Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 253, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Yo te hablo...

Para Nelly Santiago Sosa

Yo te hablo:
Columna que sostiene mis miradas.
Flecha que rasga la negrura.
Método con que brotan sonrisas.
Abrazo dispuesto a reconfortarme.
Porque si el abismo no siguió parpadeando
y un ángel quiso transitar los empedrados
y esperar a que yo pueda igualar su paso,
creo
que entonces es posible
el brillo
y cegar a los buitres.
y vestirse de desnudez
para que los misterios dolorosos y gozosos
se vayan a vivir a tu beso.
Yo te hablo:
Sonrisa de cada mañana.
Latido de cada día.

Y sé que puedes oírme.
leer más   
10
3comentarios 258 lecturas versolibre karma: 8

Puerto

No busco más horizonte
que tus brazos
ni más luz
que la de tus ojos.
Sola en la tarde
fría y transparente,
mi alma es brújula
que hacia ti me guía,
puerto seguro
en tierras cálidas.
leer más   
13
2comentarios 517 lecturas versolibre karma: 41

Pronto será primavera

Pronto un viento de esperanza recorrerá los caminos con su canto jubiloso y eterno.
Y en lo alto de un cielo azul y esplendoroso el ave planeará su propio vuelo.

Pronto el rayo de luz resplandeciente iluminara el horizonte infinito con el éxito seguro que los tallos verdes nacerán de nuevo.

Pronto la vida se mostrará hermosa y alegre con todos sus colores tomados del campo.

Pronto vendrá la primavera y amare el camino trazado por el agua que recorre inquieta los senderos.

Mi alma desparrama juguetona una sonrisa que desborda.
En ella el amanecer tendría su regocijo por la energía que nace de nuevo todas las mañanas.

Pronto solo el bullicio de las aves que se aman revolotearán la gloria del infinito firmamento.

Pronto será primavera en mis ojos.
Y disfrutare del calor que emana en el sentimiento más poderoso.
Un equinoccio de luz.


Poesía
Miguel Adame Vazquez
29/03/2014.
11
4comentarios 203 lecturas versolibre karma: 55

Despertar

Emerges del sueño con la neblina en los párpados. Una bandada de aves revolotea en tu cabello y te impide regresar.
Arrastras jirones de nubes, copas de árboles lejanos. Una luz en suspensión te deposita en el lecho.
Te convocan en la madrugada la rutina del café, la del agua y la sorpresa de vivir de nuevo en esta orilla del tiempo.
leer más   
13
8comentarios 400 lecturas prosapoetica karma: 59

Héroes

Regresé desde lo más bajo que se puede iluminar con una estrella.
Era diminuta la luz que casi imperceptible intentaba asomarse en mi esperanza.
No quedaba ninguna fuerza que pudiera ayudarme a resistir un poco más de tiempo.
Rendida hasta el final estaba mi esperanza.

Y entonces llegaron ellos.
Héroes sin nombre.
Indeseados por el mal que te abraza hasta el último momento.
Ellos nunca dejaron que la agonía decadente me llevara a la muerte.

Ellos combatieron a mi lado contra la mortalidad frágil de esas criaturas enfermas, que solitarias reniegan de tu hermosa leyenda.

Y con un dolor vivo quisieron lamer mis heridas hasta poder acabar con mi aliento de vida.
Quisieron ahogarme en aguas profundas.
En donde el frío gélido y oscuro colapsa.
Pero la ironía de la vida prematuramente les exigió su desgaste.
Y nunca lograron con su turbiedad que yo mostrara mis rasgos negros más profundos.
Nunca pudieron manipular mi esencia bendita que aprendí de la integridad humana.

Fueron ellos héroes anónimos con rostro humano los que me enseñaron a seguir sus alegrías.
Nutrieron los momentos más ásperos y sin esperanza que la tormenta traía.
Ahora soy una historia anecdótica que se puede iluminar con el reflejo de una sola estrella.
Fueron mis héroes.

Poesía
Miguel Adame Vazquez
02/03/2017
17
sin comentarios 156 lecturas versolibre karma: 47

Crepúsculo

(El último suspiro soy del día;
se acerca el cazador de mis fulgores.
Me espera una pérfida agonía...
mañana vengaré mis estertores.)

