Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 419, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Ojos Esmeralda

Nacida como una princesa,
llena de inmaculada belleza,
sonríes y difícil es
no recordar la luna esplendorosa.

Tus ojos, recuerdan refulgentes
jades imperiales,
cual talismán perenne,
que protege al ser amado.

El ansia de besarte es inmensurable,
es el ardor impaciente del amante,
quizá tu hipnótica mirada,
me ha hechizado eternamente.

Esta adoración a tu persona,
es sencillo de entender,
un ser amante de la belleza como yo,
obviamente quedaría aferrado a tu beldad

Amada mía, ampárame
en tu regazo y sueña conmigo
ese sueño que nos permita,
abrazar el amor,
que hasta los Dioses envidien
leer más   
5
2comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 69

Ella, no había más

Venía siempre despeinada y sin sujetador.
Decía que le oprimían las costillas,
y que nada debía sostenerle el corazón,

porque no era suyo.

Todos los domingos tenía resaca
y la veías ahí sentada,
con la voz del humo de cien cigarros y
los ojos rojos como colillas aún encendidas.
Se reía por nada y cortaba todas sus camisetas.
El ombligo es una cicatriz, y como tal hay que enseñarla.
Quería ser actriz, porque afirmaba
que no se sentía cómoda siendo ella misma,
y aunque riera y bebiera en el fondo,
su sonrisa era de eterna tristeza.

Decía que no estaba preparada para amar,
que le daba pereza toda la parafernalia que hay
en torno a esa palabra.
Que decir te quiero se había devaluado tanto
que ya no significaba nada.

Follaba sin condón porque la vida sin riesgo
no es vida,
y porque sentir piel con piel es imposible
con una barrera de por medio.

Cada noche se emborrachaba.
Cuando reía expulsaba todo el aire de sus pulmones,
e hipaba para aferrarse a la música
que producían sus carcajadas.

Se la pelaba el resto del mundo.
O eso decía.
Era frágil y fuerte,
era risa y llanto sostenidos
por una nota que nunca entonaba.


Era la locura que yo necesitaba en mi vida. Siempre he perseguido ese afán por autodestruirme, por quemar mi cuerpo y olvidar que es mío, por sonreír a la muerte y que ésta me mande un beso no de despedida, pero sí de hasta luego. Ella era mi cerilla. Mi Garfunkel. Ella era justo lo que necesitaba para arder en llamas sin importarme un para siempre, o un luego te llamo. Era todo lo que yo buscaba, y hasta ese momento, jamás había encontrado.

@pelerowski
leer más   
10
2comentarios 168 lecturas versolibre karma: 7

Mujer sentada

Alguien se acercó a la mesa
Alguien se sentó
Alguien más la observó
Alguna mujer lloró
Unos le contaron sus delirios
sus tristezas
Alguno que otro rió.
Una le escribió un poema,
Otro se lo llevó
Un niño la abrazó
Un hombre enmudeció con ella
Un joven absorto la contempló
como se contempla a un alguien
que se quiere,
a un amor.
Muchos sostuvieron largo tiempo su mirada
Miraron hacia sí mismos
Abrieron su corazón
Descubrieron en el mundo
Un espacio de silencio
(el que quizá nunca tuvieron)
Se asomaron a su alma
Acercándose a una mesa
Con una mujer sentada.


Heclist Blanco
8
3comentarios 302 lecturas versolibre karma: 25

Carta a un maltratador

Ya no sirven de nada
tus inquinas miradas,
tus insultos y gritos,
tus humillaciones y amenazas,
ni tampoco van a hacerlo
tus puñetazos y tus patadas.

Ya no saciará tu sed
ninguna lágrima más,
no impregnará tu aliento
mi espacio vital,
ni podrán tus golpes
hacerme temblar.

No volverán tus complejos
a imponerse por la fuerza
ni prohibirás absolutamente nada.
No conseguirán tus desprecios
ni tu arrogante ignorancia,
que me sienta avergonzada.

Hombre de pacotilla,
grotesco atorrante,
cuando despiertes de tu sueño,
de mi angustiosa pesadilla,
te darás cuenta, de repente,
que no significas nada.

Que el miedo y el odio
que brutalmente atesoras,
no lograrán su objetivo;
que tus tiránicas formas
y tus estúpidas normas,
no encontrarán su sitio.

Que no habrá más moratones,
más excusas, más perdones;
ni falsos arrepentimientos,
ni promesas baldías ni flores.
Que no podrás abusar de mi cuerpo,
ni hallarán cobijo tus lamentos.

Que no transmitirás tu inhumano legado,
que contigo se acaba el dolor y el espanto.
Que tus machistas y atroces certezas,
tu miserable y repugnante presencia,
desaparecerá sin dejar rastro
como hace el humo en la niebla.

