Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 28, tiempo total: 0.004 segundos rss2

No puedes engañar a quien conoce la verdad

Escupes sobre mi nombre solo porque piensas que son demasiadas buenas las cosas que hago para que sean verdad.
Crees que detrás de esa cara hay una máscara que oculta la verdadera identidad.
Que realmente soy un lobo oscuro cazando almas incautas en el universo caudal.
Que bebería estar más que muerto entre la escoria que desborda a la humanidad.
Que mi memoria debería ser olvidada para siempre de la faz de la historia de una tierra que me vio nacer.
Que el recuerdo del que me observa debería ser más que borrada.

Es cierto que siempre he estado muy lejos de ser un ser perfecto.
No hay un día en el cual mis imperfecciones heredadas de la primera pareja humana no se asomen en mi vida.
Pero no soy tu espejo.
Nuca lo fui y nunca lo seré.

Desde pequeño aprendí a observar y escuchar.
Cuál esponja que absorbe el agua voy rodeándome desde que tengo memoria de seres humanos maravillosos.
De ellos he aprendido a amar, a perdonar, a abrazar a los otros.
A creer en que algo mejor nos espera en un futuro.
Llevo muchos años copiando su vivir, su andar como personas sabias y sanas.
Son muchos y son padres y son hijos.

¿Me he extraviado?
Me extravié más de una vez.
En esa fatal oscuridad te conocí.
Y no seguí las lecciones que mis padres me habían inculcado.
No me aleje de ti en el debido tiempo.
Y muy tarde comprendí que solo era una presa fácil más.
Una a una como la carnada ideal recibí los golpes mortales de tus garras.
En el suelo.
Muy abajo.
Arrastrándome en mis lamentos comprendí que yo solo erré.
Y mi error fue erosionado poco a poco mi vida como una estaca clavada en el pecho de la inacción.

Pero en la absoluta oscuridad de las tinieblas en las cuales yacía desconsolado alcance a ver la luz.
Solo bastaba con seguir lo que alguna vez había aprendido para encontrar otra vez la salida.
Y el amor de los míos me salvó.
Fui rescatado porque muchos de ellos son unos verdaderos guerreros.
Otros más son vigías.
Otros enseñan a amar.
Ahora soy libre, porque del yugo del que obra con cobardía me he librado.

Sé que seguirás escupiendo sobre mi nombre solo porque piensas que con ello puedes engañar a todos.
Pero son demasiados para poder engañar.
Ellos conocen desde que tienen memoria mis pasos.
No puedes engañar a quien conoce la verdad.
No lo puedes hacer.
Y no lo harás.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
02/01/2017.
18
6comentarios 310 lecturas versolibre karma: 15

No dejes para mañana lo que puede doler hoy

Quien quisiera dejar parapléjico al recuerdo,
Que no se moviese más de la cama
Y poder avanzar sin un corazón tan hermético.
Afecto.
El afecto vendrá cuando todos mis canales estén abiertos.

No dejes para mañana lo que puede doler hoy.

No tengas asignaturas pendientes,
En una ocasión hablando con un superviviente de cáncer
Me comentó que:
Al enfermo se le ha de dejar estar enfermo,
Y estoy de acuerdo.
¿De qué sirve teñir tu cara con una sonrisa mientras cargas toneladas y toneladas de piedras?
Podrás avanzar unos metros, pero tarde o temprano tus manos vencerán frente a la carga.
El ver todos tus males por el suelo será un trauma.
Escucha.
Si tienes que llorar llora,
No te lo guardes para dentro,
Si reprimes todo y lo escondes bajo la tierra,
Te crecerá una planta de guerras internas.
¿Cómo combates eso?

Así que siéntate, escúchate
Las personas no solo tenemos derecho a estar bien,
También lo tenemos a estar mal, concédete ese derecho.
Busca la paz.
Entiende que todo duelo conlleva varias fases.
Desahógate.
Piensa en como llevaras tantas piedras,
Cuales te llevaras y cuál será la manera,
Y cuantas despeñaras ladera abajo.

Es irónico, nos enseñan la teoría de la gravedad
Pero no nos enseñan que las lágrimas han de caer,
Parece que lo lógico es arrestarlas en el lagrimal.
Cuántas de ellas viven en cautiverio por el que dirán,
O por el
“los hombres no lloran”
O el
“tenemos que ser fuertes porque tendremos que aguantar un parto”
O aquellos hipócritas que dicen “sé tú mismo” para más tarde decirte “deberías sonreír más”

Ya basta de criminalizar a quien no se siente abrazado
por alegría.