El tibio resplandor de mi partida
atrae los preludios de tu mundo.
Sombrío visitante, eres la noche,
volviendo como siempre al viejo rumbo.

Conoces de memoria mi camino;
a tientas, temblorosa, te rechazo.
En silencio decretas mi destino;
recibo en pleno pecho tu flechazo.

Te adueñas de mi luz y de mis sombras,
invades los espacios de mi cielo.
Enigma de la noche inexorable:
no se si traes calma o traes trueno.

Me llevas a tu extraño laberinto,
atrapas uno a uno mis destellos.
Y, a ciegas, ya no tengo más opción
que confiarme al designio de tus sueños.

Ya siento cómo cae tu rocío,
Devoro sus diamantes con locura.
Mas pronto no podré con su abundancia,
la tierra beberá de su frescura.

Cuando acabes con el brillo de mi luz
y de mí queden solo algunas huellas,
hasta el alba, quiera o no, sé que seré
una más de tus pálidas estrellas.
leer más   
11
7comentarios 224 lecturas versoclasico karma: 58

También podés ser la luna

Fuiste la luz del sol
que dio camino a mi calor
quiero decir
que dio calor a mi camino

Pero trabajabas en las sombras
solo para vos
y en las sombras
no hay lugar para dos

Y aquí estamos
yo y tu recuerdo
tu recuerdo y yo
extrañándonos los dos
mirándote de lejos
preguntándonos
por qué le gustará tanto la sombra
alguien que es el sol
leer más   
10
1comentarios 125 lecturas versolibre karma: 69

Pesadillas

Oscuridad, hermetismo, sigilo y misterio,
miedo y agonía dormitan en silencio.
Con mis párpados anidados cada noche
los despierto, con mis pesadillas, con mis sueños.

Entonces no respiro, me muevo, no puedo,
los miembros no puedo moverlos,
mis neuronas, ellas, ahora mandan solas.
Me espían, me seducen me engañan,
la noche les encanta.

Envuelto en un manto de agonía, gritos y sollozos,
ríos de sudor se desbordan por mi cara, vueltas
y más vueltas en la cama, hasta que un hálito
de luz, llega a mis pupilas que se agrandan.

Tu, dulce adorada, compañera de mi alma,
con solamente un ¡click¡ me llenas de esperanza.
Siento como tu mirada adormilada, arrulla
mi mirada, perdida y asustada.

Para mi las noches, se convierten en mañanas,
adoro la luna blanca, esa luz mortecina
se convierte en mi aliada y escribo y te miro y suspiro,
como te voy a hacer feliz, si cada noche te vivo
y al llegar el alba te olvido.
leer más   
12
3comentarios 118 lecturas versolibre karma: 57

Haiku

El frío muere
en sus hermosos ojos
de una luz cálida.
leer más   
9
4comentarios 221 lecturas versoclasico karma: 61

Tanka (sinfonía luz)

Lejana estrella
que te apagas por siempre,
transfieres luz.
Concierto de luciérnagas,
noche, su sinfonía.



@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
11
2comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 63

Cuando ardan mis poemas

Cuando el sol luzca en lo alto
y se oiga a las cigarras
elevar su seco llanto,
ahí pondré una guitarra
y un romancero gitano
pa que en su triste sonido
lleve hasta el cielo claro
un suave frescor de lirio.

Cuando se embarque la luna
en aguas de plata fina
y el fulgor de las estrellas
llegue a la noche bruna,
saldrá a pasear mi canto
con un clavel encendido
vistiendo a la gris montaña
de blancos versos de lino.

Cuando tus ojos me lloren
arco iris de cristal
y sus luces me estremezcan
como el filo de un puñal,
me haré amigo del viento
e iremos a pasear
por las llanuras de un tiempo
que no encuentra su verdad.

Entonces me habré vencido,
entregado a la unidad
de un universo flotante
con cierto sabor a sal.

Y vendrán los caballeros
desprovistos de piedad
con sus brillantes espadas
hechas con piedras de mar.

