Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 76, tiempo total: 0.004 segundos rss2

¿En qué momento un niño se avergüenza de ir de la mano de su madre?

Sé un hombre.
Sé un macho.
Sé fuerte.
Sé roca.
Sé todo lo que tienes que ser, sin preguntarte un porqué.
-¿Porque un hombre no puede ir de la mano de su madre?
-No preguntes.
-¿Por qué un hombre no puede besar en público?
-No preguntes.
-¿Por qué no puedo llorar?
-Te he dicho que no preguntes.
Y si quieres querer, hazlo en silencio. Que no se note. Que para algo eres un hombre.

Sé un hombre. Los hombres y nuestros abrazos. Sabéis de cual os hablo. De ese abrazo con palmada.
Creo que los abrazos son demasiado cortos.
Y más entre colegas.
No vaya a ser que te hagas maricón por abrazar.
Bujarrón.
Julandrón.
Afeminado.
En un abrazo se agarra, se aprieta, se siente a la otra persona.
No en los nuestros.

A veces tengo miedo de caminar solo sin que mi madre me guíe.
Pero tengo más miedo al rechazo de otros hombres.
Aunque no lo puedo decir, porque los hombre no tememos nada.

De pequeño era muy cariñoso.
Si veis mis álbumes de fotos aparezco en todas agarrado a mi madre o a mis hermanas.
Colgando de ellas como el mono Amelio.
En algún momento empecé a entender que eso no estaba bien.
Que hay que curtirse, que somos roca.
Que el agua nos resbala.
Aunque en el fondo, a mí me erosiona.

Tuve que esconder las lágrimas en mis bolsillos,
junto a los barcos de papel con los que jugaba.
Zozobraron todos.
Y con ellos mi infancia.

Adolescencia.
Es ya no ser un hombre. No vale con eso. Toca ser el hombre.
El macho alfa.
El lobo solitario.
El gallo del corral.
A ver quien la tiene más larga.
Golpes en el pecho,
gorilas en la niebla con aroma a patriarcado.

Obligados a conocer mujeres,
Obligados a ir a por ellas,
Obligados a cazarlas,
Obligados a pescarlas.
Obligados casi a follar.
Follar no como una expresión de amor, o simplemente de placer.
Follar porque el hombre tiene que follar.
A cuantas más mejor.
Y tienes que contarlo.
Si no pierde la gracia.

En mi caso, yo llegué a follar para abrazar.
He abrazado con más fuerza a mujeres de una noche que a mis mejores amigos.
Necesito esos abrazos y son la única forma que tengo de conseguirlos.
Me prostituyo por ellos.
Indefensión aprendida.

No contento con esto, soy todo un depredador
Necesito ganar siempre,
no digiero la derrota como algunos no digieren el gluten.
Soy intolerante al fracaso porque me han enseñado que los hombres somos ganadores.
Me encuentro perdido muchas veces,
mi vida se convierte un laberinto del que no puedo salir,
porque no me dejo preguntar.
Nosotros no preguntamos.
Los mapas son cosa nuestra,
igual que aparcar.
Al final lo único que aparco son sentimientos que se quedan hundidos en el tintero,
esperando salir por mi boca
para que tú los puedas oír,
pero eso no pasará porque de nuevo, no quiero parecer débil.

Sé un hombre. Como si fuésemos el sexo fuerte.

Sé un hombre. O no lo seas, me da igual.
Y si quieres llorar, llora.
Y punto.
Y que le jodan al resto.
leer más   
8
4comentarios 163 lecturas versolibre karma: 45

Ladrido

El anonimato es
una sombra
bien atada
como un perro violento.

Aquí estamos todas
ladrando
para que dejen de matarnos.
8
3comentarios 223 lecturas versolibre karma: 62

Manifiesto de una mujer en llamas (21-01-17)

Ayer vi al mundo arder
un arrebato de cólera
hacia el lado opuesto
de esta balanza.