Cuando despiertes, si es que lo consigues,
te darás cuenta, si es que eres capaz,
que tus humillaciones, tus desprecios,
tus gritos, tus golpes y silencios,
formarán parte únicamente
de tu mezquina e inerte realidad.

Que ya no podrás evitar
que brille el sol cada mañana,
que sus rayos estampen
la alegría en mi cara.
Que la vida me sonría
y yo, libre por fin, ría enamorada.


Rafa Chevira©
8
3comentarios 205 lecturas versolibre karma: 53

Ella. Madriz

Que sí,
que yo también la he conocido. Y no,
no entiendo que no sea de Madriz.

Que a mí también,
me ha enseñado que las réplicas no asustan,
si lo que precede es un pequeño terremoto,
que derrama vino al brindar.

Que si vais a contarme algo sobre aquello
de que se atreve a iniciar los fuegos,
os apunto,
que he perdido la cuenta de la cantidad de papeles
quemados por no encontrar su adjetivo correcto.

Que si me hablas sobre sus metáforas,
yo también la he comparado con mi manía
de beber agua con las manos. Con eso
de que entre los dedos se te pierde parte de su vida,
y aquello de que nunca consigue saciar toda tu sed.

Que sí,
que también podéis describirla como al arte sin artista,
pero cuando os insulte,
intuiréis lo que se siente al hacerla rabiar,
y como cambia su mirada y te odia en ella,
con to' el arte.

Que sí,
que yo también la he conocido. Y no,
no entiendo aun que no esté en Madriz.

Que como vosotros,
he acabado asumiendo que era más fácil
de envidiar que de imitar, y sí,
ella imitaba tan mal
que no conseguí no reírme ni una de las veces.

Que yo también he elegido
entre sus momentos mi foto favorita,
y he notado donde queda su lunar de la mejilla
cuando sonríe como una niña pequeña. Y mejor
no hablemos de aquel
que coincide con su hoyuelo.

Y os añado, por si no lo visteis
que he contado
las siete arrugas que se producen
en su labio superior cuando se dispone
a tomar otro trago de cerveza.

Y sin más, reconozco al igual que vosotros
que improvisé,
improvisé como contaros la linea divisoria que
la separa entre mujer y musa.
y no, tampoco os la aconsejo.

Pero sí,
reconozco también, que acabo de empezar a conocerla. Y sí,
tiene algo de Madriz.
9
sin comentarios 185 lecturas prosapoetica karma: 45

Zapatos foráneos

personas quebradizas
miran
en su espejo
reflejan su mirar

transparente luz dirigida
significados lúcidos
parcos
imágenes repetidas
repetidos colores

zapatos aderezados
calzan los pies de número maleable
acogen la pisada del ajeno pie
pie de calles hambrientas de caminos
zapatos abandonados
espejos reflejando el mirar
de tu pupila

espinoso amañarse a un zapato ajeno
difícil saborear el vivir de las calles
vagadas por otros pies
sigues viendo en el espejo la imagen de tu mirar
los colores de tu prisma
el calor del roce de tu pavimento

descalzarse
desnudar los pies
savia de espejos
imágenes de otro mirar

zapatos foráneos
rayos paralelos de luz
sombra
imagen de tu mirar
mirar del mirar
álter ego mira.
6
sin comentarios 173 lecturas versolibre karma: 52

Una Mujer

Una mujer me robo lo que quería...
lo que amaba, lo que en mi vivía.
mi sueño poco a poco robo...
en un bilis y cerrar de ojos tu amor se esfumo.

Con mis lagrimas cayendo en mis mejillas,
te pedí que de mí no te alejaras...
y tan hipócritamente con una sonrisa,
vi como poco a poco de mí te ausentabas.

Sentí coraje conmigo mismo...
por ilusionarme tan netamente;
vivir sin ti es entrar al abismo...
vivir sin ti es hoy el presente.

Una mujer robo mi vida...
mi potencia y mi razón de respirar...
una mujer me regalo melancolías.
Me regalo la ausencia del ¡Ya no estas!

¡Oh que cruel mujer!
que a mi vida dejo sin sentido...
el sentir que ya no estas,
es hoy, mañana y siempre un imposible olvido.

Una mujer que sonriendo esta...
y me imagino que al igual que ti,
pero te aseguro que no la podrás amar...
como algún día me amaste a mí.
leer más   
5
sin comentarios 181 lecturas prosapoetica karma: 33

8 de marzo, Nosotras

Nosotras que aprendimos a la fuerza
a arreglarnos las alas con las manos,
que estamos hechas de música y colores,
que alimentamos la luz y los poemas,
reclamamos nuestro trozo de la tierra,
exigimos más respeto y menos flores.
Loreto Liz (Lilith)
10
sin comentarios 153 lecturas versolibre karma: 62

Mujer Luna

Mil cantos de tierra y alma
por siglos le has dedicado.
La miras con avidez,
con virtud y con pecado.

