Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 745, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Nostalgia

Un lugar, una cama, una prenda,
una imagen, un dibujo, un plato, una palabra.
Hablo de un común que lleva a mi memoria
al encuentro con el recuerdo,
uniendo presente y pasado
por capricho y sin aviso,
sólo un rato.
Nostalgia siempre hace sentir,
Nostalgia es capaz de unir lo vivo con lo muerto.
Nostalgia se hace llamar, pero todos
por distinto nombre la conocemos.
Dicen que no tiene apariencia,
pero yo siempre la veo.
Te la puedo describir:
Unas veces es rubia, otras morena.
Unas veces es joven, otras anciana.
Unas veces es niña, otras niño,
hombre o mujer,
animal o humano.
Te aseguro que es caprichosa, pues
no quiere permanecer, ya sea
estando despiertos o dormidos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que mis añorados seres queridos
siguen vivos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que puedo ganar algo
que sólo puedo perder.
Dicen que los muertos los perdemos una vez,
pues yo digo tres:
la primera vez en su adiós, la segunda en su olvido
y la tercera, tras despertar del recuerdo
al que Nostalgia nos lleva
consiguiéndonos engañar.
Seguiría maldiciendo a Nostalgia si no fuera por conseguir
reunirme con mis seres queridos, haciéndome disfrutar
una vez más de mis platos favoritos
y mis lugares preferidos.
Bendita la nostalgia que me da
la oportunidad de jugar una vez más
con mis perros, mis gatos y mis abuelos.
Bendita la nostalgia que me transporta
a las playas de Barcelona, a los pueblos
de mi infancia y a la calma de la montaña.
Nostalgia, unas veces me enfado contigo
por aparecer sin avisar, marchándote igual.
Otras veces te agradezco
que hagas posible en mi mente
lo que físicamente ya es nada.
Eres una sabia consejera que me ayuda
a corregir los errores del pasado
y una mala amante que no está cuando
yo quiero, sino cuando quiere.
Nostalgia, estás en todos.
Nostalgia, te doy las gracias.
9
4comentarios 227 lecturas versolibre karma: 21

Llovía, llueve, lloverá

Pasan ya una o dos eternidades
desde que vi tus ojos sonreírme,
desde aquel beso que nos hizo libres
bajo lluvias de irreversibles mares.

Creí entender la voz de tu silencio
susurrando amor a mis titubeos,
mezclé la realidad con mis deseos
y todavía no lo diferencio.

Siento la lluvia rociar nuestro abrazo
como el día que juramos querernos,
mas para ti llueve sobre mojado.

Me perforan gotas como recuerdos
mientras me pregunto con qué alegato
decidiste hacer mortal a lo eterno.
11
5comentarios 254 lecturas versoclasico karma: 10

Uno no es de uno

Dicen que uno solo es de uno

¡mentira¡

Uno es de quién le saca sonrisas
De quién gana el sol en una competencia
De quién besa en el invierno
De quién se enamora a dos manos
De quién lastima y cura la piel y, de paso
El corazón.

Uno es de quién ve las estrellas azules
De quién juega en instantes
De quién conversa en círculos
De quién alza la mirada al cielo necesitando el rocío
De quién esquiva la línea de su mirada;
Por acribillar sus pupilas.

Uno es de quién espera bajo las dos primaveras
De quién navega en el agua sal
De quién se embarca en un puerto desconocido
De quién descubre la poesía de su mano
De quién enamora en el presente, resguardando el futuro
Y en secreto el pasado.

Uno es de quién conversa con nuestra cintura
De quién gana un partido a la vida
De quién comienza un nuevo comienzo
De quién saca polvo a la medalla del corazón
De quién sirve al destino bajo las órdenes compactas
Y tácitas de su boca.

Uno es de quién agita su cometa bajo la noche
De quién danza al ritmo de una canción
De quién habla en un párrafo
De quién contamina el aire con su aliento
De quién persigue nuestro extraño ser y
Lo hace un ser magnifico.
leer más   
10
4comentarios 106 lecturas versolibre karma: 18

del oficio de escribir

Estimado amigo:

si usted escribe por comodidad, siéntase normal;
si usted escribe por amor, siéntase volátil;
si usted escribe por decepción, siéntase fuerte;
si usted escribe por quedar bien, siéntase uno más;
si usted escribe por que le lean, siéntase inútil;
si usted escribe por escribir, siéntase decepcionado;
si usted escribe por ornato, siéntase pequeño;
si usted escribe por impresionar, siéntase efímero;
si usted escribe...
leer más   
9
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 10

Soy de ti

No soy de mí
ya no son mías las palabras
Ni los colores
Ni lo sueños
Ni mis párpados
Ni el lenguaje
Todo se ha conjugado en ti
En tu verdad y debajo de tus manos.
leer más   
7
sin comentarios 205 lecturas versolibre karma: 33

Wendy

Buscaba ayer un pedazo

Ayer buscaba un pedazo de ti entre las olas de la primavera
no sé si ayer, hoy o mañana seguiré buscando ese pedazo de ti.
Lo que se es que en la eternidad seguirá ahí;
yo seguiré ahí.