Siento el inevitable miedo
de que mis palabras
no sirvan para nada.

Miedo de que mis gestos
dejen vacías las miradas.
Y mi futuro
esté compuesto de
Mil
Novecientos
Ochenta
Y cuatro.

Así mis manos corren
mejor de lo que son capaces
de escribir.
Agarran mi libreta
que lleva ardiendo
desde anoche.
Para escribir un manifiesto.

Hoy,
hoy el mundo todavía arde,
pero no se consume por el mismo fuego.
El humo que respiro
llena mis pulmones
de esperanza tóxica.

Y escucho,
escucho como entre las cenizas
una joven alza su mirada.

Grita,
grita y desprende un sonido
que desgarra.
Su garganta,
y la mía.

Y el mundo se gira.
del revés
y veo caer del cielo
miradas de orgullo
desde ojos repletos de dolor.

Y veo caer del cielo
llamaradas de luchas,
chispas de poder.

Y bajo la nube de humo
se despliega un ejército.
Mujeres altas,
mujeres bajas,
mujeres delgadas y mujeres gordas.
Mujeres de todos los colores y medidas.

Gritándole al cielo,
que ningún fuego es en vano.
Y por cada vida
que intente destrozar,
se alza una nueva voz
entre muchas.

Que grita por su libertad,
por su poder
por su dignidad y su valentía.

Y me recuerda
que a sus voces
no se las lleva el viento.

Si no que
las guarda la historia
para que este
dos
mil
diez
y siete
Sea recordado por próximos incendios.

Ningún fuego es en vano,
y mi libreta no es más
que una voz afónica
lista para arder.
11
3comentarios 214 lecturas versolibre karma: 63

Un rojo oxidado

Un rojo oxidado
Un lago teñido
Un mudo testigo
Un escenario cotidiano
Una sociedad dividida
Una mujer ha muerto
Un hombre impune
Otra violencia machista
Otra anecdota del día
leer más   
14
5comentarios 130 lecturas versolibre karma: 100

Sin título - 8

Era un sonido metálico
(Cuatro sonidos)
Como cadenas rasgando el aire
Que separa tus jardines de mi cárcel.
Una daga casi vizcaína
Pero no en la mía,
Sino en tu piel.
Cuatro sílabas sucias, embarradas
Lascivas, obscenas,
Manchadas de sangre
Y esta sí que era mía.
Pero era sangre de la buena,
De la que se anuncia como un tomate sobre la encimera blanca
De la que brota de una herida infinita
Hasta que lo blanco sea la piel y el mármol , rojo.
Cuatro sílabas metálicas, magnéticas.
Tanto que te repelen
Y las escupes
Y las maltratas con esa lengua deforme
de carcasa vacía que te gastas.

Aterrador hechizo de cuatro sílabas.
Que corta y sangra.
¿Dónde se aprende a ser eso?
leer más   
11
5comentarios 106 lecturas versolibre karma: 96

Helia la caballero

« Hombres y mujeres somos iguales ante cualquier situación. Luego, todo depende de las habilidades y cualidades de cada persona (M.A.C.J).»

Érase una vez, una niña que no soñaba con ser princesa. Helia, que así se llamaba la pequeña, siempre deseó convertirse en caballero para combatir las injusticias y defender a los inocentes. Tampoco buscó nunca al príncipe azul, pues su amor sería para un hombre de noble corazón, compañero y amante; aquel que luchara a su lado, escudo junto a escudo, como iguales. A medida que Helia crecía, luchaba con todas sus fuerzas contra los convencionalismos sociales de la época, y a pesar de no pretender ser ejemplo para nadie, la joven se convirtió en el referente de las mujeres que ansiaban romper las cadenas de la falocracia gobernante. Helia, ya mujer, consiguió convertirse en caballero y encontrar el amor junto a Beltrán, su compañero de batallas y amante. Los dos juntos, vencieron al Dragón que pretendía condenarla a la oscuridad del arcaico machismo histórico, convirtiéndose en el ejemplo de las nuevas generaciones femeninas, las cuales, fueron libres de elegir sin miedo su destino.
3
1comentarios 109 lecturas relato karma: 34

El dolor del silencio

Él siempre se va
talando el árbol caído,
arrancando la raíz,
hiriendo la tierra,
que pretende curar
con lágrimas secas
y palabras yermas.