Sospechas lo que ella oculta,
lo que jamás te ha mostrado;
prefieres seguir amando,
sordo, ciego, apasionado.

Su rostro tiene dos caras:
la que amas y la oscura.
Te quedas con la que brilla,
la más linda, la más pura.

Ella es ajena al amor,
a las luces, a las sombras.
Tampoco oye el clamor
de tu piel, cuando la nombras.

Aunque la sepas distante,
aunque un solo lado muestre,
igual la sigues amando.
Mujer Luna, para siempre.
leer más   
13
4comentarios 958 lecturas versoclasico karma: 51

Soy

Soy alarido ahogado
De un lobo malherido,
Que aulla a una luna difunta
Que amortaja al infinito.

Soy primer segundo de postvida,
Ultimo suspiro de quien agoniza,
Soy ardiente rocío,
De un centinela vegetal caído.

Soy sinfonía del silencio,
Soy invierno del desierto,
Un milagro de la vida
En un aciago cementerio.

Soy quien quiere hipotecar
Años de vida para librar,
A toda mujer atormentada,
Consolada por sangre salada
Que cruza el infierno
De sus mejillas castigadas
Por un homínido moderno.
leer más   
12
7comentarios 149 lecturas versoclasico karma: 57

Sólo con tu piel

Sólo con tu piel (viaje de caricias)


A la espera de la entrega
de tu cuerpo y de tu alma
te hayas vestida sólo con tu piel
aguardando por este viaje de caricias.
Tu piel se derrite y se estremece
con mis caricias, con mis besos,
tu boca entreabierta y jadeante
simplemente me enloquece...
En este viaje recorro tu cuerpo,
desde el sur de ese valle de fuego
hasta el norte, donde esos cerros rosados
aguardan por mis labios de miel.
Este viaje recién comienza,
la noche es larga, es intensa
es apasionada como este rito
sin horarios, sin agendas, sin mito...
G.A.F.
7
1comentarios 190 lecturas versoclasico karma: 64

Mujer textual

A ella los besos que la someten a la rutina no le bastan ya.
Está cansada, está harta de lo mismo.
Ha llegado al límite de sus límites,
A soportado el mal amor.

Ella quiere ser tocada, sentida.
Quiere que la abracen por la espalda,
Que le hablan al oído y le den besos en el cuello.
Ella quiere volver a ser la diosa que era,
La que un día fue la más bella de la fiesta,
La que enamoraron con tanta pasión.

Ella quiere ser mujer,
No más mujer sexual,
Ella quiere ser mujer, textual.

Quiere que la conscientan y la adoren.
Quiere salir de sus cuatro paredes:
De su hogar, su infierno, su trabajo y su rutina.
Quiere pecar o que la vuelvan a enamorar.

Ya no le importa.
Daría lo que fuera por ser amada,
Porque de eso se han olvidado en su casa.
Daría lo que fuera por hacer el amor como antes
Cuando cada rincón de cada lugar
Era el más sublime Edén para fornicar.
Cuando le recitaban versos para endulzar su oído,
Y después sus prendas barrían todo el lugar.
Ella quiere estar desnuda de nuevo, desnuda,
Pero no sexual, textual.

En el fondo de una dama muy recatada
Hay un demonio a punto de estallar,
¡Eso quiere! ¡Nada más!
Explotar como antes lo hacía
Cuando era verdaderamente adorada.
Que aquel que conquistó su alma, un día,
No deje de ser su loco,
Ni su poeta,
Ni su aventura,
Ni su ídolo,
Ni su ángel,
Ni su diablo,
Ni su devorador,
Ni su presa,
Ni su príncipe,
Ni su hombre, ni su macho.
Quiere que sea el mismo que la enamoró.
Quiere recordar el porqué ella lo eligió.

Ella quiere ser amada de nuevo.
Ella quiere ser mujer,
No más mujer sexual.
Ella quiere ser mujer, textual.
leer más   
7
1comentarios 147 lecturas versolibre karma: 56

Tanka 2

Humedad cálida,
cielo líquido azul,
sábana de agua.
Suave, tierno cobijo,
vigilia de su sueño.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
8
4comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 65

Ella

Ella, chica audaz cual torso desnudo en medio del polo norte.

Y vestida en tacones a paso fino mientras en las calles envidian su belleza y sutileza al andar.

