Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.003 segundos rss2

De la misma estirpe

Quiero ser de la estirpe
Que creyó temprano en la luz.

Que vivió con intensidad la ignominia.

Que aprendió a no juzgar,
Por lo menos algunas veces.
Y a no condenar con el desprecio, el silencio, la guerra.

Quiero ser de la estirpe
Que finalmente disfrutó entender
Que hay algo mejor para hacer
Que condenar todo el tiempo,
Que hay algo mejor para hacer,
Después de caer, en esa trampa extendida:

Aceptar que todos
¡Todos!
Somos del mismo linaje.

Creencias y moralismos
Separan y extravían,
Odios disfrazados de piel de oveja
Que son las vivencias de absolución
Las que unen y aman.
La disolución del odio
El verdadero juicio final.
Y el comienzo glorioso
De regreso al infinito.

César Augusto Muñoz Echeverry ©
leer más   
9
4comentarios 104 lecturas versolibre karma: 93

Morir(se) (soneto)

Y... sin más propiedades que mi cuerpo
paseo aletargado por las vidas
de cien eternidades concedidas
y prórrogas y tiempos de descuento...

Y en puntos suspensivos, sangre a sueldo,
etcéteras antiguos dan salida
a cónica espiral en estampida
y todo es solo neutro y un recuerdo.

Luz blanca, ya sin huesos ni alimento,
mi cara muta en pálidos colores.
Mis ojos orbitando (no los siento)

son fósil... Yo, mortal, soy un fragmento
de aquello que iniciaron los albores:
materia, tiempo, espacio y firmamento.

Raül Bernadas
leer más   
21
19comentarios 175 lecturas versoclasico karma: 84

Reposo

Fui el magma palpitante
que precede a la erupción,
la bomba cósmica
y el limbo entre los mapas obsoletos...

Ahora,
todo yo reposo
en la urna de las cenizas,
aquí encerrado,
por fin libre...

Y volver al origen sagrado,
a la más santísima
de todas las partículas,
divisible solo
entre el número cero
y su ovalada forma,
como la propia urna...

Vasija de los tiempos,
aposento de las certidumbres,
espacio del desalojo,
el último rincón
donde arrinconarse...

Raül Bernadas
leer más   
14
20comentarios 306 lecturas versolibre karma: 91

Sin huellas

No verán mi nombre bajo una estatua,
no recitaré los versos más hermosos de mi tiempo
asomado sin miedo sobre las cornisas del Tiempo.

No seré un recuerdo que nazca junto al perfume del mar
ni al roce de la alada luz de un atardecer, no seré
una lágrima que brota de la reflexión sobre el fin.

No busques mi legado, nada dejo:
he quemado un árbol, he tachado un libro,
he devorado a mi hijo.

Camino sereno lejos de la Inmortalidad,
todo lo que tengo es un agua que se escapa
en desbordantes ríos hacia ninguna parte,
que me llena de gozo y desesperación y alegría y angustia
hasta decir basta, colmados los segundos de Infinitos.

Nada más quiero después de esto,
todo me lo he llevado: dejadme
ser una ola de ceniza, custodio del silencio,
dócil musgo.
leer más   
6
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 52

A la vuelta del tiempo

Padre:
A la vuelta del tiempo
Te fuiste
A la vuelta de mi tiempo
Sé que estarás allí.
Y a la vuelta final, final, del Tiempo, también.

Aunque a decir verdad… no te has ido del todo
Aún tu voz de fuego resuena
Y sigues presente
Fuerza, humor,
rumor de abejas laboriosas
Ir y venir fatigoso.

Te recuerdo más vivo que muerto
Cuando los restos no significaron nada para mí
Y sí en cambio tu lucha y tu presencia
Para un mundo, una vida
Que nunca iba a acabar.

Y no te perdí, sino para los ojos chiquitos
Y los abrazos de este mundo.
Pero te gané para el corazón
En este amor profundo
que también abrasa.

Y no estoy solo, nunca.
Siempre estás conmigo
Por eso te pienso mejor ahora,
Cerca de esas luces resplandecientes
Luces buenas
Como fuiste tú:
Un titán bueno,
Y de genio parejo
Poeta del entusiasmo
Y energía colosal que se tomó tu sangre.

César Augusto Muñoz Echeverry ©
leer más   
7
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 68

A desandar

Después del fin
vendré a desandar la nada...
a disolver las angustias,
tan vanas todas.

Vendré a desandar
desesperanzas
todas inventadas
para tener de qué quejarnos.

Vendré a transfigurar el odio -ese auto castigo-
las rabias
pero también las felicidades y los honores
todos fatuos.

Vendré a desandar la nada,
sin ninguna necesidad,
únicamente por un capricho,
por comprobar que era nada,
cuando en muchos giros al sol,
estas bellezas que nos ingeniamos
nos parecieron tan reales y valiosas,
¡tan irrefutables!

Vendré,
de verdad,
a desandar
la nada…

César Augusto Muñoz Echeverry ©
leer más   
4
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 57