Y tú te quedas
con la soledad ahogándote
y él con su vida en estéreo,
condenándote a guardar silencio,
a buscar un refugio,
e iniciar un encierro,
donde la noche no acaba
y siempre es invierno,
donde los gritos son afónicos
y el corazón, seco.

"Pero el amor duele",
eso nos dijeron,
masoquismo barato,
sumisión y descontento,
disfrazados de romanticismo
y falsos "te quiero".
10
5comentarios 176 lecturas versolibre karma: 95

Esperança blava

La sorra cau amb força
No la pots sentir
relliscant pel terra?
Glops de sorra mullada
que impacten com bombes

I l’alè que es congela?
No el pots veure
trencar les finestres?
Vapor blanc com l’escuma
que et baixa pel cos

No la sents?
No la escoltes?
No la notes?
És la llei del pare
que ha dictat sentència

La sorra cau congelada
No la pots sentir
relliscant pel terra?
Vapor i escuma blanca
que impacten com a sospirs


I l’alè que es fa bomba?
No el pots veure
esclatar les finestres?
Aigua vermella com la sang
que et baixa per la boca

Sigues flor
Sigues deessa
Sigues idea
Sigues carn
Trencada estàs millor, diuen

Però no ho faràs
Perquè tu ets
muntanya, ferro i arrel
Perquè no estàs sola
i la seva llei no va amb tu

Perquè ets lliure i et pertanys a tu
leer más   
4
sin comentarios 206 lecturas catala karma: 61

Levantad

Levantad los brazos hermanas,
y hacedlo con toda vuestra fuerza por las que estamos,
con furia por las que no están
y con esperanza por las que vendrán.

Levantad los brazos y estar listas para ensuciaros de barro,
de basura,
de mugre,
de todo aquello que en nuestra mente encontremos,
porque la lucha no va a ser limpia ni fácil.

Levantad las manos y extendedlas hacia todos lados,
hacia la niña de 6 años a la que le prohíben seguir jugando al futbol,
porque es un deporte de chicos,
hacia la chica de 1 5 años a la que no le permiten acudir a clase en pantalón corto,
porque supone una distracción para sus compañeros,
hacia la mujer de 35 años a la que le siguen insistiendo en que sea madre,
aunque lleva dejando clara su postura de no hacerlo desde que tiene 20,
hacia la señora de 70 que mira la situación en lágrimas,
porque ve que no mejoramos,
que todo sigue igual…

Levantad la cara y mirad al problema de frente,
haced que tiemble solo con ver vuestra mirada determinada,
deseando recuperar aquello que hace muchos años nos arrebataron:
nuestra igualdad.

Levantad los brazos,
las manos y la cara,
que esta es nuestra lucha y no pensamos aceptar una derrota como resultado final.
13
3comentarios 945 lecturas prosapoetica karma: 114

Sin morir en el intento

[...] Matar un dragón es cosa de un instante.
Resolver un acertijo es un relámpago
de inspiración. Son actos determinantes
pero escindidos del acontecer. Sin embargo,
los peligros de la realidad no los resuelve
un lance. Desentrañar la vida no significa
vencerla. Sortear un escollo no libra del
siguiente...

Érase una vez - Ana Rossetti


Del vientre del tiempo nacieron tantas
púas más que flores,
guerreras de mandil y descosidos,
las sombras de las sombras que obtuvieron
el triunfo, que no era para ellos.

