Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Aprendiendo a caminar

Voy a ir derrumbando muros a golpes de palabras.
Llega un momento que amilanar los miedos
ya no sirve de nada
y se gangrenan los sentimientos en el alma.
Cortarlos de raíz,
experimentar esa cojera en el corazón
que descubre que detrás de la piel
siempre hay ciertas ganas de llorar esperando.
Mutilar las emociones sólo las hace enquistarse
en la coraza de los ojos,
y se hilvanan las fortalezas con un hilo tan fino
que un solo un suspiro de tu voz
puede llegar a despedazarlas.
Los gritos hacia dentro son sólo un parche mal puesto,
una excusa barata
para no fijar la mirada
en lo que espera más allá de los propios temores
que se visten de gala cuando no puedes dormir.
Y al final el gatillo era una broma estudiada
hecha de plástico maleable esperando por mí.

Por esos días que ya no me cuentan nada,
por esos secretos lanzados al mar un viernes por la mañana,
por esos llantos silenciosos que ahogan el todo
y hacen crecer la nada,
estoy aprendiendo de nuevo a caminar
con un agujero en el centro del alma.
leer más   
12
4comentarios 202 lecturas versolibre karma: 61

Revocando llagas

Desastres maravillosos.
Caer rodando por laderas de ortigas.
Erguirse después sobre landas de risas.

Explotar con nuevas comisuras. Con otros ojos. Otras palmas de las manos.

Reventar de ganas. Aunque escuezan los arañazos. Abrirse en canal. Revocar las llagas.
13
7comentarios 239 lecturas versolibre karma: 97

No tiene(s) título

Era como el tiempo,con sus 4 estaciones.

A veces un paisaje húmedo,con mucha lluvia.
Otros,un clima árido y seco que se asemejaba al desierto.

Que decir de los inviernos. Llenos de escarcha.Puro hielo.Aún viendo nevar,disfrutaba de esas bajas temperaturas.

El mejor clima sin duda,era el cálido.
Tan tropical que quemaba.

De vez en cuando,ese viento
fuerte arrasaba a su paso.

Siempre me gustaron los tornados,pero nunca terminé de acostumbrarme a sus tormentas.

Me preparé y construí un refugio.
Donde,al final acababa entrando para intentar reconstruir lo que antes había devastado.

Cuando después de la tempestad,
sin darme cuenta,volvía a ser verano.
leer más   
5
sin comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 69

BACH: CELLO SUITE No. 1 en Sol Mayor

Devastado como se acaba
cuando te abandona el plan de vida,
siendo un yermo solar en el que por no crecer,
no crecen ni escombros,
así terminé, pensando que no sería capaz
de volver a amar bajo techo,
sin sombra que me cobijase,
ni palo al que agarrarme.

Luego, con pena y esfuerzo,
sin ser consciente de los brotes verdes
que el resto vislumbraba alrededor de mi ruina,
comencé el vaciado de penas
para abrirle hueco al hormigón de emociones
que conformase unos cimientos
llenos de las varillas de ferralla y metralla
del calibre David-Javier-Marcos,
para sentar las bases
sobre las que construir una vida.

Levanté entre risas y conciertos
unas bonitas paredes de ladrillo caravista,
ejemplo de construcción, pero sin piso piloto,
por lo que no las vestí por dentro,
puesto que no metí en plano alguno
la calidad de los materiales
de unas estancias sin planificar,
puesto que creía firmemente que, en realidad,
nunca volvería a hacer una jornada
de puertas abiertas.

Entonces,
cuando se juntó mi cuadrilla con la suya,
creí que ahí estaba la clave de bóveda
con la que finalizaría un proyecto inventado
en el que, como Pau Casals
creyendo suya la mejor obra para un solista,
pensé que necesitaba la inspiración extrínseca
que me proporcionaba la más bella partitura sobre pladur.

Y el lobo volvió a soplar y a soplar
y mi vida derrumbar.
Y yo vuelvo a respirar y a respirar
y mi vida levantar.

Este es el más necesario poema de amor
que escribiré jamás,
porque está dedicado a explicarme el por qué
de amarme cada día,
sin condiciones ni exigencias,
sin motivo y con todos ellos.

Me amo. Al menos, un poco.
Y sobre mí, construiré el único imperio
por el que me valdría la pena morir.
2
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 30

Detenidos

Grúas estáticas.
Astilleros vacíos.
Actividad fantasma
lejos de aquella rutina de los días.
Obras silenciosas
de algarabía detenida.
Reconversión creativa
que transforma en luz
las sombras del despido temido.

Es el turno de la adaptación,
de confeccionar trajes nuevos
para la esperanza.

Un impulso gigante
que empuja los oscuros nubarrones,
mientras los sueños
permanecen absolutamente indemnes.
leer más   
4
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 50

Mi estructura

Profunda.
Esencial e insondable
es la estructura irreal de mi arquitectura.
Mis elementos son simples:
un muro, dos puertas,
tal vez, tres ventanas y una torre,
desde la que me asomo
y miro al precipicio, con miedo.

No existe el color en mi espacio.
Nada pesa en la atmósfera que respiro.
Todo es liviano, etéreo.
Sin embargo, he decidido huir.
En la amplitud de la libertad alcanzada renazco
y mis ramas se unen al tronco, de nuevo.
El valle me engulle con fértil caricia.
Lo he podido palpar con mi retina húmeda.
Este es mi paraíso,
el ensamblaje sólido que une mis piezas dispersas.
Sigo girando hacia mi centro.
Mi reconstrucción.
Mis alas ya no están rotas.
leer más   
4
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 71