Disfruta mañana lo que no puedas disfrutar hoy.
Mientras pases el duelo grábate estas palabras:

Hay que dejar de ver la vida como una balanza
Donde pesa más lo malo y verlo como una catapulta;
Donde lo bueno sea un contrapeso y lo malo
Sea la munición que se lanza.


Si lo consigues tal vez nunca más necesites este poema.

LGR
leer más   
18
6comentarios 313 lecturas prosapoetica karma: 101

Generación poémame

Abordamos los temas que son más dispares,
pincelando los poemas de nuestro futuro,
adornamos conciencias y lindos lugares...
rompiendo mil lanzas por este infiel muro.

Comentamos, amamos y colaboramos,
como nadie en la historia se había atrevido,
pajita a pajita construimos el nido,
ramita a ramita cruzamos el charco.

Generamos belleza y mundos ocultos,
aunamos las piezas de un puzzle sin rectas.
Le damos grandeza al tonto y al culto,
buscamos la mezcla y la rima perfecta..

Batimos en duelo sin miedos e insultos,
tocamos el alma callando al tumulto.
Rogamos al cielo el dar con la letra,
y mientras lo piensas alcanzas la meta.

Publica en portada, nuevo y destacado,
y siente el delirio de ser valorado.
Embriaga tu vida de oda o sainete,
nada que envidiar a la del veintisiete.
leer más   
20
22comentarios 310 lecturas versoclasico karma: 96

Su culpa

Es a causa de su luz
que he perdido las estrellas,
es mi cielo y es mi cruz,
no es en blanco y en botella.

...me trastoca mientras hablo.

Su mirada anda inventando
una balsa en la que floto,
mar adentro, remolcando,
con la caída de sus ojos,

me libera y me condena...

Es por culpa de sus piernas
que me estoy volviendo loco,
porque en sueños me rodean
y despierto si las toco.

Es mi todo y es mi antojo.

Cuando creo tomar las riendas
me topo con el contorno
de sus labios, que me muestran
el empíreo en que me alojo.

Me da paz y es pernicioso.
leer más   
18
12comentarios 163 lecturas versolibre karma: 126

Latidos

.

Yo puedo ser un te quiero
cuando quiero, cuando soy más que razones
latidos buscando un Te Amo de otro cuerpo
vestido de alma, que con sólo vernos me vea
por dentro, sin una palabra…


soundcloud.com/lola-bracco/cuando-quiero-corto (Lola)
14
4comentarios 160 lecturas versolibre karma: 84

Quién puede entender el cielo, ser herido por las plumas

Sus pasos a menudo son suaves en mi memoria, y
me siento dulce y me balanceo en mis pensamientos profundos.

A fines del otoño, el sueño está maduro,
es claro, nítido y delgado, ¡como los pasos invencibles!
¿Cómo puedes sonreír tranquilamente los giros y las vueltas,
besos y caricias, cómo tocar mi piel, una luz en el piso de arriba guarda la noche fría,
con un ingenuo placer de darme un manuscrito,
gritar tus nuevas palabras,
¿la primera noche que me penetras como mujer libre? ¡Escribiré poesía!
¿Cuánta frescura en el rocío de la mañana?
Delicias de flores y hojas.
Ahora lamento los años perdidos de mi vida, y
lamento que sea como una flor sin abrir.




Aunque el amor tiene una fruta roja en el dolor,
sé que es la más fácil de caer y la más difícil de recoger.
Dime amor, ¿de qué color es la alegría?
¿Como son las alas de una paloma blanca? La boca roja del mirlo?
¿Cuál es el sonido de tu cuerpo al chocar con el mío? Como una flauta de caña.
¿O es de la bofetada del sonido al agua que fluye entre nuestros cuerpos sudorosos, entre tus pezones y los mios?
¿Es algo que puedo sostener, como una mano caliente?
Visible, como los ojos del amor y la compasión?
¿Hará que la mente tiemble ligeramente,
y llore tranquilamente, como la alegria de amar?
Una malva debajo de la luna se cuela en tu pecho cuando cierras los ojos.
Hay sueños plateados de sexo y amor en el futuro,
como las alas de las palomas blancas, como los pétalos del loto que caen de la sombra del agua, como el sonido otoñal
de las hojas de sicómoro vítreo en los azulejos escarchados.




