ese infierno,
“Le enseñaré cuanto pueda
Y le daré un trato bueno”.

La quiero,
Y quiero
Que se sienta
Atenta
Con la suave
Caridad.

Y María, que es la niña,
Aprendió a reconocer
Lo que nunca jamás fue
Su indigna madre, Idalina.
La sencillísima historia
Continúa hoy en día,
La niña gallina mora
Por un centro de Coimbra.
5
4comentarios 166 lecturas versoclasico karma: 52

Querer, pero contigo

Yo quiero que tú me abraces como aferrándote al último suspiro de vida, hasta que me rechine el alma y a mi corazón se le vaya la respiración. Que un abrazo tuyo se convierta en ese arco iris en medio de mis tormentosos días grises. Que seas tú, la que con un abrazo, o con muchos, ates los cabos sueltos de mi corta historia a la que titulo El amor que en la vida pasada no me diste.

Yo quiero que tú me beses como devorando la vida, como si el nosotros fuera sinónimo de amor y de infinito, que me beses sin tiempo límite y con todo el amor del mundo. Que dejes un pedacito de ti, de tu alma, de tu querer; ahí, en ese roce. Que sintamos que hay un pequeño espacio de universo en el que encajamos perfectamente.

Yo quiero que me tomes de la mano como si estuviéramos compitiendo a quién agarra por más tiempo, como si me quisieras llevar contigo a todo lugar, como si yo fuera turista y tú aquella que me enseñará el mundo entero, los sueños, los sentires, la vida en sí.

Yo quiero que me sonrías como si fueras esa única vela en la habitación oscura en la que me encuentro, como si yo fuera tu tesoro, el que andabas buscando en los más recónditos lugares. Que me sonrías porque conmigo puedes ser tú, sin tapujos ni maquillajes. Como si tu sonrisa fuera esa línea curva que lo endereza todo en mi vida, como dijo César Poetry.

Yo quiero que tú me quieras

sin afanes

sin carreras.

Ojalá, que por cosas del destino, o por cosas de la vida, o por cosas del amor, tú quieras todo lo que yo quiero contigo.
leer más   
6
sin comentarios 104 lecturas prosapoetica karma: 46

Somos dos y somos uno

Tu mirada danza
al compás de mis pupilas
que te miran y te admiran
devorando tu luz
y comiéndote viva.

Mis ojos se anticipan
al tacto de mis dedos
a mis labios
a mis furtivos besos
a la humedad de mi lengua
que nace, se embriaga
y se deshace
en el albaricoque de tu piel.

La luz de tu rostro
me acaricia
con su sonrisa de luna
y la luna de tu ombligo
me lleva a su lado oscuro
y somos dos y somos uno.

Tus pechos son mis dientes
mi lengua son tus pechos
me succionan y me vierten
en sus valles de azahares
y somos dos y somos uno.

Y cantas y cantas
melodiosa armonía
que seduce mis sentidos
me susurras me murmullas
y me acunan tus gemidos.

Me gesta tu vientre
y en tu entrepierna
soy siembra y soy fruto
soy playa y crepúsculo
soy alba y soy sol...

Y somos dos, y somos uno.


@SolitarioAmnte / viii-17
13
9comentarios 528 lecturas versolibre karma: 84

Chöka (seremos uno)

Y saldrá el sol
en las orillas tiernas
de tu sonrisa,
y bajo un cielo en índigo
tú y yo seremos
dos que se hacen como uno;
caricia en brisa azul.



@SolitarioAmnte / xi-17
leer más   
15
12comentarios 175 lecturas versoclasico karma: 77

Versando tu espalda

Y el viento pasa
susurrando sus versos
de ocre ilusión
en tu espalda caricias
beso y tierno murmullo.

Versos que besan
sobre tu piel desnuda;
glorioso aliento
despertando pasiones
y añoranzas vividas.



@Galilea & @AljndroPoetry / xi-17
leer más   
24
18comentarios 668 lecturas versoclasico karma: 98

Haiku IV

Son como clavos
las pulseras de dos
de mis muñecas.
10
2comentarios 279 lecturas versoclasico karma: 85

Dos mejillas unidas

Busco nada y encuentro
sentido reflejo de sueños.
Diluvio de frases
en palabras vacías.
Serena paz en los ecos
fuerte lluvia
en tus mejillas.
Lágrimas de dolor
en tu mirada y la mía.
Frente a frente
será menos
si el abrazo
triunfa.
Dos
Mejillas
Unidas.
leer más   
8
3comentarios 120 lecturas versolibre karma: 79

Metamorfosis (@JanaRivera y @horten67)

Cuando nos arden las suelas de las alas de tanto arrastrarlas por valles de espinas, por canteras de piedra viva.

