Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2843, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Lo que tú eres

Lo que tú eres y cómo eres, lo conocen mis manos sobradamente.
Ambas diestras y versadas en ti.
Comprenden la prudencia de tu cabello, la tersura de tus muslos, la correspondencia descifrable de tus manos.
Mis manos, viajeras infatigables de los senderos de tu cuerpo, cónyuges de las palabras que te digo y escribo,
explorador de ramajes salvajes para enredarlas en tus ojales. Mis dos manos.
Las observo cuando quiero mirarte.
Son mi espejo.
Y son el oráculo de mis anhelos.
Son los ojos que leen las páginas de tu piel y son el lapicero que escribe en ella mis poesías.

Canet
a S.R.L
leer más   
22
1comentarios 433 lecturas versolibre karma: 14

Amar

Una tarde estando en la cocina
cociendo unas verduras para cenar y de espaldas a la puerta,
ella entró y me dijo:
-Estás agotado.

Aquella noche,
de la misma forma que ella observó
con toda claridad que yo estaba agotado,
yo me percaté,
con la misma nitidez,
de que amar es asimismo
saber deletrear en la espalda de aquella persona a la que amas.
No en el rostro,
no las manos,
ni los ojos,
ni en lenguaje mudo:
una espalda solitaria
bajo la macilenta luz de la cocina.

Canet
leer más   
5
sin comentarios 350 lecturas versolibre karma: 7

Adiós

Mañana es hoy una trampa
porque ayer y memoria
no quieren ser cicatriz.

Porque la piel siempre consigue sangrar
si aun buscas el cuchillo que se fue
y no atiendes la herida abierta.

Porque ninguna historia acaba
si escondes en cada recuerdo
el punto y final.

Si esperas que un silencio
conteste a tus preguntas,
no esperes jamás la respuesta correcta.
leer más   
5
2comentarios 345 lecturas versolibre karma: 5

Breve descripción del cielo

Porque cuando el cielo es más bonito
es con las luces de la tarde.

La espléndida flota real de galeras
se enjaeza de plata y viste de contrastes.
Brillan los bordes de las velas blancas,
y es tan alta y tan divina su incorpórea esencia
que se vuelven de oro.

Porque es por la tarde ya tranquila
cuando vuelven a volar las golondrinas,
rápidas e ilusorias,
que nadie puede decir cuándo aparecen
ni cuando se fueron.

Ahora están ahí,
y hoy, como ayer,
han vuelto,
igual que sopla el viento fresco,
y la hierba está húmeda
y la tierra huele a tierra.


Foto: A. Arias. Instagram: @pilagrimur
leer más   
6
4comentarios 1942 lecturas versolibre karma: 13

Pensamiento

Has venido a despertar en tu silencio de murmullo
un nido revoltoso de canciones oscuras,
cadenas con voz que anuncian paisajes sin salida,
laberinto caprichoso, hilos contenidos en mi estar.

Fugaz, inesperado pensamiento,
de señales malditas te proteges,
sin límite y palabra te aventuras
hacia la certeza de tu envuelto saber.

Momento tras momento en mi mente, tu recuerdo,
instante de miradas punzantes,
impresión, fija imagen revelada,
déjame no ser presa de paso en el tiempo,
suéltame suavemente en tu camino.

Siento que proclamas sobre mí una torre de aciertos,
subirme a lo alto, no tocarte, no tocarme,
duermen tantos sentidos en mi cuerpo
lugar donde habite el sentimiento.

Mira hacia dentro,
un movimiento sabio contigo nace,
es impulso constante, fuente transparente,
desconocido acontecer, volar del laberinto.
leer más   
8
2comentarios 240 lecturas versolibre karma: 6

Miedo a no tener ganas de escribir

Ganas de escribir, de escribirte.

De cantarte todo lo que siento, de enamorarte.

Ganas de estabilidad, pero solo si es contigo.

También de besarte hasta que los labios dejen de existir, como un hielo que se funde, como una rama que se quema.

Apareciste de la nada, convirtiéndote en todo.

Me trajiste la magia que necesitaba para realizar mi truco, ese en el que vuelvo a ser yo, con menos inocencia y más cicatrices.

Desgraciadamente, también está presente el miedo, ese en el que te vas tal y como has venido, ese en el que no me amas, en el que no encuentras en mí la musa para tus canciones.

Miedo a quererte, por perderte.

A no ser capaz, a desaprovechar.

Miedo a que encuentres mi monstruo interior mirándote fijamente mientras acaricias mi alma con los dedos.

Miedo a tener que volver a buscar, a la soledad.

A fallarte y a fallarme a mí.

A que otra vea lo que yo me encontré por casualidad.

Miedo a que mi inspiración no tenga por quien salir.

Pero, sobre todo, miedo a no tener ganas de escribir.
9
sin comentarios 268 lecturas versolibre karma: 10

Mi batalla

Eran las 5 de la mañana y, sin seguir
el ritmo de la canción, todo estalló.

Estalló y se estrelló como lo hacen
aquellas relaciones con extremos.

Extremos de verse demasiado pidiendo
no verse, de no verse pidiendo atención.

Atención que se va perdiendo poco a poco como
el amor construido sobre cimientos de cera.

Cera que se derrite cada vez que se
enciende la llama de una discusión.

Discusión que crea dudas, lágrimas,
insultos y noches de dolor.

Dolor que nos consume por dentro
insensibilizando el corazón.

Corazón que no aguanta más golpes,
que se ha cansado de perder la batalla.

Batalla de la que no sé salir.
7
2comentarios 235 lecturas versolibre karma: 8

Última confesión

Tengo reservada una mirada cómplice
por si te encuentro en otra piel,
por si tus ojos me miran en otro cuerpo
y mis manos acarician unas alas como las tuyas.