En la brisa de la floración de junio, la nueva ha pasado, y
tu cabello fluye con una fragancia fresca. La sombra verde
redonda es nuestro cielo, y tienes una sonrisa de hombre de
estrellas en tus ojos. Tus suaves brazos son como enredaderas robustas alrededor de mi cuello,
y un dulce susurro rojo sobre mi pecho.
Sí, si, si, un nuevo árbol exótico crece en mi corazón,
y estoy abriendo una flor roja en mis labios mas íntimos.



No conoces la tristeza, y
estás dispuesto a volar a mis sueños y
mi sueño también es polvo amarillo.
La luna dispersa, la calma de la plata, empapando las raíces de la hierba como agua fría. El lirio de agua se despliega en mi corazón virgen desde el sueño, y la punta de mi pétalo tímido y intimo entre mi vello púbico es rojo como para ser besado y amado.
Dime amor, ¿qué es la agravación del placer, qué balance del frío en mi corazón, como las hojas del bosque tiemblan a la luz de la luna, meciendo las perlas puras en mis ojos tristes,
triste rocío.



Tu voz es tan suave como el brazo blanco de un ángel.
Tocas el tiempo por segundos y se convierte en oro.
¿Crees que soy una buena amante?
Si, mi mente es tan suave como una ola de mar azul,
tienes un aliento de alga marina en mi corazón.
Tu temblor en los espasmos es como una cuenta de rosario en la boca de un pez, y
una cadena de círculos plateados, es una rotonda para una canción del sueño.



El sueño fascinante ha estado en tus cejas.
Tus ojos son como el inquieto y desordenado, y
el misterioso aroma de la noche.
¿Oyes las estrellas de oro en el bosque?
Es la flor amarilla madura que abandona la rama de la liberación.
¿Sientes una sombra verde en tu cabello?
Es una brisa que se desliza hacia abajo desde las hojas densas.
La sombra de la exquisita columna se has trasladado a mi vientre.
¿Cuál es tu respuesta a mis labios silenciosos?
¿Es un beso silencioso como una flor?



Los pétalos rojos tiemblan, en el aroma maduro de tu cuerpo;
esta es mi acacia diurna y nocturna,
y en este verano lluvioso, a
la deriva, excesivamente persistente, más hidratante entre mis piernas, hay niebla en el valle. Hay rocío sobre la hierba.
El amanecer está abierto como una flor.



Che-Bazan.España

Quién puede entender el cielo, ser herido por las plumas.
leer más   
11
3comentarios 102 lecturas versolibre karma: 84

Puedo... pero no quiero

Puedo hacer esto
una y otra vez.
Puedo escribir con mar
historias de sal diluidas,
que estallan,
y siempre fueron espuma.

Puedo perder en el viento
la voz verdosa de un canto alado
que nunca fue ave,
ni vuelo,
ni pluma.

Porque así tu
nunca has sido cielo
pero me llenas de sol.

Cuántos versos
he de soplarle al alba
para respirarte en mi luna...

Y te miro porque si,
porque puedo
aunque siempre hayas sido estrella
aunque estés en otro universo.

Y claro que si,
podría,
podría seguir escribiendo,
pero prefiero guardar la luz
para volcarla sobre el misterio,
aquel que no se parece a ti,
porque quiere,
y puede,
ser letra y tinta en lo eterno.





Dee Dee
leer más   
18
12comentarios 143 lecturas versolibre karma: 99

Milagros Edulcorados

—Lo tomo expreso—
Cómo toman almas los demonios ex convictos.
—Hablo de café—
Los trenes, los prefiero dulces, con azúcar en cubitos.
En la medianera concavidad vitrificada de gres
Deletreo advertencias en esferas surfactantes
—tan solo es una taza—
Dilapido las palabras (al igual que la fortuna)
en un garito itinerante
Anclado al tren imaginario donde viaja mí ilusión apegada al ejercicio de la fe
para tonificar lo más minúsculo
Lo más brillante, en la beta fundamental del último crepúsculo.
—Apuesto todo a este “indiano”—
Que tiene todo el corazón edulcorado con miel.
Agradecido con los dioses por haber puesto tanto chocolate en esta piel.
Y sobre mí cabeza una densa noche
Con la inevitable ansiedad en amanecer
Glaciada.
Cuando viajo: extraño su café. Y mí angosta cama.
Y a mí espejo, impertinente que dibuja a un viejo flaco
Cada día con intrusos blancos invadiendo la barbilla.
Y a la misteriosa almohada.
Con frecuencia visitada por hormigas
Ya que al ser mis sueños dulces,
sobre ella,suele infiltrarse mermelada.
—Volvamos al café—
volvamos al café de madrugada.
Neguemos los recuerdos, los que nos calcinan
y los que dicen de cosas subestimadas,
y recordemos que ningún cerdo se suicida,
porque la muerte es una abstracción de los humanos,
y no un asunto discutido en congresos de marranos.
—allí,discuten leyes y pactos políticos—
en perjuicio de todo ciudadano.
Tomando el último café me embriago,
y digo que pocas cosas tiene el mundo
más estúpido que un hombre armado.
!ven y vénceme con tus manos¡
como lo hace el tigre , el león u otro colaterado.
pero soy de azucar, endulzado...hago poemas
...no hago milagros.
leer más   
15
22comentarios 110 lecturas versolibre karma: 115

