Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1012, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Llueve intensamente

Llueve con fuerza
sobre la tierra; versos
dentro de mí.
leer más   
13
5comentarios 345 lecturas versolibre karma: 7

Vida mía

La vida viene y va
tiene penas y alegrias
como olas tiene el mar.
A veces en la tormenta,
a veces en calma total,
a veces sopla el viento,
a veces deja de soplar.

Mi vida como un barco
perdido en alta mar,
tormentas y tifones
no la dejan
de azotar.

Tu, sueño perdido, no te dejo
de buscar, llevo mi barco sin rumbo
mi vida sin descansar.
Pero en algún puerto perdido,
tu, vida mía, tu, allí estarás.
leer más   
9
2comentarios 195 lecturas versolibre karma: 24

Mi musa me abandona

Mi inspiración no viene,
mi musa no llega.
Quizás se entretiene
quizás a otro se entrega.

No se cuántos días sin ella
su ausencia es insoportable.
En mis sentimientos deja huella.
Por favor, necesito hablarle.

Hasta mi musa me abandona.
No sé si me lo merezco,
no sé si es una broma.
¿Que pasará si en su ausencia crezco?

Tengo miedo,
miedo a perderte;
pero también temo,
temo no saber tenerte.
leer más   
8
5comentarios 212 lecturas versolibre karma: 14

366

Esta vez
se han chocado catastróficamente tu futuro y mi pasado,
han hecho que salten chispas para ocasionar un incendio que arrase con todo.

Para apagarlo han llovido pétalos
de lo que una vez fueron rosas,
manchados con la sangre que le regalé a todo el que me la pidió. Y dolió.
Pero se apagó, como todo lo que nace.

Me he visto mala cara y he salido a bailar con la pena para entretener a la alegría.
Luego me ha regalado un poema escrito con todas las palabras que algún día quise decir. Y me atraganté.

De camino a alguna parte creo que me han olvidado en algún rincón.
Como quien olvida detener al amor de su vida cuando se está subiendo a ese avión. A propósito.

Me he hecho con el amor de la poesía y la he hecho la red que me atrapa.
Para ver a la más guapa de mis musas cortarme la red y las alas, esperando a ver qué tal me sentaba la hostia.

He tenido que regalarme una fuerza que parecía no haber en ninguna parte, para poder aprender a lamerme yo sola las heridas.
Sin esperar a que lo haga nadie más.

No he podido evitar barrer bajo la alfombra todos los recuerdos de alguien que ya no está.
Para saber dónde encontrarlos por si los llego a necesitar.

Me he obligado a perder trenes, para evitar que me lleven a un sitio del que con esfuerzo logré escapar.
Aunque dentro estuviese el amor de mi vida gritándome que lo mejor era volver.

He dado mil medias vueltas al mundo para que me devolviesen las piezas que me faltan en el puzzle.
Y ha valido la pena tanto tiempo y tanto espacio.

Esta vez han pasado por mi cuerpo los fantasmas de unas cien primeras veces, y otras cuantas que no eran más que últimas.

Pero esta vez he aprendido que solo quedan unas cuantas veces más.
Que lo mejor que puedes hacer, es ser consciente de que esta es ahora.

(Y bailar, siempre bailar.)
10
2comentarios 199 lecturas prosapoetica karma: 31

Pérdida

Desde la noche estrellada,
desde este cielo de lágrimas blancas
te escribo estas palabras.
La luna, perla blanca está
en la bóveda celestial colgada.

Que bonita noche con sus perfumes
que embelesan, me recuerdan a tu aroma
mezcla de piel tersa e inocencia.

Cuanta es la distancia?
Si estamos a diez minutos.
Cuanto nos separa?
Seguramente el tiempo,
para eso no hay palabras.

Tanto tiempo ha pasado,
que tu ya ni me hablas,
pero yo no te he olvidado,
recuerdo tus ojos verdes, tu sonrisa,
tu mirada, tu dulce cabellera,
el misterio de tu cara.

No puedo describir tu belleza
no hay en el mundo palabras,
no puedo gritarlo en silencio,
sólo en silencio tu hablas.
leer más   
7
1comentarios 81 lecturas versolibre karma: 8

Apocalipsis

Mis hijos y los tuyos y los suyos
ya no lloran,
partieron esta noche
a lomos de un caballo negro

Un gran alazán zaino,
herrado de acero,
se los llevó desnuditos y en silencio.

Sólo su relincho ahogado y austero
rompía a la luz del alba
una noche de suspiros y lamentos.