De olvidos se llenan los libros
que hablan del miedo al instinto, a lo frágil.
Yace la capacidad en los brazos
de la ignorancia
—¿o será de la conveniencia?—.

Soy emoción, ingenio, deseo, razón;
debajo de mi pecho,
en mi cabeza,
entre mis caderas, dentro.

Desde siempre, me he asomado a la imagen
que quería de mí, completa,
sin mitades que encontrar para ser yo.
Y sé que la muerte me espera
para dejarme caer en la misma oquedad
que al resto.

¿Tanto pido?
Solo quiero ser paisaje de ambiciones
para mí, hombro, oído, mano, risa.
Ser la pieza que me falte.
Serme toda...
sin morir en el intento.
23
12comentarios 499 lecturas versolibre karma: 132

Guerra de fuegos

Érase una faz

de la apariencia,

y otra muy distinta,

de las vivencias.

Bien, la primera

emitía un sonido

de lo más tranquilo.

Siempre asintiendo,

mas jamás certero.

Siempre a medias,

nunca hacia extremos.

Y la segunda, mientras,

quemábase por dentro.

Ardiendo, siempre ardiendo,

sin dejar saberlo.

Ni siquiera el propio cuerpo

tenía constancia

de la gran abundancia

de esta llama.

Y claro es que así,

sin conciencia,

iba abriendo

una herida abrasada

en las hormigas y pisadas,

hasta que un día

se hartaron y salieron.

Bueno, en realidad esto

aún no ha pasado.

Pero seguimos ardiendo

y alguna vez de poco dentro

saldremos e incendiaremos

a quienes brujas, débiles

y más nombres nos llamaron,

y sin derechos nos quisieron.

Y todo porque equilibrarnos

ellos prohibieron,

y además a estas alturas

apagarnos

sigue siendo su fuego.
8
sin comentarios 303 lecturas versolibre karma: 90

La respuesta

Quisiera romper la rutina
de ir al trabajo por la mañana
caminar entre desconocidos
sentarme y emprender el viaje.

Quisiera dejar de tener que prestar la atención que no tengo
a todo lo que hago por el respiro;
porque toda se fue
pensando en lo incorrecto.

Lo incorrecto del ser humano
a lo corto o largo de su vida
mientras la vive
o cuando sigue viviendo aún muerto.

Lo injusto de cuando insiste en el camino difícil
abusando de la libertad
violando
matando
lastimando
convirtiendo todo esto en mi mundo triste.

Es mi mundo triste y no lo puedo evitar.
Ese mundo está allá afuera
es el que me ve todos los días,
y por más que destaquen las mil maravillas que en él suceden,
mi mundo triste sigue creciendo.

Nos va consumiendo
en los teléfonos
en las casas
en las mentes
en el más peligroso inconsciente.

No puedo suprimirlo
porque no significo nada para él.

Soy como uno de los tornillos que
junto a una cantidad más, conforman una estantería bibliotecaria
si me salgo
si me tiro
si muero
no cambia en nada.
Seguirá armado,
tal como está.

Pero ese mundo triste no caerá conmigo,
ni mi dolor por él
ni mi maldito dolor por él, tampoco.

Mi dolor se pasará
a quienes no puedan aceptar que ese mundo triste
me hizo sentir que ya no hay ningún mundo
donde yo quiera habitar.

Y seguirá siendo una transferencia de dolor
eterna, constante
y seguirán saliéndose los tornillos
si no comienzan a entender
que para poder descubrir la libertad propia
esa que derroca a mi mundo triste,
la verdadera respuesta
está en la libertad ajena.
leer más   
13
1comentarios 131 lecturas versolibre karma: 84

Ellas, nosotras

Hace no mucho, mucho tiempo,

en un medievo no muy lejano,

estaban de moda los fuegos,

los fuegos que quemaban

a las raras. Las raras

eran rana porque se comportaban

como su abierta mente les dictaba.

Les dictaba en cambio

a los cavernícolas

otra cosa su cabeza estúpida.