Puedo intuirte

Puedo intuirte
Sin conocerte
..... Puedo intuirte...

Cierra los ojos
Posare mis pulgares
sobre tus párpados, te leeré en braile
Puedo intuirte, a un país de distancia
...... Puedo intuirte.

Colocaré mis dedos en tus sienes
y bajaré en paralelo
hasta rozar tu barba
.... Puedo intuirte...

Rozare las comisuras de tus labios
Y recorrere
la corta distancia
que abarca tu boca
con las huellas de mi indice

Puedo intuirte
Piel morena, ojos castaños

Puedo intuir incluso
como besas

Cambiando mi ritmo
cuando te acercas

Y con todo eso
Te llevaré a barro
Esculpire tu rostro

Y así
además de intuirte
podré.. acariciarte...

Mientras brotas
de mis manos..
leer más   
27
28comentarios 174 lecturas versolibre karma: 119

Puede ser que sea eso

Hay muchas cosas que pueden ser tristes pero ciertas.
Hay otras muchas cosas que pueden ser alegres, pero sinceras. ¿Pero porque todas las cosas duelen más de lo que esperamos? ¿Y si lo incierto y las mentiras pesaran menos de lo que pensamos que nos pueden doler? ¿Y si lo triste y alegre son los modos más ciertos y sinceros en que se pueden decir las cosas?

Puede ser que sea eso.
leer más   
14
4comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 81

Si puedes, podrás

Puedes fijarte en la forma
y podrás verlo en profundidad.

Puedes recalcar su silueta
y conocerás los límites de los colores.

Puedes dibujar cualquier garabato
y podrás poner tu nombre al lado.

Puedes susurrar las letras de mi nombre
y podrás gritar al silencio que se vaya lejos diciéndole que lo borroso,

al final se puede ver con claridad.

No cierres los ojos,
ábrelos y sopla al viento.

Si puedes alcanzarme (sin pestañear)
podrás tenerme (alrededor de tus brazos).
leer más   
5
1comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 68

Soy, estoy y puedo

El sublime sutil susurro
mandado por la marea,
insensible a mis sibilinos
martirios magullados ,
penetra perezosamente
en mis dudas constantes.

Ahoga la frondosidad de una costa
antaño verde, ahora marchita.

Asusta a la fauna adoradora de la vida,
salvaje y tranquila, plena,
dejándola vacía e inerte
sin lugar, perdida en la inmensidad
del malestar errante.

Camino lejos del mar
dejando atrás los castillos de arena
ya desaparecidos y olvidados.

Busco un lugar dónde llorar,
me tumbo en un punto fértil
y dejo que el tiempo reparta mis raíces
entre la húmeda tierra que yace
debajo de un cuerpo reconquistado,
acumulando los crujidos cómo sabia savia .

Dándome al olor de la humedad,
respirando el seco aire manchego,
dejándome ser el ser atrapado en el engaño.

Liberada, sin temor, armada con tinta
y recuerdos de madera,
me permito cumplir el deseo ,
en un pasado,imposible,
sin consejos, sin dudas, sin miedo
pues ahora soy, estoy y puedo.
leer más   
4
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 62

De todos los barrios, de todas las ciudades del mundo, tuvo que venir al mío

Me has rozado
siempre
con las pestañas,
(para acariciarme o expulsarme,
chi lo sa?).
Acabas de aletear
de nuevo
con indecisión de insecto,
bailando
sin saber
la danza de hiel del ganador.

¿Qué hacías, maldito,
paseando,
indolentemente,
con ella
por mis trincheras,
mi origen,
mi arco,
mi Stranger Things?

Ya has marcado
con tu esencia
gatuna y cardinalmente
mis pasos de niña
(¿Dónde queda mi hilo de Ariadna ahora?).