Tú allá afuera impaciente me esperarás,
el camino lleno de polvo inservible tapará nuestras huellas.

El viento azul soplará desde el norte y desde el sur.

Los recuerdos vendrán desde ciudades muy lejanas, donde sus habitantes solo se mantienen vivos por los recuerdos de los espacios vacíos de un poema que no se ha escrito.

...de esa ciudad en tinieblas
y a tinieblas tú.
leer más   
7
4comentarios 100 lecturas versolibre karma: 43

Noche 23

Me lleno las manos
de recuerdos de ti
y ahora no me cabe ni la esperança.
Y con el corazón a media asta,
renacer es un silencio crudo
desnudando nostalgias.
leer más   
10
5comentarios 105 lecturas versolibre karma: 46

Distancia

Se suceden los días
en continuidades azules
acariciadas por el viento
de la distancia.
Suave lejanía,
ecos de voces,
destellos de luces
que no se rinden
ante la flor del olvido.
leer más   
15
5comentarios 605 lecturas versolibre karma: 53

Diciembre

No hay ningún ruido de coches
pues cae con prisa la noche
dolorida.

Silencio.

Y a la vez caen recuerdos
dispuestos a dañar almas
resentidas.

Recuerdos.

De aquellos que un día huyeron
para doler en diciembre
sin medida.

Diciembre.

Tú que esa tarde partiste
dirección aquella calle
sin salida.

Llévate el mes de diciembre
al igual que él te llevó a ti
a la deriva.

Llévate el mes de diciembre
y este tiempo que acelera
nuestras idas.

Llévate el mes de diciembre
y que no quede ni rastro
de mi herida.

Llévate el mes de diciembre
y déjame estos regalos
que dan vida.
leer más   
13
2comentarios 190 lecturas versoclasico karma: 47

Y me abrasó

En brasas...
en esa sequedad extrema, tus cobijas.

¿Te he olvidado?
quizá nunca
quizá pronto...

Sabes
esta no es la última vida que me queda para amarte

Aquí llueve cada día, en cada esquina;
esta lluvia me ha empujado hacia las letras y
en cada letra, tú.
leer más   
7
2comentarios 83 lecturas versolibre karma: 61

Wendy

No es ni un atardecer,

ni una sonrisa,

ni mucho menos un alma desnuda lo que hacía de mí un poeta:

!Eran sus manos¡
que destilaban en mí,
palabras
leer más   
8
4comentarios 111 lecturas versolibre karma: 54

Mi Cepillo de Dientes Pregunta Por Ti

MI CEPILLO DE DIENTES PREGUNTA POR TI

Mi cepillo de dientes pregunta por ti
(el que usabas a escondidas cuando te quedabas a dormir)
las medias que olvidaste y que lamentablemente aún calzo
y los vecinos, también preguntan por ti
Fausti, el que entrega el pan, te manda saludos
y sonrío estúpida sin saber qué decir.

El anillo que me diste rogaba entrelazar tu mano
y tuve que deshacerme de él
¡mierda que dolió!... pero resultó ser de fantasía
justo como todo lo demás lo fue
mi bicicleta con asientos dobles tiene pensamientos suicidas
y las tacitas de mate se llenan solo de ayer.

Apuesto a que tus botas piden combinarle a mi bolso café
y la chaqueta que tomaste prestada y prometiste devolver
aquella, cuando menos, debe preguntar por mí
si ya me olvidó e igual la envías, te agradecería
pues Lima esta terriblemente fría
y la muy traicionera, pregunta por ti.

Y es que la vida, el cosmos y todas las cosas
jamás se conformarán con que te hayas ido
y está demás decirlo, yo tampoco me acostumbraré
pero si me usaste, tal como con el ridículo cepillo
lo más probable es que no lo note, cariño
hasta mucho, mucho tiempo después.
4
sin comentarios 160 lecturas versoclasico karma: 38

Leve llovizna de febrero

De chubascos y recuerdos
se abruma la carretera
que me lleva a suponerte
en cada gota, pequeña
y aturdida, que se estrella
contra esta inerte vidriera.

Llueve también dentro, y tu
ausencia cobra más fuerza,
habitando cada instante,
acampando placentera,
hilvanando laberintos,
dulce abismo del poeta.

Llueve fuera, llueve dentro;
revelada mi condena,
naufraga en mil recuerdos
quebrantados, mientras estas
manos insurrectas buscan
tu piel como recompensa,
condenadas al fracaso
te convierten en poema.