Dictábales ésta

que las curvas moradas

ni por asomo jugaban

en su misma liga;

por lo que la que lo hacía

era quemada hasta ceniza.

Y cenicientas fuimos

al rebelarnos;

y brujas nos gritaron

hasta que el fuego

dejó de ser tendencia,

y encontraron

otras formas de apagarnos;

ya sea brechas generando,

a parir obligando,

a intimar violentando…

Pero todo esto

ya lo sabemos.

Y lo que estoy intentando

conseguir con los versos

es que nos unamos.

Que ellas, todas ellas,

las brujas,

las putas,

las débiles,

las sexualizadas,

las más juzgadas…

todas, todas, todas ellas,

somos nosotras.

Así que vamos a unirnos,

a hacer mirar cómo nos ponemos,

a ayudar a las indefensas,

a las hundidas,

a fundir nuestras energías

hoy, y todos los demás días,

para que al unirnos

hoy todas juntas

nos convirtamos

para siempre en la Gran Una.

Ellas, nosotras,

fuertes,

luchando

sin miedo;

de par en par abiertas de mente,

almadas, y hermanas.

Hoy sororidad

y mañana igualdad.

Así sea. Lo conseguiremos.
9
3comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 90

La mujer ha sido apartada

La mujer ha sido apartada del lenguaje como de tantas otras cosas. Y aún así es el principio irrefutable de todo cuanto importa. El vientre que dio lugar a todas las conquistas. La única esperanza tras el Apocalipsis. El ojo capaz de ver luz más allá de las tinieblas que el hombre concita. El pecho generoso capaz de nutrir de esperanza el recelo de una raza nacida en guerra. La frente despejada de un discurso que no busca venganza y que ha de hacernos libres. La lengua comedida que escupe al unísono metralla y gardenias. Erguida entre guerreros. Dispuesta entre incrédulos. Iluminada por la negación de milenios a sus espaldas. Sopesando las razones y el temperamento bajo la tormenta, consciente que el planeta no aceptará otro fracaso. Manteniendo el equilibrio en una pirueta inverosímil: cuidar del macho mientras retira los escombros de su nefasta odisea. Amanecerá un día, muy pronto, en el que ya no queden excusas para el cambio. Liberada de la brida y la condescendencia. Empujada al frente por los cadáveres de la última batalla. Asumiendo la batuta y el atril sin aspavientos. Colocando sin maldad de nuevo la primera piedra ante la presencia recuperada de las hadas.
5
3comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 77

Mujer

No soy una palabra
Soy realidad

No soy una cifra
Soy vida

No soy un reclamo
Soy belleza

Soy más que tu causa
Tú eres mi efecto

En mis manos sostengo
medio universo

Siento deseo, amor, alegría

Soy libre, canto, bailo

Soy Mujer
18
9comentarios 122 lecturas versolibre karma: 88

La enredadera

Soy una rosa en este patio viejo,
intento proteger mi tallo,
miro hacia las paredes mohosas,
y escucho el silencio del dolor.
Es un patio que huele a intolerancia,
no pudieron quedarse algunas compañeras,
alguien anuló el amor de sus orígenes,
las arrancó a carcajadas y sin compasión.
Flores maduras e inmaduras,
les prohibieron una caída en libertad.
Pasan las horas,
y siento el frescor momentáneo,
y aprecio a otras flores en tardes anaranjadas,
y no puedo olvidar a las que se fueron,
me hacen recordar a jardineras y ninfas,
a brujas,
a diosas,
a sirenas,
y aún más,
me recuerdan a la mujer que se protege con la corteza de los árboles,
e intenta salvarse de la aspereza de la vida.
Soy como ella,
como la que disimula sus temores,
y trata de enfrentar la granizada,
y luego se sonríe hasta que escucha el siguiente aviso de muerte,
porque la muerte no es solo física,
se muere la alegría de recibir la mañana,
se muere el sentir libremente la danza de la brisa,
se muere la palabra dulce en el pétalo marchito.
Alguien insiste en cortar a la gran enredadera,
y espera eliminar su perfume;
en una persecución infame,
desea el declive de la mujer,
no como flor delicada,
sino como planta fructífera,
que busca el sol de la sororidad,
y nace humilde en suelo arcilloso.
Soy la rosa que sabe que hay más que este escenario,
hay algo fuerte detrás de todas estas paredes insatisfechas,
se riega ágil la semilla fémina,
y se aferran las raíces de la lucha.
Ya son escasos los capullos bajo las sombras,
ya las mujeres son un pistilo de luz,
ahora son trinitarias,
son púas,
son raíces,
son hojas luminosas,
se multiplican valerosas bajo la atmósfera insensible.
leer más   
13
5comentarios 142 lecturas prosapoetica karma: 91