Retrae tus garras y vete,
No te quiero aquí.
Vuelve a tu indefinición,
al trastero del “casi”,
a los libros no leídos con flores de orquídea seca,
a tu puto surfer look
y a la rubísima clave de tu pelo.
Bébete a mi salud una copa
con todo lo que ha llovido.
Yo solo quiero
lo que quise:
emborracharme de olvido.
8
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 92

6 flores antes

Resultó que, tras un año sin flores, la orquídea no se había marchitado, sino que estaba “en barbecho”. El ciclo de la vida-muerte-vida culminó, por algún capricho compensatorio, con 11 capullos, el doble de los que habían florecido hasta la fecha. No importa cuántas veces lo hayas vivido, siempre es un casi un truco de magia. Al comienzo surge un palo, una insulsa varita mágica de la que acaba abotonando la que posiblemente sea la flor más elegante y voluptuosa del planeta. Y no puedes evitar sentirte fascinada.

Lo confieso: inconsciente y estúpidamente, asumí que no podía ser casualidad que la orquídea y tú “brotáseis” a la vez, entonces, cuando nadie os esperaba, en lo más crudo del crudo invierno.

Ese año el frío fue más tolerable porque llevaba implícita una hermosa, aunque quizá efímera, promesa doble. Marzo y abril fueron fieles a su esencia, precipitando y recibiendo. Surgieron las caricias y las flores, el paladar visual se aclimató al color y el tacto se acostumbró al calor. Todo era gozosa y prometedoramente primaveral, pero en el cénit de todas las cosas, justo cuando había florecido la quinta flor, desapareciste como si te hubieran arrancado de la corteza del planeta, demostrando que no había nada insólito ni especial en aquella primavera. Sin embargo, continuaron llegando puntualmente las flores (la sexta, la séptima, la octava, la novena…), como hermosos turistas solitarios a una tierra donde no los espera nadie. Y yo no puedo evitar preguntarme por qué el amor siempre es una promesa que acaba 6 flores antes.

*
3
sin comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 30

Antes del amanecer, atardecer y anochecer

Prometiste llegar antes de que mis manos se volvieran azules,

antes de que se deshilacharan, por ambos extremos, todas mis bufandas,

antes del destierro de los gorriones de todos los parques,

antes de que la sombra sea más alargada que el recuerdo.


Se maquillan, una y otra vez, las fachadas de los edificios,

se repliega la voluptuosidad de la orquídea,

se descuelga el asombro de la comisura de las bocas,

se abandona el violín a su llanto desafinado.


Cae el domingo.

Cae

como la primera o la última gota de una tormenta,

mientras yo sostengo el espejo del cielo

como quien sostiene una vela.


Cae el domingo.

Cae

y tú no has llegado.
4
sin comentarios 89 lecturas versolibre karma: 50

Hay ceniza para cenar (“All you need is self-love”)

En ocasiones como crudo
porque olvido encender el fuego
o pierdo la paciencia para los “al dentes”,
y la encuentro,
demasiado tarde,
en la pimienta y la sal.
El ritual de nutrición
es un test agotador
que siempre fallo.
Me falta un ingrediente clave
que casi cantaban The Beatles.
Puedo olerlo a través del conducto de ventilación
de casas ajenas.
Sin él todos mis platos
acaban siendo
una consagración a la ceniza,
tristes y resignados “quita-hambres”.
Nada.
Menos.
Nada más.


*
3
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 26

No Country for Penelopes

Van llegando
intermitentemente
como miembros de algún ejercito
o asociación secreta.
Inconscientes de sí mismos,
transparentes,
con una misión anidando
sobre el corazón
abierto.
Son elásticos.
Queman su carcaj
y entierran las flechas
(todas).
La ternura es
su tatuaje estrella.
Y lo saben.
Y se saben.
Y se recortan los flecos
de la herencia
y usan el femenino inclusivo
y lloran sin pudor
y abrazan sin género
y se revuelven el pelo…

Yo los he esperado
en aquel café en el que me servían tartas de niña,
golpeando la cucharilla contra el azúcar obstinado,
memorizando los contornos de aquella taza,
bebiendo té
(que sólo está a una vocal del tú),
Penélope furiosa vestida de melancolía,
sin Telémaco, ni Argos, ni bolso de piel marrón
(porque la única piel con la que visto
o se arranca mutuamente
o no se arranca),
hasta que apagan las luces
y, por caprichos comerciales del destino,
el café se transforma
en otro Adolfo Domínguez.

Están aquí.
Yo los he invocado
como un mantra,
sí,
pero todos llegan
20 años tarde.
4
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 39
« anterior12