Sabe que el mundo la mira y eso le encanta, pasar desapercibida no es algo que pase por su cabeza.

No espera a que la llames, sabe muy bien que sin ti puede hacerlo mejor.

Ella, en su mirada mil demonios, en su cintura el paraíso y medio.

No hay corazones rotos, sólo fuertes labiales rojos.
8
1comentarios 154 lecturas versolibre karma: 61

Preguntas sin respuestas

A preguntas sin respuestas,
las respuestas sin por qué...
La certeza del mañana
o el enigma del ayer.

La memoria silenciosa
de recuerdos por doquier,
a misterios insondables
responde solo la fe.

Sumido en el mar de dudas
de aventuras del saber,
perdido entre mis desdichas,
desventuras del querer.

Que le pregunten al cielo
por el germen de placer,
cielo que está entre sus piernas,
cielo donde he de volver.

Y entre todas las cuestiones,
solo te confesaré,
que solo hay una respuesta...
y es su cuerpo de mujer.
11
4comentarios 198 lecturas versoclasico karma: 65

El lado bueno de las cosas

Necesito ver el lado bueno de las cosas, pensó,
aunque las cosas no devuelvan nunca la misma bondad.
Tras las huellas que dejé, tantos pasos sin piedad,
se borró todo lo que de ti amé sin nombrar.
Ahora necesito ver que existe lo que no se muestra
entre la niebla, flotando, entre palabras escondidas,
que no se abren a la verdad, que se oculta la vida,
que se marchitan los años, que se niega lo que es,
cada cosa que doy, que me pasa, cada cosa que no puedo ver.
¿Sabes?
Necesito entender que las cosas tienen manos, rostro y corazón,
que son todo alrededor,
hasta las que mueren sin ser dichas,
las que perecen anónimas, esperando, horas y años sin sentido.
Necesito llegar, gritó. ¿Dónde está?
Corría a ciegas, buscaba,
en alguna parte está la verdad que ahora niegas.
No te dejé para que fueras mi olvido,
te dejé atrás para que vieras que una mujer
responde al dolor con furia pero sin ira,
una mujer escapa sintiendo, cuando no ve, cuando no entiende.
Y cuando necesita saber la razón de una mentira,
a su espalda deja la oscuridad apagada
y corre persiguiendo el lado bueno de las cosas
para darles vida.
6
2comentarios 213 lecturas versolibre karma: 57

Un grano de tiempo

Soy otro lugar,
otro espacio
en el vacío.
Soy otra mujer
tratando de encontrar
mi estación.
Tal vez,
no la halle nunca;
quizás,
es alguna de esas
de las que ya me alejé.
Puede que,
lo mío sea dormir
junto al camino.
Mas si me detengo,
tengo miedo
a seguir siendo
una sombra
con el corazón
roto de pisar,
estrujar y sentir.
No me sobra nada,
ni siquiera
un grano de tiempo
antes del último adiós.
leer más   
11
4comentarios 131 lecturas versolibre karma: 87

Canto YO, mi canto...

Tomé un puñado de pájaros
los oculté en mi boca
para que mis palabras fueran de alegría,
melodiosas al oído de las bestias
que estaban a mi alrededor,
cazándome,
dispuestas a saltar y devorarme.

A escondidas, siempre a escondidas,
me alimentaba de semillas
y tragaba ramitas
para que se construyeran un nido.

Una mañana
me mareó el olor fétido
de mi aliento.

Quise hablar,
mas espantada
regurgité plumas.

Entonces, supe
que ni la más bella ave
podría sustituir
mi propio CANTO.

-Aria Nahual
*Dedicada a mi amiga Katy
(S/ 27/02/2016)
13
12comentarios 133 lecturas versolibre karma: 77

A usted mujer

Yo no soy escritor ni poeta,
ni ese sol que en el alba despierta,
sólo soy de mi pluma las letras
que dibujan palabras muy ciertas.

Le admiro por su grandeza,
por su gran corazón y nobleza,
por ser flor de primavera
que resalta su belleza.

Ante usted doblando mi frente,
agradezco el abrigo en su vientre,
y por ser de la vida la fuente
...Que Dios le bendiga siempre.

¡Dios le bendiga mujer!
...Y si un día sin querer ,
o por ser un hombre ignorante
yo le he podido ofender,

que la vida me castigue en mi vejez,
y si con ese castigo tal vez,
allá en mi senil decadencia
estaré pidiendo clemencia
para que su perdón ponga mi cruz...

Al final de mi existencia.


Autor ; Carlos Roberto Reyes Paz.
Choluteca , Honduras.
16
6comentarios 310 lecturas versolibre karma: 80
« anterior1234521