En esa hora maldita,
levanté mis ojos al cielo
otros tres jinetes seguían al primero.

El uno era de sangre
el otro era de fuego,
de hueso era el tercero.

Corrían como viento por el cielo
llenando su camino de gritos y tormentos,
¿lo soñaba o era cierto?

25 de Mayo, Etiopía,
todo está en sigilo, ya no gritan
ni los buitres, ni los cuervos.
leer más   
8
4comentarios 182 lecturas versolibre karma: 33

Lo lamento

Lamento no terminar las obras como se debe , Soy consciente
Ya no es lo mismo escribir , no para mí
Antes no solía prestarle atención a lo que escribía
No solía aferrarme a mis sentimientos
No me gustaba desahogarme .No me gustaba pensar que estaba dando lastima porque no quería sentirme más cansada más vacía más triste

Pero no sé si es tristeza o es vacío porque no siento nada de eso
Ya no me consume como antes
Ya no me duele el pecho , ya no me dan ataques de ansiedad .Ya no aguanto mis lagrimas hasta explotar en la noche mientras estoy sola, Ya no me siento sola ni ando molesta por ahí

Es mucho peor
Y estúpidamente termino haciendo esto en algún momento : explotando y escribiendo
Y es detestable porque siempre termino llorando cuando escribo mis poemas .Ya no me miró al espejo y los evito cuando salgo
Porque lo único que sé que soy según los otros es que estoy subida de peso ,soy terca , soberbia y obstinada
Y ya no tengo ganas de cambiar
Porque mis ganas de vivir se han estado esfumando de a poco

Buenos días , tardes o noches
leer más   
9
1comentarios 138 lecturas versolibre karma: 44

La vida es elección

Dicen que la vida es tiempo
pero si algo es realmente
la vida, es elección.

Tenemos que
decidir
escoger
apostar.

No se puede tener todo
ni quererlo todo
ni a todos.

Tenemos que
escindir
amputar
cercenar.

Como un leñador y su hacha
un golpe tras otro
un árbol tras otro
un día tras otro
consumiéndonos en cada decisión.

Nuestro cielo es nuestro infierno:
Quererlo todo, amarlo todo,
pero todo nunca es suficiente.
All you need is more.

Confieso
haber llorado.

Confieso
haber llenado
el silencio de agujeros,
con los dolorosos latidos
de un corazón apasionado.
11
11comentarios 554 lecturas versolibre karma: 45

Diciembre

No hay ningún ruido de coches
pues cae con prisa la noche
dolorida.

Silencio.

Y a la vez caen recuerdos
dispuestos a dañar almas
resentidas.

Recuerdos.

De aquellos que un día huyeron
para doler en diciembre
sin medida.

Diciembre.

Tú que esa tarde partiste
dirección aquella calle
sin salida.

Llévate el mes de diciembre
al igual que él te llevó a ti
a la deriva.

Llévate el mes de diciembre
y este tiempo que acelera
nuestras idas.

Llévate el mes de diciembre
y que no quede ni rastro
de mi herida.

Llévate el mes de diciembre
y déjame estos regalos
que dan vida.
leer más   
13
2comentarios 191 lecturas versoclasico karma: 47

Pero no nos conocemos

Hoy te he visto, y otra vez he corrido, lejos , lejos de ti que no me conoces para que nunca me conozcas. Tú, que nunca me olerás, nunca me besarás el cuello, que nunca me darás la mano.
Prefiero decir que no miento, que entre tu y yo no habrá mas que sufrimiento. Que nunca nos amaríamos, ni nos llamaríamos, que nuestro orgullo no nos dejaría mirar a través del lado izquierdo de nuestro pecho.
Sintiéndolo tanto, te diré que nunca me traerás el desayuno a la cama, nunca sabremos que tenemos la misma canción favorita, ni que a ambos nos gustan las tardes lluviosas.
No veremos pelis tumbados en el sofá con una manta ni nos cuidaremos cuando enfermemos.
Quizás juntos podríamos haber disfrutado de largas mañanas en el parque y cortas noches en la cama.
Yo te hubiera esperado del trabajo con la comida hecha y tu me hubieras recogido del mio con una reserva en el restaurante de siempre.
Podríamos haber tenido hijos, haberlos llevado al parque donde tu y yo íbamos, haberles ensañado a querer como nosotros lo hacíamos.
Hubieran ido a la universidad y abandonado el nido, dejándonos rendidos, pero ambos nos tendríamos.
Nuestro viaje de las bodas de oro, recoger a los nietos de la guardería hasta una noche que moriríamos juntos sin sufrimiento, uno al lado del otro.
Pero tu y yo nunca sabremos todo esto, por que no nos conocemos ni lo haremos, recuerda que nunca nos llegamos a saludar por la calle.
leer más   
12
1comentarios 312 lecturas prosapoetica karma: 49