Llueve fuera, llueve dentro;
y tras esta leve muestra
a preguntar no me atrevo:
¿también permites que llueva?
8
1comentarios 151 lecturas versoclasico karma: 50

Sobre los tristes adoquines

Ha muerto algo.
¿No sabías?
Murió hace unos días.
Cubriendo el corazón una coraza,
el dolor traspasa
los aceros blancos.
Y se clava.
Y hace un agujero
desde el que sonríes
mientras lloran
los días enterrados
en el subsuelo del alma.

Ha muerto algo.
Aquí.
Justo en tus manos.
Y en las mías.
Las puertas no se abren
a los sueños derretidos
en ácido de ausencia de palabras.
Y es el aire
el que afloja las viejas ataduras
y abre los ojos
que lloran nostalgias;
ni dolor, ni tristeza,
ni aquella amargura
tan desamparada.
Sólo nostalgias.

Porque ha muerto.
Y ahora yace
en algún rincón de la avenida,
sobre los tristes adoquines
llenos de recuerdos de nadie.
Y encima los pisan.
leer más   
10
8comentarios 293 lecturas versolibre karma: 57

Ahora que duerme tu voz

La calle es un lienzo húmedo
que camino de puntillas
ahora que duerme tu voz
en algún rincón perdida,
donde el ruido de mis pasos
no la alcanza.

Te he escuchado
en el acento desmigado
de otras bocas.

Me has mirado sin cesar
con los ojos de las hojas
de algún sauce llorón
que se sonroja
al cruzarme con él.

Yo sonrío.

Llueve mucho,
no es de día.

Sopla
el viento arrugando
el agua
del cauce
del río.
7
3comentarios 190 lecturas versolibre karma: 57

La soledad del verbo amar

Lágrima que de sus pupilas brota
por recuerdos que se quiere olvidar,
olvidos que no logran recordar
unos ojos que sangran gota a gota.

Se apaga la tarde, sabe a derrota,
alma sombría obligada a vagar,
erial errante…¡y rodar y rodar!
y un viejo violín desgarra una nota.

En melancólicos aromas flota
la nostalgia en que acaba el suspirar,
y se parte el alma harto de llorar
huyendo sin rumbo en pos de su Gólgota.

Un amargo viento helado le azota
y le lleva en volandas sin parar
al desierto en que quiso desertar
y donde es mero grano, simple mota.

¡Oh triste necio, estúpido…, un idiota!
¿Qué es tu vivir sino cruel delirar?
Triste consuelo te queda al soñar,
solo feliz al dormir cual marmota.

Sombra amarga, reverente y devota,
que llenas de ausencias tu caminar
por la vil soledad del verbo amar.
¿Qué te queda? Solo una vida rota…
13
6comentarios 171 lecturas versoclasico karma: 54

No estoy loca

Llevo dos horas aquí sentada en el sofá, tomándome el café que, normalmente, apuro en dos minutos. Queda el poso, una suerte. Todavía podré aferrarme a la taza un rato más mientras te observo, hablándome de nada en particular, captando mi atención de todos modos. No pienses que estoy loca, ya sé que no estás aquí realmente. Lo que no entiendo es por qué no he ido entonces a buscarte, en lugar de conformarme a diario con un café frío y la evocación desgastada de una imagen que es ausencia todo el tiempo; por muy capaz que sea de imaginarte sonriendo, disfrutando de una infusión humeante, acariciándome el oído con tu voz, señalándome la luna recién aparecida en el cielo, mirándome con esos ojos encantadores de serpientes y de locas como yo, bueno, como yo no, es un decir, no pienses que estoy loca. Tal vez, idiota, pero loca no. Si estuviera loca, no contemplaría el poso del café agarrándome a todas las esquinas de tu recuerdo. Si estuviera loca me levantaría ahora mismo del sofá, dejaría la taza sobre la mesa, cogería la cartera e iría a tu encuentro. Todos los días lo pienso. Ninguno lo hago, porque no estoy loca. Aunque deseo estarlo. Quizá este sea el comienzo.
13
3comentarios 212 lecturas prosapoetica karma: 46

Sigo estando bien

¿Quién dijo amor?

Yo hablaba de mañanas templadas
y olor a jazmín.
Un blanco planeando sobre azul
recién pintado.
De par en par abiertas las ventanas,
la sal colándose en mi nariz,
y la risa tonta riéndose por nada
con los ojos turbios de ilusión
por estrenar.

¿Quién dijo dolor?

Yo hablaba de los cuentos de mentira,
de los finales con panteras disfrazas de perdices
que no acaban de cerrar
las cicatrices que la esperanza
les dejó.

¿Quién dijo nostalgia?

Yo hablaba de las noches de vigilia,
de los juegos con la cara oculta
de la luna,
del asombro al descubrirte
en otras bocas que no eran
la tuya.
Aún intento deshacer el nudo
de mi garganta,
y confundo con alergia
los ojos llenos de lágrimas
cuando creo que vislumbro
tu perfil.

Como ves,
sigo estando bien.



Fotografía de la orilla revuelta en alguna playa, en algún lugar del sur de España.
11
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 48
« anterior1234538