En tu mundo o en el mío

~ Dos amores desnudando el tiempo su historia en tres versos ~

En tu tiempo perdido, o en el mío
buscándote sin permiso, con el amor en las manos
y ningún camino, caminamos la eternidad de otras vidas…

A tu tiempo no le importa la liberación feminista del mío
al mío no le preocupa desnudar tus pensamientos
fuera y dentro de la cama, de una vida más pasada
donde dominaba el machismo…

Y ahora, que nadie nos mira
que todos olvidaron buscarnos
que no hay huellas que puedan seguirnos
la vida nos sonríe sin vergüenzas y al desnudo
de otras épocas, como vivimos en un lugar sin nombre
ahora la nuestra…

soundcloud.com/lola-bracco/en-tu-tiempo-o-en-el-mio (Lola)

.
13
6comentarios 176 lecturas versolibre karma: 94

Olma

Y seré
lealtad
raíz,
cobijo,
sombra intacta.

Inmortal,
corteza,
bosque entero.
Seré
aún después de muerta
brazo firme,
escudo
que proteja nuestra savia.

-Dime
¿Cuántos para doblegarme, cuántos
harán falta?
leer más   
14
3comentarios 101 lecturas versolibre karma: 88

A la mujer

Ojos perla sin sabor.
Andante errante, en fuego y carbón.
Luz no es, eso no es.

Ni hábito ni marca.
No es eso, no es sobre lo patriarca.

No es, lo que puedas ver al ser,
la que menos quieras saber sobre él.
Es lo que es, una linda sonrisa, ojos que miran,
hasta lo más interno de tu ser.
Eso es, una mujer.

Buscamos y encontramos almas sin principio ni fin,
sin esencia, que termina con la equivalencia.
Un hombre más, una mujer más.
No quiero saber nada más.

Sobre si uno u otro logra obtener lo que hay detrás.
¿Qué es de verdad la analogía de la vida?
Son roles distintos, no quiero lo que vendes,
quiero lo que sabes, lo que sientes lo que piensas y atraviesas.
Una mujer, ¿qué es o no es, un concepto tal vez?

Ni un piropo ni un coqueto mucho más que un simple objeto,
un concepto que deje mi corazón perplejo.
Porque eres más, más de lo que te hagan pensar.

No es una pelea, es una lucha,
diaria e inmunda de uno contra el otro, uno muerto y uno moribundo.

Es la lucha que no escucha, no escucha a una triste luz de luna,
ese odio, es tristeza y enojo.
Una duda, sobre todo,
un suspiro una historia y dos lágrimas.

Sufro, por tu lucha, me duele verte soportando la mierda de la no escucha,
sufro porque queremos un mundo para todos.
Todos somos todos y no estamos solos.
La lucha continua.
La lucha sobrevive.
Invito a quien lo ve a que lo ayude.
No quiero la venta de una,
la lucha busca lo real, alguien tan simple y complicado.
Tú mujer, inefable, inalcanzable al intentar entender.
Eres tú la que lo puede entender.
leer más   
16
sin comentarios 148 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234