Luna llena

La luna está
llena de lágrimas que
buscan respuestas.
leer más   
12
6comentarios 411 lecturas versolibre karma: 52

Triste (y breve) poema de amor

Somos el cielo amor
Y más que eso
Y menos que eso

¡Somos el sol, cielo!
¡Somos la luna, sol!

Brillando en nuestro oscuro resplandor
Condenados a vagar separados
Condenados a compartir los dos
Este triste poema de amor
11
1comentarios 231 lecturas versolibre karma: 59

Escribo en la tristeza

Soy feliz, mas no por mucho
no hay felicidad eterna,
así las horas felices
se agradecen, se aprovechan;
disfruto mis alegrías
reflexiono en mis tristezas
que si no fuera por ellas
poesía no escribiera.


Heclist Blanco
3
sin comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 43

Decisión

No voy a llorar. Nunca más voy a inundar mis ojos por ahogar mí corazón al descubrir mi alma y más que un deseo, es una decisión. Es mi última lágrima, no hay más.
Quizás pueda encontrar alguna sonrisa que despierte a las demás, una chiquita y silenciosa que se pueda contagiar. Mi paciencia es casi infinita, puedo buscarla hasta en los recuerdos más antiguos o esperar hasta que de algún lado nazca una de la que aferrarme.
Y si percibo que el mar intenta romperme, de frente a sus olas y plantada con mis raíces más fuertes voy a retarlo a moverme; tengo manos fuertes, vivo de mis latidos, mi alma es salvaje y mis piernas resistentes.
Pero no vuelvo a llorar, se me acabaron las lágrimas, me ahogué mientras me secaba. Ahora, desde el fondo, me toca salir.
El cielo se ve lejos, pero puedo dibujar uno más cerca donde pintar un arcoiris con tesoro y todo.
¡¡Corazón no más lágrimas!! Y es una orden.
leer más   
5
2comentarios 177 lecturas prosapoetica karma: 37

Oscuridad

Oscura está la habitación de mi alma.
Hasta los silencios huyeron despavoridos
antes de cerrar la última ventana.

El arce desfallece y se abraza
con sus atribuladas ramas secas,
esta mañana sacrificó
su última hoja de esperanza.
Se la dió al otoño gris
que me obsequió
su última sonrisa ocre ilusión.

Tengo el paladar marchito,
trago saliva de un pozo seco
al que no le quedan gotas de fe.

El futuro es una bola disforme
de sueños fracturados.

Afiladas dagas caen del techo,
con tino mortífero
se incrustan en cada poro,
en cada herida mortecina,
de la calcinada piel
que cubre mi pusilánime figura.

En esta extensa planicie de oscuridad
ni mi sombra me hace compañía,
se quedó allá afuera,
columpiándose del neumático
de una vida ancestral
en la que quizás, fui feliz.

El reloj de arena
en el centro de mi habitación,
es una silueta difusa
con contornos de mujer ardiente.
Cada grano de arena que cae
me recuerda la cuenta reversa
e irreversible de la vida
que se me escapa a borbotones.

Quiero vivir,
quiero ver el sol,
quiero oler la primavera,
abrir las ventanas de mi alma
tan solo una vez más.

Desnudo me arrastro a cuclillas
por kilometros interminables de oscuridad,
en el aire respiro cristales de muerte,
imposible llegar al lindero de mi alma.

Quiero llorar un río de tristeza,
mas la fuente de mi alma
es un árido desierto
sin agua salina para las lágrimas.

Nada queda, solamente...