Y en el fuego de su hoguera
mis poemas arderán,
y bajarán a la tierra
en un épico final.
leer más   
10
2comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 71

Viento que vela

Ceden los pétalos
al viento que vela
por el aroma a recuerdo,
la memoria transparente
se expande,
los pájaros reciben la luz
que atraviesa los charcos;
se preparan
para llover desde la tierra.
leer más   
10
3comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 84

Un nuevo poema grita tu nombre (@MiguelAdame y @Pequenho_Ze)

Tus letras deambulan sigilosas por los pasillos de una memoria que recuerda completamente todo.
Tu mirada no muestra resistencia al ver tus versos que escurren amorosos por una conciencia fragmentada.
Después de todo, eso es lo que es tu poesía.
Un sinfín de vaivenes imprecisos que no les desagrada desafiar la calma.
Para ellos es solo esa paz fingida de los locos que dominan el aire turbio que respiras.

Viajas por ti mismo en versos imprevistos
que engullen miedos, afilan emociones, destilan sombras, recuerdos, olvidos.
Desgarras el alma cada vez que percibes
un nuevo silencio que grita tu nombre.
Intentas buscarte, no verte perdido; pues la perdición es arma de doble filo
que no cesa nunca de acosar tu vida.
Y resites sin mucha confianza,
acumulando destellos
de dagas y plumas
hechas palabras.

Tus letras sobrevivirán al caos impaciente que te desea ver marchito
Siempre has superado el hambre de un vacío inconsciente que solo te acecha
El poema siempre será la única fuerza incomprendida que te llenará de amor.


Un nuevo poema grita tu nombre(@MiguelAdame y @Pequenho_Ze)
leer más   
14
6comentarios 194 lecturas versolibre karma: 84

ying&yang

Dime donde termina tu ausencia y te diré donde comienza mi presencia.
-Le dijo la luna al sol una tarde cualquiera-
leer más   
4
sin comentarios 101 lecturas relato karma: 59

Mujer

Su mirada refleja su apacible alma
que trasmite bondad, amor, calma.

Su corazón late fuerte
al unísono de las sonrisas de quiénes ama.

Sus labios néctar de amor,
solo dicen palabras de paz y armonía.

Sus ojos color de melancolía
que sólo con mirar iluminan la vida

Su alma no es de este mundo,
sueña como nadie jamás soñara,

Ama tan intensamente,
cómo nadie lo hará
ama sólo como una mujer
sabe amar.

MMM
Malu Mora
leer más   
10
1comentarios 156 lecturas versolibre karma: 96

Se Dejó Morir

Así como la luz del sol
se esconde tras el horizonte
así se escondió su corazón
en un camino de silencio
en una vereda sin retorno.

La tristeza maquilló su rostro
ocultando su sonrisa,
como la luna al día ,
como el sol a la noche
una triste mañana sintió que se moría.

El llanto ver no le permitía,
se perdió en un oscuro camino
no dio un paso más , no pudo ir tras su destino
el dolor la paralizó, se dejo llevar de su mano

Desde ese fatal día, todo fue en vano
ya nada más esperaba de la vida.
Las desilusiones sufridas
habían hecho que perdiera toda esperanza

Con un dejo de tristeza mezclada
con quebranto , soltó el llanto

Si en esta vida de poco a poco se moría ,
una sentencia más de muerte
solo le llevaría a encontrarse
con el amor de su vida

No había quién le diera consuelo
ni quién más la pensara
ya no habría notas de su guitarra
por las noches en vuelo
llevando su canto hasta su ventana

Y ya no quiso soñar,
sus sueños en esta vida no se realizaron
ya nunca más volvería a encontrarlos
y prefirió sólo dormir para siempre
un sueño de amor y muerte
y reunirse a su amor,
y se dejo morir.

Malu Mora.
MMM
leer más   
8
11comentarios 242 lecturas prosapoetica karma: 78

Habitación

Esa habitación, donde hay poquísima luz, donde las paredes están formadas de acero y metal blando.
Tropiezo en sus superficies verticales y se golpea la fe; ahí sangra la esperanza.
Esa habitación está cerrada, no le entra luz ni de luna ni de sol, pero de igual forma camino dentro de ella; me le sé los muebles, las sillas, tu rostro de pequeña y tu grito de susto.
Esa habitación espera que se rompa la aldaba y se rompa el candado.
Desea soltar el cerrojo, correr los pestillos.
Bastaría una ventana, un simple corriente de aire, alguna ruta de luz.
Quizá crezcan plantas al Sur de sus rincones, alguna semilla germinaría, una flor posible giraría al Norte.
Esa habitación desea ser habitada, solo que acercarse apenas al umbral da miedo, hace correr a los pies y a las manos alejarse.
Esa habitación tiene tierra fértil para el miedo, pero bastarían pocas caricias a su suelo para que le brote el amor.