Ya pagué por adelantado
todos los pecados que no cometeré,
tengo el perdón, no de dios,
sino de la mujer que conocí.

Ya no somos los mismos,
es cierto.
Tú llevas una sonrisa de más,
yo no encuentro la herida que me falta.

Voy a guardar todo lo que tuve para ti
en un poema como este.
leer más   
13
4comentarios 332 lecturas versolibre karma: 30

Escribir

Escribir me cura el corazón,
de la amistad perdida,
del amor desgarrador
y de la familia incomprensiva.

Escribir me cura el alma,
de los gritos sin sentido,
de los puñales por la espalda
y de los sentimientos cohibidos.

Escribir es mi salvación,
realmente no es tan diferente,
lo que ellos dicen en alto
yo lo plasmo y lo guardo.

Llámalo forma de evasión,
desahogo emocional,
o, incluso, diversión.

Pero que no desaparezca,
es mi antidepresivo,
mi forma de decir lo que siento
y lo que he vivido.

Reclamamos lo que necesitamos,
soltamos lo que nos quema,
y pensamos (normalmente) lo que contamos.

Mientras haya gente que escriba
el mundo estará a salvo,
nos llaman locos y soñadores
pero, ¿qué tiene de malo?
7
1comentarios 234 lecturas versolibre karma: 49

Mide tus palabras

Mide tus palabras
que pueden acabar
con todo lo que has conseguido
en un minuto, de verdad.

Hoy estoy aquí sentada
intentando remediar
aquello que dije enfadada
y no pude controlar.

Quise ser la reina
de tu mundo de cristal,
sin saber que podría
romperlo y helarlo más.

No te vayas corazón,
pues nunca quise tan fuerte,
no podría soportar
la soledad una vez más.

Nunca quise hacerte daño
ni verte llorar,
aunque sé que a veces
soy el mismo mal.
6
sin comentarios 280 lecturas versolibre karma: 16

La última rubia

Tengo un problema,
y es que no sé parar
cuando algo se me mete
entre ceja y ceja.

Vivo de impulsos,
esos que me dan la vida,
pero me hacen cagarla
y, a veces, me la quitan.

Sé que no tengo excusa,
y que el alcohol es una,
¿sabrás perdonarme?
No me dejes con la duda.

¡Viva la cerveza!
Dije en voz alta.

Es un arma de doble filo,
y me atormenta
cada mañana de resaca
cuando no me acuerdo
de (casi) nada.

¿Para qué mentir?
Siempre es la penúltima,
así, en bucle,
y, aunque me hiera,
nunca será la última rubia.
5
2comentarios 152 lecturas versolibre karma: 9

Presente continuo

Venimos de un pasado imperfecto
lleno de amores antónimos
con los que no fuimos capaces
de ser complemento directo.
Estaban compuestos por proposiciones
subordinadas al fracaso
y conjunciones que,
lejos de ser nexo de algo,
eran solamente planetarias.
Ahora llegas tú y me conjugas el presente
nada más que con la primera del plural.
Ahora, nuestros besos tienen rima consonante
Y construimos frases exclamativas
bajo las sábanas.
Ahora ya no hay inviernos,
porque los abrazos son indefinidos
y la vida ya no es un adverbio de tiempo.
Es ahora, y siempre ahora
que quiero hacerme diptongo contigo
para encontrar el éxtasis eterno
en el mismo golpe de voz.

Alicia Fdez.
leer más   
14
6comentarios 516 lecturas versolibre karma: 14

Decadencia nocturna

A veces la mejor rima la encuentras en el bus a casa,
ese nocturno que pasa cada media hora haciéndote desesperar.

No pienses mal,
no todo lo escribo borracha,
pero ayuda.

Acordarte de tus obligaciones y responsabilidades te reprime las ganas de vivir,
coarta tu capacidad de soñar,
de imaginar unas palabras que concuerden con tus sentimientos en ese momento,
de convertir alegría en tristeza y viceversa,
de jugar con tu mente como un niño juega con su coche o su casita de muñecas,
y de utilizar tu intelecto para algo más útil que aprobar un examen de matemáticas,
que, sinceramente, no sirve para nada.

Ninguna ley es cierta,
ninguna ley está demostrada al 100%,
a lo mejor dentro de 5000 años ni la ley gravitatoria tiene su lugar.

Cree en lo que ves (y ni eso),
en lo que sientes,
en el aquí y ahora,
no vaya a ser que todo sea un sueño
y te despiertes antes de tiempo.
9
sin comentarios 95 lecturas versolibre karma: 9

La pasión

Yo no te pido un siempre,
ni tampoco te lo prometo,
yo te pido un ahora,
lo demás ya se irá viendo.

Jamás seré la loca del muelle de San Blas,
pero de momento quiero tus besos,
disfrutemos nuestro tiempo
sin pensar en un futuro,
la duración es lo de menos.

Vivamos apasionadamente,
vamos a hacer todo lo que queremos,
y si te resulta más fácil
piensa que todo es un juego.

No quiero una novela eterna,
me basta solo un cuento,
pero escribamos una historia,
la que nunca podríamos sacar
de nuestros sueños.

No confundas mis versos,
no creo en cuentos de hadas
ni en amores verdaderos,
creo en las personas que se quieren y desean
sin tener en cuenta el tiempo.

El amor es un arte,
tal y como dijo Melendi,
tan efímero como eterno,
liberémonos de los miedos
y sintamos la melodía en nuestros cuerpos.

Riamos, bailemos, cantemos,
si me apuras gocemos,
pero no perdamos tiempo,
el amanecer está cerca
y con él, el silencio.
5
2comentarios 142 lecturas versolibre karma: 37
« anterior1234550