Oscuridad.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
10
6comentarios 254 lecturas versolibre karma: 50

En el desorden

Cuando uno mira atrás
medita su vida un poco. Reflexiona.
Advierte un profuso desorden en su vida.
El desorden reina.
Con aires de dictadura. Violento.
En la vida, en el cuarto, la escuela, el trabajo.
Morimos viviendo
rápido, lento; nos destruimos con dulzura.
Lloramos mares de sonrisas, reímos desiertos de lágrimas.
Amamos al azar de los índices.
Odiamos en las botellas, los abrazos, la humildad.
Tememos en la luz que eyectan los faros de la salvación.
El desorden vive para ordenar
nuestros pasos, decisiones, juicios, castigos.
Motivos y letras y personas, llegan con un singular algoritmo.
A veces uno llega para despedirse.
Se inicia al revés, sexo-amor, cama-café, tú-yo.
Todo no sale mal, de repente algo bien sucede en el desorden.
Bebemos copas vacías.
Perdemos para ganar, recibimos para perder.
Las esferas rotas indican la navidad, la soledad es tú presencia.
La sombra es lo primero.
Más tienen los que menos deben tener.
Y el que tiene menos gasta más de lo que puede pagar.
El adiós es bienvenida.
Se ama más cuando menos se debe hacer.
Y siempre se ama menos cuando más se debe amar.
Cama distendida/pesadilla revuelta.
El guisado primero, después el postre, al final la sopa.
Estudiar al final, tarea al final, responsabilidad al final. Vicio primero.
La luna se cierra al abrir el sol.
El día se acaba cuando comienza y la flor se entumece.
Dormimos corriendo. Vivimos soñando. Corriendo soñamos. Vivimos dormidos.
Pero así nos gusta ir
y venir, regresar,
huir, acabar,
comenzar y volver a ir.
En desorden
  la vida siempre
siempre
       es mejor,
en Des
Orden.
9
6comentarios 156 lecturas prosapoetica karma: 56

Cansada de luchar

He luchado y peleado en tantas batallas que estoy agotada de gastar fuerzas para andar en círculos. Cansada de dar pasos que longevos de historias y tiempos, vuelven sin piedad a un mismo punto.

Ya no anhelo las mismas cosas que antes, si una lágrima consolaba mi pisoteado corazón ahora no hace sino edematisarlo y cargarlo aún más de penurias y desilusiones.

Y es que la lucha que aún queda se vive librando en mí. Por un lado mi conciencia y captación de realidad, yacen hechas añicos en un piso de espejos, que solo les reflejan su miseria y fracasos.

Por otro lado, el único pedestal que queda y le restriega en la cara lo que es, se caracteriza por ser la crueldad en persona: no le deja cambiar, evolucionar ni metamorfosear… solo la tiene ahí, constante y quieta,
Rígida…

Es vivir enjaulado, entre tabiques y máscaras, esperando que un día alguien logre captar dentro de toda esa oscuridad, la luz y belleza que se esconde…
La pregunta es… ¿lograré sobrevivir para ver ese día?

No…
No quiero…
No quiero vivir…
No quiero vivir así…

No quiero despertar un día en la mañana, revolotear entre las hojas del pasado de mi vida y encontrarme parada en el mismo punto del camino donde empecé mi historia.

No quiero seguir inmóvil, estática, planeando crear universos desde la silla de mi escritorio y tras los anteojos de mi miedo.
Quiero mirar atrás con libertad y sin miedo a pensar que di todo aquello que pude, que hice todo lo que mis habilidades me permitieron, que soñé hasta romper los límites de mi imaginación desbarrancada.

No quiero cerrar los ojos y en mis momentos de soledad y compañía reducidos, quedarme pensando en todos aquellos barcos que no tomé, umbrales que no crucé, y sonrisas que no provoqué…

Cuál es el sentido de ser espectador, si tras ese miedo de participar,
ni siquiera en mis episodios deliriosos me concedo la existencia que imaginé tener en algún minuto de mi vida.
Si atado a maquinas, tecnologías y apariencias me desvanezco, desintegro, desaparezco, reinicio y no existo…
No…
Así no….
leer más   
7
3comentarios 1546 lecturas prosapoetica karma: 57

Donde cotiza la tristeza

Susurro lentamente algunas cosas
como hace un anciano a sus difuntos.
El sucio zumo de la lluvia me cubre,
me humedezco de esas calles propias,
soy los desperdicios del recuerdo,
las sobras de mi vida.
Vuelve a ser la tarde delicado cobijo donde refugiarme.
Hay algunas tinieblas que palpan mi espalda
mientras se va alejando la primavera murmurando represalia.
Oigo a la brisa golpear las hojas,
agotar los estandartes y silbar bajo las puertas,
agita los disfrazados árboles de flores y de aves
y esboza en el paseo de la castellana
un intervalo de ausencia,
un andar y regresar de versos sin sentido,
la dudosa cantidad anónima donde cotiza la tristeza.

Canet
leer más   
11
8comentarios 101 lecturas versolibre karma: 63
« anterior1234550