Tú has girado la cerradura. Has entrado en esa habitación más de una vez.
Entras y sales, lo sé.
En ella te he visto de espaldas y de frente.
No te vayas, por favor, no te asustes.
Yo no pretendo aturdirte, apenas anhelo poder ser a tu lado, en tu compañía.
No le tengas miedo a esa habitación.
De ella te prometo girasoles y crisantemos.
Pétalos para su suelo, aroma de vainilla y coco, azúcar moreno y café, si gustas, amargo.
En esa habitación hay una mecedora de caoba y he visto que mientras meces a la niña, van saliendo soles anaranjados por las esquinas, desde las rosetas de las bombillas vacías brotan sarmientos y vides.
Esa habitación no es más que una promesa esperando ser cumplida.

Todos los Derechos Reservados
Gnosis Rivera
Derechos de Imagen:
©Josephine Cardin -
Between Lock and Key' by Josephine Cardin, 2015
leer más   
5
1comentarios 47 lecturas relato karma: 45

Lee

Lee en mis ojos,
el vestigio de la luz
incógnita en ti.
leer más   
28
3comentarios 160 lecturas versolibre karma: 82

Sobre un rojo carmesi

Tu corazón es de rojo carmesí,
tan intenso en su fulgor
que emana una sensación
que sana mis plegarias.

Es como sentir el calor
de los rayos del sol
sin tener que preocuparme
de nada en absoluto.

Los ruidos del campo
no distraen mis sueños.
Tengo paz, esa útil sensación
a la espera de la calma.

Nunca imaginé que algún día,
respiraría sin miedos,
nunca pensé que estaría inerte
como lágrima muerta
en su magnífico brillo de luz,
sin emitir algún sentido
de urgencia que despertara mi ego.

Ahora descanso preparándolo todo,
escuchándolo todo,
sin prisas ni aspavientos,
sin dolor ni angustia pasajera.
Sin tener que estar alerta
protegiendo a mi corazón de la guerra,
de una lucha que de un tajo
me partiría en dos.

Sobre rojo carmesí descanso,
desnudo de remordimientos,
transcurriendo en mis sueños,
en una inmensa llanura de paz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
19/07/2017.
20
20comentarios 1223 lecturas versolibre karma: 89

Magia y Poesía

Sé de lugares donde la luz se cuela de forma diferente, aquella casa carecía de lujos, excepto por la manera como la luz de la mañana parecía elegir iluminar sólo algunas cosas;
En las paredes se reflejaban geométricos rayos dorados de luz repletos de partículas que danzaban al ritmo de una melodía divina que nadie más podía escuchar.

Hoy con café en una mano y un poemario en la otra, viene a mi mente, como en una fotografía en sepia, el recuerdo de aquella vieja casa de la tía, repleta de historias, recuerdos guardados ordenadamente, y cuentos antes de dormir, donde el sol besando mi mejilla a través del mosquitero le daba un toque mágico a mi despertar.

Allí, donde el café se endulzaba con miel,
el universo pareció haber preparado, cuidando cada detalle con minuciosa dedicación, un gran escenario para ese momento;
El patio sembrado de algodón, las tardes que olían a caimito y a peras y las hadas que según mi imaginación habitaban el lugar, fueron testigos de la primera vez que mis ojos tropezaron con la poesía.

Sólo hasta ahora preguntándole a mi memoria, cuando surgió mi amor por los versos, se precipitan estos recuerdos y por primera vez tengo conciencia del milagro ocurrido en aquellas vacaciones.
Hoy entendí que la luz que iluminaba el lugar era la mía, que no fue casualidad que ese libro sobresaliera del estante, que desde ese día en mi alma se encendió la magia
y que la magia empieza cuando la poesía te elige.

Nunca más volví, pero la poesía se vino conmigo.
15
11comentarios 1305 lecturas prosapoetica karma: 106
« anterior1234513