Cuando el cielo embarrado
cubre la bóveda del universo
de nubes enramadas,
los entes que reptan
hacen nidos con hojas de espuma.

Es entonces cuando asoman de sus cuevas los pájaros del arco iris. Las libélulas entre pucheros, los caballos que galopan en los márgenes del firmamento.

De la tierra surgen goterones negros
que se proyectan hacia el cielo,
provocando una tormenta de roca y lava.
Y galopando en elefantes alados
llegan peces de colores con pies de plomo.

Estallan mil pétalos en vuelo. Frambuesas y acantos envuelven mi regazo, recojo pedazos de hierba encerrados en pompas de jabón revoltosas, mis pestañas son bosques que el trueno roza.

Me envuelvo en una manta hecha de alas de mariposa,
formando un capullo, me acomodo a la sombra de un arcoíris de grises
y espero a que la primavera me nazca de nuevo en forma de otro ser.



JanaRivera y horten67

Imagen: cuadro de Dali " Cisnes que reflejan elefantes"
leer más   
21
42comentarios 341 lecturas colaboracion karma: 103

Besos abismales (con @DivinaOnix)

Llueven colores
destellos de emociones
mecen mi ser
y gravitan los besos
vuelo abismal tu boca.

Salto al vacío
sin otra protección
que nuestro amor,
y levito en el dulce
tierno beso, tus labios.




@DivinaOnix & @AljndroPoetry
2018-mar-15
leer más   
22
17comentarios 193 lecturas versoclasico karma: 102

Tu huella ; ya es charco

Tú y yo en escarcha
Tan efímero blanco
que me roza y ya es agua

Llueves invierno
Tú me inundas por dentro
y tu huella ya es charco ...


@rebktd
leer más   
25
26comentarios 334 lecturas japonesa karma: 118

_La línea de tu boca_

¿Dónde la línea
Y dónde está ese límite
de tu boca a la mía ?


Dímelo tú;
Con tu roce en mis labios
Y su trazo en tus ojos...



@rebktd
leer más   
26
23comentarios 265 lecturas versoclasico karma: 112

Gajos de mandarina

Contando entre la tercera costilla y la primera bocacalle a mi izquierda, se encuentra el Pub de las patadas de harina. El de las naranjas amargas y las pequeñas mandarinas.

Cuando la vida hace zancadillas, me paso un rato, suena mi canción favorita y le digo al camarero que me sirva nuevas facetas, bien frías.

Hielo, hierbabuena y un toque de lima.

En un cuenquito amarillo acompaña ganas mojadas en pica-pica. Y me envuelven en el impulso de saltar más alto, de cantar de noche y de soñar de día.

No hay posavasos en la barra, y sí muchas flores naturales. No importan las marcas de agua, son señales de haber sentido (vivido, sufrido, reído, caído, volado, amado, soñado, luchado, mirado, tocado).

Con cada melodía, una amapola, un alhelí o una horquídea.

Me encanta quedar allí con los amigos. Me envuelven en risas, abrazos y ganas de vida.

[Nota mental número dos millones quinientos veintisiete mil (uno): cuando quieras gajos de mandarina, no esperes a ir a este pub sólo cuando lleguen patadas de harina]
leer más   
17
29comentarios 214 lecturas versolibre karma: 117

Hoy

Hoy.
Te libro de mis males.
Te libro de los malos momentos.
Te libro de todo lo que fui ayer.

Hoy.
Te ofrezco mi paz.
Te doy mi fe.
Te tiendo mi mano, para caminar junto a vos.
9
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 99

~ Ven~

Ven, desenrédame;
mis miedos y mis nudos;
Suélta mis hilos~ ~
mis cosidos, mis dudas ...
~ Es lo único que quiero ~
Si, ven, hilame en ti
sobre esta oscuridad
y en esta noche
de excelsa luna plata
ven a mi; ven a ser...

@rebktd
leer más   
22
18comentarios 210 lecturas japonesa karma: 117

~Parpadeo canción... ~~~

Un parpadeo
que me lleva hasta ti ;
besas mis ojos
Y yo miro tu boca;
Un suspiro se escapa
Su destino en la piel ;
Susurro y corazón;
latido y voz ;
Un pálpito en canción
Un te quiero; mi amor...



@rebktd
leer más   
23
22comentarios 219 lecturas japonesa karma: 119
« anterior1234